miércoles, agosto 06, 2014

¿Puede Jesús Sanar la Enfermedad Mental? 3ª. Parte

clip_image001¿Puede Jesús Sanar la Enfermedad Mental? 3ª. Parte

por Heath Lambert

3ª. Parte: La importancia del Cuerpo

Jesús, la Sanidad, y la Naturaleza Espiritual de la Enfermedad Mental

En la Parte 1 de esta serie me referí a la dificultad de definir la enfermedad mental, ya que no es un objeto concreto, sino una idea abstracta que está abierta a la interpretación por parte de muchas personas diferentes. Le sugerí que los creyentes deben entender las enfermedades mentales como las cuestiones espirituales.

En la Parte 2, mostré por las Escrituras que es apropiado hablar de sanidad de estos temas ya que la Biblia habla de la sanidad, tanto en términos orgánicos y espirituales.

Jesús no sólo puede sanar estos asuntos espirituales, sino, de hecho, ofrece la única sanidad disponible.

Pero cuando subrayamos la espiritualidad detrás de la enfermedad mental plantea una pregunta muy importante que los consejeros bíblicos serán más capaces de responder. ¿Cuál es la relación de problemas físicos a la enfermedad mental? Debemos responder si el cuerpo no tiene ningún papel que desempeñar en estas cuestiones, y cómo la sanidad de Jesús es relevante para ellos.

En las Escrituras, el Cuerpo es Honrado

La Biblia es clara en que Dios hizo a los seres humanos que consisten de un cuerpo y un alma.

Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente (Génesis 2:7).

Cada individuo es una unión firme de dos partes constituyentes. Cada persona es un ser humano que se compone tanto de un físico y una esencia espiritual. Hacemos la distinción entre estas dos partes constituyentes entendiendo cuidadosamente que sólo son divisibles en la muerte, y – ya que en aquella– en última instancia, serán restaurados juntos en el último día.

A lo largo de la historia de la Iglesia se ha querido deshonrar el cuerpo mediante la devaluación, pero la Biblia no permite un enfoque de este tipo.

¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo!... ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? (1 Corintios 6:15, 19)

Nunca podríamos imaginar un estatus más elevado para nuestros cuerpos que serían considerados miembros del mismo y el lugar de la morada de Dios el Espíritu Santo Jesús Cristo. El énfasis de la Biblia sobre la importancia de nuestro cuerpo significa que debemos amar, honrar y cuidar de ellos. Podemos hacer esto en cualquier número de maneras. En el contexto de 1 Corintios 6 hacemos esto a través de la búsqueda de la pureza sexual. Primera de Timoteo 4:8 deja claro que podemos lograr esto con el ejercicio físico, que es de cierto valor.

En el contexto de la enfermedad amamos, honrar, y cuidar de nuestros cuerpos al abrazar la atención médica para problemas médicos. Esto significa que cualquier consejero valora aceptar con entusiasmo el uso de los médicos, medicamentos, cirugías y otros procedimientos para la sanidad y alivio de los síntomas. Estamos a favor de todo, desde una taza calmante de té mientras tenemos un resfriado, hasta una cirugía cerebral profunda para pacientes de Parkinson, y todo lo demás.

La enseñanza de la Biblia sobre la naturaleza de lo que somos como seres humanos con un cuerpo y un alma es de gran ayuda en la consejería. Cuando pensamos en los aconsejados como personas completas siempre queremos ser conscientes tanto de tanto los problemas físicos como los espirituales que nos preocupamos por la gente.

Prestar atención a ambos nos ayuda a evitar dos errores iguales y opuestos. Por un lado es el error del evangelio de la prosperidad, que ve los problemas espirituales nefastos en la raíz de todas las dificultades físicas. Por otro lado está el error de la psicología secular con su visión materialista de la humanidad que pasa por alto los problemas espirituales en favor de un enfoque exclusivo en lo físico.

“Enfermedad Mental” es Confusa

Los Psicólogos seculares tienen una perspectiva no bíblica de las personas como meramente física. Debido a esto, sus esfuerzos en la clasificación de los problemas en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) entra en conflicto. El libro es confuso. Al carecer de la claridad y la veracidad de la Biblia no es capaz de hacer distinciones bíblicas entre las cuestiones físicas y espirituales. Esto requiere que los cristianos la lean para ejercer gran discernimiento.

El DSM relaciona cientos de trastornos en la categoría de enfermedad. Trastornos como el trastorno del espectro autista, el trastorno afectivo estacional, Bipolar I, Bipolar II, Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Animo y Trastorno Esquizoide de la Personalidad están colocados juntos en el mismo estado de enfermedad mental. Algunos de estos cientos de trastornos, como el autismo, son, evidentemente, de naturaleza física. Otros, como perturbador Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Animo, no tienen evidencia de apoyo para algún componente físico en absoluto. Una persona que lee el DSM no tiene ninguna manera de saber dentro del manual que problemas tienen una base médica y biológica, y cuáles no lo tienen.

El DSM agrupa temas espirituales, problemas físicos, y combinaciones de los dos todo en la categoría de enfermedad. Una visión cristiana de la personalidad nos obliga a pensar con más claridad que esto. Tenemos que conectar los problemas espirituales de las personas a las soluciones espirituales que se encuentran en Cristo y en su Palabra. Tenemos que conectar los problemas físicos de las personas a las soluciones ofrecidas por los profesionales médicos competentes. A menudo, lo que necesitamos hacer es ambas cosas a la vez.

Ser Cuidadoso

La enseñanza bíblica de que los seres humanos tienen un cuerpo y alma es una gran ayuda para nosotros para ministrar a la gente con problemas, pero tenemos que tener cuidado. La intersección del cuerpo y alma es un tanto misteriosa y muchas veces puede ser difícil saber si los problemas pertenecen a una categoría, otra categoría, o alguna combinación de los dos.

Creo que Ed Welch es muy útil sobre este tema en su libro Blame it On the Brain. Welch afirma que las cuestiones espirituales se mostrarán como categorías morales que la Biblia respalda o condena. Problemas físicos aparecen como categorías amorales sobre las que la Biblia no pronuncia un veredicto ético (es decir, la falta de memoria de la enfermedad de Alzheimer nunca se acusa en la Escritura y por lo que sabemos es una debilidad física que requiere cuidado físico).

Tan útiles como estas distinciones son todavía debemos ser cautos. Mi credo personal es: ante la duda, échale un vistazo. Siempre que los problemas le parecen extremos, fuera de lo normal, o potencialmente biológicos de alguna manera dirijo a mis aconsejados a un médico. La recepción de un completo desarrollo médico nos permite descartar problemas orgánicos o bien asegurar que las personas con problemas físicos reciban el tratamiento médico que necesitan.

La Sanidad de Jesús y los Problemas Físicos

Así que, después de todo esto todavía tenemos que responder a la pregunta acerca de la sanidad de Jesús cuando los problemas físicos están en la línea. ¿Todo esto significa que Jesús no sana cuando los problemas son de naturaleza física? Mi respuesta es no, por varias razones.

En primer lugar, cuando las personas están plagadas de problemas físicos es Jesús –en su gracia común – que pone a disposición todos los conocimientos y ayuda médica que disponemos. Cuando los tratamientos médicos trabajan debemos expresar gratitud a los médicos y los fabricantes de medicamentos. En última instancia, sin embargo, debemos dar gracias a Dios, que es el dador de toda buena dádiva.

En segundo lugar, Jesús puede e interviene cuando la medicina moderna no puede y sana milagrosamente. Debemos atrevernos a pedirle a Jesús que nos sane, entendiendo que a pesar de que puede sanar también a menudo le agrada usar una enfermedad persistente para hacer crecer nuestra confianza en él a través de nuestra propia debilidad.

En tercer lugar, cuando la gente están plagada de problemas físicos es Jesús quien se acerca a ellos a consolarlos y dándoles el poder para soportar su diagnóstico. Los pacientes necesitan a Jesús para estar cerca de ellos y el ministro proveer entrañable misericordia si su pronóstico es positivo o negativo. Los temas más importantes en la vida no tienen que ver con la medicina, sino con la vida vivida ante el rostro de un Dios bueno y soberano. No se degrada el cuerpo para confesar que la gente siempre necesita sanidad espiritual más que variedad física

En cuarto lugar, cuando las personas están plagadas de problemas físicos la ayuda médica de mayor éxito que reciben es sólo temporal. Cada tratamiento médico –no importa lo maravilloso que sea– en última instancia falla cuando nuestros cuerpos sucumben al enemigo final, la muerte. En el día de nuestro espíritu es arrancado de nuestro cuerpo tendremos que mirar a Jesús para proveer a nosotros lo que ningún médico jamás podría. Necesitamos nuestro propio Salvador y la esperanza que ofrece de un cuerpo glorificado, limpiado de debilidad, que nunca más conocerá la muerte, el lamento, el llanto o dolor.

En el Ultimo Día la única intervención médica que importará será la del Gran Médico. Él nos mostrará entonces que honra a nuestro cuerpo más de lo que jamás podría. Necesitamos tiempo para ese día, cuando estamos con él. Hasta entonces, honramos la Biblia, nuestros cuerpos, y las personas enfermas al ir a los médicos humanos que requieren un copago.