jueves, agosto 07, 2014

Reflexiones de un pastor: El Cuidado de las Mujeres Solteras

clip_image002Reflexiones de un pastor: El Cuidado de las Mujeres Solteras

VFT

La visita pastoral es quizás una de las responsabilidades del ministerio-menos apreciadas y practicados. Los pastores no se dan cuenta de lo importante que es visitar a los miembros de sus congregaciones para fomentar, conocerse, y pastorearlos. La gente en la iglesia a menudo piensan que esas visitas, si se producen, son una intrusión. “¿Por qué va venir el pastor? ¿Qué mal hemos hecho?” En una palabra, los pastores y los ancianos deben pastorear la grey –las visitas pastorales son indispensables. Pero un grupo de personas que a menudo se pasa por alto son las mujeres solteras, incluso donde las iglesias practican la visita pastoral.

Recientemente he recibido e-mail de una mujer joven que ha estado en iglesias reformadas toda su vida, 28 años. Sin embargo, ella me dijo lo siguiente:

  • Desde que ella escuchó por primera vez de las visitas pastorales hace cuatro años, nunca ha tenido una visita formal a su casa de un pastor o anciano, nunca.
  • Con una reunión de grupo pequeño, el anciano asignado para su grupo de pastoreo tomó a todos los hombres en una habitación y ella y al resto de las mujeres en otra habitación libre. No hubo interacción entre las mujeres y los ancianos.
  • Cuando ella era un miembro de una iglesia reformada durante un año, mientras estaba en la escuela, ella tenía un anciano asignado a ella, pero él nunca habló con ella.
  • Uno de sus amigos era un miembro de una iglesia reformada durante cinco años antes de que ella recibiera su primera visita a la casa por parte de un anciano.

Sin duda hay una serie de factores que fomentan este tipo de patrón. Algunas iglesias probablemente no practican visitas domiciliarias muy consistente, en todo caso. Otros están probablemente preocupados por la posibilidad de la falta de respeto de algún tipo-es decir, ¿debe un hombre solo visitar la casa de una mujer sola? Otro factor que va más allá de la iglesia y se extiende hasta nuestros hábitos culturales – los hombres y las mujeres tienden a reunirse. Hay probablemente otras razones que contribuyen al patrón.

Sin embargo, independientemente de las razones, todo el pueblo de Dios merece y tienen derecho a la atención pastoral, especialmente las mujeres solteras. En el e-mail que recibí de esta joven, ella ofrece algunas sugerencias útiles y formas de llevar a cabo una supervisión pastoral a las mujeres solteras en la iglesia:

  • Sea anfitrión de mujeres solteras para la cena. Una conversación en la cena en presencia de un cónyuge y tal vez un anciano y su esposa puede permitir al pastor de una excelente oportunidad para conocer y pastorear a una mujer joven.
  • Haga un pausa para hablar con las mujeres solteras en su iglesia. Pregúnteles cómo pasaron la semana. ¿Conoce a esas mujeres jóvenes por su nombre? En otras palabras, demuestre una preocupación genuina por su bienestar espiritual.
  • Si usted está preocupado acerca de la apariencia de impropiedad al visitar una mujer sola, tome aun un anciano o diácono junto con usted. Yo sugeriría siempre tener un anciano en una visita sin importar quien está de visita. O si es necesario, realice la visita en un lugar público, como una cafetería.
  • Tan común como lo es para las mujeres conducir un estudio bíblico para mujeres en la iglesia, ofrézcase conducir por un período de tiempo para que pueda llegar a conocer a las mujeres en su iglesia.

Las visitas pastorales son importantes. Sí, la predicación debe y debería tener el papel principal en el alimento espiritual de la iglesia. Pero si Jesús nos conoce y nos llama por su nombre, entonces le corresponde a los pastores, conocer y llamar a las ovejas de Cristo por sus nombres. Con demasiada frecuencia las personas de la iglesia encuentran problemas y hacen frente a los desafíos espirituales y el pastor y los ancianos sólo se enteran de la situación una vez que sea demasiado tarde.

Pastoree el pueblo de Dios –llegue a conocerlos– a todos ellos, incluyendo a las mujeres solteras en sus iglesias.