sábado, octubre 11, 2014

El Amor de la Esposa por Su Marido

El Amor de la Esposa por Su Marido

Por Michael John Beasley

El primer acto de adoración de la esposa piadosa en el hogar es honrar y someterse a su esposo. Puede no parecer intuitivo referirse a esto como un acto de adoración, o referirse a ello como la obra principal de la esposa en su casa, pero es la realidad de su vocación ante Dios. Como se señaló anteriormente, a la esposa se ​​le instruye varias veces a someterse a su propio marido (Efesios 5:22, 24; Colosenses 3:18; Tito 2:5; 1 Pedro 3: 1) y reverenciarla en el Señor (Efesios 5:33). Estas instrucciones repetidas en el Nuevo Testamento nos recuerdan la naturaleza corrupta de los hombres y mujeres, en Génesis capítulo 3 el juicio del hombre y la mujer dejaron al primer matrimonio en un estado donde el hombre gobernaría con indiferencia y la esposa tendería a subvertir la autoridad de su esposo. [197] Los correctivos del NT son por lo tanto bastante claros: el marido no debe liderar con fría indiferencia, sino con amor y compasión, mientras que la mujer no debe gobernar por encima de la autoridad del marido, sino que debe someterse a su autoridad como al Señor. ¡Este es de hecho el primer trabajo importante de la esposa piadosa en la casa! Sin ella, su capacidad de florecer y crecer como esposa y madre siempre se verá obstaculizada. Los efectos adversos que se derivan de la falta de sumisión de una mujer es un tema que es frecuente en el libro de los Proverbios: [198]

Proverbios 27:15 Gotera continua en día de lluvia y mujer rencillosa, son semejantes;

La mujer contenciosa mencionada anteriormente es una cuya presencia es bastante molesta e irritante. El hebreo es bastante explícito: su tendencia es la de contender [H. madon] en un sentido judicial o argumentativo, como uno podría esperar de un abogado haría, o incluso un rey que tiene la autoridad para defender las resoluciones judiciales dentro de su reino. [ 199 ] Tal actitud es el polo opuesto de la mujer cuyo trabajo se caracteriza por la humildad, la mansedumbre, y sumisión sensible. A medida que aumenta la labor de la mujer en este ámbito, su casa será menos caracterizada por la contención inquietante y más caracterizada por la belleza de la iglesia mientras se somete al Señor Jesucristo.

Debido a que este mundo está dominado por la ideología feminista, la palabra sumisión casi se puede denominar como una mala palabra, como si fuera un concepto peyorativo. En lugar de ver la sumisión como la emulación de la esposa de Cristo en toda Su humildad, el mundo ve este atributo como el producto de la opresión y el abuso religioso. En una cultura que exalta la autoestima, la auto preservación, y el individualismo, los mandatos de sumisión y reverencia probablemente parecerán extraterrestres para muchos. En última instancia, ¡son extraterrestre, porque vienen del Señor de los cielos y la tierra! La sumisión a la autoridad en cualquier contexto ha convertido en más de una rareza filosófica en nuestra cultura. Durante la mayor parte de nuestro mundo, el gobierno propio y la autonomía son vistos como puntos fuertes, mientras que la sumisión y la humildad constituyen inferioridad. Pero si estamos en sujeción a un rey, un empleador, o (en el caso de una esposa) un marido, la sumisión piadosa es la imitación de Cristo, cuya última humildad propia se erige como la más alta cima de la montaña sobre todos los demás. Con esto en mente, debe parecer bastante obvio que es necesario examinar las cualidades bíblicas de sumisión y reverencia piadosa de la esposa hacia su marido. Sin duda, muchas culturas han hecho del papel de la mujer como el de un esclavo o un simple pedazo de propiedad, pero el mandato bíblico de sumisión piadosa no conoce nada de este error humano. A la luz de esto, el peligro que se presenta a la iglesia es el que gira en torno a la cuestión de la importancia de la sumisión de la esposa. En una cultura que exalta la independencia de la mujer, no es sorprendente encontrar que la esposa americana puede buscar legalmente su independencia a través de la separación, invocando las leyes de arresto obligatorio, [200] y por medio de un proceso de divorcio sin faltas en servicios en línea como www.yourfriendlydivorce.com. [201] Según los estándares seculares / civiles, una mujer no tendría que someterse a su marido, nunca, si ella no quiere. Su capacidad de invocar la protección de la ley es tan grande en nuestra cultura que incluso una disputa doméstica podría potencialmente poner fin a la detención del marido. Estas realidades ponen una presión aún mayor sobre las familias y confunden las prioridades importantes de la Palabra de Dios en relación a la autoridad civil. Los hombres y las mujeres deben obedecer a las autoridades de gobierno de hecho, pero no son necesariamente libres de buscar los canales legales a expensas de los mandatos bíblicos. Hay una gran necesidad de clarificar las prioridades del matrimonio en medio de las telarañas de la cultura secular y la ley civil. Es por esto que debemos ser instruidos por el texto de la Escritura por encima de todo lo demás.

El matrimonio es una creación frágil de Dios. Incluso en el mejor de los matrimonios, el marido es imperfecto y también lo es la mujer. Por lo tanto, en vista de la fragilidad del matrimonio, la paciencia divina es más importante para ambos socios. El marido, aun en su mejor momento, siempre se quedará corto en el liderazgo perfecto que Jesucristo proporciona a Su Iglesia, pero esta realidad no anula la importancia y necesidad de la sumisión de la esposa. De la misma manera, la esposa es una compañera imperfecta, pero tal realidad no otorga al marido el permiso para abandonar su pacto con su esposa. La esposa debe someterse a los medios ordenados por Dios de liderazgo proporcionados a través de su marido, y cuando la esposa se ​​relaciona al liderazgo de su esposo, será crucial que abrace toda la importancia de los mandamientos Apostólicos en Efesios 5 (sumisión y reverencia) , sabiendo que ella está colocándose a sí misma bajo el liderazgo y la protección de un hombre imperfecto. Pero la mujer puede someterse a su marido y sin temer al igual que Sara hizo cuando ella obedeció Abraham. En nuestro examen anterior de 1 de Pedro capítulo 3, vimos que el apóstol Pedro presentó la lección de Sara en medio de la muy importante enseñanza con respecto a la humildad cristiana. Este contexto más amplio de la humildad es absolutamente crucial ya que fortalece la actitud del cristiano hacia la autoridad; por lo tanto, este texto merece un segundo repaso. Lea cuidadosamente el contexto de la presentación de Pedro de la humildad del cristiano en Cristo, observando cuidadosamente las referencias explícitas e implícitas de Pedro a la sumisión, como se señala en negrita y cursiva, respectivamente:

1 Pedro 2:13-3:18 13 Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad, 14 o a los gobernadores, como enviados por él para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen el bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos. 16 Andad como libres, pero no uséis la libertad como pretexto para la maldad, sino empleadla como siervos de Dios. 17 Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey. 18 Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables. 19 Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguno sobrelleva penalidades sufriendo injustamente. 20 Pues ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto halla gracia con Dios. 21 Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, 22 el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se halló en su boca; 23 y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia; 24 y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados. 25 Pues vosotros andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Guardián de vuestras almas…. 1 Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, de modo que si algunos de ellos son desobedientes a la palabra, puedan ser ganados sin palabra alguna por la conducta de sus mujeres 2 al observar vuestra conducta casta y respetuosa. 3 Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos, 4 sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios. 5 Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos. 6 Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella, si hacéis el bien y no estáis amedrentadas por ningún temor. 7 Y vosotros, maridos, igualmente, convivid de manera comprensiva con vuestras mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor como a coheredera de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no sean estorbadas. 8 En conclusión, sed todos de un mismo sentir, compasivos, fraternales, misericordiosos y de espíritu humilde; 9 no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición. 10 Pues El que quiere amar la vida y ver días buenos, refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño. 11 Apártese del mal y haga el bien; busque la paz y sígala. 12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor esta contra los que hacen el mal. 13 ¿Y quién os podrá hacer daño si demostráis tener celo por lo bueno? 14 Pero aun si sufrís por causa de la justicia, dichosos sois. Y no os amedrentéis por temor a ellos ni os turbéis, 15 sino santificad a Cristo como Señor en vuestros corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros, pero hacedlo con mansedumbre y reverencia; 16 teniendo buena conciencia, para que en aquello en que sois calumniados, sean avergonzados los que difaman vuestra buena conducta en Cristo. 17 Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. 18 Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu

El desarrollo temático de Pedro aquí es crucial. Cuatro veces en esta sección Pedro habla de la sumisión piados humilde cristiana a la autoridad [ hupotagete: 1 Pedro 2:13, 18; 3:1, 5]. Mientras que estas relaciones son obviamente diferentes, todavía requieren la sumisión de Cristo. De este modo, Pedro llama a todos los creyentes a modelar sus vidas siguiendo la sumisión de Cristo, quien obedeció a la voluntad del Padre [1 Pedro 2:20-25] sometiéndose a Sí mismo a gobernantes impíos que en última instancia, lo crucificaron. Esta sumisión santa resultó en Su sufrimiento por causa de la justicia. Sumisión, humildad, mansedumbre y reverencia [1 Pedro 3:15] son cualidades que se anunciaban como las imitaciones cruciales a Cristo que establecen un testimonio piadoso delante de los hombres. Por lo tanto, el sacrificio personal, en lugar de la propia conservación, es el resultado de tal humildad y sumisión. Cuando Pedro ordenó a las esposas someterse de la misma manera, [202] que las estaba llamando a la misma imitación de Cristo que es necesaria de todos los creyentes, no importa cuál sea su contexto de vida. La audiencia de Pedro en ese momento estaba más necesitada de estas instrucciones a la luz del hecho de que su epístola fue escrita muy probablemente durante el 9º. año del reinado del emperador Nerón. Sólo sería un año después de que la persecución de Nerón de la iglesia comenzaría a gran escala. Antes de esto (AD 64), la iglesia ya se había convertido en marginada culturalmente y era a menudo objeto de rechazo, ridículo y persecuciones dispersas. Es por esta razón por la que Pedro habló a su audiencia en términos de su ser afligidos en diversas pruebas de tal manera que su fe estaba siendo refinada, ya que estaban siendo probados por el fuego. [203] Por lo tanto, la audiencia de Pedro estaba en desesperada necesidad de ser recordados del mensaje de Cristo del discipulado: en este mundo, el camino de la cruz incluye sufrimiento. [204] En relación con el acoso que la Iglesia experimentaba en el mundo, dio instrucciones a los creyentes a no temer la intimidación ni ser molestados, y si el sufrimiento ha de venir, que sea por causa de la justicia. Es en este contexto más amplio que entonces instruye a las esposas con respecto a su importante ministerio en el hogar: Asimismo, las esposas deben ser sumisas a sus maridos. Esta instrucción está en exacta armonía con la instrucción paralela a mujeres que se encuentran en Efesios 5:22-33, Col 3:18 y Tito 2:5, con una salvedad: al igual que los siervos piadosos mencionados en 1 Pedro 2:18, que han de ser sumisos a los maestros buenos y amables, así como aquellos que no eran razonables, las esposas son instruidas a someterse a sus maridos ya sea piadosos o si alguno de ellos no creen a la Palabra. Sólo en la epístola de Pedro está el contexto calificado para incluir tal condición. [205] Esta cualidad importante nos recuerda que incluso en el caso de un marido que está siendo desobediente a la Palabra, la sumisión piadosa está todavía el camino de Cristo. Matthew Henry nos da un importante recordatorio sobre este tema:

“Un sometimiento alegre, y un respeto reverencial amoroso, son deberes que las mujeres cristianas deben a sus maridos, ya sea buenos o malos, los cuales esto es desde Eva a Adán antes de la caída, y todavía son necesarios, aunque mucho más difícil ahora de lo que eran antes, Génesis 3:16;.. 1 Tim 2:11 " [206]

El punto de Pedro es muy claro: el llamado de la esposa es que debe someterse si el marido es obediente a la Palabra o no. Es el caso típico que los comentaristas ofrecerán un rechazo inmediato a la noción de una mujer de soportar penalidades bajo la autoridad de un marido desobediente, pero las implicaciones de las instrucciones de Pedro a menudo se pierden por el lector moderno. En el mundo romano del 1er. siglo las libertades legales de esposas eran mucho más limitadas que en nuestros días. Considere la siguiente descripción de la mujer ante el matrimonio a la luz de la doctrina del 1er. siglo de la patria potestad:

“..Un marido podría infligir una pena de muerte a su mujer si su familia estaba de acuerdo con él en que su comportamiento justifica tal castigo. Y el exceso en vino fue aparentemente considerado un delito capital en una esposa. Aunque es poco probable que muchos hombres mataron a sus esposas, con el consentimiento de la familia de la mujer, golpear a la esposa no era un delito; tampoco se limita a los primeros años de la historia de Roma. Mujeres maltratadas tenían ningún recurso legal y sólo podían esperar la intervención de sus familias.” [207]

Cuando Pedro escribió sus epístolas, le escribió a un pueblo que vivía bajo un sistema muy diferente de ley civil y ética. El adulterio cometido por un marido fue a menudo visto como aceptable, mientras que una mujer se consideraría culpable sin lugar a dudas. [208] La autoridad del padre sobre todos los bienes y la vida dentro de la casa era tal que podría, en algunos casos, acelerar la muerte de un miembro de la familia con muy poca jurisprudencia. Estas normas civiles cambiarían dentro de medio siglo, pero a sus lectores inmediatos la realidad del sufrimiento en condiciones muy duras era bastante real. [209] Pero Pedro exhortó a que sigan siendo fieles al Señor a pesar de las normas de la ley romana y el gobierno. Pedro claramente describió a sus lectores que incluso pueden sufrir en el proceso, pero su enfoque debe ser el de sufrir por causa de la justicia y no por hacer el mal. En el caso de una mujer, cuyo marido era desobediente a la Palabra, Pedro no se retrae al llamado de la sumisión, pero en cambio se pone de relieve la importancia de la necesidad de abrazar una vida sin temor que refleja la santidad de Sara:

1 Pedro 3: 6 ... Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella.

La instrucción de Pedro a la esposa no es en absoluto nueva, puesto que refleja la muy llamada al discipulado que él recibió del Señor mismo. [210] Estos mandamientos pueden parecer muy lejanos y extraños para una era de autoestima, autoconciencia, imagen propia, y auto-preservación: ¡se trata de una época egoísta! Claramente, la tentación de Satanás a las mujeres no ha cambiado desde el principio, y continúa aprovechándose de los temores de las mujeres, susurrando en su oído que no pueden tener todo lo que podían poseer en caso de que mantengan su compromiso de obedecer los mandamientos de Dios. Modelos de consejería modernos tienden a atacar a las mujeres que se pesan por temores centrados en el hombre,[211] ofreciéndoles soluciones ficticias a problemas muy reales, ofreciendo la falsa promesa de que nuestras vidas pueden ser esterilizados de todo sufrimiento. Pero las mujeres piadosas de todas las épocas han de abandonar el temor mundano y resistir al diablo mientras se coloca su esperanza en el Creador que los hizo y los redimidos por la sangre del Cordero. [212] En una época que exalta la autoestima y auto-preservación, temores carnales a menudo se ocuparon de manera que abandonan la exhortación seria de Pedro a la piedad. Esta enseñanza apostólica no se debe perder ni ignorar, porque lo que es más importante que el instinto de conservación propio es la defensa de un testimonio piadoso en un mundo caído.

Someterse a un liderazgo imperfecto puede ser, humanamente hablando, una terrible perspectiva, ya sea al rey malvado, un gobernante, o un marido; pero la mujer que teme a Dios presentará a su marido con plena confianza y la confianza en el Señor. Pedro no dio detalles sobre qué formas de desobediencia pueden manifestarse en el hombre del que se habla en 1 Pedro 3:1. Una lista sería inútil, porque no importa lo extenso que sería, ¡hombres pecadores encontrarán maneras de superar esa lista! Pero ya sea que un marido represente el pináculo de la piedad, o si es desobediente a la Palabra, las esposas deben someterse a sus maridos sin ser atemorizadas por el miedo.

Cuando 1 de Pedro capítulo 3 es considerado seriamente, surgen a menudo preguntas con respecto a lo lejos que una esposa debe ir a prestar obediencia a un marido que está exhibiendo un comportamiento serio, que incluso puede suponer un peligro para la mujer y sus hijos. Además, a la luz del hecho de que ella debe responder en última instancia al Señor en mantener su testimonio de piedad, ¿en qué medida puede una mujer soportar el pecado de un marido antes de buscar ayuda externa por motivos de conciencia, asumiendo que ella puede buscar ayuda externa? Tales casos extremos ocurrirán y deben ser abordados con mucha cautela y cuidado. En caso de que la conciencia de una mujer esté tan profundamente afligida que ella no pueda soportar el peso de las influencias de un hombre que está siendo desobediente a lo claramente revelado en la Palabra de Dios, entonces ella debe buscar el consejo de los líderes de su iglesia como primer recurso. [213] En el peor de los casos, en donde su vida o la vida de sus hijos están en peligro claro, ella puede llamar a las autoridades con el fin de garantizar la seguridad de la familia. En estos casos extremos la esposa debe tener mucho cuidado de invocar dicha protección secular como un último recurso, a sabiendas de que su máxima prioridad no es el instinto de conservación, sino que es para preservar su vida por Cristo y por la causa del Evangelio. En cualquiera de estos casos, tales acciones deben estar al final de mucha paciencia; sus oraciones y peticiones a Dios, por su marido, deben ser amplias; su respeto por la intimidad de su matrimonio y la familia se debe mantener con toda la integridad en todas las etapas de una prueba de este tipo; su paciencia y piadoso ejemplo, como se muestra ante su marido, siempre debe preceder a cualquier esfuerzo final por buscar la ayuda externa en tanto el Señor se lo permita. Sin embargo, en caso de que ella llegue al final de su capacidad, en buena conciencia, para soportar su trato en la casa, entonces ella debe buscar la ayuda de los líderes de la iglesia local, o en el peor de los casos, las autoridades civiles / seculares, recordando que el apóstol Pablo advirtió contra el uso ocasional de la autoridad secular en la cuestión de decidir asuntos dentro de la iglesia:

1 Corintios 6: 1-5: 1 ¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos? 2 ¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por vosotros, ¿no sois competentes para juzgar los casos más triviales? 3 ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida! 4 Entonces, si tenéis tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿por qué ponéis por jueces a los que nada son en la iglesia? 5 Para vergüenza vuestra lo digo. ¿Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos,

En un mundo que degrada el valor de la familia, y que alimenta empresas tales como www.yourfriendlydivorce.com, es bastante evidente que es muy fácil de buscar la intervención secular. Muchos en este mundo están muy ansiosos por intervenir en casi cualquier crisis percibida en el hogar. Mientras las circunstancias lo permitan, la iglesia ha de ser el primer lugar de ayuda. Especialmente en el caso de una mujer cuyo marido no es creyente, la iglesia local es el primer lugar para comenzar, ya que es la columna y baluarte de la verdad y este mundo no lo es. El marido creyente y no creyente ambos necesitan la verdad de Dios más de lo que necesitan las leyes de los hombres. Dicho esto, también hay que reconocer que las sanciones seculares pueden ser utilizadas por el Señor como una reprensión a los pecadores; y mientras las leyes seculares son un testimonio más débil al carácter de Dios que el Evangelio, aún pueden utilizarse en la providencia soberana de Dios. En Romanos capítulo 13, el apóstol Pablo nos recuerda que la autoridad gubernamental debe ser vista como un siervo de Dios en contra de ciertas actividades malignas. Por ejemplo, sabemos que el apóstol Pablo invocó la protección de la autoridad civil mediante la divulgación de su ciudadanía romana durante su arresto en Jerusalén. [214] De esta manera se le ofreció protección contra la turba enfurecida que buscaba su muerte. Mientras que uno puede mirar a esta acción como una donde el instinto de conservación era su interés primordial, no lo era. Pablo sabía que estos tiempos difíciles vendrían:

Hechos 20: 23-24:... 23 salvo que el Espíritu Santo solemnemente me da testimonio en cada ciudad, diciendo que me esperan cadenas y aflicciones. 24 Pero en ninguna manera estimo mi vida como valiosa para mí mismo, a fin de poder terminar mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio solemnemente del evangelio de la gracia de Dios.

Cuando Pablo se identificó como un ciudadano legal al comandante romano en Jerusalén, en realidad se abrió una nueva oportunidad para proclamar la Palabra a sus parientes según la carne - los Judíos. En lugar de utilizar las protecciones civiles otorgadas a él como un medio de escape, aprovechó la oportunidad para proclamar la verdad de Dios a la multitud enfurecida que ansiosamente buscaba su asesinato una vez más. Más que el instinto de conservación, Pablo fue conducido para terminar el curso de su ministerio. Este ejemplo de piedad es instructivo a todos los cristianos de todas las épocas, ya sea hombre o mujer. No importa en qué estación de la vida del creyente puede estar, debe ser su meta avanzar en el testimonio del Señor Jesucristo a todos los hombres. El piadoso ejemplo de Pablo es el ejemplo de Cristo, así: el vivir es Cristo y el morir es ganancia. [215] Para las esposas de cualquier circunstancia, su objetivo no debería ser diferente. Por la conducta casta y respetuosa de la esposa tendrá lugar una demostración completa de humildad y amor de Cristo a su esposo e hijos. Que la esposa piadosa no considere su vida de alguna manera valiosa para sí misma que ella también pueda terminar su curso y el ministerio como sierva de Dios en el hogar. Ya sea que goce de las libertades de América, o se someta a las normas opresivas de una nación musulmana, que su máxima prioridad sea manifestar la imagen de Jesucristo, de quien se dice que, si bien le maldecían, El no respondía con maldición; mientras que padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente.[216] De hecho, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Que la esposa piadosa se someta a su marido y sin temer.

Más allá de esas circunstancias extremas, como se mencionó anteriormente, está el caso más frecuente que la mujer promedio se encuentra a sí misma luchando en el ámbito de esas luchas diarias que implican tentaciones que son comunes a hombres y mujeres. No importa que tan piadoso pueda ser su esposo, él es un hombre imperfecto. No importa lo maravilloso que sus hijos sean, son la progenie de dos pecadores; y no importa cuán piadosa sea la esposa, ella también lucha con la carne en su vida diaria. Todo esto es el resultado de vivir en un mundo caído, pero en todo, su responsabilidad diaria es someterse al Señor mientras el Espíritu fomenta actitudes como las de Cristo y las conduzcan en su vida. En su ministerio a su familia, ella debe buscar la piedad en su papel de esposa y madre. Su primera responsabilidad en el hogar es someterse al liderazgo de su marido sabiendo que ella debe responder a él de una manera que refleja la sumisión de la iglesia y la reverencia a Cristo.

***

[199] Harris, Harris, Archer, Waltke, Theological Wordbook p. 188, Article 426c. TWOT  presenta la wordmadon como un fuerte sinónimo de shapat y mishpat, las dos palabras más comunes para la ley, mandamiento o juicio.  

[200] A la luz de la Ley Federal de Violencia Contra la Mujer de 1994, el principio de la detención obligatoria se ha convertido en el estándar para las llamadas domesticas realizadas por la policía en la mayoría de los estados.

[201] El descenso de categoría del pacto del matrimonio en nuestra nación se ilustra además por la facilidad con la que una pareja casada puede renunciar a su unión. Ejemplos: www.ourdivorceagreement.com; www.selfdivorce.com y www.yourfriendlydivorce.com por nombrar unos pocos. Estos servicios en línea pueden procesar un proceso de divorcio con un pago en línea simple y la elaboración de algunas formas.

[202] G. 'omoios – De la misma manera o de manera similar. ‘Asimismo’ ('omoios) implica que el párrafo es otro en una serie dedicada al tema de la sumisión cristiana.”  D. Edmond Hiebert, 1 Peter, (BMH BOOKS, Winona Lake, Indiana), p. 195.

[203] 1 Pedro 1:1:6-7.

[204] Mateo 16:24-26.

[205]Esta cláusula hina subordinada (una cláusula que establece una condición especial o circunstancia) se incluye por Pedro a fin de presentar una clara posibilidad, pues dice "si alguno es desobediente” (hina kai ei apeithousin to logo). La declaración corresponde al significado de sus instrucciones a los funcionarios: algunos tienen buenos maestros, otros serán razonables - en cualquiera de los casos, la sumisión piadosa es la ruta en la cual el creyente glorifica a Dios.

[206]Henry, Commentary on the whole Bible, 1 Peter 3:1.

[207] Shelton, As The Romans Did,p. 278.

[208] “En la ley romana hasta la época de la República el marido tiene, en un caso de adulterium, el derecho unilateral de la venganza privada contra la mujer culpable incluso hasta llevarla a la muerte, mientras que la mujer debe aceptar el adulterio de su marido. Kittel, Bromiley Friedrich, Theological Dictionary Vol. 4, p. 471.

[209] Will Durant afirma que la ley romana se modificó durante el reinado del emperador Adriano (117-138 dC): “La segunda persona en la ley romana era el padre... Gobernando a través de la familia y el clan disminuyó a medida que la población se hizo más abundante y diversa, y la vida más móvil, comercial y compleja; el parentesco, el estado, y la costumbre se sustituyeron por el contrato y la ley. Los niños ganaron una mayor libertad de sus padres, las esposas de sus maridos, los individuos de sus grupos. Trajan obligaba a un padre a emancipar a un hijo a quien había maltratado; Adriano tomó del padre el derecho a la vida y muerte sobre su casa y lo transfirió a los tribunales.” Will Durant, The Story of Civilization:  Part III,Caesar and Christ (Simon and Schuster, New York), p. 395.

[210] Mateo 10:28 “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien temed a aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno.”

[211] 2 Timoteo 3:6-7: 6 Porque entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, 7 siempre aprendiendo, pero que nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad.

[212] 1 Peter 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos.

[213] Mateo18:15-17, 1 Corintios 5:1-13.

[214] Hechos 21:39.

[215] Filipenses 1:21.

[216] 1 Pedro 2:23.