lunes, octubre 19, 2015

La Fricción de la Fe

clip_image001

La Fricción de la Fe

Juan 15:17-25

Por Jeremiah Johnson

En las horas antes de su arresto, juicio y ejecución, Cristo celebró la Pascua con sus más cercanos amigos-los discípulos. En la intimidad del aposento alto, les animó con la promesa del poderoso ministerio y capacitación de Espíritu que les esperaba, les señaló hacia su hogar eterno en el cielo, y habló tiernamente de Su amor por ellos.

Pero la conversación no fue toda buenas noticias. En Juan 15:17-25, Jesús emitió una advertencia sobria a los hombres que extenderían su ministerio hasta los confines de la tierra.

17 Esto os mando: que os améis los unos a los otros. 18 Si el mundo os odia, sabéis que me ha odiado a mí antes que a vosotros. 19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia. 20 Acordaos de la palabra que yo os dije: “Un siervo no es mayor que su señor.” Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, también guardarán la vuestra. 21 Pero todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió. 22 Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado, pero ahora no tienen excusa por su pecado. 23 El que me odia a mí, odia también a mi Padre. 24 Si yo no hubiera hecho entre ellos las obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora las han visto, y me han odiado a mí y también a mi Padre. 25 Pero han hecho esto para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: “Me odiaron sin causa.”.

En su libro [The Upper Room] El Aposento Alto, John MacArthur explica la razón de la advertencia de Cristo.

Pero además de todas esas promesas, Cristo tenía que advertir a Sus amigos más cercanos. Necesitaban saber que, a pesar de las maravillosas promesas divinas que se cumplirán en su experiencia, la vida no sería completamente feliz. Ministerio no sería fácil en un mundo rebelde que odia a Cristo. El mundo iba a tratarlos de la misma forma en que lo trató.. Iban a ser despreciado y perseguido, incluso asesinados.

El versículo 17 es la transición de Jesús describiendo Su amor por los discípulos para describir el odio del mundo: “Esto os mando: que os améis los unos a los otros” El verbo griego indica una acción continua: "Sigan amándose, " Él está diciendo. “Dedíquense a la otra y el sacrificio por los demás. Ámense unos a otros como yo os he amado.” Eso es un simple resumen de todo lo que había estado diciendo toda la noche. . . . . . .

Una de las razones de porque su amor por los demás era tan importante era que el mundo no haría nada más que odiarlos. El amor por los demás era el único amor que alguna vez conocerían. En un mundo hostil, ellos necesitaban desesperadamente amarse unos a otros [1] John MacArthur, The Upper Room (The Woodlands, TX: Kress Biblical Resources, 2014) 195-196.

Jesús estaba destacando el hecho de que los discípulos pasarían el resto de sus vidas como a extranjeros y peregrinos en el mundo (1 Pedro 2:11). En pocas palabras ellos – y cada generación de creyentes que les seguirían – iban a estar en el mundo, pero no serían de él.

Esa frase es familiar para la mayoría de los cristianos. Parafraseado de las palabras de advertencia a los discípulos de Cristo, se ha convertido en un eslogan para el pueblo de Dios, y un estímulo cuando el mundo se siente particularmente extranjero y hostil. Se destaca la fricción natural que sentimos con el mundo que nos rodea.

En The Upper Room, John MacArthur explica la fuente de esa fricción constante.

Las personas que viven en el mundo que no conocen a Jesucristo son parte de un sistema que es anti-Dios, anti-Cristo, y satánico. Ese sistema milita en contra de Dios y sus principios. Se opone a todo lo que es bueno, piadoso y cristiano. Siempre estoy sorprendido por la forma en que algunos cristianos parecen creer que el mundo puede ser fácilmente persuadido en admirar a Jesús si tratamos de retratarlo como una superestrella con estilo que ha de ser idolatrado. Esta estrategia fallida (y sigue fallando) es una de las principales razones de porque la persecución va en aumento. En cualquier concurso por el afecto del mundo, siempre se marginara la verdad. “La luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (Juan 3:19). Ningún incrédulo jamás verdaderamente abrazará a Cristo sin la convicción del Espíritu Santo y la obra regeneradora. El deber de la Iglesia es predicar la Palabra de Dios y proclamar el Evangelio, incluso ante la hostilidad del mundo. [2] The Upper Room , 199-200.

Todo el sistema del mundo – todos los gobiernos, la filosofía, el movimiento y la tendencia – se lanzan en oposición directa contra el Señor y Su Palabra. Algunos son más flagrantes al respecto que otros, pero todos los aspectos de la vida en este mundo que no ha sido redimido por Dios está actuando en contradicción con El.

No es de extrañar que nos sentimos fuera de lugar. Como dice John MacArthur, “los creyentes auténticos en Cristo simplemente no pueden encajar en el sistema del mundo. Hemos de ser diferentes. Tenemos diferentes valores, un Señor diferente, y una agenda completamente diferente.” [3] The Upper Room , 198.

En ese sentido, la fricción entre el mundo y la iglesia no es simplemente natural, es necesario.

En los próximos días, vamos a considerar las implicaciones de estar en el mundo, pero no ser de él. Veremos la actual campaña mundial contra la verdad, y cómo nuestra fricción con el mundo sirve como un testimonio de la obra transformadora de Dios que debe convencer e imponerse a otros pecadores perdidos. Y vamos a considerar formas prácticas de vivir al margen de la influencia del mundo sin sofocar nuestro testimonio a ella.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B151019
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros