lunes, octubre 03, 2016

Por qué la Crianza de los Hijos es uno de los Llamados Más Importantes

ESJ-015 2016 1003-002

Por qué la Crianza de los Hijos es uno de los Llamados Más Importantes

Nada Más Importante

Nada es más importante en su vida que ser una de las herramientas de Dios para formar un alma humana.

Usted es perseguido por el pesar. Usted no quiere serlo, pero lo es; no se trata de algo grande, sino sobre todo esos pequeños momentos de fracaso. Recuerda las pequeñas promesas que hizo y que demasiado ocupado para cumplir. Los momentos en los que gritó cuando debería haber estado escuchando. Usted recuerda lo difícil que es tener hijos y ser justos y con qué frecuencia ha fallado. Usted recuerda quedarse dormido en los recitales y esperar que nunca lo supieran. Usted recuerda haber hecho amenazas ridículas y espero que no las recuerden, así como usted las recuerda. Usted recuerda aquel momento cuando detuvo la camioneta, hizo a todos salir, y les dijo que no les dejaría entrar hasta que pudieran llevarse bien unos con otros. Recuerda que es más fácil anunciar la ley que dar gracia. Deseara estar libre de pesar, pero no es así.

¿De que se trata todo lo que acabo de describir? ¿Qué es común en todos estos escenarios de los padres? Todos tienen que ver con el llamado – unos de los más importantes llamados que jamás podría ser colocado sobre el regazo de un ser humano. Si desea detenerse y pensar en todas sus ramificaciones, tendría que huir a menos que ya le haya hecho caer en pánico. En cierto modo, es una locura que alguien pudiera realmente asumir esto. Tendría que ser ilusorio pensar que está realmente preparado. Tiene la cualidad de estar ante un 747 y decirse a sí mismo que usted puede tomarlo si así quisiera. Parece que este podría ser el único error de un Dios de otro modo perfecto. ¿Es realmente cierto que Dios pide a los padres ser sus agentes inmediatos para la formación de un alma humana? ¿De verdad? Vamos a considerar la enormidad del plan de Dios y lo que significa para usted como padre.

Un Llamado Significativo

El valor de la paternidad va directo al corazón de lo que Dios ha diseñado que cada ser humano conozca y sea. Para perder esto es, literalmente, perder un pedazo de su humanidad. La crianza de los hijos llega al núcleo de lo que debería motivar a cada pensamiento, deseo, palabra, decisión o acción que cada ser humano ha tenido jamás. No hay nada en la vida de cualquier niño que haya nacido que necesite más que esto. Esto es lo que hace de la paternidad la mayor importancia –santo en el verdadero sentido de lo que significa esa palabra. Este debe ser el objetivo en la base de todas las cosas que hace y todas las cosas que desea para sus hijos. Perder de vista esto es perder el punto de ser padres. Perder de vista esto elimina las pistas que dan sentido a todo lo que se hace con cada uno de sus hijos. Esto es lo que debería satisfacerle en esos buenos días con sus hijos y mantener la motivación en los días que son muy difíciles con ellos. Esto realmente es la tarea central que hace que su trabajo como padre sea un tesoro de valor extremo. Preste atención a las palabras de abajo:

4 Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. 5 Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu fuerza. 6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. 9 Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas (Deuteronomio 6:4-9)

20 Cuando en el futuro tu hijo te pregunte, diciendo: "¿Qué significan los testimonios y los estatutos y los juicios que el SEÑOR nuestro Dios os ha mandado?", 21 entonces dirás a tu hijo: "Éramos esclavos de Faraón en Egipto, y el SEÑOR nos sacó de Egipto con mano fuerte. 22 "Además, el SEÑOR hizo grandes y temibles señales y maravillas delante de nuestros ojos contra Egipto, contra Faraón y contra toda su casa; 23 y nos sacó de allí para traernos y darnos la tierra que El había jurado dar a nuestros padres." "(Deuteronomio 6: 20-23).

Ahí está el valor que Dios pone en la crianza, resumido en un par de párrafos breves pero profundos. Su trabajo como padre es algo de valor extremo porque Dios ha diseñado que usted sea una herramienta principal, consistente, y fiel en sus manos con el fin de crear una conciencia de Dios y una sumisión a Dios en sus hijos. Usted no puede crear esto por usted mismo, sólo Dios puede, pero ha sido escogido para ser una herramienta insustituible en sus poderosas manos. Puede ver entonces, en el núcleo de lo que Dios diseñó que fuesen los seres humanos estás el reconocimiento de su existencia y la rendición a la autoridad. Esas son las cosas que pretende que gobiernen el corazón de todos los que han vivido. Sus hijos nunca serán lo que se supone que deben ser o hacer si carecen de una conciencia de Dios. Es lo esencial que debe ser desarrollado en el corazón de todos los hijos, y los pasajes anteriores hablan de esa tarea fue asignada por Dios a los padres.

Su iglesia no fue diseñada para reemplazar, sino para ayudarle y equiparle para este trabajo esencial. Su gobierno nunca fue diseñado para reemplazarle, sino para protegerle mientras usted hace este trabajo central. La escuela cercana a usted nunca le va a sustituir; a lo mucho le apoyará a medida que usted haga el trabajo que sólo usted puede hacer. Usted podría argumentar que la principal razón por la que Dios puso a los padres en la vida de los hijos es para que ellos lo conozcan. Lo más importante que un hijo podría aprender es acerca de la existencia, el carácter, y el plan de Dios. Si conoce este hecho, alterará la forma de entender e interpretar cualquier otro hecho en su vida.

Le pido en este momento que sea humilde, abierto y honesto. ¿Qué es lo que compite en su corazón y, por tanto, en sus decisiones diarias con el valor que debería tener la paternidad? En su diario, repetido y rutinario horario, ¿tiene la crianza el lugar de más alto honor y mayor importancia que Dios pretende? ¿Qué otras cosas se interponen en el camino? ¿Qué nuevas y mejores decisiones está llamándole Dios a hacer?

Adaptado de Parenting: The 14 Gospel Principles That Can Radically Change Your Family por Paul David Tripp


Paul David Tripp (Doctorado en Ministerio del Seminario Teológico de Westminster) es pastor, autor y conferencista internacional. Él es también el presidente de Paul Tripp Ministries y el director ejecutivo del Center for Pastoral Life and Care en Fort Worth, Texas.