jueves, octubre 29, 2015

Recordatorios de la Reforma: Roma y Su Profanación de Cristo

clip_image002

Recordatorios de la Reforma: Roma y Su Profanación de Cristo

Por Eric Davis

 

Este sábado, 31 de octubre se conmemoran casi 500 años desde uno de los grandes movimientos de Dios en la historia de la iglesia; la Reforma Protestante. Hasta la época de la Reforma, gran parte de Europa había sido dominada por el reinado del catolicismo romano. Hacia la población se propagó la idea de que la salvación se encuentra bajo Roma y su sistema únicamente.

Pero a medida que la niebla cultural y teológica se despejaba en Europa y más allá, el pueblo de Dios obtuvo una claridad que había estado en su mayoría ausente durante siglos. Los reformadores ganaron esta claridad de acuerdo con un principio simple: la sola Escritura, Solo la Escritura. Mientras buscaban la palabra de Dios, descubrieron que Roma se desvió radicalmente sobre los puntos más críticos del cristianismo bíblico. Con un mismo propósito, el pueblo de Dios discernió las Escrituras que, trágicamente, el catolicismo romano era una profanación al Señor Jesucristo.

Hoy en día, nada ha cambiado. A mis amigos evangélicos y católicos, es importante que ya no digamos erróneamente que el catolicismo romano difiere de la Escritura sólo en puntos de menor importancia de doctrina y de historia. Como los reformadores vieron claramente, y se demostrará aquí, las diferencias no podrían ser mayores. En consonancia con ese movimiento de Dios por la palabra de Dios, aquí están algunos recordatorios de cómo Roma es una profanación a Cristo:

  1. El Sacerdocio Católico Romano.

La existencia y la doctrina del sacerdocio de Roma se hace ilegítima por varios motivos. En primer lugar, el oficio de sacerdote es anulado por la obra terminada de Cristo, el gran Sumo Sacerdote, al que nada podría añadirse para justificación (Heb. 10:11-14 ). Pero esto es, en parte, la razón de porque el sacerdocio de Roma continúa: la obra propiciatoria de Cristo no es suficiente en sí mismo para llevar a los hombres pecadores justificados ante Dios. En referencia a la labor del sacerdote, el erudito católico John O'Brien escribe:

Cuando el sacerdote anuncia las tremendas palabras de la consagración, que llega a los cielos, desciende a Cristo de Su trono, y lo coloca en nuestro altar para ser ofrecido de nuevo como la Víctima por los pecados del hombre ... ¡El sacerdote habla y he aquí! Cristo, el Dios eterno y omnipotente, inclina su cabeza en humilde obediencia al mandato del sacerdote. ¡De sublime dignidad es el oficio del sacerdote cristiano que es, pues, el privilegio de actuar como el embajador y el vicegerente de Cristo en la tierra! Y continúa el ministerio esencial de Cristo ... No es de extrañar que el nombre del que los escritores espirituales son especialmente aficionados a aplicar al sacerdote es el de alter Christus. Porque el sacerdote es y debe ser otro Cristo.

clip_image003

Ni siquiera el sacerdocio del antiguo pacto se atrevió a usar este tipo de lenguaje de su oficio y papel (Heb. 10:2-4 ). Y, la Escritura enseña que el antiguo sacerdocio ha terminado, ya que se ha cumplido en la función única sacerdotal de Cristo (Heb. 7:11-14 ). Cristo es el único Cristo, el único que posee el sacerdocio. Desde luego, El no inclina “la cabeza en humilde obediencia al mandato del sacerdote,” o al de cualquier otro hombre pecador, sobre todo para ser "ofrecido de nuevo ... por los pecados del hombre."

Además, Roma afirma en la 22ª sesión del Concilio de Trento, en el Canon 2, que: “Si alguno dijere que con las palabras: Haced esto en memoria mía, Cristo no instituyó sacerdotes a sus Apóstoles, o que no les ordenó que ellos y los otros sacerdotes ofrecieran su cuerpo y su sangre, sea anatema.”

Debemos concluir con Juan Calvino: “El Señor nos ha dado una mesa en la que celebrar, no un altar en el que se ofrece una víctima; El no ha consagrado sacerdotes para hacer sacrificios, sino funcionarios para distribuir la fiesta sagrada” (Institutos IV, xviii, 12).

El sacerdocio de Roma es otra cosa muy distinta, y, por tanto, una profanación a Cristo.

  1. La Misa Católica.

Al igual que en el sacerdocio, la misa de Roma viola la persona y la obra terminada de Cristo. En su 22ª. reunión, sobre la Doctrina del Continuo Sacrificio de la Misa, el Concilio de Trento dice:

“Si alguno dijere que en el sacrificio de la Misa no se ofrece a Dios un verdadero y propio sacrificio, o que el ofrecerlo no es otra cosa que dársenos a comer Cristo, sea anatema.” (Canon 1).

“Si alguno dijere que el sacrificio de la Misa sólo es de alabanza y de acción de gracias, o mera conmemoración del sacrificio cumplido en la cruz, pero no propiciatorio; o que sólo aprovecha al que lo recibe; y que no debe ser ofrecido por los vivos y los difuntos, por los pecados, penas, satisfacciones y otras necesidades, sea anatema.” (Canon 3).

En otras palabras, si usted cree que la muerte vicaria sustitutiva de Cristo, en sí mismo, hizo propiciación completa por el pecado de tal manera que la ira de Dios por nuestro pecado está satisfecha, Roma usted declara que usted está bajo maldición de Dios. Pero esto choca con la doctrina cristiana de la suficiencia del sacrificio propiciatorio de Cristo:

“que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes, ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, cuando se ofreció a sí mismo.” (Hebreos 7:27).

“Y ciertamente todo sacerdote está de pie, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero El, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios” (Heb. 10:11-12).

La Escritura no puede ser más clara sobre la adecuación y la finalidad de la obra expiatoria de Cristo. Sin embargo, en cada misa, Roma afirma que Cristo, en realidad no puede estar sentado en ningún lugar en el cielo, pero está listo, esperando, y ser llamado de regreso para un sacrificio adicional para expiar el pecado. Sobre esta sola enseñanza Roma se hace a sí misma una profanación a Jesucristo.

Por otra parte, si alguien pone a la misa de Roma en tela de juicio, se declara anatema: “Si alguno dijere que el canon de la Misa contiene error y que, por tanto, debe ser abrogado, sea anatema.” (Concilio de Trento, 22ª reunión, Doctrina cuanto a la Sacrificio de la Misa, Canon 6).

  1. El Papado Católico Romano.

He aquí una muestra de la perspectiva de Roma de su pontificado:

El Papa, obispo de Roma y sucesor de San Pedro, "es el principio y fundamento perpetuo y visible de unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de los fieles "(LG 23). "El Pontífice Romano, en efecto, tiene en la Iglesia, en virtud de su función de Vicario de Cristo y Pastor de toda la Iglesia, la potestad plena, suprema y universal, que puede ejercer siempre con entera libertad" (Párrafo 882, Catecismo Católico) .

“Gobierna independiente sobre cualquier asunto sin el consentimiento de nadie más, él no es juzgado por nadie porque no hay mayor juez en la tierra que él” (Ludwig Ott).

clip_image005Sin embargo, como el jefe del Cuerpo de Cristo, el fundamento de la unidad de la iglesia de Cristo depende de él (Ef. 1:22-23, Efesios 4: 5). Por otra parte, la única persona que no es "juzgada por nadie" y posee "potestad plena, suprema y universal sobre toda la Iglesia", es la cabeza de la iglesia, Jesucristo. “Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Ef. 1:22-23).

Además, el cardenal Gibbons escribió del papado: “Para ser verdaderos seguidores de Cristo, todos los cristianos, tanto entre el clero y los laicos, deben estar en comunión con la Sede [centro de autoridad] de Roma, donde Pedro gobierna en la persona de su sucesor” (James White, 105).

En la bula papal, Unam Sanctum, el Papa Bonifacio escribió: “En consecuencia, declaramos, afirmamos, definimos y pronunciamos que es del todo necesario para la salvación para toda criatura humana someterse al Romano Pontífice.”

Así, Roma sostiene que la comunión con y sumisión al Papa es necesaria para ser cristiano. Tal enseñanza es completamente injustificada de las Escrituras.. Si la comunión, o la relación espiritual, con Roma o pontífice de Roma, son esenciales para la salvación, esperaríamos declaraciones bíblicas como “en Roma,” o, “en el obispo de Roma,” pero no vemos tal cosa. La salvación está en Cristo solamente.

Además, Roma afirma al Apóstol Pedro como su primer Papa, por lo tanto uno podría pensar que, dada la importancia puesta en el papado, habría mención explícita de las enseñanzas de Bonifacio en la Biblia. Sin embargo, la idea de sometimiento a Pedro como Vicario de Cristo, o cualquier otra persona con tal título, está completamente ausente del Nuevo Testamento. Las diversas veces que el apóstol Pablo escribe desde o hacia Roma (por ejemplo, los romanos, las epístolas de la prisión, 2 Timoteo), la sujeción a Pedro como Papa nunca se menciona, y mucho menos hace mención a Pedro. La única mención de sometimiento eclesiástica de un cristiano es a los ancianos bíblicamente calificados / pastores locales, y no tiene nada que ver con la "salvación de todo ser humano."

La salvación depende de la sumisión al Señor Jesucristo solamente. Cualquier persona cuya sumisión debe darse para salvación, bíblicamente, debe ser llamado "Señor" (Fil. 2: 9-11). Por lo tanto, por la bula Unam Sanctum, y la doctrina del papado, Roma coloca funcionalmente a sus papas en el lugar del Señor, utilice o no explícitamente el término. Sin embargo, hay un solo Señor; el término se reserva para solo Aquel a quien se debe dar la sumisión para salvación. Dios el Padre le ha dado el título a Cristo, porque la salvación depende de nadie más (Fil. 2:9).

Un Papa puede ocupar el trono de Roma, pero nunca ha ocupado el trono de la iglesia de Cristo. Debido a que ella coloca a un hombre pecador en un asiento reservado exclusivamente para él, todos los días que existe el papado es otro día que Roma profana a Cristo.

  1. El Punto de Vista Católico Romano de María.

clip_image007 Muchos católicos afirman que María no es adorada, sino simplemente venerada. Sin embargo, las citas como las de Juan Pablo II dicen:

“La historia de la piedad cristiana enseña que María es el camino que lleva a Cristo.”

“Cada uno de nosotros tiene que tener en cuenta la perspectiva de la muerte. Yo también tomo esto en cuenta constantemente, confiando ese momento decisivo a la Madre de Cristo y de la Iglesia, a la madre de mi esperanza.”

Roma sugiere que María es un recipiente de oración y devoción. Ella es sin pecado, no haciendo recibido una naturaleza pecaminosa. Por lo tanto, ella no estaba en la necesidad de la obra salvadora de Cristo, sino que le ayuda a salvar a otros.

Y, para aquellos que recitan el Rosario, la Virgen María hace esta promesa:

Los que confían en mí a través del Rosario no perecerán. El pecador se convertirá; los justos crecerán en gracia y serán dignos de la vida eterna. Los que rezan fielmente mi Rosario son todos mis amados hijos, los hermanos y hermanas de Jesucristo.

clip_image008

María estaría horrorizada al saber que ella, una mujer pecadora en necesidad de redención, sea venerada a un lugar que profana la Persona y la obra de Cristo. Ella consideró a Cristo su Salvador y a ella misma una pecadora en necesidad de la muerte sustitutiva de Cristo, al igual que toda la humanidad.

  1. El Punto de Vista Católico Romano de la Justificación.

En este punto, trágicamente, Roma se muestra aun más propagando otro evangelio. Por ejemplo, el Concilio de Trento dice:

Si alguno dijere, que recibida la gracia de la justificación, de tal modo se le perdona a todo pecador arrepentido la culpa, y se le borra el reato de la pena eterna, que no le queda reato de pena alguna temporal que pagar, o en este siglo, o en el futuro en el purgatorio, antes que se le pueda franquear la entrada en el reino de los cielos; sea anatema (6ª sesión, Canon 30).

En otras palabras, si usted cree que un pecador arrepentido, por la fe en Cristo solamente, es declarado justo por Dios, de tal manera que ningún castigo adicional necesita ser servido por el pecado, entonces usted está maldito. Sin embargo, eso es exactamente lo que enseña la Escritura.

clip_image010“Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1.). La consecuencia de la fe en Cristo es la justificación. La consecuencia de ser declarado posicionalmente justos como Cristo es justo, o la justificación, es la paz con Dios. No hay más “deuda de pena temporal.” No hay nada adicional para ser “descargado ... en este mundo ni en el purgatorio.” ¿Por qué?

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" ( Rom. 8:1 ). Todo nuestro castigo fue colocado en Cristo. Su justicia se coloca inmediatamente en nosotros.

El evangelio de Roma es la foto negativa del evangelio bíblico. Por lo tanto, puesto que diluye el poder de la obra terminada de Cristo, Roma por lo tanto lo profana.

  1. La Historia Católica Romana de Martirizar al Pueblo de Cristo.

clip_image012

Quizás más que cualquier otra religión o grupo de personas, Roma ha cobrado la vida de decenas de cristianos. En el camino de Damasco, Cristo se apareció a Saulo, aquel despiadado perseguidor de la iglesia, y le dijo: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" (Hechos 9:4). Aunque Cristo estaba sentado a la diestra del Padre, es como si Salo lo persiguiese. Cuando el pueblo de Cristo es perseguido, Cristo lleva Su dolor con ellos.

Así que, cuando Roma mató a cristianos fieles como Jan Hus, Michael Sattler, William Tyndale, Nicholas Ridley, Hugh Latimer, John Rogers, y algunos 300 encendidos por Bloody Mary entre 1553/58, Cristo fue perseguido junto con ellos. Con cada cristiano martirizado, ya sea conocido o desconocido, en nombre de la religión católica a través de los siglos, Cristo fue profanado.

Más se puede decir en cuanto a las formas, por ejemplo, que la doctrina de Roma de los santos, el purgatorio, reliquias, y la práctica de la sola ecclesia sobre la Sola Scriptura, también profanan la Persona y la obra de Cristo. Roma puede nombrar el nombre de Cristo, pero su Cristo no es el Cristo la Escritura, y, por lo tanto, no hay Cristo en absoluto.

Pueblo de Dios necesita dejar de incluir a Roma como una figura legítima en la iglesia de Cristo. Ella no debe incluirse como no debe incluirse a Siddhartha Gautama, la santería, o Satanás.

Por lo tanto, con John Owen, decimos:

La Iglesia de Roma ... se aferra obstinadamente a sus errores, idolatrías, blasfemias y supersticiones ... Sólo la fiel predicación del evangelio, con un ejemplo de celo y santidad en aquellos por quienes lo predican... engendra en todos los que escuchan tal deleite en ellos que voluntariamente se someten a Cristo y confían en él para salvación ... detendrá los avances de la apostasía insidiosa romana.

Y con Charles Spurgeon, clamamos:

Anticipamos el feliz día en que todo el mundo se convertirá a Cristo; cuando los dioses de los paganos serán echados a los topos y los murciélagos; cuando se destruya el romanismo ... cuando los reyes se postrarán ante el Príncipe de la Paz, y todas las naciones aclamaran a su Redentor bendito.

Esta temporada Reforma, oremos para que Roma se arrepienta y venga bajo el Señor Jesús. Y que la verdadera iglesia continuar con su grito de batalla de sola scriptura, sola fide, sola gratia, solus Christus, y Soli Deo Gloria.