martes, enero 03, 2017

Las Diez Lecciones Cruciales de John MacArthur que Debemos Enseñar a Nuestros Hijos

ESJ-2017 0103-02

Las Diez Lecciones Cruciales de John MacArthur que Debemos Enseñar a Nuestros Hijos

Por Jordan Standridge

Recientemente, mientras leía el libro de John Macarthur Brave Dad (Sé el papá que tus hijos necesitan) , me encontré con una sección en la que Él da "Diez Lecciones Cruciales que Cada padre Debería Enseñar". Obviamente, MacArthur es conocido por su enseñanza expositiva, versículo por versículo. Pero sentado bajo su predicación durante casi diez años, siempre me encantaron sus "listas" que muchas vinieron mientras estaba sentado en un restaurante escribiendo en servilletas. Obviamente, no era el pan y mantequilla de su ministerio, ni debería haberlo sido, pero cuando has predicado a través de todo el Nuevo Testamento y conoces tan bien toda la Biblia, estás obligado a ver patrones en la Escritura y ser capaz de llegar a listas como estas.

MacArthur toma estas lecciones de Proverbios 1-10 y aunque lo dirige de padres a hijos, es obvio que las madres y las hijas pueden beneficiarse de esta lista también. También añade una advertencia al final de esta sección que muestra cómo nuestro fracaso en enseñar cada una de estas áreas da al diablo la oportunidad de enseñar exactamente lo contrario.

  1. Enseñe a sus hijos a temer a Dios

El temor del Señor es el principio del conocimiento (Proverbios 1: 7).

Macarthur habla del hecho de que debemos enseñar a nuestros hijos los atributos de Dios. Cuando lo hagamos correctamente, vendrán a temerle. No sólo le temerán de manera reverencial sino también temerán pecar contra Él, esto ayudará a sus hijos a reconocer que Dios es digno de honor e invoca en ellos el deseo de vivir rectamente. Para enseñar esto apropiadamente los padres deben temer a Dios también y a su vez, el pecado será odiado en la familia. Si no enseñamos a nuestros hijos a temer a Dios, el diablo les enseñará a rechazar y odiar a Dios.

  1. Enseñe a sus hijos a guardar sus mentes

Proverbios 3:3-4 dice: " La misericordia y la verdad nunca se aparten de ti; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón. Así hallarás favor y buena estimación ante los ojos de Dios y de los hombres.” La palabra" corazón "aquí se refiere a la mente en el hebreo. La mente es el asiento del pensamiento, la emoción y la voluntad, este pasaje, entonces, está llamando a los padres a enseñar a sus hijos a guardar sus mentes. Macarthur continúa diciendo que como padre eres el guardián de la mente de tus hijos. Nuestro deber es protegerlos del mundo. Pero no se detiene allí, entonces debemos hacer nuestro mejor esfuerzo para llenar sus mentes con la verdad, la bondad y, finalmente, la palabra de Dios. Debemos decirles: "Guarda tu mente, porque de ella viene tu conducta". Si no enseñamos a nuestros hijos a guardar sus mentes, el diablo les enseñará con gusto a tener una "mente abierta".

  1. Enseñe a sus hijos a obedecer a sus padres

Los proverbios están llenos de declaraciones como, "escucha a mi hijo, la instrucción de tu padre" al hacerlo, el escritor de refranes está reforzando el "primer mandamiento con una promesa", es decir, honrar a tu padre ya tu madre. MacArthur continúa diciendo que cuando sus hijos aprendan a obedecerles, aprenderán a obedecer la autoridad social, y lo más importante es cómo aprenden a obedecer a Dios. Un niño que se le enseña a obedecer será un niño que aprende autocontrol y verdadera sabiduría. Si no enseñamos a nuestros hijos a obedecer a su madre y su padre, el diablo les enseñará a rebelarse y destruir nuestros corazones.

  1. Enseñe a sus hijos a seleccionar a sus compañeros cuidadosamente

Esta responsabilidad paternal es aquella en la que uno ataca. No podemos sentarnos a esperar y ver cómo resultan nuestros hijos y qué amigos eligen naturalmente. Tenemos que enseñarles a elegir a sus amigos. Pablo dice en 1 Corintios 15:33 que "la mala compañía corrompe las buenas costumbres". Los amigos con los que nuestros niños salen tendrán una influencia directa en quién se convertirán y por eso vamos al ataque ayudándoles a escoger el tipo correcto de amigos. Proverbios 1:10 dice: " Hijo mío, si los pecadores te quieren seducir, no consientas.” La excitación, la aventura y los malos beneficios son lo que la gente mundana atraerán a nuestros hijos e hijas, pero debemos entrenarlos para que resistan tales tentaciones. Debemos equipar a nuestros hijos con sabiduría para que desarrollen el discernimiento que necesitan para escoger sabiamente a sus amigos. Si no enseñamos a nuestros hijos a seleccionar a sus compañeros con cuidado, el diablo con gusto elegirá a sus compañeros para ellos.

  1. Enseñe a sus hijos a controlar su cuerpo

El tema dominante a lo largo del primer capítulo de Proverbios es sobre el tema de controlar nuestros cuerpos. (Como padre de tres niños, esto me asusta). Proverbios 2: 16-17 advierte acerca de esto, y Salomón dice que sólo la sabiduría “Ella te librará de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras, la cual deja al compañero de su juventud, y olvida el pacto de su Dios” El padre advierte a sus hijos de personas como estas que buscan adulterio, sabiendo que las consecuencias del adulterio son devastadoras hasta la muerte. Tan extremo como suena, Macarthur dice que la lujuria por el sexo en algunos hombres supera su deseo de vivir. Debemos enseñar a nuestros hijos la pureza sexual, mantener sus manos consigo mismos, alejarse de la tentación y guardar sus ojos. Si no enseñamos a nuestros hijos a controlar sus cuerpos, el diablo les enseñará a entregar sus cuerpos a la lujuria.

  1. Enseñe a sus hijos a disfrutar de su cónyuge

El sexo fuera del matrimonio está obviamente prohibido, pero en el matrimonio es exaltado. Proverbios 5: 15-19 dice: “Bebe agua de tu cisterna y agua fresca de tu pozo. ¿Se derramarán por fuera tus manantiales, tus arroyos de aguas por las calles? Sean para ti solo, y no para los extraños contigo. Sea bendita tu fuente, y regocíjate con la mujer de tu juventud, amante cierva y graciosa gacela; que sus senos te satisfagan en todo tiempo, su amor te embriague para siempre.” En otras palabras, un hombre o una mujer que tiene sed sexual debe encontrar satisfacción en su cónyuge solamente. La forma en que tratamos a nuestro cónyuge será una gran manera de enseñar a nuestros hijos a estar satisfechos en su cónyuge solamente. Si no enseñamos a nuestros hijos a disfrutar del matrimonio que les ha dado Dios, el diablo les enseñará cómo destruir su matrimonio a través del adulterio.

  1. Enseñe a sus hijos a vigilar sus palabras

Proverbios 4:24 dice: “Aparta de ti la boca perversa, y aleja de ti los labios falsos.” Debemos enseñar a nuestros hijos a decir la verdad y sólo la verdad. MacArthur nos brinda algunas grandes preguntas a nuestros hijos para hacer antes de hablar: ¿Lo que estoy a punto de decir es edificante? ¿Es apropiado? ¿Es bueno? Nuestro discurso como cristianos debe ser edificante, instructivo y útil. Si no enseñamos a nuestros hijos a ver sus palabras, el diablo llenará su boca de chismes, calumnias, mentiras y lenguaje sucio.

  1. Enseñe a sus hijos a trabajar duro

Debemos enseñar a nuestros niños cómo trabajar. Esto debe hacerse tanto por palabra como por ejemplo. En Proverbios 6: 6-8 el padre le dice a su hijo: “Ve, mira la hormiga, perezoso, observa sus caminos, y sé sabio. La cual sin tener jefe, ni oficial ni señor, prepara en el verano su alimento, y recoge en la cosecha su sustento.” Debemos enseñar a nuestros hijos a trabajar duro incluso cuando no hay supervisor. La auto-motivación es clave para tener éxito en la vida, y planificar con antelación es una parte de eso. El padre en Proverbios también advierte contra ser un perezoso; uno que da excusas para no trabajar y siempre procrastina cuando es hora de trabajar. Las consecuencias para el perezoso son el hambre, la pobreza y el fracaso. Debemos enseñar a nuestros hijos a trabajar duro y evitar las trampas de la pereza. Si no enseñamos a nuestros hijos a trabajar duro, el diablo les enseñará a ser perezosos, lo cual le empobrecerán.

  1. Enseñe a sus hijos a manejar bien su dinero

El dinero juega un papel enorme en la vida, y por eso Proverbios habla tan a menudo sobre cómo lo manejamos. Si somos cuidadosos con nuestro dinero puede ser muy útil, pero si somos descuidados, el dinero puede convertirse en la fuente de mucha ansiedad y angustia. MacArthur continúa ofreciendo dos lecciones que el libro de Proverbios enseña sobre el dinero. La primera es ser generoso con Dios. Proverbios 3: 9-10 dice: “Honra al SEÑOR con tus bienes y con las primicias de todos tus frutos; entonces tus graneros se llenarán con abundancia y tus lagares rebosarán de mosto.” Nuestro dinero no nos pertenece. Es de Dios y debemos enseñar eso a nuestros hijos. Nuestros hijos sabrán si somos generosos con nuestro dinero y seguirán nuestro ejemplo. En segundo lugar, Proverbios nos advierte que no confabular con un extraño. No debemos ser responsables por el comportamiento de otras personas que no podemos controlar. Esto incluye planes de hacerse ricos rápido y otros negocios que pueden tener consecuencias graves si se hace en asociación con personas no confiables. Entonces debemos enseñar a nuestros hijos a usar su dinero como el Señor nos guía. Si no enseñamos a nuestros hijos a manejar bien su dinero, el diablo les enseñará a gastarlo descuidadamente y endeudarse.

  1. Enseñe a sus hijos a amar a su prójimo

Aunque Proverbios advierte contra asociarse con personas no confiables, no dice que no debemos ser generosos con los necesitados. Proverbios 3: 27-28 dice: “No niegues el bien a quien se le debe, cuando esté en tu mano el hacerlo. No digas a tu prójimo: Ve y vuelve, y mañana te lo daré, cuando lo tienes contigo.” Si lo tenemos, debemos ayudar a los necesitados. Con el fin de honrar a Dios, debemos ser generosos en mostrar amor sacrificial a nuestro prójimo. Jesús incluyó amar al prójimo como uno de sus dos mandamientos más grandes. Y así, nosotros también debemos enseñar a nuestros hijos a amar a Dios, pero también debemos enseñarles a amar al prójimo. Si no enseñamos a nuestros hijos a amar a su prójimo, el diablo con agrado les enseñará a amarse sólo a sí mismos.

Por supuesto, esto es sólo la punta del iceberg y mis resúmenes de cada punto carecen seriamente. Además de eso, hay mucho más oro en Brave Dad: Raising Your Kids to Love and Follow God (Papá Valiente Criando a Sus Hijos Para Amar y Seguir a Dios) y lo recomiendo encarecidamente

Algunas palabras de recordatorio están en orden. Primero, que finalmente Dios es el que salvará a nuestros hijos. Incluso los mejores padres han experimentado desamor con sus hijos. En segundo lugar, nuestros hijos aprenden mucho más de nuestro ejemplo que de lo que les enseñamos verbalmente.

Que tomemos lo que hemos aprendido aquí de Proverbios, nos esforzamos por vivirlo en nuestras propias vidas y lo enseñemos fielmente a nuestros hijos, orando para que Dios lo haga fructífero en sus vidas para Su gloria.