lunes, octubre 05, 2015

Cuando Cosas Malas Suceden al Pueblo de Dios

clip_image002

Cuando Cosas Malas Suceden al Pueblo de Dios

 

Por Chad Coley

La semana pasada hubo otro tiroteo en una escuela. Éste es diferente porque el tirador hizo su campaña criminal de manera específica. Preguntó a sus víctimas sobre su fe. Si decían que eran cristianos, entonces le disparaba a la cabeza. Este no es el primer acto de violencia en contra de los seguidores de Cristo, y no será el último. Como creyentes muchos de nosotros preguntamos, "¿Cómo respondemos a esos actos de violencia?"

1. Mostrar el amor de Cristo

Llore con los que están en dolor y llore con los que lloran. Nuestra primera preocupación debe ser SIEMPRE por los que son parte del cuerpo de Cristo. Necesitarán nuestro amor y compasión por sus seres queridos. El mundo debe admirar nuestro amor por los demás. Si usted no vive cerca, considere ayudar a las iglesias locales en esa zona para atender a estas familias (2 Corintios 1:4 y Romanos 12:15).

2. Orar

Servimos a un Dios vivo que sabe exactamente lo que necesita cada miembro de la familia, incluso cuando no lo sabemos. Podemos servir al cuerpo de rodillas pidiendo a Dios por el consuelo y animar a las familias y utilizar este terrible mal para el avance del evangelio de la gloria de Dios. No estamos indefensos ante estos ataques malignos. Tenemos comunión directa con el Creador de todas las cosas. Efesios 6:18 dice:

“Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos.”

3. Entendemos que este mundo está en poder de Satanás

Satanás es el dios de este siglo, y él es un como un león, procurando devorar a los que siguen a Cristo (1 Pedro 5:8) Él ciega las mentes de los incrédulos (2 Corintios 4:4) y engaña a los que están en el mundo. 1 Juan 5:19, dice que el mundo está bajo el poder del maligno. El sistema del mundo en que vivimos es diametralmente opuesto a las cosas de Dios.

Esto lo vemos en nuestra cultura hoy en día con la legalización de la homosexualidad y el asesinato ocasional de los no nacidos. Satanás no se preocupa por la vida humana y siempre trabajar para destruir el plan de Dios para la familia. La violencia contra los cristianos es lo que Satanás ha utilizado desde la fundación de la Iglesia por los apóstoles (Leer el libro de Hechos). Satanás es un asesino desde el principio (Juan 8:44), y los que están en este mundo hacer su voluntad.

4. No se sorprenda si el mundo os aborrece

Las personas que no son cristianos, por naturaleza, suprimen la verdad en la injusticia (Romanos 1:18) Su hostilidad variará en función de su depravación y su rechazo a la luz del evangelio. Siempre habrá oposición y rechazo de la verdad, aparte de la obra del Espíritu Santo en el corazón de una persona (1 Corintios 2:14).

Jesús mismo lo dijo en Juan 15: 18-19,

“Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia.”

Juan repite esto en 1 Juan 3:13, "No se sorprenda, hermanos, si el mundo os aborrece."

5. Confíe en Dios

Esto es lo difícil para nosotros. Debemos recordar que no importa lo que suceda en este mundo, a nosotros o, a otros creyentes, Dios todavía está en Su trono. Él no está sorprendido cuando los pecadores pecan, y cuando los malhechores cometen mal. No somos Dios, y no estamos al tanto de Su plan para nuestras vidas, y mucho menos la vida de otros. Sabemos que Dios es bueno y que Él hace todas las cosas para nuestro bien (Romanos 8:28-30) y para Su gloria (1 Corintios 10:31).

El profeta Habacuc pide a Dios: “¿Cuánto tiempo será hasta que hagas algo sobre el mal a mi alrededor." La respuesta de Dios a Habacuc ... “El justo por su fe vivirá.” Cuando los terribles acontecimientos suceden a nosotros o, a otros, en el cuerpo de Cristo debemos confiar en nuestro Creador que mató a Su propio Hijo por amor a nosotros. Él tiene nuestros mejores intereses en el corazón ...

Cada uno de nosotros tiene una cantidad limitada de tiempo en esta tierra. Haga lo mejor posible por obedecer la palabra de Dios y caminar con Él.. No sabemos qué día vamos a respirar el último aliento.

Reflexiones Finales

Nuestros corazones están con las familias y su pérdida. Sus seres queridos están en un lugar mucho mejor en la presencia del Señor. Ellos nos preceden al trono de nuestro Señor Jesucristo. Cuando uno de los miembros del cuerpo de Cristo sufre todos sufrimos (Romanos 12:15).

Recuerde que los cristianos han sido perseguidos por su fe en Cristo por más de dos mil años. Esto no va a cambiar hasta que nuestro Señor Jesucristo regrese para gobernar y reinar. ¡Maranatha! (Oh Señor, ¡Ven!).