jueves, septiembre 11, 2014

El Punto de Contacto, Donde se Encuentra y Donde No

clip_image001El Punto de Contacto, Donde se Encuentra y Donde No

Por Greg Bahnsen

Al llegar a la cuestión de un punto en común con los no creyentes, hemos considerado en primer lugar el Dios a quien representamos. Puesto que Dios es el creador de todas las cosas, ya que Él soberanamente controla cada caso, y ya que Él se revela claramente en cada hecho del orden creado, es absolutamente imposible que exista algún terreno neutral, cualquier territorio o faceta de la realidad donde el hombre no se confronte a las demandas de Dios, cualquier área del conocimiento donde la cuestión teológica es intrascendente. Sin embargo, esta perspectiva garantiza que existe un terreno común entre el creyente y el no creyente –el terreno común de la naturaleza metafísica. El mundo entero, el reino de lo creado y la historia pública, constituyen las características comunes entre el cristiano y el no cristiano. Pero este punto en común no es un terreno neutral; es el punto de Dios. No hay ningún lugar en el mundo —incluso el mundo del pensamiento—que no sea territorio de Dios.

Además de considerar el Dios a quien representamos, debemos tomar conocimiento de la persona a la que hablamos. En particular, hay que reconocer los efectos noéticos del pecado. La caída del hombre tuvo resultados drásticos en el mundo del pensamiento; incluso el uso de la capacidad de razonamiento del hombre se convierte en depravada y frustrante. Toda la creación fue sujetada a vanidad (Rom. 8:20), y así trayendo confusión, ineficiencia y la desesperación escéptica al ámbito epistémico. Incluso, la corrupción moral venció los pensamientos del hombre, (Génesis 6: 5), de manera que el mal uso de la mente del hombre se volvió exhaustivo, continuo, e ineludible. El hombre suprime injustamente la verdad para abrazar la mentira (. Rom 1:18, 25). En su pseudo-sabiduría el mundo se niega a conocer a Dios (1 Cor 1:21.), porque Satanás ha cegado la mente de los hombres (2 Cor 4:4). El hombre utiliza su razón, no para glorificar a Dios y avanzar Su reino, sino para ensalzarse en una oposición arrogante al conocimiento de Dios (2 Cor 10:5).

Cuando decimos que el pecado es ético, no queremos decir, sin embargo, que el pecado involucra sólo la voluntad del hombre y no también su intelecto. El pecado involucra todos los aspectos de la personalidad del hombre. Todas las reacciones del hombre en toda relación en la que Dios le haya puesto son éticas y no meramente intelectuales; lo intelectual mismo es ético. (Cornelius Van Til, The Defense of the Faith. Philadelphia: Presbyterian and Reformed,1955, p. 63).

En sus Institutos de la Religión Cristiana Juan Calvino muy deliberadamente comenta que los filósofos tienen que ver que el hombre es corrupto en todos los aspectos de su ser –que la caída se refiere a las operaciones mentales del hombre tanto como a su voluntad y emociones.

Por supuesto, esto revela por qué no podemos aspirar a encontrar un terreno común en la interpretación ó comprensión consciente del no creyente de las cosas, ya sea que trate de las leyes de la lógica, los hechos de la historia, o de las experiencias de la personalidad humana. El no cristiano busca suprimir la verdad, para distorsionarla en un esquema naturalista, para evitar la interpretación del Dios que hace las cosas y los acontecimientos lo que son (determinando el fin desde el principio,. Isa 46:10). El erudito cristiano no puede encontrar nada más allá de un acuerdo formal, no puede encontrar un entendimiento verdaderamente común, en las palabras y opiniones del no creyente. En concreto, y muy en el corazón de los desacuerdos con los académicos o los pensadores no creyentes, debemos ver que el no creyente tiene un diagnóstico incorrecto de su situación y de su propia persona.

El no cristiano piensa que su proceso de pensamiento es normal. Piensa que su mente es la corte final de apelación en todas las cuestiones de conocimiento. Él mismo supone ser el punto de referencia para toda interpretación de los hechos. Es decir, se ha convertido epistemológicamente una ley en sí mismo: autónomo.

En consecuencia, la depravación y la supuesta autonomía de pensamiento del hombre impide al cristiano regenerado buscar puntos en común en la perspectiva inhibida y admitida del no creyente en cualquier cosa. En lugar de estar de acuerdo con la concepción del pecador, ordenando, o evaluando su experiencia, el cristiano busca su arrepentimiento –el arrepentimiento en el mundo del pensamiento. Nuestro enfoque debe ser el de Isaías 55: 7: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos. Y vuélvase a Jehová.” Un paciente moribundo puede requerir cirugía y, sin embargo temerle, de modo que se engaña pensando que su condición sólo requiere un curita. Un médico que acepta su percepción del paciente de sí mismo y de su condición no sólo es un charlatán, sino que no mostraría absolutamente ningún motivo de preocupación por la verdadera salud y recuperación del paciente. Así también, el erudito cristiano que desea realmente la recuperación espiritual del pensador no regenerado no debe permitir que al no creyente diagnosticar su estado y pensamientos y luego prescribir una cura insuficiente. El pensador no regenerado simplemente no necesita una curita de información adicional; el necesita una cirugía mayor interna de regeneración. Él tiene que renunciar a sus pensamientos y ser renovado en el conocimiento a imagen de su creador (Col. 3:10).

Sin embargo, al negar un terreno común en el ámbito de la interpretación autónoma del no-cristiano de la experiencia, el presuposicionalista no enseña que no tiene ningún punto de contacto con el no creyente. El hecho de que el no creyente se equivoca en sus esfuerzos interpretativos conscientes de sí mismos no significa que él y el cristiano son (epistemológicamente hablando) como barcos que pasan en la oscuridad.

Porque hay algo de gran importancia en común entre el creyente y el no creyente; independientemente de sus condiciones salvadas y perdidas, ambos son la imagen de las criaturas de Dios. Mientras que las necesidades no regeneradas para ser renovados con respecto a la misma, la imagen de Dios sigue siendo suya. El hombre no puede dejar de ser hombre y ser hombre es ser la imagen de Dios. El hombre es la réplica finita de Dios, ser como Él en todos los aspectos que sea apropiado para la criatura que se parecía a su Creador. En esto nadie puede escapar al rostro de Dios, porque la imagen de Dios se lleva junto con el hombre donde quiera que vaya, incluso al Hades. Por lo tanto, el creyente puede encontrar punto de contacto en su discusión con los incrédulos muy dentro de ellos. La creación establece siempre que ningún hombre está más allá del toque de la revelación de Dios; los hombres han sido creados con la capacidad de entender y reconocer la voz de su Creador. Van Til dice que somos:

... asegurados de un punto de contacto partiendo del hecho de que cada hombre está hecho a imagen de Dios y ha impreso sobre él la ley de Dios. En ese solo hecho (nosotros) podemos descansar seguros con respecto al punto del problema de contacto. Por ese hecho hace a los hombres siempre accesibles a Dios... Solamente encontrando así el punto de contacto en el sentido de deidad del hombre que se encuentra debajo de su propia concepción de autoconciencia como definitivo como podamos ser a la vez fiel a la Escritura y eficaz en el razonamiento con el hombre natural (ibid., pp. 111, 112).

Hemos visto, pues, hasta el momento que el presuposicionalismo toma en serio las doctrinas de la creación, la soberanía de Dios, la revelación natural, la creación del hombre como imagen de Dios, y la depravación total. El Presuposicionalismo sostiene que muy definitivamente existe un ámbito de puntos en común entre creyentes y no creyentes (los cuales son de naturaleza metafísica), pero esos puntos en común no es un terreno neutral. Por otra parte, ese terreno no se encuentra en la concepción autónoma y la interpretación de su experiencia o de los hechos del mundo del hombre natural. El cristiano no tiene un punto de contacto allí, sino en la condición real del hombre como imagen de Dios. Por lo tanto es claro que la tercera crítica del presuposicionalismo que fue ensayada en una parte anterior de esta serie es completamente infundada. Lejos de aislar a los hombres en torres mutuamente inaccesibles de pensamiento, el presuposicionalismo asegura tanto, puntos en común como puntos de contacto entre el cristiano y el no cristiano. ¡Todo es cuestión de encontrarlos en el lugar correcto!