lunes, octubre 05, 2015

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿A la Puerta de Quién Está llamando Cristo? – Apoc 3:20

clip_image001

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿A la Puerta de Quién Está llamando Cristo? – Apoc 3:20

 

Por Jeremiah Johnson

¿Es realmente un "abuso" si un versículo se utiliza erróneamente para afirmar un punto importante?

La respuesta corta es: "Sí." No debemos ser tan descuidados y arrogantes con la Escritura, o pensar más de nosotros mismos, que podemos imponer un nuevo significado, incluso si es válido, en la inerrante y suficiente Palabra de Dios. Si el punto vale la pena hacer, vale la pena hacerlo desde el texto apropiado.

Lo que nos lleva al versículo que nos ocupa hoy: Apocalipsis 3:20 es sin duda uno de los versículos más conocidos y frecuentemente citados, en la iglesia. Es uno de los favoritos para los evangelistas, predicadores de campo, y cualquier otra persona que quiera prestar cierta urgencia al llamado de Dios en la vida de un pecador

‘He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). En las manos de muchos predicadores y evangelistas, el versículo pinta un panorama atractivo y convincente de la búsqueda del pecador por Cristo, y pone de relieve la necesidad de una respuesta inmediata.

Pero ¿es esa una correcta interpretación del versículo - está Cristo verdaderamente a las puertas del corazón de cada pecador, pidiendo entrar? Y si no, ¿A que puerta está llamando el Señor? Vamos a hacer frente a los problemas de uno a la vez.

¿Está Cristo Tocando la Puerta?

Usamos un montón de clichés como forma abreviada en la iglesia, y no todos ellos son útiles o incluso exactos. Por ejemplo, muchos cristianos hablan de "pedirle a Jesús que entre en tu corazón". Y mientras esa frase podría tener algunas bases vagamente bíblicas, no arroja luz alguna sobre lo que realmente significa arrepentirse y creer. En todo caso, confunde la responsabilidad del pecador en la salvación; entorpece algunas de las líneas finas del Evangelio.

De la misma manera, la mala aplicación común de Apocalipsis 3:20 ha hecho más daño que bien. Sí, la imagen mental de Cristo llamando a la puerta del corazón del pecador es común. Pero no es exacta, es una caricatura, en el mejor de los casos, y tiene un costo teológico elevado.

En pocas palabras, Cristo no está suplicando a la puerta espiritual de cada pecador. Jesús no necesita mendigar o acosar a nadie en el reino de los cielos (Juan 10:27-28). La salvación no es simplemente una cuestión de que el Señor tenga un pie en la puerta de tu corazón – es una obra de transformación total (Ezequiel 36:26). Y lo más importante de todo, la salvación no es provocada por un acto de voluntad del pecador; es la obra de intervención de Dios que nos libra del justo castigo de nuestro pecado (Efesios 2:4-9).

De hecho, el abuso de Apocalipsis 3:20 a menudo va mano a mano con la idea de "pedir que Jesús entre en tu corazón" y otras versiones centradas en el hombre del mensaje del evangelio. Una manera de protegerse y proteger a su evangelismo de tales perspectivas sesgadas es adherirse estrechamente al lenguaje bíblico cuando se está explicando el evangelio.

1Y El os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, 5 aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), 6 y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, 7 a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:1-9, énfasis añadido)

Entrénese para pensar en el evangelio en esos términos, y se aislará de la influencia de la teología centrada en el hombre, y la tentación de reinterpretar la Palabra de Dios.

¿La Puerta de Quien?

La puerta en Apocalipsis 3:20 no era una metáfora espiritual vaga –era una puerta específica. Y mientras que Cristo no estaba tocando físicamente, Sus palabras fueron dirigidas a un grupo específico de personas, y no deben ser diluidas o aplicarse sin cuidado a cualquiera.

El contexto de Apocalipsis 3:20 es la carta de Cristo a la iglesia de Laodicea, también conocida como la iglesia tibia. En Apocalipsis 3: 14-22, el Señor los condena por su auto-engaño y apatía espiritual. Cristo dice: "Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente; Ojalá fueses frío o caliente "(v. 15). Ellos no rechazan abiertamente a Cristo, pero tampoco muestran ningún celo espiritual o auténtico amor a Dios o Su Palabra. Ellos profesaban conocer a Cristo, pero Él no tenía lugar en su asamblea.

Y perdido en su auto-engaño, corrían el riesgo de ser vomitados de la boca de Dios por completo (v. 16). Su única esperanza era que se arrepintieran de verdad (v. 19).

En el contexto de Apocalipsis 3, entonces, Cristo estaba de pie en la puerta de la iglesia de Laodicea, deseando volver a entrar en la congregación a través del arrepentimiento genuino y la salvación de sus miembros. En su comentario sobre este pasaje, John MacArthur explica las imágenes del versículo 20:

Aunque este versículo se ha utilizado en un sinnúmero de tratados y mensajes evangélicos para representar a Cristo llamando a la puerta del corazón del pecador, es más amplio que eso. La puerta en la que Cristo está llamando no es la puerta a un solo corazón humano, sino a la iglesia de Laodicea. Cristo estaba fuera de esta iglesia apóstata y quería entrar – algo que sólo podría suceder si la gente se arrepentía.

La invitación ante todo, es personal, ya que la salvación es individual. Pero Él está llamando a la puerta de la iglesia, llamando a muchos a la fe salvadora, para que Él pueda entrar en la iglesia. Si una persona (cualquiera) abriera la puerta mediante arrepentimiento y fe, Cristo entraría en esa iglesia a través de ese individuo. La imagen de Cristo fuera de la entrada de la iglesia en busca de Laodicea implica firmemente que, a diferencia de Sardis, no había creyentes allí.

La oferta de Cristo a cenar con la iglesia arrepentida habla de la comunión e intimidad. Compartir una comida en la antigüedad simbolizaba la unión de la gente en la comunión de amor. Los creyentes cenarán con Cristo en la cena de las bodas del Cordero (Apocalipsis 19: 9), y en el reino milenario (Lucas 22:16, 29-30). Dine proviene de deipneō, que se refiere a la comida de la noche, la última comida del día. El Señor Jesucristo les instó a arrepentirse y tener comunión con Él antes de que la noche del juicio cayera y ya era demasiado tarde para siempre [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Revelation 1-11 (Chicago: Moody Press, 1999) 140.

¿Cómo es el arrepentimiento? Lejos de limitarse a abrir la puerta de su corazón a Cristo, el verdadero arrepentimiento refleja la convicción de su pecado y el profundo deseo de justicia. Así es como D. Martyn Lloyd-Jones define esta importante doctrina:

Arrepentimiento significa que te das cuenta que eres un culpable y vil pecador en la presencia de Dios, que te mereces la ira y el castigo de Dios, que estás destinado al infierno. Esto significa que comienzas a darse cuenta de que ésta cosa llamada pecado está en ti, que deseas deshacerte de él, y que le das la espalda en todas sus formas. Renuncias al mundo cueste lo que cueste, el mundo en su forma de pensar y sus perspectivas, así como su práctica, y negarte a tí mismo, y tomar la cruz y seguir a Cristo. [2] D. Martyn Lloyd-Jones, Studies in the Sermon on the Mount (Grand Rapids: Eerdmans, 1974) 2:248.

El Llamado Urgente del Evangelio

Cuando se trata de la aplicación e interpretación de las Escrituras, los detalles importan; las buenas intenciones no son suficientes. Llevamos la autoridad de la Escritura sobre las vidas de los pecadores sólo en la medida en que la manejamos con precisión. Tenemos una responsabilidad con el Señor, el uno al otro, y al mundo no salvo a proclamar la excelencia, la infalibilidad y suficiencia de la Biblia. Y no podemos cumplir con esa responsabilidad si estamos asignando nuestro propio significado a la verdad inmutable de Dios.

Con esto en mente, usted puede desear inyectar cierta urgencia en el llamado al arrepentimiento la próxima vez que usted comparta el evangelio con los amigos o la familia. En lugar de volver a caer en una apropiación indebida de las palabras de Cristo en el Apocalipsis, ¿por qué no hacer un argumento bíblico sano? Aquí hay un par de pasajes que transmiten las necesidades espirituales urgentes del pecador.

Isaías predicó a la nación apóstata de Israel suplicando con ellos para volver al Señor:

Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca. Abandone el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase al Señor, que tendrá de él compasión, al Dios nuestro, que será amplio en perdonar. (Isaías 55:6-7)

Y en Hechos 17 Pablo terminó su apelación evangelio a una multitud de filósofos con estas palabras:

Por tanto, habiendo pasado por alto los tiempos de ignorancia, Dios declara ahora a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan, porque El ha establecido un día en el cual juzgará al mundo en justicia, por medio de un Hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al resucitarle de entre los muertos.) (Hechos 17:30-31)

Estos y otros pasajes (ver Hechos 2:37-40; Hebreos 4: 6-7) se pueden utilizar correctamente para instar a los incrédulos o aquellos perdidos en el autoengaño para responder al evangelio mediante el arrepentimiento y volviéndose a Cristo. ¿De qué sirve nuestro celo evangelístico si no somos bíblicamente sanos?


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151005
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros