sábado, octubre 25, 2014

4 Razones de Porque el Premilenialismo Debe Ser Verdad

4 Razones de Porque el Premilenialismo Debe Ser Verdad

Por Michael Vlach

El Premilenialismo es la opinión de que habrá un reino de Jesús entre la segunda venida de Jesús y el estado eterno. Este milenio es a la vez el futuro desde nuestro punto de vista y terrenal en naturaleza. Sin embargo, mientras que muchos premilenialistas se han centrado en el hecho de que hay un reino terrenal venidero de Jesús (ver Apocalipsis 19-21), también es importante explicar por qué tiene que haber tal reino. Una cosa es saber que algo es verdad, otra cosa es saber por qué algo es cierto. ¿Cuál es la razón de ser del premilenarismo? En esta entrada me dirijo a la pregunta "¿Por qué?". Ofrezco cuatro razones por las que debe haber un reino terrenal futuro de Jesús y por qué este punto de vista es tan importante para la trama de la Biblia.

En primer lugar, Jesús, el último Adán, debe gobernar con éxito desde y sobre el ámbito en el que el primer Adán falló: la Tierra. Este punto traza un fuerte paralelismo entre Adán y Jesús y los roles que Dios espera que cumplan. Así que la razón de ser del premilenarismo comienza en Génesis 1:26-28. Génesis 1:26-28 revela que Dios creó al hombre para "gobernar" y "someter" la tierra en Su nombre.

Adam, sin embargo, no logró este mandato del reino. Él pecó y las consecuencias fueron la muerte y la maldición sobre la tierra. Sin embargo, pasajes como Sal 8, 4-6 y Hebreos 2: 5-8 muestran que Dios nunca ha revocado el derecho del hombre y la responsabilidad de gobernar el mundo. Salmo 8 es en gran parte un comentario inspirado sobre el mandato de Gen 1:26-28 y el escritor de Hebreos cita el Salmo 8, y al hacerlo nos lleva de vuelta a las verdades de Gen 1, 26-28.

Sin embargo, como Heb 2:8 dice: “pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. [hombre]." El escritor nos dice que el hombre en la actualidad no está gobernando sobre la tierra con éxito para la gloria de Dios. Si reinado del hombre sobre la tierra no se ha cumplido, sin embargo, deberá ser en el futuro. Entonces, ¿cómo será la tierra gobernada como Dios pretendio?

Jesús como el último Adán (cf. 1 Co 15,45) gobernará y tendra éxito donde Adán falló. Por lo tanto, el gobierno del Reino de Jesús debe ser de y sobre la tierra. El debe completar el mandato reino de Gen 1, 26-28. Para comparar:

Adán → tarea de gobernar desde y sobre la tierra → FALLIDA

Jesús (Último Adán) → tarea de gobernar desde y sobre la tierra → ÉXITO

Puesto que un reinado sobre la tierra por el hombre no se ha logrado aún, Jesús debe hacerlo a Su regreso.. El reino milenario de Jesús será el cumplimiento del mandato de Gen. 1:26-28.

En segundo lugar, debe haber un reinado visible sostenido de Jesús en el ámbito (la tierra), donde Jesús fue rechazado en su primera venida. Este es un argumento Cristocentrico para el premilenarismo. En su primera venida a la tierra con Su encarnación, Jesús fue despreciado y rechazado por aquellos a quienes vino a salvar. Como Juan nos dice: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron" (Juan 1:11). Así pues, tiene que haber un tiempo sostenido en la historia donde Jesús, el Hijo recibe el honor y la gloria con un reinado que sucede en el reino donde Su humillación y rechazo tuvieron lugar. Dado que esto no ha ocurrido todavía, va a suceder con el reino milenario en la tierra. Para comparar:

Primera venida de Jesús → Rechazo de Jesús en la tierra

La segunda venida de Jesús → Vindicación de Jesús con gloria y honor en la tierra

Mientras que Jesús está exaltado a la diestra de Dios, Dios Padre establecerá a Su Hijo como Rey en el reino en el que se produjo la rebelión del hombre y donde se rechazó a Su Hijo (ver Sal 2, 6; 110: 2). Y este reinado será reconocido por todos. Como Zacarías 14:9 dice: —“Y el Señor será rey sobre toda la tierra; aquel día el Señor será uno, y uno su nombre.” Tenga en cuenta que cuando llegue el reino será en “la tierra” y no habrá otras religiones o adoración de cualquier otro dios. Eso anticipa claramente un tiempo futuro, ya que no se han producido estas condiciones todavía.

Mientras millones de personas en la historia han adorado a Jesús como Señor y Salvador, la gran mayoría del mundo no lo ha hecho. Sólo examine las naciones del mundo en la actualidad en un mapa y observe cuáles están inclinando sus rodillas ante Jesús. Las naciones con sus líderes todavía están en rebelión activa en contra el "Ungido de Dios" (ver Sal 2, 2). Esto lo vemos en las miríadas de falsas religiones y filosofías, junto con actos de abierta rebelión que caracterizan lo que Pablo llama el "presente siglo malo" (Gálatas 1: 4).

Todos los cristianos están de acuerdo que le será dado honor a Jesús cuando Él regrese a la tierra. Cuando Jesús venga de nuevo en gloria todo ojo le verá. Matará a sus enemigos, y no habrá ninguna duda en cuanto a Su poder. Pero sin duda el reconocimiento de Jesús implica más que el caso de Su segunda venida. Incluye un reinado, un reino que Pablo dice debe ocurrir antes de que Jesús entregue Su reino a Dios el Padre de acuerdo a 1 Corintios 15:24-28. Por lo tanto, el reino milenario en la tierra es el período especial en que el Padre establece su Hijo como Rey sobre todo el mundo y el Hijo recibe la gloria que Él merece.

En suma, Jesús debe ser honrado con un reinado sostenido que es visible para todos. La intención de Dios es que Su Hijo gobierne las naciones desde Jerusalén y un Israel restaurado (ver Salmo 110: 2). Antes de que el estado eterno perfecto venga, Jesús debe reinar sobre este planeta que lo rechazó en Su primera venida. Él gobernará con justicia, pero también con una vara de hierro (ver Salmo 2, 110, Apoc. 2:26-27). En su venida Jesús se sentará en Su trono de gloria (ver Mateo 19:28 y 25:31), y Él gobernará sobre este mundo para la gloria de Dios. Cuando se completa esta fase del programa del reino, el Hijo entregará el reino a Dios el Padre (cf. 1 Co 15, 24-28).

En tercer lugar, tiene que haber una recompensa y reivindicación de los santos en el reino donde fueron perseguidos. Podemos aprender mucho acerca del reino mediante el estudio de cómo se relaciona con los santos de Dios. La Biblia revela que esta edad antes del reino del Mesías es una de persecución y oposición de los santos de Dios, tanto del mundo y de Satanás (véase Apocalipsis 2-3). La sangre de los mártires a lo largo de la historia y el abuso del pueblo de Dios en muchos países confirman este hecho.

Además de examinar la forma en que el milenio se refiere a Jesús y la gloria que Él merece, también es importante tener en cuenta lo que significa el milenio para aquellos que son siervos del Rey Jesús. El reinado del Mesías está estrechamente vinculado con el reinado de Sus santos. Cuando Él reina los santos reinan.

Por lo tanto, el milenio será un tiempo de reivindicación y recompensa por el pueblo de Dios en el reino donde fueron perseguidos. Habrá una irónica inversión de papeles.. Dios da la vuelta a sus enemigos y cambia la situación de los creyentes. El pueblo de Dios, que ahora son perseguidos por Satanás y las naciones, serán recompensados, vindicados, y se les dara autoridad sobre las naciones. Pasan de ser los perseguidos a los que reinan.

En Apocalipsis 2: 26-27 Jesús prometió a la iglesia perseguida: “El que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro. . . . . .” Pablo también declaró: “Si sufrimos, también reinaremos con él” (2 Tim 2:12). En ambos pasajes, el servicio fiel ahora en un mundo hostil conduce a un reino posterior. Que este reinado está en la tierra se explica por Apo 5:10 que declara: “Tú los has hecho un reino y sacerdotes para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra.”

Por lo tanto, un futuro reino milenario en la tierra es necesario para la recompensa y reivindicación del pueblo de Dios.

Esta verdad también se enseña en Daniel 7. En este capítulo se habla de una figura llamada “el Hijo del Hombre” que se presenta ante el “Anciano de Días” y se le concedió "dominio, gloria y reino" (ver Daniel 7: 13 y 14). El Hijo del hombre representa a Jesús y el Anciano de Días es Dios el Padre. Se nos dice entonces del ministerio del mal de un "cuerno" que parece ser un líder mundial que surge de en medio de otros diez líderes ("cuernos") (ver Dan 7:20). Este "cuerno" ofrece grandes alardes y persigue a los santos de Dios en la tierra. Pero esta persecución es sólo por un tiempo hasta que Dios interviene:

“Mientras yo miraba, este cuerno hacía guerra contra los santos y prevalecía sobre ellos, hasta que vino el Anciano de Días y se hizo[m] justicia a favor de los santos del Altísimo, y llegó el tiempo cuando los santos tomaron posesión del reino.” ( Dan 7, 21-22).

Este enemigo del pueblo de Dios prevalece sobre los santos por un tiempo. Él está "dominándolos," pero Dios interviene a favor de los santos. Cuando Dios hace esto "hizo justicia a favor de los santos", y "tomaron posesión del reino." Esto invierte la situación anterior. La persecución en la tierra conduce dramáticamente a la vindicación en la tierra. Para utilizar una analogía del boxeo, justo cuando el pueblo de Dios parece ir contra las cuerdas y destinado a la derrota, un golpe de gracia del enemigo se produce y el pueblo de Dios son los vencedores. Los santos no reinaban cuando el "cuerno" hacía guerra contra ellos. Pero cuando Dios interviene en juicio y su reino venga, los papeles se invierten, el enemigo es derrotado, y el pueblo de Dios son los que están en el poder.

El punto importante es que el pueblo de Dios son perseguidos por un tiempo, pero cuando llega el reino del Mesías, la recompensa y reivindicación vienen con él y el enemigo es destruido Esto no está ocurriendo ahora, pero será en la venida del reino .O dicho de otra manera:

Época actual: santos son perseguidos en la tierra mientras se mantienen fieles a Jesús.

Reino Milenario: Los santos son recompensados ​​en la tierra por un servicio fiel.

En cuarto lugar, debe haber un período en el que todas las profecías y promesas todavía-por cumplirse se cumplirán literalmente. Las dos venidas de Jesús tienen importantes implicaciones. Su primera venida trajo su muerte sacrificial. La primera venida de Jesús también trajo salvación mesiánica a Judios y gentiles creyentes y el ministerio del Nuevo Pacto del Espíritu Santo. Muchas promesas y profecías se cumplieron con la primera venida de Jesús.

Sin embargo, la Biblia también indica que hay importantes aspectos de la profecía que aún deben cumplirse. Por ejemplo, en Hechos 1:6, los apóstoles le preguntaron a Jesús: " Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?" En 2 Tesalonicenses 2 Pablo explica que el Día del Señor no había comenzado todavía. Además, las dimensiones de las promesas de Israel de la tierra como se describe en Génesis 15:18-21 todavía tienen que cumplirse. La restauración de la ciudad de Jerusalén no ha sucedido (ver Jer 31, 38-40; Lucas 21:24). La armonía entre las naciones tiene que ocurrir (ver Isaías 2: 2-4). Restauración de los animales necesita ser realizada (ver Isaías 11). En suma, muchas de las promesas nacionales y físicas de la Biblia están incumplidas actualmente y esperan su futuro complumiento.

Así pues, las profecías no cumplidas y las promesas son una razón importante por la que debe haber un milenio. El milenio es el período de tiempo ideal cuando las profecías no cumplidas y las promesas se cumplirán en la tierra bajo el reinado directo del Mesías. Para comparar:

Primera venida de Jesus → muchas profecías y promesas se cumplieron literalmente.

Segunda venida de Jesús → profecías y promesas no cumplidas en la primera venida se cumplirán literalmente.

Pero ¿por qué el cumplimiento debe llevarse a cabo durante un milenio que viene y no en la época actual o en el próximo estado eterno? Si afirmamos que todas las profecías del reino y las promesas se están cumpliendo en esta época presente, entonces tendríamos que espiritualizar muchas de las promesas y profecías, ya que muchas de ellas no se han producido literalmente. Pero, ¿podemos espiritualizar la restauración de la creación de esta época? ¿Podemos espiritualizar la armonía entre el reino animal? ¿Qué pasa con la restauración de Israel y promesas físicas / de la tierra a Israel? Si lo hacemos así, hemos creado un paradigma incoherente en el que las promesas conectadas con la primera venida de Jesús se cumplieron literalmente, pero otras se cumplirán espiritualmente o no literalmente. Esto no es un enfoque correcto.

Por otra parte, si decimos que las profecías no cumplidas se cumplirán en el próximo estado eterno, desconectamos el cumplimiento con el reino mediato directo de Jesús el Mesías. Recuerde que después de que Jesús termina Su reinado, El entregara Su reino al Padre (ver 1 Cor 15:24-28). Es poco probable que el cumplimiento de las promesas y las profecías del Antiguo Testamento clave no vendrían bajo el reinado directo de Jesús y Su reino mediato / mesiánico. Así que el próximo milenio es el lugar perfecto para las profecías no cumplidas y que las promesas han de cumplirse.

Conclusión

El premilenialismo encaja muy bien con la trama de la Biblia y conecta el principio de la Biblia con el fin. Habrá un momento en que la humanidad va a cumplir con el mandato del reino de Gen 1, 26-28 por el último hombre, Jesús, y los que se identifican con El. El Premilenialismo también significa que Jesús recibirá el honor y la gloria en el reino donde ocurrio Su humillación y rechazo. Además, el premilenarismo implica que los santos perseguidos recibirán recompensa y reivindicación en el ámbito donde se produjo su persecución. El Premilenialismo también significa que todas las promesas incumplidas y profecías encontrarán cumplimiento. Estas son las grandes verdades que deben ser aceptadas.

Pero ¿Qué se perdería si el premilenarismo no fuera cierto? En primer lugar, el mandato del reino de Gen 1, 26-28 iría sin cumplirse ya que no habría ninguna regla de éxito del hombre de y sobre la tierra. En segundo lugar, no habría ningún período sostenido en la historia donde Jesús reciba la gloria y el honor que merece antes del estado eterno. En tercer lugar, no habría ninguna justificación y recompensa de los santos en el reino donde experimentaron la persecución. Y en cuarto lugar, no habría cumplimiento literal de todas las promesas y pactos bajo el reinado del Mesías, donde estas promesas deben ser cumplidas.

Esta breve entrada no es todo lo que se podría decir sobre el premilenarismo. Pero es un intento de explicar por qué es necesario el premilenarismo y por qué es una parte tan importante de la meta-narrativa de la Biblia.