sábado, septiembre 06, 2014

Victoria Osteen y el "Hedonismo Cristiano"

clip_image002Victoria Osteen y el "Hedonismo Cristiano"

Por Michael John Beasley

l momento oscuro de Victoria Osteen de honestidad ante un mundo que observa ha generado mucho ruido y discusión últimamente. Sin embargo, uno debe preguntarse por qué hay tanta sorpresa en esto - ella simplemente ha admitido el mismo centro de su teología. Su versión de "cristianismo" es un caldero idólatra de placer hedonista. En su mundo, el ego reina - y el nombre de Cristo es simplemente una etiqueta añadido que ella concede en un intento de dar cobertura a su herejía. Los que ya conocen la teología de la Osteen, o bien no han estado prestando atención, o tal vez nunca han oído hablar del extraño espectáculo de su "ministerio".

En pocas palabras, lo que Victoria Osteen orgullosamente ofreció ante un mundo que observa debería haber provocado una pequeña sorpresa. Sin embargo, lo que debe captar la atención de la iglesia es la respuesta dada por el ministerio Deseando A Dios de John Piper:

clip_image003

“Espera, ¿Estuvo Victoria Osteen realmente tan fuera de base? En cierto sentido, no.”

Quien haya generado este tweet (si se trataba de John Piper mismo o uno de sus ayudantes) ha logrado dar la mitad del crédito a lo que es pura idolatría, y esto no es pequeño problema. Aunque me alegro de que las personas se sienten ofendidas por la declaración orgullosa de Victoria Osteen, me temo que esas mismas masas pasarán por alto e ignoraran el anterior molesto Twitt. Nada de lo que Victoria decía tenía ningún sentido bíblico considerando que su cosmovisión tiene sus raíces en el hedonismo - y Dios no se complace con nada de eso. Pero es esta noción de hedonismo en los comentarios de Osteen lo que me lleva a predecir que podría haber algún tipo de afirmación pública o privada de los que abogan por la doctrina inventada de "Hedonismo Cristiano." Cuando la afirmación anterior se colocó en el foro público, estaba triste, pero no sorprendido. Debido a esto, quiero compartir algunas reflexiones y advertencias sobre este inquietante aprobación de los de Deseando a Dios:

En primer lugar, no tengo ningún deseo de desacreditar cualquier enseñanza sana que otros han obtenido de hombres como John Piper. La profunda verdad es que Dios, en Su infinita sabiduría, usa hombres frágiles y falibles para comunicar Su palabra infalible. Esto es verdad para mí y para cualquier otro mensajero de la palabra de Dios. Cuando Piper se centra en el Evangelio, es bastante sólido; sin embargo, sus repetidos intentos de infundir el artificio de "hedonismo cristiano" en sus enseñanzas es profundamente problemático. En su libro, Deseando a Dios, Piper intenta justificar el uso del salaz término, hedonismo, como una expresión de la liturgia cristiana.[1] En sus primeros años en el ministerio, el acredita a CS Lewis esta idea de forma más directa, pero con los años lo ha tratado de justificar a través de otros medios. En su libro, Deseando a Dios, Apéndice 4 - ¿Por qué lo llama hedonismo cristiano?, Piper emite un intento vigoroso para justificar su uso de esta expresión salaz de seis maneras diferentes:

1. A través de una definición proporcionada por Diccionario Colegiado de Webster.

2. A través de otra definición proporcionada en La Enciclopedia de la Filosofía.

3. A través de la declaración de CS Lewis (entre otros): “Puede notar que no estoy trazando distinción alguna entre los placeres sensuales y estéticas. Pero ¿por qué habría de hacerlo? La línea es casi imposible de trazar y ¿Qué uso sería si uno tuviese éxito en su elaboración? Si esto es Hedonismo, también es una disciplina un tanto ardua.”

4. Por razón de que el término "hedonismo" tiene un "efecto de detener y sacudir."

5. Cita la mención de Jesus viniendo como un "ladrón" en la noche (Mateo 24:43-44), entre otros textos, como justificación de la utilización de términos escandalosos en un contexto piadoso.

6. Argumenta que él es capaz de santificar, con fines piadosos, el término hedonismo ajustándolo con el nombre de cristiano.

Estos son todos argumentos interesantes, pero el lector debe notar que tienen sus raíces en CS Lewis, la filosofía y el razonamiento humano más que cualquier otra cosa. En cuanto a su intento de proporcionar una justificación bíblica para "hedonismo cristiano", tal vez otro hombre podría también empezar a abogar por "lujuria cristiana", "fornicación cristiana " o " (llene el espacio con cualquier cosa_____ cristiano)" en base a la mismo razonamiento. Francamente hablando, todo esto es un pensamiento imprudente y sigue siendo propagado a través de muchos hoy en día que insisten en hablar de la fe cristiana en términos obscenos sensuales. Dentro de este mismo apéndice (Anexo 4), Piper extrañamente admite que sus acciones van en contra del consejo de los sabios como JC Ryle – que fuertemente aconseja totalmente el uso de "términos y frases groseros y novedosos en la enseñanza sobre la santificación," pero luego procede a justificar su uso del término hedonismo que, bíblicamente hablando, representa la autosatisfacción grotesca (la lujuria, el placer autónomo, similar al eros) como un medio de transmitir afectos cristianos.

El problema que Piper tiene, por sí mismo y por los que él ha influido en los últimos años, es que su construcción de pensamiento no tiene base bíblica alguna - no importa el empeño que intente por justificarlo. Su uso del lenguaje lascivo ha producido diversas formas de descendencia espiritual tal como Mark Driscoll (la revista Time lo ha llamado el pastor maldición) y Ann Vosscamp (que habla de la intimidad con Dios en un lenguaje muy salaz - véase la reseña de Gary Gilley de Mil Dones aquí ). Cualesquiera que fueran sus motivos, él está engendrando una generación de personas que ahora creen que la condición sine qua non de afectos cristianos es el deseo, más que el amor ágape. Yo estuviese de acuerdo con esto si se tratara de algo bíblico, pero no lo es. La Biblia nunca usa "hedonismo" como una expresión de los afectos piadosos porque el deleite egoísta y autónomo está en el corazón de tal término, mientras que epithumea (deseo) se puede utilizar de un deseo piadoso, pero nunca se enfatiza en igualdad de condición con el amor ágape. Sin embargo, al amor ágape se da repetidamente supremacía sobre todos los afectos mencionados en las Escrituras. Siempre me gusta ilustrar el punto al animar a los hombres a abandonar la palabra "amor" al hablar con sus esposas. En vez de decir - "Te amo" - trate de decir “te deseo.” Esto puede durar por un tiempo, sin embargo, con el tiempo su cónyuge se preguntará qué te ha sucedido para que "te deseo." – y que le ha sucedido a la naturaleza de su relación. Por supuesto, un hombre desea a su esposa – pero lo hace fuera de su vínculo relacional de amor con ella. El problema de la utilización de "hedonismo" es que la noción de una relación está completamente borrada, como lo demuestra el uso bíblico del termino – lo cual es consistente con el uso del término en el mundo en el mundo greco-romano del 1er. siglo. El sr. Piper puede ser capaz de encontrar significados alternativos al hedonismo en más obras contemporáneas, pero el problema permanece: él está utilizando esta palabra bíblica de una manera no bíblica. Además, el problema de usar el término deseo como un sustituto cercano del amor es que este procedimiento denigra la comprensión relacional que es intrínseca en el concepto de amor genuino ágape. Si todo es sobre el deseo y el gozo, a la disminución del amor, entonces nos encontramos con un montón de confusión acerca de los motivos cristianos. Por tanto, de esta confusión, los administradores de la cuenta de Twitter de Deseando a Dios son capaces de dar la mitad de crédito a las tonterías extrañas e idólatras de Victoria Osteen acerca de ir a la iglesia para su propia gozo autónomo. Sin embargo, si estuviéramos mejor arraigados en el motivo bíblico del amor, entonces tal confusión seria derribada.

Si nos negamos a ser anclados por el lenguaje de la Escritura, entonces vamos a la deriva en las aguas peligrosas del razonamiento humano – quizás incluso dando medio-crédito a los herejes. Pero cuando se trata de amor contra el hedonismo, las Escrituras son muy claras. Dios tiene muchos atributos (Santidad, ira, justicia, etc ...) - pero de todos Sus atributos, hay muy pocos que han sido elevados a la categoría de este esta construcción del adjetivo predicado: Dios es amor. Algo que Él no es, es hedonismo (deleite egoísta, autónomo) – una artimaña como esta no es bíblica y raya en la blasfemia.

Seamos culpables de enfatizar lo que enfatiza la Escritura. No tengo ningún deseo de disminuir el concepto de nuestro deseo de Dios o el gozo en Él – lo que espero calificar es que estas afecciones sólo pueden entenderse adecuadamente en el contexto de nuestro amor por Él, al ver que Él nos amó primero - 1 Juan 4:19.

Esto es lo que Dios nos dijo - y es bueno.

Para un tratamiento más detallado de este importante tema (agape vs eros / hedone, es decir, afectos hedonistas), ver - Altar a un Amor Desconocido (enlace aquí ). Este título está disponible en edición de bolsillo o formato Kindle (próximamente en español):

 

[1] Véase – Altar to an Unknown Love: Rob Bell, C.S. Lewis, and the Legacy of the Art and Thought of Man, page 64, footnote #91.