martes, enero 10, 2017

Los Sacrificios Del Templo de Ezequiel y Hebreos

ESJ-2017 0110-003

Los Sacrificios Del Templo de Ezequiel y Hebreos

Por Fred Butler

Había discutido en mi Artículo anterior que nuestra comprensión de los "sacrificios de animales" en Ezequiel 40-48 depende de una definición precisa de lo que se entiende por expiación y ofrenda por el pecado.

La palabra expiación, dependiendo del contexto, puede tener el significado de enjugar o purgar. Además, la expiación se hace en nombre de una persona o un objeto indirecto y puede realmente no tener nada que ver con el pecado moral o apaciguar la ira de Dios contra los pecadores.

En el caso de Ezequiel, los sacrificios de animales “hacen expiación” primero para el altar en el templo, y luego para el pueblo de Israel que servirá en ese templo. En el contexto, la expiación hace feceto en la impureza externa, limpiando la impureza y consagrando tanto el altar como el pueblo para servir en la presencia del SEÑOR que se instalará en el templo.

Los sacrificios por el pecado tienen una idea similar. Primero, no son ofrendas hechas por el pecado moral. De hecho, “ofrendas por el pecado” es una traducción inexacta. La mejor comprensión de la frase es la de purificación. Así que más bien, se trata de una ofrenda de purificación. Y en segundo lugar, estas ofrendas de purificación funcionan de manera similar a la expiación en que purifican los objetos y las personas para el servicio ante un Dios Santo.

¿Cómo entonces estos sacrificios encajan con la idea del templo milenial de Ezequiel?

Como premilenialista, entiendo que la Biblia enseña que el milenio es un período intermedio de tiempo entre esta época actual y la era eterna por venir (Isaías 24, 25, 65, Zacarías 14) durante la cual Jesucristo reina en la tierra por 1.000 años En una nación restaurada de Israel. Para obtener una descripción más formal, le remito a este post anterior aquí.

Cuando busco en la Escritura y armonizo los diversos pasajes proféticos en el AT que hablan de las condiciones que estarán presentes en ese milenio, noto una serie de cosas.

1) Aunque Satanás está atado y su influencia restringida en la tierra, los efectos de la caída siguen estando presentes en un grado. Específicamente, los hombres todavía morirán naturalmente.

2) La humanidad no resucitada habitará con la humanidad resucitada.

3) Se requerirá que las naciones vengan a Jerusalén para adorar a Dios, presumiblemente en el complejo del templo profetizado por Ezequiel (Zacarías 14: 16-21).

4) El templo de Ezequiel será construido y la presencia de Dios tomará residencia allí.

5) El pueblo de Israel tendrán un papel en la conducción de la adoración en nombre de esas naciones gentiles que vienen a la tierra de Israel y el templo.

Con esos objetos en mente, los sacrificios de animales y las ofrendas de purificación, en lugar de expiar el pecado moral y el pecado del hombre, sirven como un medio para purificar el altar, los sacerdotes que sirven en el templo y el pueblo de Israel que también vive en la tierra y participan regularmente en la adoración del SEÑOR con las naciones viniendo Zac. 14:16ss.

Lo que está a la vista es la purificación ritual externa, no la purificación espiritual interna. Durante el milenio, Dios habitará entre su pueblo que todavía vive en un mundo caído, aunque, el impacto de la caída es muy restringido. Su pueblo restaurado de Israel, que estará encargado de servir en este templo, también vivirá en ese mundo caído, así como entre una población terrenal de humanidad caída. El propósito de los sacrificios de animales, entonces, será limpiar el templo de cualquier impureza que pueda ser traída, así como mantener a las personas que sirven en el templo de contaminarlo.

Así es como los sacrificios de animales en Ezequiel difieren del sacrificio de Cristo como se enseña en Hebreos. En los capítulos 9 y 10, el autor de Hebreos hace una exposición sobre la obra que Cristo hizo en la cruz en nombre de su pueblo. El autor se centra en el sacrificio ofrecido en el Día de Expiación como se explica en Levítico 16, y lo contrasta con la expiación de Cristo en la cruz.

El Día de la Expiación fue el día santo más crítico para Israel. Fue ese día del año en que el sumo sacerdote entraba en el lugar Santísimo dentro del tabernáculo y hacía expiación por toda la nación de Israel. La sangre de un macho cabrío era rociada por el sumo sacerdote en el Arca del Pacto y luego imponía sus manos sobre el chivo expiatorio que era liberado en el desierto, representando simbólicamente la eliminación de los pecados de Israel.

Así que con ese ritual, hemos presentado para nosotros el papel dual de la expiación cuando un sustituto muere a favor del pecado del pueblo y su pecado es quitado. El Día de la Expiación limpió al pueblo de Israel de su impureza moral y Dios pudo seguir morando con ellos hasta el año siguiente, cuando el proceso se repetiría.

El autor de Hebreos contrasta el sacrificio hecho en el Día de la Expiación con el de Cristo en la cruz. Hay algunas distinciones significativas:

1) El sacrificio en el Día de Expiación fue hecho con un animal en nombre del pueblo, mientras que Cristo, el hombre perfecto, murió en nombre de los hombres. Sólo un hombre puede ser un sustituto adecuado para los hombres que son creados a imagen de Dios.

2) Los sacrificios de animales sólo podían ofrecer expiación por los factores externos en la ceremonia (He. 9:13,14), mientras que Cristo, por lo que Él era, podría limpiar el corazón interno, espiritual de los hombres. Sólo la obra de Cristo puede limpiar la conciencia.

3) El sumo sacerdote tenía que ofrecer un sacrificio por sí mismo antes de entrar en el santuario para ofrecer la expiación por la nación ( Hebreos 9:25, 26), mientras que Cristo podría entrar en el santuario por su propia sangre. Él era sin pecado, y por lo tanto no necesitaba ninguna expiación por Él.

4) El día de la expiación se repite cada año, mientras que lo que Cristo hizo fue una vez y para siempre (Heb. 10:2-4). Su obra puso fin a los sacrificios de animales por el pecado del hombre y la conciencia culpable.

5) Por su muerte Jesús ratificó el Nuevo Pacto que se extiende a todos los pueblos de la tierra que ellos también pueden tener sus pecados perdonados y tener nuevos corazones. Además, debido a la obra de Cristo, el Nuevo Pacto tiene la fuerza de escribir las leyes de Dios sobre los corazones de las personas en ese pacto (Heb 10: 16-18).

Hay una serie de diferencias entre el cumplimiento de Cristo del Día de la Expiación tal como lo explicó el autor de Hebreos y las ceremonias de adoración encontradas en Ezequiel 40-48, pero lo más obvio es que no hay ningún Día de Expiación mencionado por Ezequiel. Creo que la razón principal se debe al hecho de que Cristo cumplió y completó esa ceremonia de una vez por todas y ya no es necesario.

Así, los sacrificios de animales que se mencionan en Ezequiel son de una naturaleza totalmente diferente a la que Cristo hizo en la cruz. Utilizar animales especificados dentro de las ceremonias de adoración de un Israel restaurado durante el reino milenial no es un retroceso al pacto mosaico. Simplemente son nombrados para el propósito de limpieza de la corrupción externa y nada más mientras el pueblo de Israel cumple su papel de liderar el mundo en la adoración a Dios.

Ahora. Con mi próximo post, voy a esbozar las objeciones estándar y los argumentos en contra de mi posición y proporcionar una respuesta. También voy a abrir comentarios a los lectores para que pueda escuchar de ellos.