viernes, agosto 15, 2014

La Depresión y el Rey de la Comedia

clip_image001La Depresión y el Rey de la Comedia

Por Bob Somerville

 

Si la depresión puede derrotar al rey de la comedia, ¿qué esperanza hay para el resto de nosotros?

Me enteré de la noticia impactante hoy que Robin Williams, el hombre que siempre me hizo reír, el hombre que podía convertir cualquier comentario en una ocasión para la diversión, el hombre que estaba tan lleno de vida y de empatía y "tocó todos los elementos del espíritu humano ", ese hombre perdió la esperanza, cedió a la depresión y acabó con su propia vida a la edad de 63 Si este hombre que conocía el arte de hacer feliz a la gente, no pudo conquistar la depresión, ¿quién puede?

Los cómicos no puede conquistar la depresión. Ellos pueden enmascarar el dolor o hacer que desaparezca por un tiempo hasta que tengas que enfrentarte a ti mismo de nuevo. Los médicos no pueden conquistar la depresión mediante la dispensación de medicamentos que no ofrecen una solución a largo plazo y, a menudo crear efectos secundarios terribles. Repartir píldoras que juegan trucos en su mente y le traen a su vez diferentes conflictos por los efectos secundarios.

No hay nadie que pueda conquistar el enemigo mortal de la depresión. Él no vive en un mundo ajeno al dolor y no afectado por el sufrimiento. Se sentía cada dolor, tuvo que soportar todas las pruebas, fue abandonado y abandonado por todos. Sin embargo, su vida conquistó la oscuridad y volvió el mal en bien y la muerte a vida.  La esperanza se encuentra en una Persona viva y real: Jesucristo.

Lo sé porque he estado allí. Caminé a través del valle de sombra de la depresión con Jesús como mi guía. No podía verlo. Pero Él estaba allí y él me sacó a la luz de nuevo. Quiero compartir con ustedes cómo se puede también encontrar la esperanza en su desesperanza. Usted tiene un Dios que está ahí y que quiere ayudarle; hay respuestas en Su Palabra que abordan su situación. “La cual tenemos como ancla del alma, una esperanza segura y firme” (Hebreos 6:19a, énfasis añadido). Cuando usted siente como las olas de sus emociones irracionales van a arruinar su vida, usted debe confiar en su ancla para sujetarlo rápido de modo que pueda aguantar a tormenta.

La única ancla fiable en este mundo de dolor es la firme creencia en la capacidad de Dios y Su promesa de traer un bien a partir del caos. Dios probó que Él podía hacer eso cuando Él creó el mundo de la nada. Luego lo probó de nuevo de una manera aún mayor cuando resucitó a Jesús de entre los muertos. En la muerte de Jesús, la humanidad logra el peor crimen jamás concebido. Tomaron el hombre que les había mostrado mediante Sus milagros y enseñanzas que El era el perfecto y sin pecado Hijo de Dios --- y lo llevaron y lo clavaron a una cruz.

Pero Dios lo resucitó, poniendo fin a la agonía de la muerte, ya que era imposible que fuese retenido en su poder. Porque David dice de él: “Veía siempre al Señor en mi presencia; pues esta a mi diestra para que yo no sea conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró y mi lengua se regocijo; y aun hasta mi carne descansara en esperanza;” (Hch 2:24-26).

Si David podría vivir en esperanza, mientras que en la perspectiva de la resurrección prometida del Mesías, ciertamente podemos vivir en la esperanza, sabiendo que Dios la ha realizado y tenemos el testimonio escrito de testigos oculares confiables para verificarlo.

¿Qué logró la resurrección para nosotros? Estábamos en la situación más desesperada imaginable, habíamos rebelado contra nuestro creador y merecíamos morir y ser castigados eternamente. Pero cuando Dios resucitó a Jesús, Él estaba mostrando que Él aceptaba la muerte de su Hijo en nuestro lugar. Su ira estaba completamente aplacada y satisfecha. Podemos tener paz con Dios. Podemos vivir en la esperanza de un futuro descanso, un futuro sin lágrimas ni dolor, un futuro en que todos los males se volverán bien.

¡El evangelio de Jesucristo te da esperanza! Es necesario que se predique el evangelio a ti mismo cada día. Esa es la buena noticia de la que he tratado de centrarme con la ayuda de mi esposa. Leemos los relatos de los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan y del libro tras libro sobre el evangelio incluyendo la maravillosa carta a los Efesios. Yo saturo mi mente aturdida por las maravillosas verdades del Evangelio. Colocamos promesas del evangelio en tres de las cinco cartas y cubrimos las paredes y espejos de baño de nuestro pequeño apartamento con ellas así que no importa donde miré, veo una promesa del evangelio. No me las recordaba a mí mismo, pero mi esposa podía citármelas a para que mi frío y muerto corazón pudiese ser reanimado. Que intercambio: “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El.” (2 Corintios 5:21.).