miércoles, agosto 06, 2014

Ella no es Perfecta, pero es Perfecta Para Mí

clip_image001Ella no es Perfecta, pero es Perfecta Para Mí

Por Chap Bettis

Mi suegro tiene una pequeña frase profunda que resume una actitud bíblica que los cónyuges deben tener uno para el otro. Ella no es perfecta, pero es perfecta para mí.

Vamos a examinar las dos partes.

Ella no es perfecta. Al hacer esta declaración, el cónyuge recuerda a sí mismo que él se casó con otro pecador. Demasiados socios están mordiéndose y devorándose unos a otros porque exigen la perfección. Más de una esposa ha dicho: “Me gustaría tener el matrimonio perfecto si tuviera un marido más espiritual.” Y muchos maridos están diciendo: “¿Por qué no puede mi esposa ser más como esta otra mujer?” En estos pensamientos no expresados ​​vemos falta de voluntad de aceptar a la otra persona. No podemos ver la viga en nuestros propios ojos, pero podemos ver claramente la paja en el ojo de nuestro cónyuge. Nos decimos a nosotros mismos: “Dios me ha puesto en su vida para cambiar a el / ella.” Así que juzgamos, molestamos, gruñimos y nos quejamos.

Pero en este proceso nos perdemos nuestras propias faltas. Entonces nos perdemos el deseo de Dios para trabajar en nosotros ciertas cualidades de paciencia, perseverancia, humildad y aceptación. La tolerancia es la calidad de tener paciencia con el pecado de otro cuando no habrá cambio. Es un fruto del Espíritu Santo a menudo traducida como paciencia. Se nos ordena soportarnos uno al otro.

En este proceso también se pierda la calidad de la aceptación del otro. Nos aceptamos unos a otros como Cristo nos aceptó en misericordia, pasando por alto con nuestro pecado.

Ella es perfecta para mí. La segunda frase es aún más bíblicamente fundamental. Un marido debe afirmar por fe que su esposa es perfecta para él. Y una esposa debe creer que, aun con todos sus defectos, su marido es perfecto para ella. En el relato de la creación, antes del pecado, Dios declara todo bueno, excepto una cosa. No es bueno que el hombre esté solo. Así que Dios modela una criatura como él, pero a diferencia de él, una mujer. ¿Su propósito? Hacerle una ayuda adecuada para él. Un ayudante que lo complete. Si Adán, antes del pecado, necesitaba una ayuda, entonces ¿cuánto más necesito una? Pero el pecado nos ha cegado. No vemos nuestra necesidad de ayuda.

Al igual que Adán, un hombre debe ser capaz de mirar a su esposa y decir: “En el gran misterio de Dios, el ha proporcionado a esta persona para que me ayude en formas que ni siquiera puedo ver. Entonces Señor, recibo este buen regalo por la fe a pesar de que a veces no creo que la necesite. “Una mujer debe ser capaz de mirar a su marido diciendo: “En el gran misterio de Dios, me ha proporcionado a esta persona para ayudarme en formas que ni siquiera puedo ver. Señor, yo lo recibo como un don por la fe.”

La doctrina de la providencia me ayuda incluso en el sufrimiento que viene inevitablemente en el matrimonio. Si mi esposa es pendenciera o difícil, entonces puedo abrazar el sufrimiento como parte de Dios. Si mi marido es dominante o pasivo, entonces, acepto esta circunstancia como parte del plan de Dios para moldearme. En última instancia, el matrimonio se trata de nuestra santificación.

Él no es perfecto, pero es perfecto para mí. Ella no es perfecta, pero es perfecta para mí. ¿Lo cree usted?