viernes, octubre 09, 2015

5 Señales de Advertencia para la Iglesia en una ‘Cultura de Facebook’

clip_image002

5 Señales de Advertencia para la Iglesia en una “Cultura de Facebook”

Por Michael Kruger

Uno de mis recuerdos favoritos de la infancia es ver Star Wars en el teatro en 1977. Yo (junto con toda una nación) quede asombrado. Nada de eso nunca se había hecho antes. Todos fuimos absorbidos por un nuevo mundo de naves espaciales, sables de luz, criaturas extrañas y lejanas galaxias. Pero de todas las cosas que me llamó la atención del espectador promedio, la increíble tecnología del futuro fue, sin duda, la parte superior de la lista.¿Cómo sería tener robots con personalidades, flotar por encima del suelo en un "transveloz,” jugar "ajedrez" con imágenes holográficas virtuales, y tener extremidades perdidas restauradas con piezas robóticas?

Por supuesto, estas mismas cosas se han realizado en gran medida hoy. De hecho, me di cuenta de que cuando mi hijo vio Star Wars en DVD hace unos años, no estaba sorprendido por mucho d elo tecnológico –algunas de ellas probablemente parecían bastante realistas para él. Estaba hipnotizado en cambio por las naves de vuelo rápido, peleas con sables de luz, y las escenas de acción divertidas. Vivimos en un mundo donde la tecnología avanza a un ritmo tan alucinante que apenas tenemos tiempo para detenernos y ser sorprendidos por ello. Sentimos esto hoy en día sobre todo en el área de los "medios sociales" como Facebook, Twitter, Snapchat, Periscope, y los simple 'mensajes de texto. Estamos (supuestamente) más conectados, más en contacto, en una mejor comunicación que nunca.

Sin embargo, cuando pienso en el futuro de mi hijo, e incluso sobre la vida de hoy, tengo que hacer la pregunta: ¿Qué efecto tiene la tecnología de "medios sociales" sobre la forma en que vemos a la iglesia? ¿En la manera de concebir la vida en el cuerpo de Cristo? Gran parte de los medios sociales es positivo, por supuesto. Y la iglesia, sin duda ha aprovechado esta tecnología para avanzar en la causa de Cristo. Por otra parte, no puedo perder la ironía de escribir acerca de los efectos adversos de la tecnología en un sitio web. Sin embargo, tengo algunas preocupaciones – y usted también debería.

Aquí hay cinco características de una "cultura de Facebook" que debemos reconocer como creyentes:

1. Estilo de Aprendizaje de Poca / Limitada Capacidad de Atención

Es difícil imaginar a los que absorben información a la velocidad de textos breves y tweets sentados a través de un sermón de 40-minutos y que participan de manera sostenida. Ahora, ¿significa esto debemos acortar nuestros sermones y hacerlos más entretenidos? ¿O significa que debemos trabajar duro para entrenar a nuestras congregaciones en una forma en que aprendan? Esperemos lo último.

2. Baja Perspectiva de la Autoridad / Sobre atención en la Igualdad

Uno de los efectos más a menudo pasado por alto de los medios sociales es cómo vemos las figuras de autoridad. El Internet es el gran ecualizador – todo el mundo tiene una voz. Todos tenemos una plataforma para hablar lo que pensamos, decir nuestra parte. Después de cualquier artículo o noticia, cualquier persona puede ofrecer una opinión. Y, ciertamente, mucho de esto es bueno.

Pero también puede dar lugar a una visión "igualitaria" de la autoridad —que la opinión de nadie debe ser valorada o dar peso más que la otra. No hace falta decir que esto presenta problemas para una eclesiología bíblica que comprende que la iglesia y los pastores tienen una verdadera autoridad dada por Dios en la vida de su pueblo.

3. Interacciones Superficiales / Relaciones Artificiales.

En su libro Alone Together: Alone Together: Why We Expect More from Technology and Less from Each Other [Solos Juntos: Por qué esperamos más de la tecnología y menos el uno del otro] (2011), el profesor del MIT Sherry Turkle observa: “En los sitios de redes sociales como Facebook, creemos que estaremos presentándonos a nosotros mismos, pero nuestro perfil termina siendo el de alguien más –a menudo la fantasía que queremos ser” (153).

En otras palabras, aunque la gente podría sentirse más conectada, pueden estar en realidad más lejana — al menos, de quienes en realidad son. Por el contrario, las verdaderas comunión cristiana demanda que nos comprometamos con las personas como realmente somos, para que podamos enfrentar honestamente nuestro pecado y crecer juntos en Cristo.

4. La Falta de Presencia Física

"La gente admite fácilmente que preferirían dejar un correo de voz o enviar un e-mail que hablar cara a cara", Turkle señala. “Las nuevas tecnologías nos permiten ‘colgar’ el contacto humano” (15). La tecnología moderna, entonces, puede crear una existencia cuasi-gnóstica casi no física. Así que es irónico que uno de los primeros enemigos del cristianismo fue el gnosticismo, que abrazó la creencia de que el mundo físico era inherentemente malo y que la salvación era en gran parte una liberación del cuerpo físico.

Por el contrario, el cristianismo bíblico siempre ha avanzado a una visión sólida y positiva de lo físico. La presencia cara a cara es importante. De hecho, un día, en los cielos nuevos y tierra nueva, tendremos nuevos cuerpos resucitados y veremos a nuestro Rey (y uno al otro) físicamente. Para siempre.

5. Poco Compromiso / Rendición de Cuentas

Una de las características atractivas de la comunicación del estilo de Facebook es que requiere muy poco de nosotros. Es una forma de bajo compromiso y baja responsabilidad de interacción. Controlamos –y controlamos totalmente – la duración, la intensidad y el nivel de contacto. En cualquier momento, podemos simplemente parar. Pero la vida cristiana y las relaciones cristianas de verdad no funcionan de esta manera. Tenemos obligaciones unos a los otros – obligaciones de pacto. Dicho de otra manera, el cristianismo tiene un aspecto empresarial que se encuentra justo en contra de los patrones relacionales individualistas y autodeterminados de nuestra era tecnológica moderna.

Imagen Vibrante

Entonces, ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Abandonamos la tecnología, nos trasladamos al campo, y adoptamos una existencia semejante a los Amish? De ningún modo. Una vez más, mi objetivo no es condenar a la tecnología de la comunicación moderna (la cual estoy utilizando en este mismo momento). Más bien, mi punto es que debemos ser conscientes de los retos que crean para el ministerio en nuestro mundo moderno y posmoderno.

La tecnología no necesariamente crea patrones de pecado; los intensifica. En respuesta, tenemos que hacer algo que teníamos que hacer de todos modos: dar a nuestro pueblo una imagen robusta y vibrante de la iglesia y su lugar en ella. En otras palabras, tenemos que darles una eclesiología bíblica completamente global.


Michael J. Kruger es presidente de del Seminario Teológico Reformado Charlotte, Carolina del Norte, campus, donde también se desempeña como profesor de Nuevo Testamento.