martes, septiembre 02, 2014

La Obra de Dios en la Disciplina de la Iglesia

clip_image002La Obra de Dios en la Disciplina de la Iglesia

 Por John MacArthur

La enseñanza de Cristo en Mateo 18: 15-17 describe instrucciones claras con respecto a la práctica de la disciplina de la iglesia. Lo he dicho muchas veces a lo largo de esta serie, pero no se puede enfatizar lo suficiente: la disciplina de la iglesia siempre ha de hacerse con la esperanza de restaurar al hermano extraviado –nunca por burla o desprecio. El amor a Cristo, Su iglesia, y el uno al otro requiere que tratemos el pecado con prejuicio extremo, pero tratemos al hermano pecador o hermana con amor extremo.

Amar a un pecador que profesa a Cristo quiere decir que nos negamos a permitir que el cáncer del pecado se definida internamente y alrededor de ellos. A través de una serie de confrontaciones llenas de gracia y compasivas, hemos de hacer todo lo posible para rescatarlos del autoengaño y del lazo del diablo. Como hemos visto, este tipo de operación se inicia en la intimidad de una confrontación uno-a-uno. Si se niegan a arrepentirse, dos o tres han de ser introducidos en el círculo. Si continúan en su rebelión, el asunto debe ser llevado ante la congregación. Falta de arrepentimiento continuo entonces culminará con la excomunión. Sin embargo, si en algún momento el pecador se aparta de su pecado, el proceso debe detenerse y ha de ser perdonados y reconciliados. Tales son los cuatro pasos descritos por Jesús.

La Participación de Dios en la Disciplina

Pero las instrucciones del Señor para proteger la pureza de la iglesia no terminó en el versículo 17. Y mientras sus declaraciones posteriores son familiares para muchos feligreses, el contexto de esas declaraciones es a menudo olvidado o ignorado:

En verdad os digo: todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18: 18-20)

Esos versos a menudo se toman fuera de contexto y se aplican a las peticiones de oración de todo tipo. Pero en realidad se aplican específicamente al tema de la disciplina de la iglesia. Jesús estaba enseñando una verdad increíble sobre el proceso que Él acababa de describir, es decir, la disciplina de la iglesia es uno de los instrumentos mediante los cuales Dios mismo disciplina a Su pueblo. En pocas palabras, él está en actuando en el proceso de la disciplina eclesiástica.

“Todo lo que ates” y “todo lo que desatares” se refiere al veredicto de la iglesia en un caso de disciplina. Atar y desatar eras términos rabínicos, sin duda familiar a los discípulos. Se refirieron a la esclavitud del pecado y la liberación de la culpa de ello. Jesús estaba diciendo que el cielo está de acuerdo con el veredicto de la iglesia en un caso de disciplina correctamente manejado.

Los tiempos verbales en la cita anterior de Mateo 18:18 son representaciones literales. La idea no es que el cielo sigue el ejemplo de la iglesia, sino que cuando se administra correctamente la disciplina, lo que se haga en la tierra ya se ha hecho en el cielo. Esta es una de las peticiones en la oración del Señor: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10). Si la voluntad de Dios se va a hacer en la tierra como en el cielo, la iglesia debe practicar la disciplina apropiada de los miembros pecadores.

Esta promesa se entiende como un consuelo y aliento. Demasiadas personas piensan que es falta de amor que una iglesia confronte el pecado. Pero la verdad es que cuando una iglesia practica la disciplina como Cristo lo mandó, esa iglesia está simplemente haciendo la obra de Dios en la tierra. Ellos están amando al Salvador y al pecador al mismo tiempo.

El versículo 19 también es a menudo mal entendido. La palabra griega traducida como “de acuerdo” es la misma palabra de la que deriva la palabra sinfonía en Inglés. Literalmente significa “producir un sonido juntos.” Ya sea que el veredicto implica atar o desatar, cuando la iglesia está en armonía –y en especial los "dos o tres testigos" que establecen el hecho de que el individuo pecador está sin arrepentimiento: el Padre está también de acuerdo.

Este versículo no significa que en cualquier momento usted puede conseguir dos personas que se pongan de acuerdo en algo, Dios tiene que honrar su petición de oración. Los "dos" en el versículo 19 son dos testigos cuyo testimonio está de acuerdo. Si ellos también están de acuerdo con la voluntad de Dios al imponer la disciplina a un hermano pecador, pueden estar seguros de que Dios mismo está obrando en medio de ellos y en su nombre.

El versículo 20 reitera una promesa similar de Cristo: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” No sólo está actuando el Padre de acuerdo con nosotros (Mateo 18:19), sino que el Hijo participa también (Mateo 18:20).

Aunque el versículo 20 es citado a menudo para invocar la presencia de Cristo en las reuniones de oración, esa es una mala interpretación de la intención. Dios es omnipresente; así que Él está presente si una persona o cincuenta está orando. Pero en este contexto, el "dos o tres" se refiere de nuevo a los "dos o tres testigos" del versículo 16 y el versículo no habla simplemente de la presencia de Cristo, sino de su participación en el proceso de disciplina. Se une en la disciplina llevada a cabo por la iglesia –una realidad temible para la persona que se niega a arrepentirse, pero un rico consuelo a los que deben administrar la disciplina.

Como hemos visto a lo largo del proceso de disciplina de la iglesia, el objetivo principal de toda disciplina de la iglesia es restaurar el hermano pecador o hermana. Este objetivo nunca se abandona, incluso después de que el individuo ha sido excomulgado. Y si en algún momento se arrepiente, él va a ser restaurado y acogido con gran amor y compasión –a menos que olvidemos el gran amor y la compasión que Cristo extendió a nosotros en la redención.

Si bien el proceso de disciplina de la iglesia puede ser doloroso e incluso desgarrador, los creyentes deben recordar que la pureza de la iglesia es una prioridad dada por Dios, y que, siguiendo el ejemplo que Él nos dio, podemos tener la confianza de que Él está actuando en nosotros y a través de nosotros para cumplir su voluntad.

(Adaptado de The Freedom and Power of Forgiveness )


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140902
COPYRIGHT © 2014 Grace to You