miércoles, septiembre 24, 2014

Porque en Parte Conocemos: Desmontando los Mitos Sobre la Humildad Intelectual

clip_image001Porque en Parte Conocemos: Desmontando los Mitos Sobre la Humildad Intelectual

Por Elizabeth Krumrei-Mancuso —


En lugar de jactarnos en nuestro conocimiento, podemos descansar en ser conocido.


La gente tiende a ser desanimados por los arrogantes; la mayoría aprecia a los que son humildes. Enseño a los estudiantes de pregrado, y algunos de los mejores elogios que dan involucran describir a alguien como con los pies en la tierra, verdadero, o genuino. Estas expresiones coloquiales toman todas formas de humildad.

Las conceptualizaciones comunes de humildad implican una falta de auto-enfoque y una percepción precisa de sus características y limitaciones.[1]

¿Qué pasa con Humildad Cuando se Trata de Creencias y Valores?

Un tipo particular de humildad que ha sido de interés para los teólogos y filósofos-y más recientemente los psicólogos-es la humildad intelectual. Se trata de la humildad en el dominio del conocimiento; que se refiere a cómo una persona tiene creencias, opiniones e ideas.

Así como la humildad en general implica ser capaz de verse con precisión a sí mismo como un ser limitado, la humildad intelectual implica aceptar que su conocimiento es limitado e imperfecto. Para la mayoría de las personas, reconocer los límites de su visión es fácil cuando se trata de temas que son de poca importancia, pero lo más difícil es cuando se trata de valores políticos, religiosos o éticos estrechamente sostenidos. Es en el dominio de fuertes convicciones, donde la humildad intelectual es verdaderamente probada.

¿Realmente Valoramos Humildad la Intelectual?

El hecho de que de mente cerrada e intolerante tienden a ser insultos apoya la idea de que la humildad intelectual es valorada en la sociedad contemporánea. Por otra parte, la sociedad también tiende a valorar a los que están confiados, tomar una postura firme, y se adhieren a sus armas. Cuando las personas no están seguros, o cambian de opinión, los vemos como débiles o endebles.

Rara vez reconocemos errores. Hemos perfeccionado la manera de pedir disculpas sin admitir la culpa: el privado, "Lo siento que te sientas así" o el público, "Se cometieron errores."

Pero la humildad intelectual requiere algo más.

Significa poner el pronombre de primera persona en nuestras oraciones, como en: "Me equivoqué en mi pensamiento." Ser capaz de hacer declaraciones como esta, no significa que nos falta confianza. Por el contrario, la humildad intelectual se deriva de basar nuestra confianza en el lugar correcto. Necesitamos algo para mantener nuestros egos distintos de creencias específicas e incluso nuestra capacidad intelectual del todo, porque somos seres falibles. Podemos confiar en que la realidad es mucho más grande que nosotros, y no depende de nuestra toma momentánea sobre ella. No hay necesidad de ponerse a la defensiva cuando otros no están de acuerdo, y no hay vergüenza en la revisión de nuestras ideas y creencias.

Un lema personal que he tenido desde hace mucho tiempo es, "me reservo el derecho a cambiar de opinión." No voy a ser presionados para aferrarme a las creencias o posiciones simplemente porque funcionan. Enseño en la Universidad de Pepperdine, y me encanta Afirmación de la Universidad que:

La verdad, que no tiene nada que temer de la investigación, debe llevarse a cabo sin descanso en todas las disciplinas.

No tenemos que tener miedo del cambio – así es como nos acercamos más a la verdad.

¿Qué tiene que Decir la Investigación Empírica Sobre el Valor de la Humildad Intelectual?

Con el fin de examinar el valor de la humildad intelectual, tenemos que ser capaces de medirlo. Mi investigación reciente, financiada por el Seminario Teológico Fuller / Centro Thrive en conjunto con la Fundación John Templeton, se ha centrado en la creación de una forma de cuantificar la humildad intelectual a través de una medida de auto-informe.

Tal vez se pregunte si las personas son realmente capaces de juzgar su propia humildad intelectual. Si la gente dice que son intelectualmente humildes, ¿lo son? ¿O está enalteciendo la virtud?

Por otro lado, si la gente dice que no son intelectualmente humildes, entonces ¿estan en lo cierto o están siendo modestos? Enaltecerse a si mismos es un problema en cualquier momento complicado de medir algo que es socialmente deseable, porque la gente le gusta presentarse favorablemente. Afortunadamente, los resultados de mis investigaciones indican que las personas son capaces de proporcionar información fiable sobre sus niveles de humildad intelectual y que esto no es confundido por los esfuerzos por presentarse a sí mismos de una manera socialmente deseable.

6 Aspectos de la Humildad Intelectual

A través de una serie de estudios, mi colega Steve Rouse y yo desarrollamos una medida psicológica de 25 ítems que evalúa seis aspectos de la humildad intelectual:

1. Separar su ego de su intelecto

2. Ser consciente de la finitud de su conocimiento

3. Estar dispuesto a admitir sus límites intelectuales

4. No estar excesivamente confiado intelectualmente

5. Estar abierto a revisar sus puntos de vista

6. Respetar los puntos de vista de los demás

Los datos de un número de muestras de adultos en todo los EE.UU. mostraron que, como era de esperar, la humildad intelectual se asocia con otras formas de la humildad, sencillez y modestia.

Más allá de eso, la humildad intelectual se asocia con una serie de características que pueden beneficiar a las personas y las relaciones, como la sabiduría, apoyándose en argumentos lógicos en vez de creencias previas en la formación de opiniones, amplitud intelectual, la curiosidad, la inventiva, la moral, el comportamiento honesto, de mente abierta , y la tolerancia de los demás.


No tenemos que tener miedo del cambio-así es como nos acercamos más a la verdad.


Como profesor universitario, me pareció interesante que la humildad intelectual entre los estudiantes también se asoció con ser motivados por el deseo de entender los conceptos, más que un deseo de desempeñar un cierto nivel, como ganar una buena calificación.

Además, la humildad intelectual se correlaciona negativamente con características que pueden limitar una persona o dañar las relaciones, incluyendo la arrogancia, el narcisismo, tener un sentido de derecho, dominar a los demás, y la búsqueda del poder.

Desmontando algunos mitos sobre la Humildad Intelectual

Una de las preguntas que suele plantearse acerca de la humildad intelectual es que si ser intelectualmente humildes significa que no tiene confianza en sus creencias, o que fácilmente cede a las opiniones de otros.

En mi investigación, la humildad intelectual mostró pequeñas enlaces a una mayor confianza en sí mismo y menos conformismo social y vínculos moderados a una mayor apertura y moralidad en las relaciones. Esto significa que las personas que son más elevados en la humildad intelectual son en realidad un poco menos susceptibles a la influencia social, la presión del grupo, y el deseo de aprobación, y tienen menos probabilidades de conformarse con las opiniones de otros. Además, los más elevados en la humildad intelectual son moderadamente más sinceros, francos en las relaciones.


Podemos tener paz con un conocimiento incompleto ahora, porque sabemos que, un día, nuestro conocimiento será liberado de la oscuridad.


Así que, ser intelectualmente humildes no significa que una persona es débil, sumisa, o ciegamente adopta las opiniones de los demás. No parece haber ningún conflicto en ser a la vez confiado en sus creencias y humilde sobre ellas. Esto es consistente con la teoría de que la humildad intelectual es un medio entre los dos extremos de la arrogancia intelectual y la cobardía intelectual. [2]

La Humildad Intelectual y las Cuestiones de Fe (o "Política" o "Moral" sustituta...)

Así que, ¿cuáles son las implicaciones de la humildad intelectual de la fe? Algunos podrían preguntarse si el sostener sus creencias religiosas de una manera intelectualmente humilde significa que su fe es menos fuerte.

Creo que podemos disipar el temor de que ser humildes acerca de nuestras creencias significa que nos falta fe, que somos débiles en nuestras creencias, o es probable que comprometamos nuestra fe. Una vez más, debido a que los datos parecen indicar que la humildad intelectual y la confianza no son mutuamente excluyentes, podemos tener convicciones fuertes y al mismo tiempo estar abiertos a la corrección.

Mientras que algunos podrían pensar que la humildad intelectual contradice la creencia en la verdad absoluta, creo que la humildad intelectual puede en realidad derivar de la confianza en la Verdad. Veo humildad intelectual simplemente como un reconocimiento de que, como un ser falible, mi acceso a la verdad es limitado y puede estar equivocado. Me acuerdo de 1 Cor. 13:12:

Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido..

Podemos tener paz con conocimiento incompleto ahora, porque sabemos que, un día, nuestro conocimiento será liberado de la oscuridad. Por ahora, hay libertad y honestidad en el reconocimiento de los límites de nuestra comprensión. Podemos aceptar la finitud de nuestro conocimiento porque conocemos a Aquel que todo lo sabe. En lugar de jactarnos en nuestro conocimiento, podemos descansar en ser conocido.

Cultivando la Humildad Intelectual

Hay una gran cantidad de escritos teóricos que sugieren muchas razones para cultivar la humildad intelectual. Por ejemplo, las teorías predicen que la humildad intelectual y otras virtudes intelectuales conducen a los pensadores críticos que conforman las sociedades ecuánimes. [3] La humildad intelectual parece esencial para las interacciones pacíficas dentro de las sociedades pluralistas [4] y para comprender y responder a los conflictos socio-políticos en todo el mundo. [5]

Es emocionante ver los estudios empíricos que comienzan a confirmar estas teorías. Por ejemplo, los datos que acabo de describir muestran que la humildad intelectual se asocia con una serie de resultados positivos, incluyendo la tolerancia hacia los demás. Esto apoya la idea de que la humildad intelectual tiene un potencial único para promover el discurso civil y la colaboración.

Mientras la investigación ofrece una visión más clara del valor de la humildad intelectual, los próximos pasos serán examinar cómo la humildad intelectual puede ser adquirida. Cultivar la humildad intelectual probablemente comienza con una evaluación honesta de nuestro punto de partida.

Elizabeth Krumrei-Mancuso es profesor asociado de Psicología en la Universidad de Pepperdine.


[1] Tangney, J. P. (2000). Humility: Theoretical perspectives, empirical findings and directions for future research. Journal of Social and Clinical Psychology, 19, 70-82. doi:10.1521/jscp.2000.19.1.70

[2] Zagzebski, L. T. (1996). Virtues of the mind: An inquiry into the nature of virtue and the ethical foundations of knowledge. Cambridge: Cambridge University Press.

[3] Elder, L., & Paul, R. (2012). Critical thinking: Competency standards essential to the cultivation of intellectual skills, part 4. Journal of Developmental Education, 35, 30-31.

[4] Fisch, M. (2003). A modest proposal: Towards a religious politics of epistemic humility. Journal of Human Rights, 2, 49.

[5] Wender, A. M. (2012). Learning through upheaval: Strategies for analyzing and construing emerging sociopolitical transformations in the Middle East. Digest of Middle East Studies, 21, 300-312. doi:10.1111/j.1949-3606.2012.00170.