miércoles, agosto 20, 2014

El Futuro de Israel, 1ª. Parte

clip_image002El Futuro de Israel, 1ª. Parte

Por John Macarthur

Daniel 9:20-24

INTRODUCCIÓN

A. Una Asombrosa Profecía

Algunos estudiosos consideran a Daniel 9:20-27 la principal defensa de la inspiración divina de la Biblia, ya que afirma precisamente que el Mesías vendría a la tierra. Sir Isaac Newton, que escribió un discurso sobre el tema, dijo que podíamos jugarnos la verdad del cristianismo en esa profecía solamente, hecha cinco siglos antes de Cristo.

El profeta Daniel dijo: “20Aún estaba yo hablando, orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y presentando mi súplica delante del Señor mi Dios por el santo monte de mi Dios, 21 todavía estaba yo hablando en oración, cuando Gabriel, el hombre a quien había visto en la visión al principio, se me acercó, estando yo muy cansado, como a la hora de la ofrenda de la tarde. 22 Me instruyó, habló conmigo y dijo: Daniel, he salido ahora para darte sabiduría y entendimiento. 23 Al principio de tus súplicas se dio la orden, y he venido para explicártela, porque eres muy estimado]; pon atención a la orden y entiende la visión. 24 Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, para terminar con el pecado para expiar la iniquidad, para traer justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. 25 Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia. 26 Después de las sesenta y dos semanas el Mesías será muerto y no tendrá nada, y el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Su fin vendrá con inundación; aun hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas. 27 Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.”

B. Su Contexto Histórico

Después del reinado de Salomón, el reino de Israel se dividió en dos partes: el reino del norte de Israel y el reino del sur de Judá. Aproximadamente en el año 722 a.C. los asirios se llevaron la mayor parte de los habitantes del reino del norte. Fueron dispersados ​​en el Imperio Asirio y pocos regresaron.

Los habitantes del reino del sur de Judá fueron posteriormente llevados cautivos por los babilonios - el primero de los cuatro grandes imperios gentiles del mundo: Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma (cf. Dan 7:1-8.). Eso cautiverio comenzó alrededor de 605 aC, cuando el rey Nabucodonosor comenzó lo que se convirtió en una serie de tres deportaciones importantes de Judá. En la primera deportación Nabucodonosor llevó a los jóvenes de entre los nobles y príncipes de Judá. Entre ellos se encontraban cuatro jóvenes llamados Daniel, Misael, Ananías y Azarías. Los babilonios les renombró Beltsasar, Sadrac, Mesac y Abed-nego (Daniel 1:6-7). Aunque cautivo, Daniel se mantuvo plenamente comprometida con el Dios de Israel. Como resultado de su compromiso y la calidad de su carácter finalmente se convirtió en el primer ministro de Babilonia.

En ese momento se le dio la profecía registrada en Daniel 9, el Imperio de Babilonia había caído al Imperio Medo-Persa. Un rey llamado Ciro (también titulado Dario) estaba en el poder. Aunque los exiliados judíos eran ahora los cautivos de los medo-persas, Daniel mantuvo su posición como primer ministro a causa de su integridad. Algunos estudiosos creen que Daniel recibió su revelación en el año 537 antes de Cristo, que era unos setenta años después de que Daniel había sido tomado cautivo.

C. La Preocupación de Daniel

Esa marca de setenta años era importante para Daniel: “en el año primero de su reinado, yo, Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por palabra del Señor que fue revelada al profeta Jeremías, debían cumplirse las desolaciones de Jerusalén: setenta años ” ( Dan. 9:2). Jeremías profetizó que el pueblo de Judá estarían en cautiverio por setenta años (Jer. 25:11; 29:10). Daniel sabía que si el período de setenta año comenzó con la primera deportación, estaba casi terminada (aunque él no sabía si los setenta años fechaban de 605, 597 o 586 antes de Cristo – los años de las tres importantes deportaciones).

Aunque Daniel probablemente sabía que su avanzada edad impediría su regreso a la tierra de Judá, podemos estar seguros que el deseo de su corazón era la restauración de su pueblo a su tierra natal. Porque comprendió que pronto iba a venir a pasar, lo vemos en Daniel 9 volverse a Dios en oración, pidiéndole que cumpla Su palabra y restaure al pueblo judío.

La respuesta de Dios a Daniel en los versículos 20-27 fue una importante revelación del futuro. No era la primera profecía dada a Daniel: Daniel 2 registra una profecía de los cuatro grandes imperios gentiles sucedida por el reino de Dios (vv. 19-45). Daniel 7 registra la misma visión en un formato diferente que incluye el reinado del Anticristo sobre la forma final de la última potencia mundial gentil (vv. 1-28).

Desde Daniel 8 el enfoque del libro se convierte en el futuro de los poderes mundiales gentiles para el futuro de Israel. Podemos ver esto en la profecía dada a Daniel en el capítulo 9: “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad” (v. 24, énfasis añadido).

LECCIÓN

I. LA ORACIÓN QUE PRECEDE A LA REVELACION (v. 20)

“Aún estaba yo hablando, orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y presentando mi súplica delante del Señor mi Dios por el santo monte de mi Dios”

A. El Compromiso de Daniel a la Oración

Daniel era un hombre de oración - el versículo 20 lo muestra haciendo lo que tenía por costumbre hacer. No se acercó a Dios de una manera superficial: el versículo 3 registra que vino con “oración y súplicas, en ayuno, cilicio y cenizas.” Su costumbre era enfrentar a Jerusalén y orar tres veces al día (Daniel 6:10). Estaba tan comprometido con la oración que fue utilizado como un arma contra él por sus enemigos y fue arrojado al foso de los leones (Daniel 6:1-18). Sin embargo, Dios honró su compromiso y lo sostuvo por su fidelidad.

B. El Método de Oración de Daniel.

El versículo 20 nos dice que la oración de Daniel consistía en “hablar,” “orar,” “confesar” y “presentar ... súplica.” Nos encontramos cada uno de esos verbos en los versículos 3-19. Esa era la manera del Espíritu Santo de resumir la oración de Daniel y que indica que se encontraba en medio de que llegara esa respuesta de Dios a la oración.

La oración de Daniel tuvo el enfoque adecuado (Santiago 4:3). La mayoría de la gente ora de forma egoísta, buscando sólo satisfacer sus propios deseos. Pero Daniel oró por el bien de “el santo monte de [su] Dios” (v. 20) - por Sión, que figurativamente representa la gloria de Dios. Me duele cuando escucho a la gente decir que debemos exigir cosas a Dios y reclamar lo que nos pertenece. Daniel oró por la gloria de Dios y fue recompensado con entendimiento de Dios.

A medida que estudiaba la oración de Daniel me llevó a considerar mi propia vida de oración. Me pregunté en el poder de esa oración y la recompensa que trajo a Daniel. Si tuviéramos que seguir las características de la oración de Daniel, podemos ser bendecidos por Dios con una parte de lo que Daniel recibió.

Hay una serie de características que hizo que fuese respondida la oración de Daniel por Dios.

1. Fue en respuesta a la Palabra de Dios

La oración comienza: “en el año primero de su reinado, yo, Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por palabra del Señor que fue revelada al profeta Jeremías, debían cumplirse las desolaciones de Jerusalén: setenta años. Volví mi rostro a Dios el Señor para buscarle en oración…” (vv. 2-3). Daniel aparentemente leyó Jeremías 25-29, que habla del exilio de setenta años del pueblo de Dios en Babilonia. Él entendió el propósito de Dios conforme a Su Palabra y eso es lo que enmarca el contenido de su oración. El contenido de nuestras oraciones han de ser de naturaleza similar.

2. Esto fue de acuerdo a la voluntad de Dios

Los versículos 3-18 forman una larga preparación para la única petición que encontramos en la oración de Daniel: “¡Oh Señor, escucha! ¡Señor, perdona! ¡Señor, atiende y actúa!” (v. 19, énfasis añadido). El apóstol Juan dijo: “Y esta es la confianza que tenemos delante de[a] El, que si pedimos cualquier cosa conforme a su voluntad, El nos oye. Y si sabemos que El nos oye en cualquier cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hemos hecho.” (1 Juan 5:14-15; Cf. Juan 14:14). La confianza en la oración requiere que oramos según la voluntad de Dios.

3. Era ferviente

La frase “Y volví mi rostro” en el versículo 3 es un hebraísmo para un espíritu resuelto y ferviente. Él oró “con ayuno, cilicio y ceniza” (v. 3). Algunos comentaristas creen que el ángel Gabriel comenzó a volar hacia Daniel con la respuesta de Dios cuando Daniel comenzó a ayunar (v. 23) - Dios sabía y respondió a la petición de Daniel, incluso antes de que él la pronunciara por la actitud que mostró.

4. Incluía abnegación

Como parte de su oración Daniel “hizo [su] confesión.” Reconoció que no era digno de entrar en la presencia de Dios. Esa debe ser nuestra actitud también.

5. Se centró en los demás

En los versículos 5-11 Daniel hace un amplio uso de la primera persona plural. La oración de Daniel no era egoísta, sino una oración por su pueblo.

6. Incluía confesión colectiva del pecado

En su oración Daniel se identificó con los pecados de su pueblo: “hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho lo malo, nos hemos rebelado y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. No hemos escuchado a tus siervos los profetas que hablaron en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra” (vv. 5-6).

7. Presuponía dependencia de Dios

En el versículo 4 Daniel describe a Dios como “el Dios grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia para los que le aman y guardan sus mandamientos.” Reconoció todas las respuestas a la oración dependerá de las promesas absolutas e inmutables de una inmutable Dios.

8. Glorificó a Dios

El propósito final de la oración de Daniel era la gloria de Dios. Él le dijo al Señor que Israel debería ser restaurado “….por amor de ti mismo, Dios mío! Porque tu nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo” (v. 19).

En el versículo 21 de Daniel dice que el ángel Gabriel se acercó y le tocó “como a la hora de la ofrenda de la tarde.” Daniel oró a Dios en el momento especial del día en que el sacrificio de la tarde y las oraciones eran ofrecidos en el Templo de Jerusalén (cf. Esdras 9:4-5).

Daniel se habría acordado de aquel tiempo de su infancia en Jerusalén. Un cordero sería llevado y el que lo traía pondría sus manos en el para identificarse con el cordero que simbólicamente llevó su pecado. El humo se levantaba en el cielo de la tarde mientras el cordero era luego asesinado y ofrecido como sacrificio por el pecado. También se hicieron ofrendas de comida y bebida en ese momento.

Ningún sacrificio habían sido ofrecidos en el Templo desde el año 586 aC. Sin duda, muchos de los que fueron tomados en cautiverio junto con Daniel se olvidaron de ellos. Pero Daniel recordó y les pareció un momento adecuado confesar sus pecados, por lo que es una parte de su tradición volverse a Dios en oración todos los días.

II. EL MENSAJERO DE LA REVELACION (vv. 21-23)

“todavía estaba yo hablando en oración, cuando Gabriel, el hombre a quien había visto en la visión al principio, se me acercó, estando yo muy cansado, como a la hora de la ofrenda de la tarde. Me instruyó, habló conmigo y dijo: Daniel, he salido ahora para darte sabiduría y entendimiento. Al principio de tus súplicas se dio la orden, y he venido para explicártela, porque eres muy estimado; pon atención a la orden y entiende la visión.”

A. Quién Era Él

Mientras Daniel oraba Gabriel llegó - testimonio de la velocidad de un ser angelical. No hay duda de Gabriel es un ángel aunque él se describe como “Gabriel, el hombre” (v. 21). Eso le identifica como el mismo Gabriel, que apareció a Daniel en forma humana en Daniel 8:16.

La palabra hebrea ish, que describe a Gabriel como un hombre, también puede ser traducida como “siervo.” Gabriel era un hombre en el sentido de que actuó como siervo de Dios.

Al parecer, Gabriel se le apareció en forma humana por segunda ocasión de manera que Daniel sería capaz de reconocer el mensajero de Dios. Gabriel es un ángel mensajero supremo enviado sólo con mensajes de importancia. Si él apareció como un espíritu, es posible que Daniel habría reconocido o comprobado la importancia que Dios puso en la entrega de su mensaje.

Las dos últimas letras del nombre de Gabriel significan uno de los nombres de Dios (Heb., el, “el fuerte”). La primera parte del nombre de Gabriel se deriva de la palabra hebrea gabor, que también significa “el fuerte,” pero en referencia al hombre. Así, el significado compuesto del nombre de Gabriel es “el hombre, el fuerte; Dios, el fuerte” o “el hombre fuerte de Dios.”

B. El Mensaje Que Trajo

La oración de Daniel era tan intensa - sus ojos probablemente estaban cerrados y la cabeza inclinada - que era necesario que Gabriel le avisará de su llegada tocándolo. Daniel no estaba orando por el entendimiento, sin embargo, Daniel 9:22 dice que Gabriel le trajo un mensaje para impartir “sabiduría y entendimiento” – dos palabras que significan prácticamente lo mismo. Tampoco Daniel pidió algo para sí mismo o una visión hacia el futuro. Daniel estaba preocupado con el plan de Dios por Su pueblo Israel, y Gabriel fue enviado para asegurar a Daniel del firme objetivo de Dios para cumplir Sus promesas.

C. Cuando El Llegó

Como ya hemos señalado, algunos comentaristas creen que Gabriel fue enviado a Daniel antes de que él comenzara a orar porque en el versículo 23 Gabriel dice: “Al principio de tus súplicas se dio la orden, y he venido para explicártela.” Las súplicas de Daniel comenzaron con un período de ayuno (v. 3) antes de la oración audible. Fue a principios del proceso de la oración de Daniel que el mandato de que fuese entregada una respuesta por Gabriel fue emitida desde el trono de Dios – la fuente de todas las órdenes dadas a los ángeles.

D. El Amor Que Expresó

Gabriel le dio a Daniel una razón para haber sido enviado a una respuesta: “Tú eres muy amado” (v. 23). Juan, en su evangelio, se refirió a los otros apóstoles por su nombre, pero describió a sí mismo como “el discípulo a quien Jesús amaba” (Juan 21:20). Él entendió que ser conocido como uno amado por Dios era mucho mejor que ser conocido por el propio nombre. Nosotros también deberíamos estar felices de ser conocidos como amados de Dios.

Eso no quiere decir que Dios ama más a unos que a otros: Su amor es tan ilimitado que “ha dado a su Hijo unigénito” por todo el mundo (Juan 3:16). Jesús dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13). Tan grande amor no se mide en grados. Pero desde un punto de vista humano el amor de Dios se experimenta al máximo cuando el carácter de uno es lo que debería ser. Un hombre o mujer de Dios experimenta el amor de Dios más plenamente que otros, y Daniel fue un hombre piadoso.

Judas 20-21 dice: “Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios.” Sabemos por las otras Escrituras que Judas no quería decir que un Cristiano puede salirse del amor de Dios en un sentido último. Más bien, él estaba diciendo que por la obediencia que mantenemos el disfrute del amor y la bendición de Dios. Para ser desobediente es dar un paso fuera de la esfera del amor y la bendición de Dios.

Mientras que Dios no amaba a Daniel más que otros, la obediencia de Daniel a la voluntad de Dios lo puso en una posición superior a la mayoría para recibir Su bendición. Muchos, debido a su carácter impío, no están en tal posición. Pero Daniel estaba en el centro de la voluntad de Dios y por lo tanto capaz de recibir las lluvias de bendición que Dios desea cubrir a todos. Debemos desear un carácter como el de Daniel de que, por un lado, podríamos recibir las bendiciones que él hizo.

La bendición de Dios derramada sobre Daniel a través de Gabriel fue la revelación. En el versículo 23 Gabriel le dice a Daniel que él debía “pon atención a la orden y entiende la visión.” Una mejor manera de traducir la palabra hebrea traducida como “visión” es “apariencia.” Eso es porque Daniel no recibió una visión, sino la real aparición de un mensajero angélico.

III. EL CONTENIDO DE LA REVELACIÓN (vv. 24-27)

"Setenta semanas han sido decretadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, para terminar con el pecado para expiar la iniquidad, para traer justicia eterna, para sellar la visión y la profecía, y para ungir el lugar santísimo. Has de saber y entender que desde la salida de la orden para restaurar y reconstruir a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas; volverá a ser edificada, con plaza y foso, pero en tiempos de angustia. Después de las sesenta y dos semanas el Mesías será muerto y no tendrá nada, y el pueblo del príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario. Su fin vendrá con inundación; aun hasta el fin habrá guerra; las desolaciones están determinadas. Y él hará un pacto firme con muchos por una semana, pero a la mitad de la semana pondrá fin al sacrificio y a la ofrenda de cereal. Sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que una destrucción completa, la que está decretada, sea derramada sobre el desolador.”

Esa profecía se refiere a la nación de Israel y la ciudad de Jerusalén. Hay dos príncipes mencionados: el Mesías (que es Cristo, v 25) y otro que vendrá (el Anticristo, v. 26). El período de tiempo cubierto por la profecía es setenta semanas, divididos en tres períodos: siete semanas, sesenta y dos semanas, y una semana. El período de tiempo comenzó "desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén" (v. 25) y finalizará cuando el Mesías Príncipe viene a establecer su reino eterno.

El versículo 24 dice: "Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo.” Determinado nos dice que Dios está en control de la historia y ha determinado sus eventos. La palabra hebrea significa literalmente “cortar.” Dios ha cortado un segmento de tiempo y las asignó para la liberación de Su pueblo Israel y la ciudad de Jerusalén. Daniel había orado por ambas y la respuesta de Dios abarca todo lo que Daniel pidió.

A. El Propósito de Dios en la Historia (v. 24)

El versículo 24 describe seis propósitos que Dios llevará a cabo por Israel y Jerusalén. Tres de ellos son negativos y tres son positivos.

1. Dicho en un sentido negativo

a) “para poner fin a la transgresión,”

Eso significa, literalmente, “frenar firmemente la transgresión.” Hoy en día el pecado se expresa libremente, pero un día llegará en que eso no va a ser verdad. Jesús gobernará con vara de hierro (Salmo 2:6-9) y cada expresión del mal – “transgresión” – serán restringido de inmediato por Su divino poder.

b ) "”Para terminar con el pecado”

Eso significa que el pecado sea destruido, en general, y de forma individual (el plural denota que los pecados individuales serán tratados). Algunos piensan que el verbo hebreo traducido “poner fin” podría ser mejor traducido como “sellar.” Es siempre una palabra asociada con el juicio divino. La idea es que al final de las setenta semanas Dios acabará con el pecado.

c) “para expiar la iniquidad”

“Para hacer reconciliación” traduce el verbo kaphar hebreo, que significa “cubrir.” Habla de la expiación. Esto habla de cómo Dios va a poner fin a la rebelión y el pecado: por expiar el pecado. Eso fue sin duda una palabra bienvenida para Daniel porque era el pecado lo que causó a Israel ser llevado en cautiverio.

Lo que Daniel no pudo haber entendido era que estaba hablando de la venida de Cristo y Su obra en la cruz. Ahí es donde el pecado fue tratado, aunque el efecto completo de esa obra se realiza plenamente sólo cuando Cristo venga de nuevo. Así, los tres primeros fines negativos que se habla en los versículos 24-27 se refieren a la cruz y su provisión para el pecado.

2. Dicho en un sentido positivo

a) “para traer justicia eterna”

“Justicia" se afirma en plural en el texto hebreo y se refiere a una era eterna de la justicia. El pueblo judío no utilizó una distinción en el Antiguo Testamento entre el primer y la segunda venida del Mesías, ni tampoco entendía brecha que existe entre ellos - la era de la iglesia, que se llama un “misterio” en el Nuevo Testamento (cf . Ef. 3:2-6). Vemos un indicio de que el tiempo en la transición entre este cuarto propósito de Dios y los tres que lo preceden: Los tres primeros tratan de la obra de Cristo en la cruz (al final de la semana sesenta y nueve de Daniel), mientras que éste y los dos siguientes representan a Cristo estableciendo Su reino eterno de justicia (al final de la semana septuagésima).

b) “Para sellar la visión y la profecía”

Cuando se establece el reino eterno de Cristo no habrá necesidad de visión o profecía. Algunos piensan que "para sellar la visión y la profecía" habla de la terminación del Nuevo Testamento. Pero eso no puede ser verdad, porque Joel 2:28-29 indica que la profecía y las visiones se producen en el inicio del reino, que es todavía en el futuro. Por lo tanto, aunque no se especifica una cronología exacta para ello, lo que se habla aquí es el fin de las profecías y visiones en la inauguración del reino de Cristo.

c) “Para ungir el lugar santísimo”

La frase “lugar Santísimo” se produce treinta y nueve veces en el Antiguo Testamento y siempre tiene alguna referencia al Lugar Santísimo en el tabernáculo y el templo. Siempre se refiere a un lugar, que indica que cuando se inaugure el reino de Cristo, habrá un Templo: el Templo restaurado del reino milenario (cf. Ezequiel 40-48.).

CONCLUSIÓN

La profecía de Daniel 9:24-27 se extiende desde el tiempo de Daniel hasta el reinado del Mesías en la tierra. Durante ese tiempo, el pecado será expiado (la obra de Cristo en la cruz), y en su extremo se inaugurará el reino de Cristo. Entre esos dos eventos (la sexagésima novena y septuagésima semana) existe un espacio de tiempo indeterminado. Eso es un período importante de la historia para nosotros - ¡Estamos en eso ahora!

Centrándose en los Hechos

1. ¿Cómo llegó Daniel a Babilonia? ¿Por qué fue elegido como primer ministro en ambos imperios babilónico y medo-persas?

2. Cuando se le dio la profecía de Daniel 9, ¿cuánto tiempo había estado cautivo Judá?

3. ¿Cuál fue la causa de la oración de Daniel en Daniel 9 (Daniel 9:2).

4. ¿Cuál es el enfoque del libro de Daniel desde el capítulo 8 en delante? Apoye su respuesta con la Escritura.

5. Describa el compromiso de Daniel a la oración.

6 Compare la atención de la mayoría de la gente sobre la oración con la de Daniel: ¿Cómo se diferencian?

7. Daniel entendió el propósito de Dios conforme a su __________ y ​​eso es lo que enmarca el contenido de su __________.

8. ¿Qué nos dice la frase “volví mi rostro” (Dan 9:3) acerca de la actitud de Daniel (Dan 9:3)?

9. La oración de Daniel no era egoísta, sino una oración por ____________________.

10. ¿En que reconoció Daniel que dependen todas las respuestas a la oración?

11. ¿En qué forma se vio el ángel Gabriel a Daniel?  ¿Por qué?

12. ¿La frase "tú eres muy amado" (Daniel 9:23) quiere decir que Dios ama más a unos que a otros? ¿Por qué si, o por qué no?

13. ¿Qué hizo que la obediencia de Daniel a la voluntad de Dios lo colocara en una posición mayor de la que la mayoría recibe?

14. De las setenta semanas mencionadas en Daniel 9:24 Dios ha cortado un segmento de tiempo y lo asignó ¿para qué?

15. ¿Cómo es que toda expresión de maldad será inmediatamente restringida por el poder divino en el futuro (Salmo 2:6-9)?

16. ¿A que se refieren los tres primeros fines negativos de los que se habla en Daniel 9:24-27?

17. ¿Qué distinción no pudo ver el pueblo judío en el Antiguo Testamento?

18. ¿Por qué es importante la brecha que se produce entre el sesenta y nueve y la semana setenta de Daniel? ¿Cómo se le llama en el Nuevo Testamento (Efesios 3:2-6)?

Reflexionando sobre los Principios

1. La oración es la marca de un cristiano. ¿Con qué frecuencia se comunica usted con Dios por medio de Cristo? Los cristianos deben ser personas de oración y la clave de la oración se puede resumir en dos palabras: ¡Hazlo! Tómese un tiempo para la oración y luego ore. Aunque puede que no reciba una respuesta inmediata - o la que usted espera – siga orando. Dios recompensará su fidelidad como Él recompensó la de Daniel. Una vez que la oración es su hábito, busque las respuestas de Dios y responda con gratitud.

2 Las seis propósitos que Dios llevará a cabo por Israel y Jerusalén. (Daniel 9:24-27; véanse las páginas 10-12) se pueden reducir a uno negativo y uno positivo. Dios ha tratado con lo más negativo del hombre: el pecado. Y Él ha dado a hombres y mujeres de algo muy positivo: la justicia. Sus propósitos eternos se pueden ver desde la lectura de Efesios 1. Considere cómo podría compartir esos dos propósitos de Dios con una persona no salva. Pueden servir como una respuesta conveniente en una conversación acerca de los problemas del mundo.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/study-guide-chapter/27-24
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros