lunes, octubre 06, 2014

6 Grandes Razones para Estudiar Doctrina

clip_image001

6 Grandes Razones para Estudiar Doctrina

Por Tim Challies

Me encanta la doctrina. La doctrina es simplemente la enseñanza de Dios y enseñar acerca de Dios –el conjunto de conocimientos que se nos revela a través de la Biblia. Creo que soy una de esas personas raras que le encanta aprender una nueva palabra y la gran idea detrás de ella. Pero espero que no amo la doctrina por el amor a la doctrina. Más bien, me esfuerzo por ser una persona que ama la doctrina por amor a Dios.

Hoy quiero darte 6 grandes razones para estudiar la doctrina.

La Doctrina Conduce al Amor

Doctrina conduce al amor –el amor a Dios que se desborda en amor por los demás. 1 Juan 4: 8 deja claro: “Quien no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” Conocer a Dios es conocer el amor; Su amor a Dios está limitado por su conocimiento de él, de modo que usted puede realmente amarlo solo por lo que usted lo conoce.

A medida que la profundidad de su conocimiento crece, también lo hace la profundidad de su amor. Por ello, el estudio de la doctrina no puede ser la búsqueda de hechos secos, sino de hechos que conducen a un conocimiento vivo de Dios y un creciente amor a Dios. Cuando se conoce la doctrina, usted se prepara para vivir en formas que expresan el amor a él y a los demás.

La Doctrina Conduce a la Humildad

En segundo lugar, la doctrina conduce a la humildad. Hace poco vi un vídeo de YouTube de un hombre rompiendo el récord mundial en peso muerto levantando unas casi increíblemente 1.015 libras. Yo sé que si yo trato de levantar ni siquiera una fracción de esa cantidad me daño un disco y quedo en cama durante un mes. La distancia entre esa persona y yo me hacer ver mi propia debilidad. Y eso es sólo una idea de lo que sucede cuando usted ve a Dios como se revela. Usted ve la distancia infinita entre su poder y su debilidad, entre su santidad y su pecaminosidad, entre su naturaleza inmutable y su inconstancia. Y mientras usted lo ve, usted es humillado. Usted no puede ver a Dios y estar orgullosos. Usted no puede conocer a Dios y ser arrogante. Cuando usted ve a Dios como realmente es, usted debe ser humillado por su enorme magnitud y debe ser humillado por su incapacidad de meterlo en una caja, de entenderlo en todo . Cuanto mayor sea su conocimiento de Dios, mayor es su humildad.

La Doctrina Conduce a la Obediencia

En tercer lugar, la doctrina conduce a la obediencia. Y esto es lo que quiero decir: Al igual que usted sólo puede amar a Dios en tanto usted conozca a Dios, sólo puede obedecer a Dios por lo que usted conoce de Dios. Mientras llega a conocer a Dios más y más profundamente, usted es capaz de obedecerle mejor. Piense aquí en el Antiguo Testamento y con qué frecuencia Dios recuerda a los israelitas quién es y, sobre esa base ordena su obediencia. Lo hace una y otra vez: “Esto es lo que soy, aquí está lo que he hecho, y por lo tanto me debes tu obediencia.” Y piense en el Nuevo Testamento que constantemente señala a Jesucristo y nos llama a la conformidad con él. Lo que se aprende de Dios y lo que aprendes sobre ti mismo a través de la Palabra de Dios te lleva a vivir una vida que le honra. La teología no es una búsqueda en frío de los hechos, sino una búsqueda al rojo vivo del Dios viviente, y funciona por si solo toda la vida.

La Doctrina Conduce a la Unidad

En cuarto lugar, la doctrina conduce a la unidad. Una vez asistí a una iglesia donde escuché a un pastor usar aquella vieja frase, “la Doctrina divide.” Dijo a la iglesia que el camino a la unidad era mantener un muy bajo y básico nivel de doctrina, porque estaba convencido de que el conocimiento criaría arrogancia y división. Pero estaba equivocado y esa iglesia se dividió a causa de la falta de unidad –una falta de unidad fluía directamente de la falta de la sana doctrina. Las Iglesias son unidas por las creencias que comparten. Por supuesto que habrá ciertas variaciones menores en una iglesia en asuntos menores, pero entre más compartan las creencias en lo esencial, y cuanto mayor sea el énfasis en lo esencial, habrá mayor grado de unidad. En Efesios 4 Pablo habla acerca de la manera en que Dios da a los líderes a las iglesias y dice que se les da para “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,” El traza una conexión clara entre la doctrina o el crecimiento espiritual y la unidad entre los creyentes.

La Doctrina Conduce a la Adoración

En quinto lugar, la doctrina conduce a la adoración. La Doctrina tiene la intención de sorprenderle con el poder absoluto y la magnitud de Dios. Le asombra con el gran pecado de la humanidad. Le desconcierta con su propia insignificancia ante Dios, y sin embargo su gran importancia en su plan de redención. Le conmueve con la increíble misericordia de Dios tal como se expresa al enviar a su Hijo a morir por usted. Cuanto más conoce de Dios, más puede adorar a Dios y más querrá adorar a Dios. Lo que aprende de Dios siempre debe motivar a su adoración. Y de nuevo, cuanto más conozca de Dios, más cálido será el corazón detrás de su adoración y más profunda es la expresión de su adoración. Es al final de su larga reflexión teológica sobre Dios que Pablo dice: “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” (Romanos 11:33). Su conocimiento de Dios le condujo directamente a la adoración de Dios.

La Doctrina Conduce a la Seguridad

Por último, la doctrina conduce a la seguridad. Protege la iglesia. En Tito 1 Pablo dice que un anciano " retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.” Cuando se conoce la doctrina, usted es capaz de reprender a cualquier persona que se aparta de ella, y usted es responsable de hacerlo. Cuando se conoce la doctrina, usted es capaz de defender su iglesia de aquellos que quieren conducirla por mal camino. Una iglesia que se preocupa poco por la doctrina, y una iglesia sin personas que conozcan y amen la doctrina, es una iglesia que necesariamente será llevada e influida por todo viento y ola de doctrina.

Así que ahí lo tienen seis buenas razones a la doctrina para valorar y estudiar la doctrina, y conocer la doctrina.