martes, agosto 19, 2014

4 Pasos Fáciles para Hacer Del Matrimonio una Prioridad

clip_image002

4 Pasos Fáciles para Hacer Del Matrimonio una Prioridad

Por Jolene Engle

A veces la vida simplemente se vuelve muy ocupada, ¿no es así? Y con ese ajetreo es tan fácil perder el sitio de nuestra relación matrimonial. Por supuesto, cuando yo estaba saliendo y recién casada con mi esposo, hacer de nuestra relación una prioridad era mucho esfuerzo. Pero a veces la vida matrimonial puede llegar a ser un poco abrumadora con listas de tareas, responsabilidades, y por no hablar de las áreas de nuestra vida que son simplemente difíciles de tratar.

A lo largo de mis 15 años de matrimonio, compuesto por la crianza y entrenamiento de mis hijos, soportando persecuciones de la familia, viviendo a través de las tormentas de salud y financieras, y estar involucrada en el ministerio, tenía que aprender a priorizar mi relación terrenal número uno.

Estas son algunas maneras que mantengo mi matrimonio una prioridad. Quizás lo que voy a compartir aquí te servirá!

4 Pasos Sencillos para hacer Del Matrimonio una Prioridad
1. Manténgase Conectada a Su fuente de Fortaleza, Gozo, Amor, Paz y Esperanza.

Tengo que asegurarme de que mi relación con Jesucristo este floreciente. Estar conectada a la Vid me ha nutrido espiritualmente y cuando estoy prosperando en un sentido espiritual, todas mis otras relaciones se beneficiarán como resultado de esta búsqueda. Así que lucho duro y me hago intencional sobre la protección de esta relación a toda costa. En última instancia, cuando paso más tiempo con Jesús, mi matrimonio se beneficia como resultado de esto.

Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. – Juan 15: 4

2. Tenga la Palabra de Dios Como Su Guía Para la Vida.

Siendo que yo no tuve una educación cristiana, cuando era recién casada desesperadamente quería seguir al Señor en mi matrimonio. Aprendí rápidamente que en el libro de Tito, capítulo 2:3-5, había un plan escrito sólo para mí (y usted) sobre la forma de hacer esto.

A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la palabra de Dios. (NVI)

Así que he seguido este camino. Puesto que la Palabra de Dios menciona amar a su marido antes que amar a sus hijos, ¿no había un indicador de que mi relación de pareja no se debía colocar en un segundo plano de mi vida cuando mis hijos entraron en el mundo. Yo sabía que mi relación con mi marido era algo de gran importancia a los ojos de Dios, por lo tanto, traté de darle prioridad.

3. Estudie A Su Marido.

Descubra lo que hace motiva a su hombre. ¿Qué es lo que usted hace que le haga sentirse amado y respetado por usted? ¿Cuál es su lenguaje de amor? Una vez que sepa estas cosas, entonces tenga la intención de recurrir a ellos y luego tome tiempo y esfuerzo para verter sobre su hombre.

4. Solo Diga No.

Me encuentro a mí misma diciendo no a los demás a menudo. No es porque yo quiera ser mala o excluyente hacia los demás, es sólo que si digo que sí a los demás, yo también digo que no a otra cosa, que suele ser mi esposo o mi familia. Decir sí a demasiadas peticiones lo más probable causará que sea fuera de la voluntad de Dios porque mi vida no va a estar en el orden correcto y bíblico. En última instancia, he aprendido a no sentirme culpable por decir no, porque sé que mi razonamiento para decirlo es de tal manera que mi matrimonio será una prioridad. En pocas palabras: la razón por hacer que mi matrimonio sea una prioridad es para que la Palabra de Dios no sea blasfemada. Tito 2:5.

¿Cómo hacer de su matrimonio una prioridad? Me encantaría conocer su opinión. Por favor, comparta en la sección de comentarios.