jueves, octubre 16, 2014

Sobre la Descalificación Pastoral y Otras Cosas

clip_image001Sobre la Descalificación Pastoral y Otras Cosas

Por Jeremy Walker

Esto no se trata de Mark Driscoll, aunque está motivado por algunas notas que se escucharon (no por él, en lo que a mi respecta) en relación con su carta de renuncia, y las circunstancias que lo rodean.

En primer lugar, los requisitos pastorales nunca son meramente una cuestión de evidente de talento y eficacia. Tiene en su raíz en una cuestión de carácter. Por suerte reconozco que, misericordiosamente, y al mejor de nuestro conocimiento, Mark no ha sido culpable de "inmoralidad, ilegalidad y herejía " Sin embargo, protesto que esto no es el asunto en el tema del requisito pastoral y la descalificación. La presencia del pecado escandaloso y, a menudo público sin duda descalifican a cualquier hombre al ministerio en ese punto en el tiempo y muy posiblemente para siempre. Su mera ausencia, sin embargo, no es lo mismo que estar calificado para el ministerio. Hay un conjunto de requisitos muy específicos y detallados que son necesarios - no son opcionales - para cualquier hombre que fuera un sub-pastor de cualquier rebaño de Dios. En aras de la exhaustividad, aquí están, con algunos elementos enfatizados, algunos relacionados con asuntos del presente y algunos sobre el pasado:

1Palabra fiel es ésta: Si alguno aspira al cargo de obispo, buena obra desea hacer. 2 Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, 3 no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso. 4 Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad 5 (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?); 6 no un recién convertido, no sea que se envanezca y caiga en la condenación en que cayó el diablo. 7 Debe gozar también de una buena reputación entre los de afuera de la iglesia, para que no caiga en descrédito y en el lazo del diablo. (1Tim 3: 1-7)

5 Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda, y designaras ancianos en cada ciudad como te mandé, 6 esto es, si alguno es irreprensible, marido de una sola mujer, que tenga hijos creyentes, no acusados de disolución ni de rebeldía. 7 Porque el obispo debe ser irreprensible como administrador de Dios, no obstinado, no iracundo, no dado a la bebida, no pendenciero, no amante de ganancias deshonestas, 8 sino hospitalario, amante de lo bueno, prudente, justo, santo, dueño de sí mismo, 9 reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen. (Tito 1: 5-9)

Hace muchas lunas, algunos de nosotros trabajamos brevemente a través de estos temas, siendo algunos más relevantes aquí . Cualquier hombre - sin embargo prominente, aparentemente dotado o aparentemente eficaz - que se queda corto en estos asuntos es descalificado del pastorado. Si estos asuntos de carácter permanecen como patrones no resueltos de conducta de cualquier hombre que busca a pastorear el rebaño de Dios, entonces no puede - por el bien de la iglesia, no debe! – permitírsele la autorización a dicho cargo.

Una segunda cuestión tiene que ver con la cuestión de las disculpas y el perdón. A menudo se nos dice que un hombre se ha disculpado por algo. Lamenta lo que hizo. Bien, y así podríamos estar todos. Pero una disculpa no es lo mismo que el arrepentimiento. La dinámica de gracia que resuelve verdaderamente el pecado y su delito no es el mero paso del tiempo, ni la emisión de una disculpa pública más o menos (ver aquí para más información sobre esto). Es la expresión de un arrepentimiento sincero, con sus frutos apropiados, con el perdón extendido, en principio y en práctica, lo que lleva - confiamos - a una verdadera reconciliación y restauración adecuada. Aparte de cualquier otra cosa, puedo pedir perdón por un pecado que yo puedo o tengo intención de seguir cometiendo. El arrepentimiento implica una determinación dependiente de Dios y un compromiso con toda el alma para no pecar de esa manera otra vez. Así que un aplauso por disculpa es una cosa diferente a perdonar a los arrepentidos, y no debemos confundir los dos, ya sea en su intención o efecto.

Por último, que no haya un presumir: “El que piensa estar firme, mire que no caiga" (1Cor 10:12). Usted puede creer que lo vio venir. Es posible que haya llorado por la dolorosa trayectoria que ha desarrollado, y tal vez el fracaso de los que aplaudieron públicamente fases de la carrera de Mark públicamente al abordar el cambio de rumbo. Usted puede tener sus sospechas y temores acerca de lo que viene después. Pero deleitarse con el pecado de otro es algo demoníaco. Regocijarse en la caída pública de un hombre es unirse a la compañía de Satanás. Cuando usted ve a otro hombre, cualquier hombre, pecando y tropezando, recuerde que – de no ser la gracia de Dios – este es usted y ore con las lágrimas para que nunca pueda serlo.