viernes, agosto 29, 2014

¿Quién Está Diciendo que la Medicina no Es Importante? 2ª. Parte

clip_image002¿Quién Está Diciendo que la Medicina no Es Importante? 2ª. Parte

por Heath Lambert

¿De dónde viene la reputación de que la consejería bíblica se antidrogas? Lambert tiene cuatro respuestas a esta cuestión.

En la parte 1 de este post he observado que muchos creen que el movimiento de asesoramiento bíblico está en contra de la medicina. Traté de demostrar que no hay pruebas de que esta reputación viene del liderazgo del movimiento de asesoramiento bíblico. Cada líder en consejería bíblica que yo conozco apoya con entusiasmo la atención médica para problemas médicos. Incluso más que eso, la gente que conozco discute en varias ocasiones la importancia de dejar las decisiones médicas por los médicos.

Si eso es cierto, entonces ¿de dónde viene la reputación de ser anti-drogas? Tengo cuatro respuestas.

1. Me han dicho que algunos consejeros realmente dicen a sus aconsejados que dejen de tomar la medicación.

Yo digo, "me han dicho" porque no sé en realidad que alguna persona ha dicho al aconsejado que deje de tomar la medicación prescrita. Creo que los informes que algunos me han dado, pero yo no puedo verificar esto desde una perspectiva de primera mano.

Los consejeros que se dedican a este tipo de comportamiento no deben hacerlo. De hecho, a los asesores certificados con ACBC no se les permite hacerlo. Simplemente no es el papel de un consejero que funcione como un médico.

Si se le ha dicho por un consejero que usted debe dejar de tomar sus medicamentos, o si conoce a alguien que ha podido saber esto tengo un mensaje para usted. Tal consejo está mal, y está fuera del movimiento de asesoramiento bíblico del que ACBC ha participado durante décadas.

2. A muchos aconsejados no les gusta tomar la medicación psiquiátrica.

En mi ministerio de consejería nunca he sugerido que el aconsejado debe dejar de tomar su medicación. He traído a colación el tema de los medicamentos con los aconsejados sólo en raras ocasiones. Mis aconsejados, sin embargo, plantean la cuestión mucho. De hecho, he tenido muy pocos aconsejados en la medicación psiquiátrica que no han traído este tema. Muchos de mis aconsejados expresan una fuerte aversión por esos medicamentos.

A veces los aconsejados tienen muy buenas razones para no gustar su medicación. Pueden experimentar alguna mejoría en su condición después de tomar los medicamentos durante algún tiempo, o pueden sufrir efectos secundarios terribles, como náuseas, pérdida de sueño, letargo, impotencia, etc, etc. Si estuviera experimentando tales realidades estaría preocupado por mis medicamentos también.

A veces los aconsejados tienen razones para detestar medicamento que no son buenos. Por ejemplo, algunas personas sienten que si ellos fuesen lo suficiente santos que no necesitan medicamentos. Con tales aconsejados tenemos que ayudarles a entender que un compromiso bíblico de la bondad del cuerpo respalda el tratamiento médico. Cuando la gente va a su médico que le receta un medicamento está cumpliendo con su cuerpo, y el Dios que lo hizo cuando toman lo que se prescribe.

Mi punto aquí es que he tenido muchas aconsejados dejando sus medicamentos por su cuenta, independientemente de si su razonamiento es bueno o malo. Yo realmente no tengo idea de cómo muchas personas han hecho esto en mi ministerio, pero regularmente tengo personas viniendo a mi oficina y me dicen que dejaron tomar sus medicamentos por su cuenta.

No quiero que hagan esto. Yo les digo que no lo hagan.. Cuando me dicen que lo han hecho, les animo a ver a su médico. No puedo, sin embargo, obligarlos a permanecer en su medicación. Sé d otros consejeros que han estado en situaciones similares.

La “Culpabilidad por Medicamentos” es una realidad en el asesoramiento, pero en mi asesoramiento y consejería de los que yo conozco no es inducida por el consejero.

3. Los consejeros bíblicos practican el asesoramiento, no la medicina.

Una tarde yo estaba enseñando sobre ayudar a las personas con problemas de orientación complejas. Continuaba sobre un enfoque general para ayudar, cuando una mano se levantó. La pregunta vino de un estudiante frustrado. Ella me preguntó por qué pasé tan poco tiempo hablando de intervenciones médicas. Ella dijo: “La primera cosa que usted dice es, ‘Tenemos que enviar los aconsejados con este tipo de problemas a un médico para una evaluación médica completa para que puedan ser tratados por algún problema orgánico que tengan.’ Desde entonces no lo ha mencionado de nuevo. ¿Por qué no pasas más tiempo hablando de un tratamiento médico?”

Esa es una buena pregunta. Creo que muchos se preguntan acerca de esta misma realidad. Los consejeros bíblicos pasan energía diciendo a la gente que su cuerpo es importante, y que deben tomar sus medicamentos, pero por lo general no pasan más tiempo en cuestiones físicas. Porqué es eso?

Mi respuesta a ese estudiante fue simple.

No paso más tiempo hablando de realidades médicas, porque no soy un médico. Creo que honro mejor la necesidad de nuestro cuerpo para el cuidado físico al dejar estos asuntos a los que tengan experiencia en el tratamiento de ellos. Si yo fuera un estudiante de pre-medicina en Yale y mi profesor de anatomía y fisiología sigue hablando de consejería, yo siento que él estaba hablando fuera de su área. Me gustaría que él para cubrir la materia de la clase, no otra cosa.

Cuando los consejeros bíblicos evitan abarcar las cuestiones médicas detalladas, no estamos ignorando la importancia del cuerpo. Estamos cumpliendo con nuestro llamado. Si Dios hubiera querido que fuera a un médico estuviera haciendo el trabajo muy diferente de lo que estoy ahora. Cumplo con el llamado de Dios para mi vida cuando hablo de asesoramiento. Lo dejo a aquellos con conocimientos médicos para discutir materias orgánicas.

4. Vivimos en una cultura que medicaliza cada problema.

Vivimos en un día notable que experimenta enormes avances en la tecnología médica. No hay manera de que me hubiese gustado vivir en los Estados Unidos hace 125 años. Yo también quisiera que nunca someterme a una cirugía en la mayor parte del mundo de hoy. Es una bendición estar en un período tan maravillosamente avanzado de la historia y lugar en el planeta.

Uno de los inconvenientes de tales bendiciones es que muchos en nuestra cultura asumen es que todos los problemas extremos son un problema médico. La preocupación y la ira no son pecados, son enfermedades que requieren tratamiento médico. El dolor nunca tiene correlación espiritual en absoluto —siempre es “clínico” requiriendo medicamentos.

Como cristianos debemos rechazar tal argumentación. La razón por la que debemos rechazar es porque creemos en una Biblia que nos dice que los seres humanos tienen tanto un cuerpo y un alma. Eso significa que experimentamos problemas que son físicos, que requieren soluciones médicas, y problemas que son espirituales, que requieren soluciones basadas en la fe. También experimentamos muchas complejidades, que son combinaciones de los dos.

Mientras los cristianos siguen a abrazando esta realidad, conocida como dicotomía, vamos a sonar extraños. La gente pensará que devaluamos el cuerpo simplemente porque creemos en que la gente puede tener otros —¡y más grandes!— problemas que aquellos que son meramente físicos.

Aquí está lo que dijo David Powlison sobre esto,

Cuando [decimos]: “Pero podemos aconsejar a personas enojadas y ansiosas para que se arrepientan y aprendan la fe y el amor,” vamos a sonar como si afirmáramos algo a lo largo de la línea de “echar fuera ese demonio del cáncer” o “sólo cree en Jesús, y arroja tus lentes.” Cuando la ira y la ansiedad son vistas como dolencias corporales tratables, vamos a sonar como espiritualizadores –incluso extraños a la gente en las bancas y en otros púlpitos. Tenemos trabajo que hacer para proteger y edificar el cuerpo de Cristo.

Powlison está en lo correcto por dos razones. Él tiene razón en que el mensaje cristiano suena extraño en nuestros días y época. También es correcto que tengamos trabajo por hacer para proteger y edificar el cuerpo de Cristo.

Atención Integral

Si el movimiento de asesoramiento bíblico es acusado de ser anti-medicamento simplemente porque no creemos que todo problema es médico entonces esto justifica nuestra necesidad de seguir escribiendo, enseñando, predicando, y asesorando. Nuestra persistencia no debe surgir de un deseo de solo tener la razón. Nuestra persistencia debe crecer a partir de un deseo de ayudar. Las personas que tienen problemas espirituales no van a cambiar, mientras tomen las drogas como una cura. Ellos sólo van a cambiar a medida que se acercan a Jesús en una fe arrepentida.

Cuando usted considera que la realidad es fácil de ver, que no son los consejeros bíblicos los que tratan de alejar a la gente de conseguir toda la ayuda que necesitan —médica o de otro tipo. Por el contrario, queremos estar seguros de que la gente consiga el tipo de atención integral que aborde tanto sus necesidades físicas como espirituales.

En mi próximo post voy a abordar lo que un consejero bíblico debe decir cuando una persona aconsejada pregunta por la medicación en el contexto de la consejería.