viernes, septiembre 12, 2014

Una Vida Digna del Evangelio: Doce Aplicaciones

clip_image001Una Vida Digna del Evangelio: Doce Aplicaciones

Por Mike Riccardi

La semana pasada [link], consideré el mandato de Pablo a comportarnos de una manera digna del Evangelio. Vimos como una implicación de ese mandamiento es que nuestra lucha por la santidad ha de ser alimentada por la gracia del Evangelio.¿Pero cómo el Evangelio directamente moldea y dirige su búsqueda por la santidad? ¿Cómo llevamos prácticamente el Evangelio a influir en las diversas facetas de nuestras vidas, para que podamos llevar a cabo nuestra vida de una manera digna del Evangelio?

Hoy, quiero tratar de responder a estas preguntas considerando 12 virtudes bíblicas diferentes, y mostrando cómo el Evangelio traza una línea recta a cada uno de ellas.

clip_image003 El Amor a Dios

Y aquí me refiero al amor de Dios mismo en la persona de Cristo que se manifiesta en un deseo irresistible de comunión con Él a través de la oración y la lectura de la Biblia. 1 Pedro 3:18 nos dice que el propósito de la obra de Cristo en el Evangelio era “para llevarnos a Dios” –de manera que Él pueda restaurarnos a la comunión con nuestro Padre. De la misma manera, 2 Corintios 4: 4-6 enseña que el Evangelio nos abre los ojos a los ciegos para finalmente ver "la gloria de Dios en la faz de Cristo." Si, pues, mis ojos se han abierto para ver tanta belleza, ¿cuán incongruente sería para mí aislarme de verle revelado en Su Palabra, y demostrando El ser dulce y poderoso en mis oraciones? Si el plan del Evangelio era para llevarnos a Dios, ¿cómo no buscar su rostro en adoración personal regular?

clip_image005 El amor a los demás cristianos

Si Dios ha demostrado Su amor por su pueblo al entregar a Su amado Hijo a la muerte para asegurar su salvación, ¿cómo podemos retener nuestro amor a ellos? En efecto, ¿cómo podemos nosotros, los que profesamos amar a Cristo sin amar a su novia?

Imagínese si un hombre le dijera a su amigo, “Hey Santiago, me encanta pasar tiempo juntos, hermano. No eres más que un beneficio para mí, y yo te amo en Cristo. Pero déjame decirte hombre, que no puedo soportar a tu esposa. Quiero decir, ella es simplemente ridícula!” ¿Cómo habría recibido eso?

O bien, cambie la metáfora. 1 Juan 5:1 dice: “todo aquel que ama al Padre, ama al que ha nacido de El.” ¿Qué pensaría usted si, después de pasar algún tiempo con usted, otra pareja simplemente derrama su corazón acerca de lo mucho que usted y su esposa aman, pero le dice que sus hijos son unos mocosos? No sé de ninguna otra manera de enemistarse con cualquier padre mejor o más rápido que insultar a sus hijos.

Y sin embargo, sus hermanos y hermanas son hijos de vuestro Padre. Ellos, junto con ustedes, son la novia de Cristo. Y debido a que nos han servido tan fielmente por la obra de Cristo en el Evangelio, estamos listos y dispuestos a servir a los demás. Fuimos rescatados del poder de las tinieblas por Uno que de buena gana entregó Su vida para redimirnos.. Debido a esto, debemos estar de buen agrado dispuestos a poner nuestras vidas en sacrificio, entregar su vida en servicio a nuestros hermanos y hermanas.

clip_image007 Unidad

También estrechamente relacionado con aquellos esta la unidad. Si el Evangelio nos une a Cristo por la fe de tal manera que somos uno con Él, esto significa que también estamos unidos a todos los demás que están unidos a El. Por lo tanto, con entusiasmo y humildad podemos tratar de resolver la división al recordar que ya estamos unidos por la obra objetiva de Cristo en nuestro favor.

Después de llamar a los filipenses a comportarse de una manera digna del Evangelio (Filipenses 1:27), una de las primeras cosas que dice es que él espera encontrarlos “manteniéndose firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del Evangelio.” El Evangelio nos hace uno, de manera objetiva, y por tanto debemos andar, prácticamente, en esa unidad.

clip_image009 Humildad

La forma en que se logrará esta unidad es a través de la humildad. Unidad se cultiva cuando humildemente “considere al otro como más importante que a sí mismo” (Filip 2:3). Y yo no sé si hay una respuesta más coherente con un Evangelio de la gracia soberana que la humildad. Hemos sido elegidos por Dios para la salvación basada en nada en absoluto en nosotros mismos (Ef 1, 5; Romanos 9:11, 16). Si somos salvos por un Evangelio no podemos hacer nada para ganar, quiere decir que en cada experiencia nos volvemos mejor de lo que merecemos. El Evangelio nos debe hacer un pueblo humilde.

clip_image011Gozo

¡El Evangelio son las buenas noticias! Pablo llama el Evangelio “del bien (Rom 10:15 )! El Evangelio por el cual somos rescatados de nuestro pecado, perdonados, liberados de la pena, y nacidos a una vida nueva vivida para la gloria de Dios trae el gozo más grande imaginable! Cuan desequilibrado e impropio sería para nosotros ser sombríos, malhumorado, habitualmente enojado, o quejándose. El Evangelio es la mayor motivación en un mundo para nosotros “regocijaos siempre” (Filip 3:1; 4:4, 1 Tes 5:16).

clip_image013 Generosidad

Cuando Pablo busca despertar a los corintios para dar sacrificialmente para los santos en Jerusalén, él les recuerda el propio “don inefable” de Dios a ellos en la Persona de Jesucristo (2 Corintios 9:15). En 2 Corintios 8:9 dice, “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos.” Para nosotros para quienes el vivir es Cristo y el morir es ganancia (Filipenses 1:21); por quien Cristo es más satisfactorio que todo lo que el dinero puede comprar-debería ser la cosa más natural del mundo que seamos radicalmente generosos. La avaricia, la codicia y el descontento no tiene absolutamente ningún sentido para el cristiano, quien posee todas las cosas en Cristo (Hebreos 13: 5; cf. 1 Co 3, 21-23).

clip_image015Pureza sexual

El Evangelio nos trae la buena noticia de que incluso mientras somos pecadores somos declarados justos a los ojos de Dios tres veces santo. ¿Cómo podemos nosotros, los que hemos sido limpiados por la sangre preciosa de Cristo –unido a Aquel que es perfectamente puro – entregarnos a la inmoralidad sexual e impureza? “¿¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo!” (1 Cor 6:15 ). Y luego: “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo” (1 Cor 6:20 ). Nuestros cuerpos no nos pertenecen; le pertenecen a Cristo. Él los compró al precio inestimable de Su propia sangre. No consideremos la sangre de Cristo a la ligera al participar en la inmoralidad.

clip_image017 La pureza de expresión

Algo relacionado con eso es la pureza de expresión. Aquellos de nosotros que se han beneficiado por la obra de Cristo, que son llamados a la Verdad (Juann 14: 6) están llamados a “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala[a], sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad[b] del momento, para que imparta gracia a los que escuchan” (Efesios 4:29). Pablo continúa diciendo en Efesios 5:4, que no debe haber suciedad, tonterías y groserías, porque no es apropiado para el que ha sido declarado justo. El doble sentido provocativo, la insinuación y las bromas ordinarias no tienen absolutamente lugar en aquellos labios que han sido limpiados por los carbones del Evangelio (cf. Isa 6:6–7).

clip_image019 Liderazgo y la Sumisión en el Matrimonio

En ese tramo final glorioso de Efesios capítulo 5, Pablo nos dice que el matrimonio está diseñado para apuntarnos al Evangelio –a la relación entre Cristo y Su Esposa, la Iglesia.

Maridos: ¿está tu vida marcada por el liderazgo amoroso y el liderazgo de servicio a su esposa? ¿Está tomando la responsabilidad de pastorear de manera proactiva a tu esposa como Cristo cuida y sustenta a la Iglesia?

Esposas: ¿Esta tu carácter marcado por sumisión gozosa y dispuesta a la autoridad de tu marido, como una imagen de la sumisión gozosa y dispuesta de la Iglesia a Cristo mismo?

clip_image021Paternidad bíblica

Padres, ¿cómo podemos nosotros, los que hemos sido adoptados por un padre tan amoroso ser fríos, duros, implacables, inflexibles y sin gracia y con nuestros hijos (Ef 6:4)? Por otra parte, ¿cómo podemos tener poco cuidado por el bienestar de nuestros hijos al no disciplinar y reprenderlos con fidelidad (Proverbios 19:18), e incluso de forma enérgica, cuando sea necesario, como nuestro Padre Celestial es fiel en hacerlo por Sus hijos (Hebreos 12: 5-8)?

clip_image023 Integridad en el Lugar de Trabajo

Una vez más, si servimos al que es llamado la Verdad, ¿cómo podemos lidiar con deshonestidad con las personas en el lugar de trabajo? Para bien o para mal sus amigos no creyentes y compañeros de trabajo le ven y forman opiniones de Cristo y Su Iglesia. ¿Qué estás comunicando acerca de Cristo y del cristianismo con tu vida, palabras y actitud? ¿No dices con tu vida qué dices con tus labios? ¿Tu vida dice la verdad sobre el mensaje que proclamas? Debes ser claro para los que trabajan contigo, por tus palabras y por tus acciones, que eres un hombre o mujer honesto –que das ocho horas de trabajo por ocho horas de pago y que estás trabajando para la aprobación de Aquel que es infinitamente más importante que tu supervisor (Col 3, 22-24).

clip_image025 Evangelismo

Y por último, ¿cómo podemos profesar amar la gloria de Dios revelada en el rostro de Cristo, y sin embargo no estar muy dispuestos a proclamar la Buena Nueva de esa gloria a los demás? Para que puedan amar y disfrutar de lo que sabemos que es infinitamente satisfactorio, y para que Dios pueda recibir la gloria y la alabanza de la que Él ​​es digno a la mayor cantidad de gente posible. Simplemente no puede ser que nosotros quienes somos los beneficiarios de un glorioso Evangelio tal podamos permanecer en silencio en un día de las buenas noticias (cf. 2 Reyes 7: 9).

* * * * * * * * * *

El Evangelio simplemente no es el mensaje que "obtienes en la puerta" del Cristianismo; el mensaje es el que refuerza y mantiene todos sus esfuerzos en la santidad durante toda su vida de cristiano. Los tentáculos del Evangelio de Jesucristo tocan todas las facetas de su vida. Pido a Dios que estas reflexiones le impulsen a seguir meditando sobre cómo las verdades contenidas en el Evangelio tienen una influencia directa en las diversas situaciones, experiencias y decisiones que enfrentan día a día.