viernes, octubre 17, 2014

Fuego Extraño El Regreso, 3a. Parte

image

Fuego Extraño El Regreso, 3a. Parte

Por John MacArthur

Nota del Editor: Para conmemorar el primer aniversario de la Conferencia de Fuego Extraño, estamos publicando un artículo de John MacArthur, que aparecerá en el próximo número del Diario TMS . A los efectos de este blog, el artículo se puede encontrar en tres partes. Haga clic aquí para leer la Parte 1 y Parte 2 .

Un Alejamiento de Palabra Infalible

Un último punto a tener en cuenta, específicamente con referencia a la profecía moderna, es que al eliminar la norma bíblica simple por la cual los falsos profetas pueden identificarse, los carismáticos modernos han abierto la puerta al caos y la confusión doctrinal en la iglesia. Las sanidades falsas y las lenguas falsas son bastante malas, pero cuando alguien dice tener revelación privada de Dios, la suficiencia y la singularidad de la Escritura es instantáneamente nublada, y la autoridad de la Escritura es socavada. Es una violación terriblemente peligrosa de un principio fundamental de la evangélica protestante y la convicción bíblica.

La Biblia es la revelación autoritativa. Establece la verdad en palabras y proposiciones. Los autores de las Escrituras escribieron esas palabras exactamente como Dios las ordenó – “no. . . . . palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu” (1 Corintios 2:13). Es por eso que un profeta fue juzgado por la exactitud de lo que dijo. Si él dijo: "Así ha dicho el Señor," y el Señor en realidad no dijo eso, el sería apedreado.

Cuando alguien afirma haber recibido una "impresión" de Dios –una revelación -no verbal –la puerta se abre amplia para todo tipo de confusión. Las impresiones personales son intrínsecamente enigmáticas, vagas, y francamente dudosas. Las sensaciones no verbales no pueden articular la verdad. Pero a los carismáticos se les enseña a aceptar sus impresiones y esperar que de alguna manera esta revelación legítima de Dios no se equivoque cuando tratemos de verbalizarlo. Con frecuencia, cuando se verbalizan o actúan sobre la base de lo que creen que Dios les ha dicho, es absurdo –a veces incluso imprudente en extremo. Pero una fuerte impresión nunca debe ponerse en duda por esos motivos, insisten, porque Dios se mueve de maneras misteriosas. Es por eso que los carismáticos son tan propensos a aceptar en lugar de cuestionar todo tipo de fenómenos extraños e innatamente irracionales, como un comportamiento ebrio y una risa incontrolable.

Cuando usted cree que Dios está tratando de comunicarse a través de algunos medios no verbales, intelectualmente vacuos, todo significado, inevitablemente se pierde en la traducción. Asi no es como Dios revela la verdad. Buscar mensajes de Dios en los propios sentimientos y la imaginación es una práctica arraigada en la superstición pagana, y que causa estragos en la vida de cualquier persona que piensa que esa impresión en su mente o sensación en el estómago es un mensaje de Dios. La Escritura dice: “El que confía en su propio corazón es un necio” (Proverbios 28:26).

Los verdaderos creyentes en Jesucristo deben volver a las verdades básicas de la suficiencia, la autoridad, la inspiración verbal y la infalibilidad de la Palabra de Dios. Cada palabra que sale de la boca de Dios es verdad. Ese es el principio de la infalibilidad bíblica. La noción carismática de "profecía falible" la socava directamente. Entre más informal se vuelva la iglesia en estas categorías, más tambaleará su pueblo, y más débil será su testimonio. La evidencia de esto es ya más que evidente en todo el movimiento evangélico.

La próxima Shepherds Conference del mes de marzo será una importante cumbre sobre el tema de la infalibilidad. Diez oradores principales fueron invitados a abordar la cuestión. Nuestro compromiso con la infalibilidad de la Biblia es el principio básico que define y delimita todo lo confesamos y enseñamos en el Master’s Seminary. Asi es como queremos ser conocidos. Afirmamos sin reservas la autoridad, suficiencia y confiabilidad de la Escritura, y creemos que la Biblia reemplaza y se sitúa en el juicio sobre todas las demás pretensiones de verdad, todas las otras visiones del mundo, y todas las creencias que tienen su origen sólo en la revelación general o la teología natural. Por el honor del Señor y la protección de Su pueblo debemos sostener perspectivas bíblicamente sanas sobre estas cuestiones, y debemos ser capaces de proclamar la verdad con claridad y convicción genuina. Eso significa que no importa qué tan popular y extendida pueda ser una doctrina errónea, debemos sin embargo señalarla y ofrecer la corrección bíblica.

Escuche a algunos de los expertos y creadores de tendencias entre la élite evangélica, y podría pensar que las únicas opciones que quedan para los evangélicos conservadores son caer en línea con la tendencia prevaleciente evangélica o bien convertirse en un marginado porque usted representa una amenaza para la paz y la unidad . La Escritura nos señala en una dirección totalmente diferente: “Etad firmes, constantes” (1 Corintios 15:58) – “reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen”(Tito 1: 9). “Pelea la buena batalla de la fe” (1 Timoteo 6:12). “Retén la norma[a] de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado” (2 Timoteo 1:13-14). “Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;” incluso cuando la gente sólo quiere tener comezón de oír (2 Timoteo 4: 2-3). Y “Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos[a], caigáis de vuestra firmeza; 18 antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.”"(2 Pedro 3:17-18).


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141017
COPYRIGHT © 2014 Grace to You