jueves, octubre 02, 2014

Libertad, Conocimiento y Pecado

clip_image002Libertad, Conocimiento y Pecado

1 Corintios 8

Por John MacArthur

Primera de Corintios 8 es la respuesta de Pablo a una pregunta de áreas grises que dividían la iglesia en Corinto. Pablo no se limita a dar a los corintios un "sí" o "no" como respuesta a sus preguntas acerca de comer carne sacrificada a los ídolos. Él les ayuda a pensar a través del objetivo de su libertad y las implicaciones de la actividad. Él quiere que ellos consideran el efecto que tendrá sobre los creyentes cuyas conciencias no son tan libres. Y mientras que el comer carne sacrificada a los ídolos no es un problema que la mayoría de los creyentes lo enfrentarán en la iglesia de hoy, las instrucciones de Pablo nos dan mucha ayuda práctica para las áreas grises que nos enfrentaremos.

Lo Que Comes

Como ya hemos visto, la respuesta de Pablo a los Corintios incluye su respuesta a la defensa que los consumidores de carne habían presentado por sus acciones. Y aunque está de acuerdo con ellos, en principio, trajo otros elementos clave de la vida cristiana para influir en la situación.

Otra verdad con la que Pablo estaba de acuerdo era que comer o no comer alimentos no tiene una importancia espiritual en sí mismo. Ni el acto “nos recomendará a Dios” (1 Corintios 8: 8). Ni comer ni no comer nos acercan a Dios o nos hace aprobados por El. El punto general es que hacer cosas no prohibidas por Dios no tiene ningún significado en nuestra relación con El. Son espiritualmente neutras. La comida es una excelente ilustración de ello.

El sentido común y la preocupación por los cuerpos que Dios nos ha dado deberían hacernos tomar cuidado acerca de qué y cuánto comemos. La gula dañina y comer alimentos de los que somos alérgicos es perjudicial. Ninguna persona sensata y madura va a hacer esas cosas.

Pero, en sí mismo, comer o no comer ciertos alimentos no tiene absolutamente ningún significado espiritual. Jesús dejó en claro que " no hay nada fuera del hombre que al entrar en él pueda contaminarlo; sino que lo que sale de adentro del hombre es lo que contamina al hombre."(Marcos 7:15). El mandato del Señor a Pedro: "mata y come" era a la vez figurativo, en referencia a la aceptación de los gentiles, y literalmente, refiriéndose a comer alimentos que antes se consideraban impuros (Hechos 10: 9-16). Y Pablo le dijo a Timoteo que recibiera todos los alimentos con acción de gracias (1 Timoteo 4:4).

Dónde y Cómo Come

Los alimentos no afectan a Dios o la posición de uno delante de El, pero puede hacer una gran diferencia para la conciencia de algunos de Sus hijos. Lo que de otro modo no estuviera equivocado para nosotros se convierte en malo si es "una piedra de tropiezo para los débiles" (1 Corintios 8, 9). Obviamente algunos creyentes de Corinto no podían manejar tal libertad; los llevo de nuevo al pozo del que se les había liberado. Si un creyente inmaduro nos ve haciendo algo que molesta a su conciencia, su vida espiritual se ve perjudicada. Nunca debemos influir en un cristiano a que haga todo aquello que su conciencia le está protegiendo.

Un creyente maduro correctamente no ve ningún daño por sí mismo en "cenar en un lugar de ídolos" (1 Corintios 8:10) en algún evento familiar o de la comunidad. No acepta las creencias paganas o participa en las prácticas paganas, pero puede asociarse con personas paganas porque es espiritualmente fuerte; él tiene el conocimiento espiritual.

Pero si un cristiano cuya conciencia es débil ve otro creyente comer en el templo, el hermano débil es probable que tenga la tentación de ir en contra de su propia conciencia y hacer lo mismo para sí mismo. En consecuencia, Pablo dice, “Y por tu conocimiento se perderá el que es débil, el hermano por quien Cristo murió” (1 Corintios 8:11). El creyente más fuerte hace que el creyente más débil peque por lo que conduce a una situación que no puede manejar.

La Violación De Su Conciencia

Nunca es correcto causar otro creyente violar su conciencia. Para ello se corre el riesgo de arruinar un "hermano por quien Cristo murió." Nuestra libertad cristiana nunca debe ser utilizada a expensas de un hermano o hermana cristiano que ha sido rescatado por tal precio.

La voz de la conciencia del cristiano es un instrumento del Espíritu Santo. Si la conciencia de un creyente es débil es porque él es espiritualmente débil e inmaduro, no porque la conducción de su conciencia es débil.

La conciencia es el sistema de advertencia de Dios para mantenernos lejos de daño espiritual. A medida que maduramos, nuestra conciencia nos permite ir a más lugares y hacer más cosas, porque vamos a tener más fuerza espiritual y mejor juicio espiritual.

A un niño pequeño no se le permite jugar con herramientas afiladas, ir a la calle, o estar cerca de máquinas peligrosas. Pero esas restricciones se eliminan gradualmente a medida que crece y aprende por sí mismo qué es peligroso y qué no lo es.

Dios limita a a Sus hijos espirituales mediante la conciencia. A medida que crecen en el conocimiento y la madurez se amplían los límites de la conciencia. Nunca debemos ampliar nuestras acciones y hábitos antes de que nuestra conciencia lo permita. Y nunca debemos alentar —ya sea directa o indirectamente— a cualquier otra persona a hacer eso. Como Pablo escribió: “Y así, al pecar contra los hermanos y herir su conciencia cuando ésta es débil, pecáis contra Cristo” (1 Corintios 8:12). Causar que un hermano tropiece es más que una ofensa contra él; es una ofensa a nuestro Señor.

Pablo escribió que iba a dejar de comer carne por completo en lugar de ofender a otro creyente (1 Corintios 8:13). Debemos estar dispuestos a limitar nuestra libertad en cualquier momento y en cualquier grado con el fin de ayudar a un hermano en la fe-un hermano o una hermana a quien debemos amar, y una preciosa alma por quien Cristo murió.

(Adaptado de The MacArthur New Testament Commentary: 1 Corinthians .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141002
COPYRIGHT © 2014 Grace to You