martes, octubre 27, 2015

Sueño del Alma vs la Biblia

Post-ESJ-16

Sueño del Alma vs la Biblia

Por Clint Archer

Disfruto de una siesta celestial tanto como cualquier otro, pero no a expensas de llegar al cielo realmente. Persiste en algunos círculos evangélicos un pequeño malentendido pertinaz conocido como "sueño del alma" o, para el más erudito, "psychopannychism."

Es la opinión de que cuando se muere su espíritu entra en un estado sin comprensión e inconsciente hasta la resurrección final.

El razonamiento es que, dado que cada ser humano es un compuesto de cuerpo-alma (o para nuestros lectores tripartitos pedantes: cuerpo-alma-mente), cuando el cuerpo muere el alma no puede funcionar hasta que se reencuentre con su corpus resucitado.

Este argumento no es simplemente lógico, sino presuntamente bíblico. Los defensores señalan que los escritores de las Escrituras que se refiere habitualmente a los difuntos como los que han "dormido".

Por ejemplo,

Jesús se refirió al fallecido y sepultado Lázaro como estar durmiendo:

Juan 11:11-14... Dijo esto, y después de esto añadió: Nuestro amigo Lázaro se ha dormido; pero voy a despertarlo. Los discípulos entonces le dijeron: Señor, si se ha dormido, se recuperará. Pero Jesús había hablado de la muerte de Lázaro, mas ellos creyeron que hablaba literalmente del sueño. Entonces Jesús, por eso, les dijo claramente: Lázaro ha muerto..."

Jesús le dijo riéndose dolientes que la hija de Jairo no estaba muerto, sino dormitando (Marcos 5:39).

Mateo registra esto en la crucifixión:

Mateo 27: 52-53 y los sepulcros se abrieron, y los cuerpos de muchos santos que habían dormido resucitaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de Jesús, entraron en la santa ciudad y se aparecieron a muchos. clip_image001

El martirio de Esteban se equipara con una siesta.

Hechos 7:60-8:1 Y cayendo de rodillas, clamó en alta voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Habiendo dicho esto, durmió. Y Saulo estaba de completo acuerdo con ellos en su muerte.”

1 Tesalonicenses 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús..

Entonces, ¿qué hacemos con esto? ¿Nuestras almas simplemente dormitan como un protector de pantalla de bajo consumo de energía hasta que se proporcione un nuevo cuerpo?¿Inicia la muerte un compás de espera para el espíritu, o un estado a la espera de la reanimación; un milagro que Max simplemente llamaría "casi muerto"?

La solución viene de la ciencia y el arte de la hermenéutica.

Usted ni siquiera necesita un estudio de la frase "dormido" en la literatura griega para determinar que se trata de un eufemismo para referirse a la muerte. (Por mucho que decimos "falleció" o "recientemente partió.") Las reglas de la hermenéutica dictan que siempre empezamos con los textos menos ambiguos y más didácticos en las Escrituras para arrojar la luz de entendimiento sobre aquellos cuyos significados están en disputa.

Estos son algunos pasajes en los que la naturaleza instantánea del ascenso del alma al cielo es clara:

Filipenses 1:21-23 Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Pero si el vivir en la carne, esto significa para mí una labor fructífera, entonces, no sé cuál escoger, pues de ambos lados me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor.

Lucas 23: 42-43 Y decía [el ladrón en la cruz]: Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces El [Jesús] le dijo: En verdad te digo: hoy estarás conmigo en el paraíso.”

2 Corintios 5: 1-8 Porque sabemos que si la tienda terrenal que es nuestra morada, es destruida, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha por manos, eterna en los cielos. Pues, en verdad, en esta morada gemimos, anhelando ser vestidos con nuestra habitación celestial; y una vez vestidos, no seremos hallados desnudos. Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. Y el que nos preparó para esto mismo es Dios, quien nos dio el Espíritu como garantía. Por tanto, animados siempre y sabiendo que mientras habitamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor (porque por fe andamos, no por vista); pero cobramos ánimo y preferimos más bien estar ausentes del cuerpo y habitar con el Señor.

Por lo tanto, no hay necesidad de perder el sueño respecto si verá o no a Jesús. En el momento en que su espíritu se libere, usted estará con Jesús. ¿Qué forma tiene el estado intermedio es el tema de otro post. Vea este espacio.