lunes, enero 09, 2017

Inmanente, Trascendente, Triuno: Conociendo a Nuestro Grande y Descuidado Dios

ESJ-2017 0109-002

Inmanente, Trascendente, Triuno: Conociendo a Nuestro Grande y Descuidado Dios

De Aaron Armstrong

Hubo un tiempo en que si usabas el término "Dios", casi todos sabrían que te referías al Dios de la Biblia. Hoy, "Dios" podría significar casi cualquier cosa -desde el Dios trino del cristianismo, al dios de cualquiera de varias otras religiones, a una vaga fuerza cósmica, a la misma tierra.

La existencia de un Dios personal que puede ser conocido por los individuos -el Dios revelado en la Biblia- ya no se asume en nuestro mundo espiritual-pero-no-religioso. Esto no es sólo un problema para los no-cristianos, sino también para los creyentes. Hemos descuidado al Dios que adoramos hasta el punto de que casi no sabemos nada sobre él. ¿No me cree? Considere la letra que tantas iglesias cantan todos los domingos. Este es un gran problema porque si pensamos que Dios se equivoca, nada más acerca de la fe cristiana -o de la vida- tendrá sentido.

Nuestro Dios Inmanente: Cercano y Sabio

Tengamos en cuenta que Dios se ha revelado a nosotros, lo que significa que podemos comprenderle, al menos hasta cierto grado. La auto-revelación de Dios lo acerca y lo hace personal. Dios está íntimamente involucrado en su creación, y particularmente haciendo la humanidad a su imagen. No contento de llamar al primer hombre y la mujer a la existencia, en realidad Dios los formó con sus manos (Génesis 2: 7, 22).

Aparentemente hay un sentido en el cual esta formación directa continúa, pues el salmista declara que Dios "formó mis partes interiores; Me unió en el vientre de mi madre "(Salmo 139: 13). Parece apropiado que un Dios soberano y amoroso desempeñara un papel "práctico" en la formación de cada criatura específicamente hecha a su imagen.

Sin embargo, la participación momentánea de Dios con nosotros no termina al nacer. Continúa a lo largo de nuestras vidas. Jesús va tan lejos que nos dice que Dios "sabe lo que necesita antes de pedirle" (Mateo 6: 8). De hecho, Jesús mismo es el epítome de la inmanencia de Dios, humillándose a asumir la carne, haciéndose como nosotros para redimirnos. Esta no es la descripción de un ser divino lejano, incognoscible y desinteresado. En cambio, es una visión realista, aunque parcial, de un Dios profundamente personal e involucrado. Dios es inmanente; Él es cercano y cognoscible.

Nuestro Dios Trascendente: Por encima y más allá de nosotros

Así como Dios se deleita en darse a conocer a nosotros, sólo podemos conocerlo en parte; La plenitud de la gloria de Dios está en este tiempo mucho más allá de nuestra percepción o capacidad de comprender. En la tierra, lo que sabemos de Dios es verdaderamente majestuoso, pero su gloria se extiende más allá de los cielos, más allá de todo lo que podemos ver e imaginar. Cuando decimos que Dios es trascendente, no negamos su inmanencia; más bien, se dice que además es infinitamente por encima y más allá de su creación. Él no es una parte del mundo de la forma en que nosotros lo somos, y no es una parte de él.

Aunque Dios es infinito en todos sus atributos, una manera particular en que la Biblia subraya esta verdad es enfatizando que Dios es eterno. La Biblia nunca nos muestra el punto de partida del Creador, porque no tiene ninguno. En su lugar, comienza con el punto de partida de la creación. En el principio, antes de que los fundamentos del mundo fueran puestos, Dios existía (Génesis 1: 1). Nunca ha habido un tiempo en que Dios no lo exista. Él "era y es y ha de venir. . . El Alfa y el Omega, el principio y el fin "(Apocalipsis 4: 8; 21: 6). Este es nuestro Dios trascendente.

Nuestro Dios Triuno: Autor y Perfectista de la Salvación

Las verdades gemelas de la inmanencia y la trascendencia de Dios se unen en la doctrina de la Trinidad, la verdad que nuestro Dios es uno en esencia y, al mismo tiempo, tres personas que existen en eterna comunión perfecta, y gozosa una la otra.

· Él es el eterno Padre celestial, el creador del cielo y la tierra, que ordena la redención de los elegidos y envió a Jesús para lograrlo (Génesis 1: 1, Juan 3:16, Romanos 8:29, Gálatas 4: 4, Efesios 1: 3-5).

· Él es Jesús, el Hijo unigénito de Dios; La Palabra que estaba con Dios y era Dios, por quien y para quien todas las cosas fueron hechas; El único Señor a quien el Padre ha dado toda la gloria, honor y poder; El que realiza la redención para nosotros en perfecta obediencia a la voluntad de Dios (Juan 1: 1-3, Colosenses 1: 15-22, Hebreos 2: 7, 9, Apocalipsis 4:11, 5:12 [Daniel 7:13 - 14]).

· Él es el Espíritu Santo, el Ayudador que aplica la justicia de Cristo, regenerando y renovando a aquellos que eran esclavos del mal, sellando y santificando al pueblo de Dios para el día de la redención (Juan 14:16, Tito 3: 3-5, Efesios 4:30 Romanos 15:16).

Ninguna otra religión o cosmovisión atestigua a un Dios, ni remotamente, a esta magnificencia, ni una salvación tan gloriosa. Así que dediquémonos a conocerlo más profundamente. Porque este es el Dios que los cristianos adoran, y no hay otro.