martes, mayo 05, 2015

¿Quiere Dios Que Seas Rico?

clip_image001¿Quiere Dios Que Seas Rico?

 

Por John Fast

Una rama de la teología carismática, el Movimiento de Palabra de Fe, afirma que es la voluntad de Dios para cada cristiano ser prospero material y económicamente. No todos los que abrazan la teología carismática aceptan esta premisa. De hecho, muchos líderes carismáticos la rechazan como no bíblica. Esta enseñanza, sin embargo, está floreciendo en muchas iglesias y ministerios eclesiásticos, con la participación de millones de cristianos que – en diversos grados y, a menudo sin darse cuenta – han comprado la mentira destructiva de la teología de la prosperidad. Como tal, es un tema que debe ser abordado.

Predicadores Populares del Movimiento de “Palabra de Fe”

clip_image003

¿Quién Está Enseñando Qué?

¿Qué están enseñando los predicadores de prosperidad?

  • “¿Desea que se le regrese cien veces su dinero? De y deje que Dios se lo regrese multiplicado. Invierta fuertemente en Dios; los rendimientos son asombrosos. Todo hombre que invierte en el Evangelio tiene derecho a esperar el regreso asombroso de cien veces” (Kenneth Copeland, Leyes de la Prosperidad, Pág. 67).
  • “La pobreza es causada por el pecado y la desobediencia a la Palabra de Dios” (John Hagee, Praise-A-Thon, TBN, 16 de Abril, 1993).
  • "El efectivo es rey! El centenar funciona. “Si doy 50 dólares quiere decir que Dios me dará $ 5000?” ¡Sí! Si usted da $ 1000 en la ofrenda de esta mañana, ¿le dará Dios $ 100.000 para mañana? ¡Sí! "(Jesse Duplantis" The Choke Hold, " The Church Channel, January 24, 2004).
  • “La pobreza es del diablo y Dios quiere a todos los cristianos prósperos" (Benny Hinn, TBN 6 de noviembre de 1990).

Se ha dicho que el diablo echará una cucharadita de verdad en un océano de mentiras Esto es lo que hace tan peligrosa a todas las formas de herejía; contienen un elemento de verdad. Lo que hace parecer creíble a la teología de la prosperidad es que el Antiguo Testamento a menudo vincula la riqueza material a la bendición de Dios (Génesis 13:1-7; 1 Reyes 3:13; Job 42:10-17). Pero Dios también advierte de los peligros de la riqueza (Deuteronomio 8: 7-18), así como tomando nota de que a veces los malvados prosperan más que los justos (Salmo 73). Salomón fue elogiado por Dios cuando él pidió sabiduría en lugar de riquezas (2 Crónicas 1: 11-12). Los predicadores de la prosperidad nunca parecen citar versos tales como:

No te fatigues en adquirir riquezas, deja de pensar en ellas. Cuando pones tus ojos en ella, ya no está.Porque la riqueza ciertamente se hace alas, como águila que vuela hacia los cielos.”(Proverbios 23:4-5).

Hay un mal que he visto bajo el sol, y muy común entre los hombres: 2 un hombre a quien Dios ha dado riquezas, bienes y honores, y nada le falta a su alma de todo lo que desea, pero que Dios no le ha capacitado para disfrutar de ellos, porque un extraño los disfruta. Esto es vanidad y penosa aflicción.” (Eclesiastés 6:1-2).

Vivimos en una cultura que es materialista y narcisista hasta el extremo, y ahora tenemos una teología para acomodarla a nuestra codicia. Si la riqueza material es una señal de la aprobación de Dios, entonces déspotas como Hitler, así como los amos de la droga y las estrellas del rock inmorales, están en la lista-A de Dios. Y si (como los predicadores de la prosperidad afirman) la pobreza es el resultado del pecado, entonces Jesús, los apóstoles y Pablo debe haber sido desgraciados. Pablo sufrió la pérdida de todas las cosas con el fin de seguir a Cristo (Filipenses 3: 7-8; 2 Corintios 4: 11-13). La vida cristiana es el camino de la cruz, el camino del auto-sacrificio - no la gran vida del jet-set.

¿Sabías?

En base a un estudio realizado por el Dr. Carol Nickerson, aquellas personas con grandes aspiraciones financieras son típicamente menos satisfechas con la vida dos décadas después, no importa el alcance de las ganancias monetarias que hayan adquirido.

¿Sobre Qué Autoridad?

La Teología de la prosperidad no es conocida por su interpretación precisa de la Escritura; su metodología es altamente subjetiva y arbitraria. Los líderes habitualmente recurren a la revelación extra-bíblica recibida directamente de Dios para apoyar sus enseñanzas. Si su enseñanza hace conflicto con la Escritura, entonces el predicador generalmente asegura a su audiencia que él lo obtuvo de buena fuente, directamente de Dios, que su enseñanza es la correcta. Mediante la comparación de sus "revelaciones" con la Palabra de Dios, se encuentra que la fuente es demasiado humana. Los pasajes son sacdos con frecuencia fuera de su contexto histórico y manipulados para adaptarse al mensaje de la prosperidad. No sólo teología de la prosperidad niega la suficiencia de las Escrituras, también rechaza implícitamente la soberanía de Dios. En lugar de que el hombre existe para servir a Dios, Dios existe para servir al hombre concediéndole todas sus demandas, siempre que la demanda se acompañe de suficiente fe. Dios es relegado a un mayordomo divino que está obligado a cumplir con cada unos de nuestros deseos.

¿Centrado en el Hombre o en Dios?

En el libro de Job, Satanás pregunta a Dios: "¿Acaso teme Job a Dios de balde?" (Job 1: 9).

La teología de la prosperidad imagina a Dios como una herramienta para ser utilizada y manipulada como un medio para un fin mundano y materialista. En su esencia, la teología de la prosperidad es centrada en el hombre –buscando la exaltación del hombre, no Dios. Hacemos todas las demandas y Dios provee todo el servicio. Al parecer, la razón de Dios para existir es darnos lo que queremos. Fomenta la autoindulgencia, no el auto-sacrificio. Se incita a la codicia, no al contentamiento. La fe de los creyentes menos prósperos se pone tela de juicio, y llevan cargas más pesadas sobre si mismos.

¿Prosperidad o Perversión?

Los apóstoles Pablo y Pedro tuvieron palabras duras para los pretendían que el evangelio era un medio para obtener beneficios materiales (1 Timoteo 6: 3-6). La Biblia nos dice que debemos estar contentos con la comida y el refugio, pero los predicadores de prosperidad dicen lo contrario. El amor al dinero y riquezas es condenado por Dios, sin embargo, estos maestros lo alaban (1 Timoteo 6: 8-10). Pedro advirtió de los falsos maestros que "y en su avaricia os explotarán con palabras falsas" y "seducen mediante deseos carnales" (2 Pedro 1: 3, 18).

Estos proveedores de la prosperidad oran sobre los desesperados, los crédulos, y, en su mayor parte, las personas sin educación. Ofrecen un plan de “hazte rico rápido " con poco o ningún esfuerzo de nuestra parte. Simplemente envíe su dinero a ellos, (no su iglesia local), y presto-changeo, usted está en la calle fácil. La teología de la prosperidad cambia totalmente la motivación para el servicio y ofrenda cristiana. La motivación se convierte en uno de esto-por-aquello, quid pro quo, dar para obtener en lugar de un medio de adoración.

Una vez estaba viendo un evento de recaudación de fondos TBN donde se les pedía a los espectadores que llamaran y prometiesen su deuda. Si enviaban a TBN el monto de su deuda, entonces se les prometía que Dios pagaría su deuda, todo respaldado por testimonios de visualización, por supuesto! Este tipo de manipulación y explotación es inmoral y depredador.

La Visión Cristiana de la Riqueza

En comparación con el resto del mundo, los más pobres de los estadounidenses son ricos. Cuando somos fieles en nuestro dar, Dios es fiel para bendecirnos. Esta es una innegable enseñanza de la Escritura (2 Corintios 9: 6). Sin embargo, Dios no nos bendice con riqueza para vivir un estilo de vida extravagante, al igual que todos los predicadores de la prosperidad. Si fielmente sembramos la semilla que Dios nos ha dado, Él hará que se multiplique para que podamos tener más que sembrar, No consumir (2 Corintios 9: 8-10).

Los medios que Dios ha ordenado para el crecimiento de su iglesia, no nuestras carteras personales, es la mayordomía fiel de sus siervos. La teología de la prosperidad no es cristiana, y el mensaje que predica es "otro evangelio". La verdadera riqueza del cristiano le espera en el cielo.