jueves, agosto 07, 2014

El Señor es mi ...

clip_image001

El Señor es mi ...

Por Paul Tripp

No sé quién eres o como ha sido su vida, pero sin nada de esa información, le puedo decir algo acerca de usted: los problemas encontrarán su dirección.

Tal vez usted ha experimentado problemas en el pasado. Tal vez usted está experimentando algún tipo de problema en la actualidad. Y si ninguno de esos se aplican, amorosamente le consejo que los problemas le encontrarán algún día.

La realidad es que usted existe en un mundo caído. Su cuerpo no funciona de la manera en que estaba destinado, las circunstancias están fuera de su control, y la gente egoísta toma decisiones egoístas que afectan a su vida todo el tiempo.

En el Salmo 27, David habla de su experiencia con los problemas. Es interesante ver cómo comienza este Salmo, sin embargo, porque David no menciona primero sus circunstancias; más bien, él comienza meditando en el carácter del Señor. Él define a Dios en tres maneras: Luz. Salvación. Fortaleza.

El Señor es la Luz

La luz representa todo lo que es justo y puro y recto. En un mundo que es tan impuro y aparentemente injusto, hay un Dios que gobierna sobre todo. Un día, cada mota de oscuridad será reemplazada por la gloria de Jesús.

El Señor es la Salvación

La salvación, en sus más amplios términos, significa liberación del mal. A pesar de que parece como si los chicos malos están ganando, la Biblia declara que el mal no tendrá éxito. Habrá un día en que todos seremos invitados a los funerales del pecado y la muerte.

El Señor es Fortaleza

En tiempos de problemas, necesita refugio y protección. Como usted se siente débil y vulnerable, Dios se ofrece a sí mismo como un edificio fortificado donde podemos correr y escondernos.

Tal vez usted reconoció que dejé fuera una palabra del versículo: “El Señor es MI luz, MI salvación, la fortaleza de MI vida.”

Usted ve, la teología de la Biblia es profundamente personal. Por la gracia gloriosa y misteriosa, su vida ha sido conectada a Aquel que es la luz y la salvación y la fortaleza.

Tome ánimo hoy, porque a pesar de los problemas que se enfrentará hoy, el Señor es su luz personal, su salvación personal, y su fortaleza personal.

Dios los bendiga

Paul David Tripp


PREGUNTAS PARA REFLEXIÓN

  1. ¿Qué problemas ha enfrentado en el pasado, o qué lío estás experimentando hoy en día?
  2. ¿Cómo es el Señor tu luz?
  3. ¿Cómo es el Señor, tu salvación?
  4. ¿Cómo es el Señor, tu fortaleza?

¿Qué puedes hacer para que la teología sea más personal en tu vida?