jueves, septiembre 18, 2014

La Palabra de Dios es Suficiente

clip_image002La Palabra de Dios es Suficiente

 

Por Keving DeYoung

“Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4 siendo mucho mejor que los ángeles, por cuanto ha heredado un nombre más excelente que ellos!”

Hebreos 1:1-4

¿Se ha preguntado si la Biblia es realmente capaz de ayudarle con sus problemas más profundos? ¿Ha tenido problemas para saber qué hacer con su vida, y ha deseado tener alguna palabra especial del Señor? ¿Alguna vez ha pensado en sí mismo que la enseñanza bíblica sobre la sexualidad necesita una reforma? ¿Alguna vez ha deseado una revelación más directa, más personal que la que se obtiene de la lectura lentamente a través de la Biblia? ¿Alguna vez secretamente ha querido añadir algo a la palabra de Dios —usted sabe, para hacer las cosas más seguras? ¿Alguna vez quiso tomar algo para hacer más agradable la Biblia? ¿Alguna vez ha asumido que la Biblia no dice nada acerca de cómo adorar a Dios o cómo ordenar su iglesia? ¿Alguna vez has sentido como la Biblia simplemente no era suficiente para vivir una vida fiel en el mundo actual? Si usted puede responder sí a cualquiera de estas preguntas —y todos a veces— entonces usted está luchando con la suficiencia de la Escritura.

La mayoría de los cristianos están familiarizados con los atributos de Dios. En algún momento y en algún nivel hemos estudiado la santidad, la justicia, la omnisciencia, la soberanía de Dios, la bondad, la misericordia, el amor, y todo lo demás características que podría listarse como atributos divinos. Pero dudo que podríamos nombrar, mucho menos explicar, los atributos de la Escritura. Tradicionalmente, los teólogos protestantes han destacado cuatro características esenciales de la Escritura: suficiencia, claridad, autoridad, y necesidad. Cada uno de los atributos –las pueden repetir por el acrónimo útil SCAN –está destinado a proteger a una importante verdad acerca de la Biblia:

Suficiencia: Las Escrituras contienen todo lo necesario para el conocimiento de la salvación y la vida piadosa. No necesitamos ninguna nueva revelación del cielo.

Claridad: El mensaje de salvación de Jesucristo se enseña claramente en las Escrituras, y puede ser entendido por todos los que tienen oídos para oír. No necesitamos un magisterio oficial que nos diga lo que la Biblia significa.

Autoridad: La última palabra siempre se dirige a la palabra de Dios. Nunca debemos permitir que las enseñanzas de la ciencia, la experiencia humana, o los concilios de la iglesia tengan prioridad sobre la Escritura.

Necesidad: La revelación general no es suficiente para salvarnos. No podemos conocer a Dios para salvación por medio de la experiencia personal y la razón humana. Necesitamos la palabra de Dios para decirnos cómo vivir, quien es Cristo, y cómo ser salvo.

O para cambiar el orden de los atributos, podríamos decir: la palabra de Dios es definitiva; La palabra de Dios es comprensible; La palabra de Dios es necesaria; y la palabra de Dios es suficiente. Cada uno de estos atributos se merece un capítulo aparte. Vamos a empezar en este capítulo con la suficiencia de la Escritura.

Más que Suficiente

La doctrina de la suficiencia de las Escrituras, a veces llamada la perfección de las Escrituras, significa que "la Escritura es suficientemente clara como para hacernos responsables de llevar a cabo nuestras responsabilidades presentes a Dios.”[1] Es una doctrina ética. Se eliminan todas las excusas para la desobediencia. Nadie puede decir que Dios no ha revelado lo suficiente para que podamos ser salvos o para vivir una vida agradable a él. La Escritura nos hace competente y "preparado para toda buena obra" (2 Tim. 3:16-17). No necesitamos añadir a su alcance para cumplir con los desafíos de hoy o restar de ella para engranar con los ideales de la actualidad. La palabra de Dios es perfecta y completa, que nos da todo lo que necesitamos saber acerca de Cristo, la salvación y la piedad. O como el padre de la iglesia Atanasio dijo, "Las Sagradas y divinamente inspiradas Escrituras son suficientes para la exposición de la verdad.”[2]

De los cuatro atributos de la Escritura, esto puede ser el que los evangélicos se olvidan primero. Si la autoridad es el problema del liberal, la claridad es el problema del posmoderno, y la necesidad el problema para los ateos y los agnósticos, entonces, la suficiencia es el atributo del que más rápido se duda por las masas de cristianos en las iglesias. Podemos decir todas las cosas correctas acerca de la Biblia, e incluso leerla con regularidad, pero cuando la vida se pone difícil, o simplemente un poco aburrida, buscamos nuevas palabras, nuevas revelaciones y nuevas experiencias que nos acerquen a Dios. Nos sentimos bastante aburridos sobre la descripción del Nuevo Testamento de los cielos, pero estamos fascinados por los relatos de los niños en edad escolar que afirman haber ido allí y volver. Desde artículos de revistas sobre “Mi conversación con Dios” (véase el capítulo 2), hasta libros más vendidos en donde Dios es representado teniendo una comunicación particular y privada, podemos actuar con facilidad como si la Biblia fuera poca cosa. Si pudiéramos tener algo más de las Escrituras, entonces estaríamos muy cerca de Jesús y conocer su amor por nosotros.

A menos, por supuesto, el carácter definitivo de la redención de Cristo por nosotros está íntimamente ligada a la finalidad de su revelación a nosotros.

El Hijo Superior de Dios

La gran idea en los primeros versículos de Hebreos es la gran idea para todo el libro de Hebreos. Dios nos ha hablado por el Hijo, y este Hijo es superior a todas las personas, los seres celestiales, las instituciones, los rituales y los medios anteriores de revelación y redención. Es por eso que los versículos 1 y 2 comienzan con una serie de contrastes.

Eras. La edad pasada fue “en otro tiempo,” pero ahora estamos en “estos postreros días.” Esto no significa necesariamente el fin del mundo está cerca. Esto significa que hemos entrado en una nueva era, la era del Espíritu, la plenitud de los tiempos en que los grandes actos de salvación han tenido lugar. La muerte y resurrección de Jesús dio paso al mundo en una época diferente. No hay acto de redención que tenga lugar antes de que llegue el último día. Eso nos pone en los últimos días.

Destinatarios. En una época anterior, hace mucho tiempo, Dios habló “a nuestros padres,” a los patriarcas, a los antepasados ​​judíos. Pero en estos días Dios “nos” ha hablado. Esta es una era diferente, y que Dios está hablando a un grupo diferente de personas.

Agentes. Dios también ha hablado mediante una diferente “agencia.” En días anteriores habló por “los profetas,” ya sea profetas nombrados de la antigüedad, los que tienen una función profética como Moisés, o los escritos proféticos (es decir, el Antiguo Testamento ). “Por los profetas,” es como Dios ha hablado. Pero en estos últimos días Dios ha hablado “por el Hijo.” Jesucristo nos ha revelado cómo es Dios, nos enseñó la voluntad de Dios, y nos muestra el camino de la salvación.

Maneras. Hace mucho tiempo Dios habló en muchas ocasiones (Polymeros) y de muchas maneras (polytropos). Dios habló por medio de visiones, sueños, voces, una zarza ardiente, una columna de fuego, un burro, y la escritura en la pared. Eso fue entonces, en la antigüedad. Pero en estos últimos días Dios ha hablado de una sola manera, por el Señor Jesucristo. El contraste implícito es que mientras que había muchas maneras al principio en las que Dios habló a su pueblo, ahora hay sólo un medio de revelación: a través de su Hijo.

Los cuatro contrastes tienen la intención de llevarnos a la misma conclusión, una conclusión gloriosa explicada en los versículos 2-4 de Hebreos 1, es decir, que Cristo es el agente superior y definitivo de la redención y la revelación de Dios. El escritor de Hebreos, extrayendo de los Salmos 2 y 110, hace siete afirmaciones en este sentido:

  1. El Hijo es el heredero de todas las cosas (Hebreos 1:2 b). Todo culmina en Cristo. El trabajo misionero de este tiempo es traer a Cristo lo que por derecho le pertenece.
  2. El Hijo es el creador de todas las cosas (v. 2c). Aunque la segunda persona de la Trinidad no se menciona por su nombre en el relato de la creación, vemos en Génesis que Dios creó por la acción de su intervención divina. Esta palabra se identifica con la Palabra que más tarde se convirtió en la encarnación.
  3. El Hijo es el sustentador de todas las cosas (v. 3a). Cada protón, cada electrón, cada compuesto, cada partícula y planeta, cada estrella y galaxia se sustenta con su palabra poderosa.
  4. El Hijo es la revelación de Dios (v. 3a). Él es la manifestación de la presencia de Dios, no más que un reflejo de la gloria divina, sino el resplandor de la misma. Él es la imagen misma de Dios, iguales en esencia y naturaleza. Cristo nos muestra a Dios como realmente. es.
  5. El Hijo ha hecho la purificación de nuestros pecados (v. 3b). Él quitó la mancha y la culpa del pecado, no sólo como una sombra de grandes cosas por venir (como los antiguos sacrificios) sino como la sustancia de todo lo que había sido prefigurado.
  6. El Hijo se sentó (v. 3b). Así como una madre se sienta al final del día, porque los niños están finalmente en la cama y la cocina está limpia, así Cristo se sentó a la diestra de Dios, porque su obra había sido realizada. La entronización fue completa (Sal. 110:1) y la tarea sacerdotal se cumplió una vez para siempre (Hebreos 9:25 - 26).
  7. El Hijo, por lo tanto, se ha convertido en muy superior a los ángeles (v. 4). Él es superior a estos mensajeros celestiales porque la palabra final de Dios se ha hablado a través de él. Ninguno quiere venir en pos de él. Nuestra gran salvación ha llegado - confirmado por señales, prodigios, milagros y dones del Espíritu - y nunca será superado (2:1 - 4).

Dios nos ha hablado por el Hijo, y este Hijo es superior a todas las personas, los seres celestiales, las instituciones, los rituales y los medios anteriores de revelación y redención. Esa es la gran idea en Hebreos 1:1-4 y en todo el libro. Cristo es superior a los ángeles (caps. 1-2), a Moisés (cap. 3), a Josué (caps. 3-4), a Aarón (cap. 5), a Abraham (cap. 6), a Melquisedec ( cap. 7), al antiguo pacto (cap. 8), al tabernáculo (cap. 9), al sumo sacerdote (cap. 10), a los tesoros de este mundo (cap. 11), hasta del Monte Sinaí ( cap. 12), y de la ciudad que tenemos aquí en la tierra (cap. 13). El Hijo es nuestro Gran Superlativo, superando a todos los demás, porque en El tenemos la plenitud y la finalidad de la redención y la revelación de Dios.

La Suficiencia en el Hijo y en las Escrituras

Entonces, ¿qué tiene todo esto que ver con la suficiencia de la Escritura? Mire más de cerca a la conclusión que acabamos de exponer más arriba: el Hijo es superior a todos los demás, porque en él tenemos la plenitud y la finalidad de la redención y la revelación de Dios. Nosotros hacemos bien en entender la pieza plenitud. Todo en los días “hace mucho tiempo", señalaba a Cristo, y todo se completó en Cristo. Él es el cumplimiento de siglos de predicciones, profecías y tipos. Esa es la parte plenitud de la ecuación.

Pero igual de importante es el carácter definitivo de la obra de Cristo. Dios definitivamente ha dado a conocer. Cristo tiene una vez por todas pagó por nuestros pecados. Él vino a la tierra, vivió entre nosotros, murió en la cruz, y alzó la voz en sus últimos momentos, "¡Consumado es!" No estamos a la espera de ningún otro rey para que nos gobierne. No necesitamos de ningún otro profeta como Mahoma. No puede haber más sacerdote que haga expiación de nuestros pecados. La obra de la redención ha sido completada.

Y no debemos separar la redención de la revelación. Ambos han terminado y cumplido en el Hijo. ¿La palabra de Dios frente a la Palabra de Dios? ¿La Biblia contra Jesús? ¿Las Escrituras contra el Hijo? Hebreos no deja margen para estas antítesis diabólicas. Es cierto que la Biblia no es Jesús; la Escritura no es el Hijo. Las palabras de la Biblia y la Palabra encarnada son distintas, pero también son inseparables. Cada acto de redención, desde el éxodo, hasta la vuelta del exilio, a la cruz en sí –son también una revelación. Ellos nos dicen algo acerca de la naturaleza del pecado, el camino de la salvación, y el carácter de Dios. Del mismo modo, el punto de la revelación es siempre redimir. Las palabras de los profetas y los apóstoles no tienen el propósito de hacernos inteligentes, sino salvarnos. La redención revela. La revelación redime.

Y Cristo es ambas cosas. Él es un acto total y definitiva de Dios de la redención y la revelación completa y final de Dios de sí mismo. Incluso las enseñanzas posteriores de los apóstoles no eran más que los recuerdos de lo que dijo Cristo (Juan 14:26) y la mayor explicación dad apor Espíritu de todo lo que fue y todo lo que él logró (Juan 16:13-15). “Nada puede ser añadido a su obra redentora,” Frame argumenta, “y nada se puede añadir a la revelación de esa obra redentora.”[3] Si decimos que la revelación no es completa, hay que reconocer que de alguna manera la obra de la redención también permanece sin terminar.

Así que ¿estamos diciendo que Dios ya no habla? No, en absoluto. Pero tenemos que pensar cuidadosamente acerca de cómo habla en estos últimos días. Hoy Dios habla por medio de su Hijo. Piense en los tres oficios de Cristo-profeta, sacerdote y rey. En un sentido muy real, Cristo ha terminado su obra en cada una de estas tres oficios. Y sin embargo, sigue trabajando a través de esa obra terminada.

Como rey, Cristo ya está sentado en el trono y ya reina desde el cielo, pero la toma de posesión de su reino no es lo mismo como la consumación del mismo. Todavía hay enemigos para someter bajo sus pies (Heb. 2:08).

Como sacerdote, Cristo ha pagado totalmente por todos nuestros pecados con su sangre preciosa, una vez para siempre, que nunca se repite de nuevo. Y, sin embargo, esta gran salvación aún debe ser ofrecido gratuitamente, y Cristo nos debe mantener en él (Heb. 2:03).

Por último, como un profeta, Dios ha hablado de manera decisiva en su Hijo. Él nos ha mostrado todo lo que necesitamos saber, creer y hacer. No hay nada más que decir. Y sin embargo, Dios se mantiene hablando a través de lo que él ya ha dicho. “La palabra de Dios es viva y eficaz” (Hebreos 4:12); y cuando las Escrituras se leen, el Espíritu Santo sigue hablando (3:7).

Así que, sí, Dios todavía habla. Él no está en silencio. Él se comunica con nosotros personal y directamente. Pero este discurso continuo no es revelación continua. “El Espíritu Santo ya no revela nuevas doctrinas, sino que toma todo de Cristo”(Juan 16:14), escribe Bavinck. “En la revelación de Cristo, Dios se ha completado.”[4] En estos últimos días, Dios nos habla, no por muchas y diversas maneras, pero de una manera, por medio de Su Hijo. Y habla por medio de su Hijo por la revelación de la obra redentora del Hijo que encontramos el primeramente predicha y prefigurado en el Antiguo Testamento, y luego en los Evangelios, y, finalmente, desempaquetada por el Espíritu a través de los apóstoles en el resto del Nuevo Testamento.

La Escritura es suficiente, porque la obra de Cristo es suficiente. Están de pie o caen juntos. La redención del Hijo y la revelación del Hijo deben ser ambos suficientes. Y como tal, no hay nada más que hacer y nada más que ser conocido para nuestra salvación y para nuestro caminar cristiano de lo que vemos y sabemos acerca de Cristo y por medio de Cristo en el libro de su Espíritu. Frame tiene razón: “La Escritura es el testimonio de Dios en la redención que él ha cumplido por nosotros. Una vez que la redención está terminada, y el testimonio apostólico de ello ha finalizado, las Escrituras están completas, y no debemos esperar más adiciones a ellas.”[5] O como Packer dijo, más escuetamente, pero no es menos verdad: “No hay palabras de Dios habladas a nosotros en absoluto hoy excepto las palabras de la Escritura.”[6]

Suficiencia Práctica

¿Y por qué todo esto es importante? ¿Qué diferencia hace la suficiencia de la Escritura en su vida cristiana? Permítame terminar sugiriendo cuatro maneras en que debería hacer una gran diferencia.

En primer lugar, con la suficiencia de las Escrituras podemos mantener la tradición en su lugar. La tradición ciertamente tiene un lugar en la comprensión de la palabra de Dios y la formulación de las convicciones doctrinales de la iglesia. La diversidad que más fácilmente se pasa por alto hoy en día es la diversidad de los muertos. Debemos aprender de los grandes maestros que se han presentado antes que nosotros. Debemos mantenernos firmes en los credos ecuménicos de la iglesia. Y para aquellos de nosotros en tradiciones confesionales –como luteranos, anglicanos, presbiterianos y los reformados –hay que tomar los votos para mantener nuestros estándares confesionales con seriedad, con cuidado, y con integridad. Pero incluso estos grandes credos, catecismos y confesiones son valiosos sólo mientras se resumen lo que se enseña en las Escrituras. Ningún texto secundario, hecho por el hombre puede reemplazar o ser permitido subvertir nuestra lealtad y conocimiento de la Biblia.

La suficiencia de la Escritura apuntala el grito de la Reforma de la sola Scriptura, o “Escritura solamente.” Esto no quiere decir que tratamos de acercarnos a la Biblia sin la ayuda de buenos profesores, recursos académicos, y fórmulas doctrinales probadas. “Sola” no significa “por sí mismo” (solo Scriptura), sin cualquier consideración comunales o confesionales, sino que solo la Escritura es la autoridad final. Todo debe ser probado contra la palabra de Dios. La tradición no tiene un papel de igualdad con la Biblia en nuestro conocimiento de la verdad. Más bien, la tradición tiene una confirmación, que ilumina, y un papel de apoyo que desempeñar. No podemos aceptar las innovaciones doctrinales como la infalibilidad papal, el purgatorio, la inmaculada concepción, o la veneración de María, debido a que estas doctrinas no se pueden encontrar en la palabra de Dios y contradicen lo que se revela en las Escrituras. Aunque es posible que respetemos a nuestros amigos católicos y ser agradecidos por muchos aspectos de su fe y testimonio social, no debemos vacilar en nuestra lealtad a la sola Scriptura. Está implícito en la comprensión bíblica de su propia suficiencia.

En segundo lugar, porque la Escritura es suficiente, no añadimos ni restamos nada de la palabra de Dios. Al llegar a la Biblia, debemos recordar siempre que estamos leyendo un libro del pacto. Y los documentos de pacto normalmente concluyen con una inscripción de maldición de pacto. Vemos una maldición en Deuteronomio 4:02 y 12:32, donde a los israelitas se les advierte contra la adición a la ley mosaica o quitar algo de él (cf. Prov. 30:5-6). Del mismo modo, vemos la misma especie de maldición en la conclusión del Nuevo Testamento en Apocalipsis 22:18-19-“ o testifico a todos los que oyen las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a ellas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro; y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa descritos en este libro.” Esta fuerte admonición, al final de toda la Biblia no es insignificante, es un fuerte recordatorio de que no hay que añadir nada a las Escrituras -para hacerla mejor, más segura, o más de acuerdo con nuestra hipótesis-y no debemos restar nada de ellas, ni siquiera si la experiencia, las revistas académicas, o el estado de ánimo de la cultura insisten en que debemos hacerlo.

En tercer lugar, puesto que la Biblia es suficiente, podemos esperar que la palabra de Dios sea relevante para toda la vida. Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para la vida y la piedad (2 Pedro 1:3); La Escritura es suficiente para hacernos sabios para la salvación y la santidad para el Señor (2 Tim. 3:14-17). Si aprendemos a leer la Biblia hacia abajo (en nuestros corazones), a través de (la línea argumental de la Escritura), de (hasta el final de la historia), y hacia arriba (para la gloria de Dios en la faz de Cristo), encontraremos que cada pedacito de la Biblia es provechosa para nosotros. Afirmar la suficiencia de la Escritura no es sugerir que la Biblia nos dice todo lo que queremos saber de todo, sino que nos dice todo lo que necesitamos saber acerca de lo que más importa. La Escritura no da información exhaustiva sobre todos los temas, pero en todos los temas sobre los que habla, dice sólo lo que es verdadero. Y en su verdad tenemos el conocimiento suficiente para apartarnos del pecado, buscar un Salvador, tomar buenas decisiones, agradar a Dios, y llegar a la raíz de nuestros problemas más profundos.

En cuarto lugar, la doctrina de la suficiencia de la Escritura nos invita a abrir nuestras Biblias a escuchar la voz de Dios. Hace poco estuve en un grupo de asesoramiento denominacional donde nos dijeron que encontráramos nuestras "normas" como una comunidad. Cuando sugerí que nuestra primera norma debía ser probar todo contra la palabra de Dios, se me dijo-y esta es una cita exacta-que “no estamos aquí para abrir nuestras Biblias.” El objetivo del grupo, al parecer, fue que escucháramos a nuestro corazón y escucháramos a los demás, pero no tanto que escucháramos a Dios. Más tarde en la misma reunión de la denominación, un pastor de América del Sur se dirigió a todo el cuerpo. Al percatarse de un anuncio en la parte posterior para un evento donde íbamos a "descubrir" la visión de Dios para nuestra denominación, el hombre comentó: “¿Descubrir? Espero que encuentre lo que busca. Y trate de no tomar mucho tiempo.” Fue una indagación bien colocada ante la tendencia en la iglesia americana de planificar y soñar y maquinar y tener visión y participar en el discernimiento mutuo, a la vez que la voz clara de Dios está descuidada en nuestros regazos..

La palabra de Dios es más que suficiente para el pueblo de Dios para vivir sus vidas para la gloria de Dios. El Padre hablará por medio de todo lo que el Espíritu ha hablado por medio del Hijo. La cuestión es si vamos a abrir nuestras Biblias y tomarnos la molestia de escuchar.

 

1 John M. Frame, The Doctrine of the Word of God (Philipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 2010), 226.

2 Quoted in Timothy Ward, Words of Life: Scripture as the Living and Active Word of God (Downers Grove, IL: IVP Academic, 2009), 107.

3 Frame, Doctrine of the Word of God , 227.

4 Herman Bavinck, Reformed Dogmatics, Volume 1: Prolegomena , ed. John Bolt, , trans. John Vriend (Grand Rapids, MI: Baker Academic, 2003), 491.

5 Frame, Doctrine of the Word of God , 227.

6 JI Packer, “Fundamentalism” and the Word of God (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1958), 119. Si bien este tipo de revelación "inmediata" ha cesado, hay que tener en cuenta "mediar" la revelación por la que Dios nos da nuevas perspectivas y aplicaciones, a veces en formas sorprendentes, pero siempre a través de las Escrituras. Vease Garnet Milne, The Westminster Confession of Faith and the Cessation of Special Revelation: The Majority Puritan Viewpoint on Whether Extra-Biblical Prophecy Is Still Possible (Bletchley, Milton Keynes, UK: Paternoster, 2007).