miércoles, septiembre 03, 2014

Reflexiones Pastorales: Las Minas Terrestres Exegéticas

clip_image002Reflexiones Pastorales: Las Minas Terrestres Exegéticas

VFT

Recuerdo estar en el seminario y como me gustaría aprender sobre diversos libros de la Biblia o de encontrar pasajes de la Escritura que me gustaría hacer una nota mental en la que quería predicar y enseñar tales cosas. Acumulé mi lista de deseos y mentalmente archivé en mi cerebro para futuras referencias. En esa lista, sin embargo, estaban una serie de libros y pasajes que yo sabía que iban a ser un reto para una serie de razones. En pocas palabras, estos libros y pasajes estaban llenos de minas terrestres exegéticas, por así decirlo. Permítame explicar.

Hay algunos libros de la Biblia que son difíciles de predicar simplemente debido a su enorme tamaño. Los grandes profetas (Isaías, Jeremías, Ezequiel) vienen a la mente junto con el libro de los Salmos. Abordar estos libros implicará un compromiso de muchos años probablemente. Otros libros de la Biblia tienen pasajes muy nudosos. El final disputado de Marcos, por ejemplo, presenta una serie de desafíos. Muchas de nuestras Biblias contienen la frase: "Algunos de los manuscritos más antiguos no incluyen 16:9-20" Hay otros pasajes que vienen a la mente, tales como 1 Corintios 14:34, “Las mujeres guarden silencio en las iglesias, porque no les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la ley.” Otro desafío viene con libros como Apocalipsis —opiniones son todo el tablero con respecto a la forma de interpretar esta porción de la Escritura. Si usted vadea en las aguas de algunos de estos libros de la Biblia sin preparación, usted podría encontrarse rápidamente fuera de su profundidad. Usted no desea introducirse en su preparación del sermón el miércoles (o sábado por la noche para aquellos que les gusta quemar las pestañas) y darse cuenta de que usted ha caminado sobre una mina terrestre exegética y no está muy seguro de cómo predicar el pasaje. Con toda seriedad, he tenido un colega que me llamaría el domingo por la mañana con preguntas exegéticas sobre pasajes difíciles. Supongo que el último minuto es tan bueno como el primero, pero ese tipo de presión me volvería loco. Entonces, ¿qué se puede hacer?

En primer lugar, pedir a un pastor experimentado que los libros de la Biblia presentan el punto de entrada más fácil para la predicación. ¿Qué puede un nuevo ministro introducirse en un tema? ¿Qué libro de la Escritura no presenta demasiados retos difíciles para un maestro de escuela dominical? En segundo lugar, si usted trabaja precariamente, es decir, estudiando la semana antes de enseñar o predicar, entonces definitivamente querrá elegir algo de terreno llano. Es decir, seleccione los libros más simples de la Biblia. En tercer lugar, si se quiere abordar el material más difícil, eso es sin duda deseable, pero hay algunos libros que requieren estudiar mucho antes de entrar en un púlpito o atril y hablar inteligentemente acerca de su texto.

Permítanme ilustrar este consejo. Cuando comencé mi pastorado, empecé por predicar en el evangelio de Mateo. Preparé mis sermones precariamente. Esto, para mí, era un terreno nivelado.En comparación, sabía que había muchas colinas escarpadas en el libro de Apocalipsis. Así que estudie primero el libro entero en un período de seis meses, desarrollado mis notas de clase, y luego una vez que estaba convencido de que podía manejarlo, lo hice público con una serie de lecciones de Escuela Dominical. Esperé un número de años antes de que yo abordara el final desalentador de Marcos.

Es importante que usted se acerque cuidadosamente a su plan de predicación o la enseñanza, ya que no quiere minar la confianza que su congregación coloca en su capacidad de explicar la palabra. Usted también querrá dar tiempo para estudiar con más atención a los pasajes difíciles –esto es, por supuesto, una admisión tácita de que puede que no ser tan inteligente como cree que es. Por otra parte, especialmente para los nuevos ministros, puede edificar la confianza de su congregación –pueden ver que usted cuidadosamente y sabiamente hace exegesis de las Escrituras de modo que cuando se llega a esos pasajes difíciles, van a confiar en su juicio. La última cosa que quieres hacer es entrar en el púlpito con la tinta húmeda aún en su título de seminario y anunciando en uno de sus primeros sermones, “Usted ve las palabras en la Biblia, pero no son realmente la Escritura, así que vamos a ignorarlas.”

Sea sabio –planifique el futuro. Consulte con pastores experimentados y maestros. Estudie mucho. Y luego, cuando esté listo, salga de su equipo para escalar y ascienda algunos de los picos espectaculares de la Biblia y con amor y humildad lleve a su congregación con usted para ver las maravillas y glorias de la palabra de Dios.