martes, agosto 19, 2014

La Sabiduría es un “Quién” Más que Un “qué”

clip_image001La Sabiduría es un “Quién” Más que Un “qué”

Por JA Medders

“Cristo es poder de Dios y sabiduría de Dios.” (1 Cor. 1:24 )

La sabiduría es un quién más que un qué.

Jesús es Sabiduría. Él es los Proverbios encarnados. Son animados y cumplidos en Jesús de Nazaret.

 

Jesús vivió los Proverbios Por Nosotros.

Y gracias a él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención, para que, como está escrito: “El que se gloria, que se glorie en el Señor.” (1 Corintios 1:30-31)

Los Proverbios llenan los espacios en blanco para nosotros en la vida de Jesús que los evangelios no se proponen darnos. No tenemos que preguntarse, "¿Qué haría Jesús?" Los Proverbios nos lo dicen. Nos muestran lo que hizo. Nos muestran lo que él no hizo. Los Proverbios nos dan una idea de cómo Jesús se enfrentó a los asuntos cotidianos de la vida, por lo tanto, nos discipulan en nuestras vidas cotidianas.

La vida sabia es tener la justicia proverbial de Cristo desempeñando cada borde de la vida.

La sabiduría no es la inteligencia o la moralidad. No es el conocimiento para ganar la búsqueda trivial. Si queremos saber lo que es la sabiduría perfecta, hay un solo lugar donde buscar. El Hijo de Dios. El Hijo del Hombre. Jesús.

La palabra hebrea para sabiduría, básicamente, significa habilidad. Se utiliza para describir la habilidad en la guerra, el arte y la artesanía.

La sabiduría es la habilidad capacitada por Cristo de vivir para la gloria de Dios.

No podemos vivir sin él sabiamente. Su cruz, su resurrección, su Espíritu Santo nos dándonos poder es la única manera en que podemos ser bíblicamente sabios.

Esta es la gracia de la sabiduría. Es un don, un fruto del Evangelio, gratuitamente dado nosotros por el mismo Jesús. Él es el Sabio de los sabios. Él es el más sabio de los sabios. Él es más que Salomón ( Mat 12:42 ).

Jesús Vive Los Proverbios a Través de Nosotros.

Los Proverbios no son problemáticos para nosotros-tenemos al Cristo resucitado obrando en nosotros (Gal. 2:20 ). Sí, los Proverbios van en contra de nuestra carne –llamarnos a la humildad y lejos de orgullo, llamándonos a pensar antes de hablar, etc. El nivel es alto; y Cristo lo cumplió. Y ahora podemos vivir la sabiduría de los proverbios, la justicia de Cristo, con temor [del Señor (Proverbios 1: 7.)] Y temblar, “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Filipenses 2:13).

Si queremos sabiduría, si queremos que la vida capacitada de Cristo, debemos escucharla de él en las Escrituras. “Escuchad, porque hablaré cosas excelentes, y con el abrir de mis labios rectitud.” (Prov 8:6). Debemos tomar su consejo. “Recibid mi instrucción y no la plata, y conocimiento antes que el oro escogido;” ( Prov 8:10 ). Debemos escucharnos a nosotros mismos mucho menos, y escucharle a él mucho más.

Jesús es nuestra sabiduría Y en su gracia, libremente nos la ofrece. “Amo a los que me aman, y los que me buscan con diligencia me hallarán.” ( Prov. 8:17 ). Si vamos a Jesús por ayuda, no vamos a encontrar un hombro frío. Nos encontraremos nada más que amor. Nada más que gracia. Jesús se sienta en un trono de gracia; no como indiferente o desdén. “Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.” (Heb. 4:16)

Los proverbios son la justicia práctica de Cristo, su vida, aplicada en nuestra santificación. La sabiduría no es un concepto nebuloso, o viejos consejos para la vida. La sabiduría se vistió en carne Nazarena. La sabiduría es el Anciano de Días. Y ahora, por el evangelio de la gracia, Jesús es nuestra sabiduría y nuestra justicia y nuestra santificación.