miércoles, agosto 13, 2014

Revelación Ineludible, y Conocimiento Ineludible

Revelación Ineludible, y Conocimiento Ineludible

Por Greg Bahnsen

Habiendo rechazado la acusación insultante de la arrogancia oscurantista en la epistemología presuposicional, vamos a considerar un segundo tipo de crítica que se dirige comúnmente a la posición. Una teoría bíblica del conocimiento proclama la exigencia absoluta de la verdad revelada de Dios como la base tácita de la comprensión y el conocimiento.

Contra tal perspectiva se ha insistido en que el no creyente se reduciría al nivel de estupidez ineludible –privado de cualquier conocimiento. Si las presuposiciones cristianas son necesarias para la comprensión, entonces supuestamente el no cristiano puede no entender nada de nada! Sin embargo, a partir de lo que vemos en el mundo que nos rodea y de lo que hemos leído de la historia, es evidente que los incrédulos han alcanzado el conocimiento de muchas cosas. Por lo tanto, parecería que la epistemología presuposicional implica algo que es evidentemente falso, en cuyo caso el presuposicionalismo es en sí falso.

Pero, ¿realmente el presuposicionalismo implica tal cosa? No, nada más lejos de la realidad. De hecho, ¡el presuposicionalista afirma que sólo su posición epistemológica garantiza que los no creyentes pueden hacer contribuciones positivas al edificio del conocimiento! Lo que el crítico ha deducido erróneamente es que, si las presuposiciones reveladas son necesarias para la comprensión del mundo, entonces los no cristianos son totalmente ignorantes ya que no admiten las presuposiciones reveladas.

Sin embargo, los presuposicionalistas afirman que el no creyente puede llegar a conocer ciertas cosas (a pesar de su rechazo aceptado de la verdad de Dios) por la sencilla razón de que si tienen presuposiciones reveladas –y no pueden sino tenerlas como una criatura hecha a imagen de Dios y vivir en el mundo creado por Dios. A pesar de que exteriormente y vehementemente niegan la verdad de Dios, el incrédulo por dentro y sinceramente carece de un conocimiento de Dios. No es un conocimiento salvador de Dios para ser francos, pero aun así como una revelación natural conocimiento que condena, todavía proporciona un conocimiento de Dios. Por lo tanto, de acuerdo con la epistemología bíblica, mientras que los hombres niegan su Creador, no obstante, poseen un conocimiento ineludible de Él; y porque ellos conocen a Dios (a pesar de que le conozcan en maldición y reprobación) son capaces de alcanzar una comprensión limitada del mundo.

Usted ve, el no creyente es en realidad de doble ánimo. Sobre la base de que todos los hombres conocen a Dios como Sus criaturas, pero como pecadores todos los hombres se niegan a reconocer a su Creador y viven por su revelación. Por lo tanto podemos decir que los hombres tanto conocen y no conocen a Dios; ellos le conocen en juicio y en virtud de la revelación natural, pero ellos no le conocen en bendición a menos que sea en virtud de la revelación sobrenatural y la gracia salvadora. Aunque obstaculizado por su condición moral, la erudición del incrédulo no está completamente extinta. Él puede alcanzar el conocimiento a pesar de él mismo.

En principio su incredulidad impediría la comprensión de cualquier cosa, porque (como decía Agustín) hay que creer para entender. Sin embargo, en la práctica el no creyente está impedido de un seguimiento consistente y autodestructivo por su profesión incrédula. Si el creyente fuera un completo idiota estaría libre de culpa. Pero el punto de Pablo en Romanos 1 es que la rebelión de los no creyentes es intencional y bien informada; peca contra su mejor conocimiento y por lo tanto “no tienen excusa” (vv. 20-21). Y mientras suprime este mejor conocimiento en injusticia (v. 18), ese conocimiento proporciona una base de su (limitada, pero real) comprensión del mundo de Dios.

En el centro de la posición del presuposicionalismo bíblico es una afirmación de la claridad e inevitabilidad de la revelación natural. El mundo fue creado por la palabra de Dios (Génesis 1: 3; Juan 1: 3; Col. 1:16; Heb 1. 2) y por lo tanto refleja la mente y el carácter de Dios (Romanos 1:20.). El hombre fue creado como la imagen de Dios (Génesis 1: 16-27) y por lo tanto no puede escapar del rostro de Dios. No hay ambiente en el que el hombre pueda huir para escapar de la presencia de revelación de Dios (Sal 139:8). La revelación natural de Dios saldrá al fin del mundo (Salmo 19: 1-4.) y todos los pueblos vieron Su gloria (Sal 97:6). Por lo tanto, incluso cuando viven en abierta (idólatra) rebelión, los hombres están en condiciones de “conocer a Dios” (Rom. 1:21) —el Dios vivo y verdadero, no meramente “un dios.” Cristo ilumina a todo hombre (Juan 1:9), y así Calvino declara:

Porque sabemos que los hombres tienen esta cualidad única por encima de los otros animales, ellos están dotados de razón y de inteligencia y llevan la distinción entre el bien y el mal grabada en su conciencia. Por lo tanto no hay hombre a quien cierta conciencia de la luz eterna no penetre la luz común de la naturaleza, algo mucho más humilde que la fe (Calvin’'s Commentary taries, tr. THL Parker; Grand Rapids: Eerdmans 1959).

Debido a que el creyente es inconsistente en su adhesión a la negación de la verdad de Dios, debido a que él y el mundo no son lo que profesan ser, al incrédulo se le concede un poco de conocimiento. Por tanto, la antítesis entre el creyente y el no creyentes es absoluta sólo en principio en este momento. Van Til observa acertadamente:

El contraste absoluto entre el cristiano y el no cristiano en el campo del conocimiento se dice que es el del principio. El Pleno reconocimiento del hecho de que a pesar de este absoluto contraste de principio, no es bueno en relación a los perversos... En la medida en que los hombres trabajan conscientemente de este principio, no tienen idea en común con el creyente... Pero en el curso de la historia el hombre natural no es totalmente auto-consciente de su propia posición... Él tiene dentro de sí el conocimiento de Dios en virtud de su creación a imagen de Dios. Pero esta idea de Dios es suprimida por su falso principio, el principio de autonomía. Este principio de autonomía es, a su vez, suprimido por el poder restrictivo de la gracia común de Dios... Y por el esfuerzo del Espíritu... su hostilidad se frena en cierta medida... Y como tal pueden cooperar en virtud de la restricción ética de la gracia común (The Defense of the Faith; Presbyterian and Reformed, 1955, pp. 67, 189-190, 194).

Por este medio, el reto del presuposicionalismo se fortalece aún más. Todo conocimiento, incluso el conocimiento que posee el creyente en la injusticia, debe basarse en la verdad aceptada acerca de Dios. Por lo tanto, se deben utilizar los conocimientos tanto del creyente y de la gracia común de Dios, no para fomentar la neutralidad, sino para aprovechar las demandas de Dios en cada punto. Van Til dice:

La gracia común no es un regalo de Dios por el cual su propio desafío de arrepentimiento a los hombres que han pecado contra él se está desdibujando temporalmente. La gracia común debe servir más bien al desafío de Dios al arrepentimiento. Debe ser una herramienta mediante la cual el creyente como el siervo de Cristo pueda desafiar al incrédulo al arrepentimiento. Los creyentes pueden demostrar objetivamente a los incrédulos que la unidad de la ciencia sólo puede alcanzarse sobre la base teísta cristiana (ibid., P. 195).

Vemos, entonces, que las críticas establecidas desde el comienzo de este estudio no hacen ningún daño, sino que sirven para destacar aún más la fuerza y la necesidad la epistemología presuposicional.