viernes, octubre 02, 2015

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Pueden los creyentes Manipular el Poder y la Presencia de Cristo?

clip_image001

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Pueden los creyentes Manipular el Poder y la Presencia de Cristo?

Mateo 18:18-20

Por Cameron Buettel

En verdad os digo: todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. (Mateo 18: 18-20)

¿Cuántas veces ha escuchado ese pasaje o al menos parte de ella) citado en un entorno de la iglesia?

Durante mi tiempo en la iglesia carismática, Mateo 18: 18-20, fue citado en todas las reuniones de oración y con regularidad desde el púlpito. De hecho, no puedo pensar en ningún otro pasaje de la Escritura que escuché citado con tanta frecuencia sin haber escuchado un sermón sobre el pasaje mismo. Y sin embargo, atábamos regularmente las fuerzas demoníacas en la tierra y los ejércitos angelicales sueltos desde el cielo. Y siempre se nos recordamos a nosotros mismos de que Jesús estaba allí porque al menos dos o tres de nosotros estábamos presentes.

Nuestra iglesia estaba lejos de estar solo en su dependencia de Mateo 18: 18-20. De hecho, el pasaje es el favorito de los expertos autoproclamados en la guerra espiritual y los que ponen especial énfasis en la presencia de Cristo. El pasaje ha sido picado y subdividido en todo tipo de formas de servicio a un número de posiciones doctrinales y aplicaciones prácticas.

Por ejemplo, el notorio sanador y predicador de prosperidad Benny Hinn pone énfasis en Mateo 18:18 como una promesa de poder sobrenatural y autoridad celestial:

¿Te das cuenta de que los movimientos de la tierra gobiernan los movimientos en el cielo? ¿Te das cuenta de que un hijo de Dios en oración afecta las decisiones en el cielo? El Señor declaró: "Todo lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos; y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en los cielos (Mateo 18:18). Tan impresionante es este poder que libera a los ángeles para hacer la voluntad de Dios en la tierra y ata demonios cuando destruye el propósito del enemigo! [1] Benny Hinn, https://www.bennyhinn.org/tiyd-video/prayer-that-gets-results-part-1/

Esto contrasta con las conclusiones de Rick Warren, que ofrece una interpretación mucho menos espectacular y una aplicación del pasaje, mientras que empleando una técnica hermenéutica similar en su evaluación de los versículos 19-20:

Muchas personas pierden mucho, ya que sólo oran por ellos mismos. Sin embargo, cuando Jesús nos dio un bosquejo para la oración, habló acerca de orar juntos. Hay poder en la oración en grupo. Si usted no está orando con otros creyentes, entonces usted no está recibiendo el apoyo que necesita. Usted está perdiendo una de las principales ventajas de ser un cristiano. Jesús dice "siempre que dos de ustedes en la tierra estén de acuerdo sobre cualquier cosa que orar, les será hecho para ustedes por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo con ellos "(Mateo 18: 19-20 TEV). Ese es el poder de la oración con otras personas [2] Rick Warren, http://rickwarren.org/devotional/english/a-powerful-key-to-prayer_700.

Joyce Meyer sale de la misma corriente Palabra de Fe como Benny Hinn y también goza de un gran número de seguidores en la televisión. Pero su ministerio prefiere al tráfico de consejos prácticos para la vida del día a día. Ella en realidad despliega Mateo 18:20 en el ámbito de la consejería matrimonial:

La Biblia dice que hay poder en acuerdo. . . . . . .

Si usted quiere tener poder en su matrimonio y en su vida de oración, entonces usted tiene que llevarse bien. La gran pregunta es: ¿Cómo puede un pareja en desacuerdo aprender a estar de acuerdo? Acuerdo viene cuando las personas involucradas dejan de ser egoístas. El egoísmo es un enfoque inmaduro interior. La clave es preocuparse por lo que necesita a la otra persona, estar dispuesto a humillarse, y hacer todo lo posible para satisfacer esas necesidades.

Cuando esto sucede, se puede vivir juntos en un acuerdo ante el Señor, y "donde dos o tres se reúnen" en su nombre, Dios está allí con ellos. Así que haga una elección con su cónyuge hoy para buscar el acuerdo y la unidad ante el Señor [3] Joyce Meyer, https://www.bible.com/reading-plans/199-promises-for-your-everyday-life/day/360.

¿Cómo puede un pasaje apoyar significados tan dispares? ¿Serán algunas de esas interpretaciones el verdadero significado de Mateo 18:18-20?¿Estarán rodeando los bordes de la intención original del autor, o están perdiendo el punto del pasaje totalmente? Bottom line: En pocas palabras: ¿Tendrá algo que ver este pasaje con la guerra espiritual, la oración en grupo, o la unidad conyugal?

Al igual que con los mensajes anteriores de esta serie, lo primero que hay que comprobar es el contexto de nuestro pasaje. ¿Qué nos dicen los versículos circundantes sobre el significado de nuestro texto? En este caso, los versículos anteriores son probablemente tan familiares como el pasaje en cuestión:

Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano. Pero si no te escucha, lleva contigo a uno o a dos más, para que toda palabra sea confirmada por boca de dos o tres testigos. Y si rehúsa escucharlos, dilo a la iglesia; y si también rehúsa escuchar a la iglesia, sea para ti como el gentil y el recaudador de impuestos (Mateo 18:15-17)

Sólo una simple lectura del texto deja claro que el punto central no es la guerra espiritual, la unidad en el matrimonio, o el poder en sus reuniones de oración. En cambio, los versículos 15-17 hablan exclusivamente de la disciplina eclesiástica.

Por lo tanto, todas las instrucciones de Cristo acerca de atar y desatar, la unidad y la promesa de su presencia vienen en el contexto de la disciplina de la iglesia. En otras palabras, Mateo 18:18-20 significa que cuando los líderes de la iglesia se reúnen para tratar con los pecadores arrepentidos, tienen respaldo celestial.

En su comentario sobre este pasaje, John MacArthur explica cómo las muchas interpretaciones populares se equivocan cuando se separan los versículos de su contexto:

Las promesas de Jesús en los versículos 18 y 19 han sufrido una mala interpretación grave en toda la historia de la iglesia. . . . . . . Muchos carismáticos usan estas promesas, junto con otras, como las de Mateo 7:7 y 21:22 –para reclamar a Dios todas las bendiciones y privilegios imaginables sólo para pedir.

Pero a la luz del contexto de lo que Jesús acababa de decir, a la luz de las expresiones rabínicas comunes de ese día, y a la luz de la construcción gramatical del texto, está claro que Él no estaba enseñando que el poder de Dios se puede doblegar a voluntad de los hombres. Él no estaba diciendo que los hombres pueden obligar a los cielos a hacer las cosas. Muy por el contrario, Su promesa fue que cuando Su pueblo doblega su voluntad a la Suya, Él respaldó y dio poder a su acto de obediencia.

Jesús estaba aquí continuando Su instrucción acerca de la disciplina de la iglesia. Él no estaba hablando de pedir a Dios por bendiciones y privilegios especiales, y mucho menos enseña que la iglesia o cualquiera de sus líderes tienen poder de absolver los pecados de sus miembros. Él estaba declarando que la iglesia tiene un mandato divino para disciplinar a sus miembros cuando se niegan a arrepentirse [4] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 16–23 (Chicago: Moody Publishers, 1988) 137.

Y ¿qué pasa con el poder de atar y desatar en el reino espiritual? John también echa por tierra cuidadosamente esa mala interpretación:

Los rabinos a veces hablaban de un principio o acción como estar atado en el cielo o desatado en el cielo para indicar, respectivamente, lo que estaba prohibido o permitido a la luz de la Palabra revelada de Dios. . . . . . . Los creyentes tienen autoridad para declarar que los pecados son ya sea perdonados, o no perdonados cuando esa declaración se basa en la enseñanza de la Palabra de Dios. Si una persona ha recibido a Jesucristo como Salvador y Señor, la iglesia puede decirle con confianza perfecta que sus pecados están desatados, es decir, perdonados, porque ha cumplido con la condición del perdón a Dios, a saber, la confianza en Su Hijo. Si, por el contrario, una persona se niega a recibir a Cristo como Salvador y reconocerle como Señor, la iglesia puede decirle con la misma confianza de que sus pecados están atados, es decir, no perdonados, porque no ha cumplido con la condición de Dios para el perdón [5] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 16–23 , 137.

Mateo 18:15-17 es la explicación de Cristo de cómo la disciplina de la iglesia debe ser practicada. Los versículos 18-20 amplia Sus instrucciones al informarnos del inmenso apoyo celestial proporcionado a los líderes que guardan la disciplina de la iglesia. He aquí cómo John MacArthur lo describe:

Jesús también asegura a Su pueblo que Él mismo actúa con ellos cuando se esfuerzan por purificar la iglesia: "Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." No sólo el Padre confirma la disciplina cuando es administrada de acuerdo a Su Palabra, sino el Hijo, añade Su propia confirmación divina. . . . . . . Utilizar esta declaración para reclamar la presencia del Señor en un pequeño servicio de adoración o culto de oración no encaja en el contexto de la disciplina de la iglesia y es superfluo. Cristo está siempre presente con Su pueblo, incluso con un creyente solitario totalmente separado de los demás cristianos por los muros de una prisión o por cientos de millas.

El contexto exige que las dos o tres son los testigos en el proceso de disciplina. Pedir o hacer cualquier cosa en nombre de Dios no es pronunciar Su nombre, sino pedir y actuar de acuerdo a Su voluntad y carácter divino. Por tanto,la reunión de los testigos en Su nombre es que ellos fielmente llevan a cabo su trabajo de verificar el arrepentimiento o la impenitencia de un hermano pecador o hermana en nombre del Señor. Cuando la iglesia se reúne en el nombre del Señor y por Su causa y la gloria, que debe participar en el ministerio de auto-purificación de bajo Su poder y autoridad, y con su confirmación celestial y asociación [6] The MacArthur New Testament Commentary: Matthew 16–23 , 138.

Uno podría hacer un argumento de que el silencio de la Iglesia sobre el tema de la disciplina bíblica (Mateo 18:15-17) ha permitido una cacofonía de interpretaciones erróneas y malas aplicaciones de Mateo 18:18-20. Despojado de su trasfondo original e intención, esos versículos han sido llevados a servir a una variedad de posiciones falsas y pretextos.

Nuestra interpretación de la Escritura tiene repercusiones prácticas serias. Todos haríamos bien en recibir el consejo de Pablo a Timoteo: "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15).


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151002
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros