viernes, octubre 24, 2014

Eliminando El Romanticismo Del Ministerio Pastoral - Una Entrevista con Brian Croft

clip_image001[4] Eliminando El Romanticismo Del Ministerio Pastoral - Una Entrevista con Brian Croft

Por Stephen Altrogge

David Harvey regularmente entrevista a pastores y líderes influyentes. En el pasado ha entrevistado a Owen Strachan , Thabiti Anyabwile , Tim Challies , y más. Lo que sigue es la parte 1 de una entrevista con Brian Croft. Brian es el Pastor Principal de Auburndale Baptist Church en Louisville, Kentucky, y es el fundador y Director de Desarrollo de Ministerio de Practical Shepherding, Inc. Él es también el autor de numerosos libros, incluyendo su más reciente, La Familia del Pastor. Usted puede encontrar más información acerca de Brian en su página web, Practical Shepherding.

****

Usted parece tener una carga especial por entrenar a los jóvenes en los detalles esenciales del ministerio, tal como, la forma de llevar a cabo un funeral, cómo visitar a los enfermos, etc ¿Por qué deseas ser tan específico en tu formación?

A través de mi experiencia, estas áreas prácticas se descuidan en gran parte en el seminario y rara vez se aprenden a través de experiencias de la vida normal. La única forma en que alguien realmente aprende a cuidar a un enfermo moribundo en un hospital es ir a visitar a una persona real enferma o muriendo y ministrarles. Los funerales no se pueden aprender en un salón de clases, pero se les debe enseñar en un funeral con personas reales afligidas y en luto por la pérdida de una persona real. Debido a que no hay atajo para el aprendizaje de estas habilidades específicas y éstas son áreas esenciales del ministerio de un pastor, me parece que es donde la mayor parte de mi tiempo de entrenamiento con jóvenes debe ser invertido. Un amor por estas áreas del ministerio también ayuda a revelar si un hermano debe ser un pastor.

Usted describe su ministerio (Practical Shepherding) como “El trabajar con usted en las trincheras del ministerio.” ¿Por qué eligió la imagen de la guerra de trincheras para describir el ministerio pastoral?

Por dos razones. En primer lugar, creo que los pastores y los misioneros están únicamente en las líneas del frente de la guerra espiritual. Cualquier hermano que ha sido pastor durante mucho tiempo sabe de esta intensa batalla por su propia alma y las almas a su cuidado. El enemigo es hábil y específicamente somos su blanco.

En segundo lugar, la mayor parte del ministerio de un pastor no es glamorosa. Me doy cuenta de la predicación pública y el liderazgo es el rostro de la vida un pastor para la mayoría, pero la realidad es que la mayor parte de la vida de un pastor se invierte en la tranquilidad de su estudio luchando con textos difíciles y luchando contra sus propios pecados, dudas y ataques espirituales. Un pastor visita viudas y nadie lo sabe. Un pastor cuida bien de un santo moribundo en una habitación de hospital y es la última persona que vio con vida. Un pastor hace terapia difícil de pareja y se ocupa de los pecados no arrepentidos de su pueblo con un corazón roto.

Así que gran parte del tiempo de un pastor fiel se gasta lentamente en el trabajo sucio y desordenado que es la vida de los pecadores rotos que pastoreamos. Al igual que un soldado valiente ama el trabajo sucio de ser un soldado que la mayoría despreciaría, también lo hace un pastor amando la rutina dura emocional y mental que la mayoría de los demás no pueden manejar. Esta es la razón de porque un pastor debe ser llamado por Dios.

¿Cree usted que muchos pastores aspirantes tienen una visión demasiado romántica de lo que es el ministerio? Si es así, ¿cómo ayudar a ver lo bueno y lo malo cuando se trata del ministerio pastoral?

Sí, creo que gran parte de mi ministerio en Practical Shepherding es ayudar a los pastores aspirantes a comprender lo que realmente es el ministerio pastoral y afirmar a los pastores y a los jóvenes en los fuegos del ministerio que lo que están experimentando es normal. Yo creo que la cultura del pastor celebridad ha creado una serie de muchos chicos jóvenes, que se alimentan de su tentación de ser honrados y famosos, en lugar de abrazar el llamado a tomar su cruz en la oscuridad. Hay un poder atracción al lado público del ministerio pastoral y más resistencia al lado más sucio privado de ello.

Para luchar contra esta tentación, les enseño lo que realmente es el ministerio, y después les muestro. Impulso a los hombres jóvenes en nuestros aspirantes al ministerio pastoral de nuestra iglesia a considerar el trabajo duro de esta labor, recordándoles que el trabajo duro privado es lo que realza su ministerio público. Entonces me los llevo conmigo y permitirles experimentar lo bueno y malo de primera mano. Los llevo conmigo a ministrar a una viuda agradecida, luego llevarlos conmigo a una viuda frustrado conmigo. Yo les permito que se sienten con alguien en una reunión agradecido por mi ministerio y con otro a punto de salir de la iglesia porque odian mi predicación. Los llevo a un hospital para celebrar el nacimiento de un bebé luego por el pasillo para decir adiós a un santo moribundo. Algunos de estos tipos de visitas por lo general destruyen cualquier visión romántica del ministerio y abre la puerta a conversaciones auténticas fructíferas sobre si el Señor está verdaderamente llamándoles a este trabajo.