viernes, octubre 02, 2015

Maestros Enseñables

Maestros Enseñables

Por R.C. Sproul

Uno de los aspectos más frustrantes de la enseñanza es encontrarse con estudiantes que no son muy educables. Cada pastor ha tenido que lidiar con personas que se aferran en sus opiniones y no se abren a la corrección. Los ancianos de la Iglesia deben a veces buscar la disciplina de la iglesia hasta llegar a la excomunión, porque la persona que está siendo disciplinada no es enseñable y se niega a arrepentirse.

Ya es suficientemente malo cuando los estudiantes o los feligreses no son enseñables, pero hay algo aún peor. Estoy hablando de los maestros que no son enseñables. Estos son los maestros que no piensan que las palabras de este proverbio bíblico se aplican a ellos: “Da instrucción al sabio, y será aún más sabio, enseña al justo, y aumentará su saber.” (Prov. 9: 9). De hecho, este versículo podría ser más pertinente para los que buscan enseñar vocacionalmente que para los que no lo hacen. Si los maestros van a impartir conocimiento y sabiduría a sus estudiantes, ¿no serán los mejores maestros los que traten de crecer en su conocimiento y sabiduría para que puedan tener más para enseñar a los demás? Convertirse en un maestro no quiere decir que uno ha "llegado" en términos de conocimiento; los mejores maestros entienden donde carecen y deben buscar ser enseñados a fin de que crezcan en sabiduría y aprendizaje.

La mayoría de nosotros hemos sido bendecidos por sentarnos bajo grandes maestros, ya sea instructores de escuela pública o privada, pastores, maestros de escuela dominical, padres, u otros.También es probable que la mayoría de nosotros hemos tenido al menos un maestro pobre, quien no buscó conocer más sobre su tema o crecer en la habilidad de la enseñanza. He conocido a los maestros que hicieron todo su trabajo el primer año en que tenían que enseñar y no se han esforzado desde entonces. Hicieron planes de lecciones justo saliendo de la universidad y han utilizado esos mismos planes durante años sin cambiarlos. Resta decir que estos maestros no han sido grandes maestros.

Es fundamental que los maestros sean aprendices de por vida. Ningún gran maestro logra tener todo bien la primera vez. Los instructores excelentes mantienen en revisión su material y ajustan sus capacidades a lo largo de su carrera docente. En pocas palabras, se mantienen aprendiendo.

Pase tiempo con un buen maestro, y no pasará mucho tiempo antes de que él le diga que una de las mejores maneras de aprender es a tener que enseñar a los demás. A modo de ejemplo personal, me enteré de ese principio en la universidad antes de que yo fuera ordenado al ministerio de enseñanza a tiempo completo. Durante mis años de estudiante, mi colegio inauguró una especialización en filosofía, y yo era el primer estudiante para inscribirme. De hecho, yo era la única persona en mi clase de graduación para graduarme con un título en ese grado. Sin embargo, a pesar de que era el único de alto nivel para tomar el grado, mis cursos de filosofía estaban llenos de otros estudiantes que los llevaron como asignaturas optativas, pero ellos mismos no eran alumnos de filosofía.

Muchos de estos estudiantes me pidieron, al estudiante de filosofía, que les diese clases en la preparación de sus exámenes. Algunos de ellos pensaron que se estaban imponiendo sobre mí para ayudarlos. Lo que no se dan cuenta es que me estaban ayudando para aprender la filosofía tanto como yo estaba ayudando a aprender. La mejor preparación posible que tuve para mis propios exámenes de filosofía era enseñar el material a otra persona antes que me tomaran la prueba de ello. Mientars explicaba el contenido a los demás, rápidamente me di cuenta de esas áreas de debilidad en mi propia comprensión del material. Esto me animó a estudiar aún más y llegar a ser más experto en la articulación de los conceptos filosóficos fundamentales.

El punto es que los maestros sabios aprenden no sólo de su preparación y no sólo de otros maestros, sino también de sus estudiantes. Las preguntas interesantes de mis mejores estudiantes han hecho posible que me convierta en un mejor teólogo y más bíblico. Estas preguntas me han obligado a reconsiderar las cosas desde diferentes ángulos y se han abierto nuevas vías de estudio que nunca he considerado antes. Confieso que a veces esto ha sido un proceso doloroso, me obliga a tratar con mi propio orgullo. Puede ser humillante aprender de los estudiantes, pero es necesario y útil.

Con los años, he aprendido que si yo como maestro estoy amenazado por las preguntas o el conocimiento de mis estudiantes, nunca voy a crecer como maestro. He orado para que Dios me permita no volver a ponerme a la defensiva, tentativa, y en última instancia no educable. He orado esto por mis alumnos y, sobre todo aquellos que son llamados al ministerio vocacional. Los que están dispuestos a ver las preguntas y los conocimientos de sus alumnos como oportunidades para ampliar su aprendizaje se volverán mejores, si bien no grandes maestros.

El único maestro que no tiene necesidad de aprender es Dios mismo. Un gran maestro es enseñable. Si no lo es, tendrá muy poco que enseñar. Huya del maestro que lo sabe todo, y busque instructores que sean enseñables.