miércoles, agosto 13, 2014

Cuando Todo lo Demás Falla, ¿qué Puedo Orar Durante una Visita al Hospital?

clip_image001Cuando Todo lo Demás Falla, ¿qué Puedo Orar Durante una Visita al Hospital?

Por Brian Croft

Cuando todo lo demás falla ... ore el evangelio. Una mañana, me llamó una enfermera en un hospital local solicitando mi presencia inmediata. El cónyuge de un inconverso de uno de nuestros miembros estaba a pocos minutos de morir. No tenía idea de lo que me esperaba cuando llegué. Entré en una habitación llena de la familia con este marido desconsolado haciendo señas mí hacia la cama de su esposa. También sufría de algunos problemas médicos que dieron lugar a una traqueotomía que le impedía hablar.

Sin embargo, no me tomó mucho tiempo para ver por qué me habían convocado. Él me estaba pidiendo que orara por su esposa mientras el médico retiraba el respirador. Veinte minutos antes, yo estaba en mi oficina hasta el cuello en mis estudios. Ahora, me encontraba pidiéndome que hiciera una oración final sobre una mujer moribunda no cristiana en frente de su marido y quince o veinte miembros de la familia no cristiana esperando algún milagro con mi oración. Tuve literalmente unos segundos para decidir qué hacer y cómo orar.

Decidí orar el evangelio por esta mujer moribunda, su marido, y esta habitación llena de familia no cristiana. Yo no oré para que Dios la perdonara. Yo no pedí que Dios la sanara. Yo no hice alguna petición manipuladora que Dios la recibiera (que es lo que creo que ellos esperaban que yo orase). Oré para que el evangelio fuese su única esperanza de tal manera que Dios permitiera que cada persona en esa habitación conociera que era su única esperanza también. Orar el evangelio no tiene por qué ser complicado, sólo simple y fiel.

Dios me enseñó una lección muy valiosa de ese día en la habitación del hospital que ha tenido un profundo impacto en mí y mi ministerio:

Cuando se ora el evangelio, se escucha el evangelio.

Cuando oré el evangelio en la sala ese día, era para que esta mujer moribunda a momentos de ese juicio, su marido cristiano, y sus familiares perdidos lo escucharan. Si realmente creemos que la fe es por el oír (Rom. 10:17), nunca debemos abandonar una habitación de hospital, hogar de ancianos, centro de rehabilitación, o en casa de una persona enferma (o persona sana para el caso) sin orar con la esperanza de Dios en Cristo.

Cuando usted visita, es ideal en medio de la conversación espiritual intentar hablar de la justicia de Dios, el pecado del hombre, y la muerte de Cristo en la cruz en nuestro lugar por nuestros pecados. Sin embargo, muchas circunstancias pueden hacer eso difícil. Pero nada nos impide orar el evangelio. Es Dios solamente a través de su Espíritu Santo, que transforma el corazón más oscuro. Ya sea a través de la oración o la proclamación, deberíamos ver cada visita como una cita divina para que el poder salvador del Evangelio sea conocido.