lunes, octubre 03, 2016

La Hermenéutica de la Humildad

ESJ-015 2016 1003-004

La Hermenéutica de la Humildad

1 Corintios 14:33

Por Cameron Buettel

Hermenéutica es una palabra grande. Es posible que no estén familiarizados con ella, pero es una parte necesaria de todo estudio de la Biblia.

La hermenéutica es la ciencia de la interpretación de lo que un autor ha escrito. Para los cristianos, significa seguir las reglas relativas a la interpretación de la Escritura. Y aunque la palabra "hermenéutica" no aparece en la Biblia, su práctica está claramente descrita: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15).

En ese versículo, el apóstol Pablo ofrece el qué y el por qué de la hermenéutica – manejar correctamente de la Palabra sagrada de Dios. La correcta interpretación de lo que Dios nos ha hablado significa que podemos aplicarla correctamente a nuestras vidas, y correctamente proclamarla a los demás. “Dios no es el autor de confusión" (1 Corintios 14:33, RV) y Él no nos presenta con una mezcla heterogénea de opciones doctrinales. Si Dios lo escribió, entonces todo lo que importa es lo El quiere decir con lo que El dice, no lo que yo pienso o quiero que que signifique.

Pero hoy en día, en una cultura dominada por la subjetividad, de manera objetiva, la verdad autoritativa no tiene lugar. Eso es cierto incluso en la iglesia, donde, en los primeros días del siglo XXI, los teólogos posmodernos obtuvieron una voz significativa. Se llamaron la iglesia emergente, y argumentaron, en efecto, que la certeza es sobrevalorada. En lugar de ello, inventaron su propio enfoque a la hermenéutica.

Tony Jones, de los primeros líderes de la iglesia emergente, la llamó la "hermenéutica de la humildad." La idea era interpretar la Palabra de Dios, pero detenerse antes de llegar a conclusiones definitivas que excluirían interpretaciones alternativas. Se identifica como "humilde" lo que en otras épocas de la historia de la iglesia se conocía como confusión o incredulidad.

Y si bien se podría pensar que la promoción de la humildad propia sería un ejercicio se autorrefuta, un montón de fieles estuvieron dispuestos a saltar a bordo del tren Emergente.

Jones explicó su humilde hermenéutica en un ensayo que escribió para el libro, El Proyecto de Justicia.

Cuando se enfrentan a múltiples interpretaciones de la verdad, la justicia y el amor. . . . . Los cristianos deben pensar cuidadosamente acerca de nuestra postura hermenéutica. ¿es la nuestra la única y verdadera interpretación? ¿Cómo podemos hacer frente a las diversidades dentro de nuestra propia tradición cristiana? . . . . . . las respuestas absolutas conducen al fascismo. Pero respuestas humildes y perspicaces conducen a la paz. Esta es también, sin duda, la postura más semejantes a Cristo, también. [1] Tony Jones, "(De)Constructing Justice: What Does the Postmodern Turn Contribute to the Christian Passion for Justice?," in The Justice Project, ed Brian McLaren, Elisa Padilla, and Ashley Bunting Seeber (Grand Rapids: Baker Books, 2009), 61.

En cierto estilo posmoderno, el ensayo de Jones plantea más preguntas que respuestas. ¿Careció Cristo de humildad cuando habló con autoridad? ¿Está diciendo que Jesús era un fascista al insistir en que El era el único camino al Padre? ¿Estaba el Señor tomando una postura no semejane a Cristo cuando hizo declaraciones exclusivas acerca de sí mismo? Desafortunadamente, ninguna de esas preguntas estaba en el radar de Jones.

En realidad, se manifestó en contra de la certeza y la convicción. El evoca una noción de semejanza a Cristo que mantiene a todas las doctrinas con una mano débil y abierta.

Debemos avanzar en este mundo globalizado, con humildad. El primer paso es reconocer la naturaleza universal de la hermenéutica, para reconocer que todas nuestras conversaciones acerca de la realidad implican capas de percepción limitada e interpretación humana, y por lo tanto están abiertas a discusión y corrección. [2] The Justice Project , 61.

Así que de acuerdo a Jones, no podemos estar completamente seguros de nada, excepto su afirmación de que no podemos estar seguros.

Y para que no pensemos que la incertidumbre se limita sólo a las doctrinas de importancia secundaria, Brian McLaren revela que incluso las creencias cristianas más fundamentales siguen siendo misterios sin resolver: “No creo que tengamos el evangelio correcto. . . . . . . No creo que los liberales tienen razón. Pero no creo que lo tengamos bien tampoco. Ninguno de nosotros ha llegado a la ortodoxia.” [3] Brian McLaren, "The Emergent Mystique," Christianity Today , November 2004, 40.

McLaren, esta en lo crrecto en que no conoce el Evangelio. Pero para hablar en nombre de todos los demás en la historia de la iglesia es una montaña de arrogancia débilmente oculta por una fachada de humildad. Sus comentarios se le colocan justo en el punto de mira de más enérgica condena de Pablo:

Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente; que en realidad no es otro evangelio, sólo que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. Como hemos dicho antes, también repito ahora: Si alguno os anuncia un evangelio contrario al que recibisteis, sea anatema. (Gálatas 1:6-9)

Pablo ciertamente no tuvo reparos en decir que había "llegado a la ortodoxia." No era posible entregar una fuerte advertencia de este tipo a menos que el único y verdadero evangelio fuese claramente reconocible y claramente distinguible de cualquier otro evangelio impostor. Su pronunciamiento de condenación puede haber abordado a los legalistas en Galacia, pero se aplica exactamente igual que a los que cuestionan la misma base en que se colocan cuando se llaman a sí mismos cristianos.

El Evangelio hace afirmaciones exclusivas y, como tal, no deja espacio para las opiniones inclusivas. Jesús nunca invitó a una mesa redonda sobre la verdad, ni tampoco ceder ante las opiniones ajenas. El dijo que era el camino, la verdad, y la vida (Juan 14:6), y que la verdad es conocible (Juan 8:32).

Tony Jones, Brian McLaren, y otros líderes emergentes ejercieron una influencia significativa durante un tiempo, a pesar de que todo lo que tenían que ofrecer eran las reflexiones teológicas de los incrédulos. De hecho, la historia de la iglesia emergente era esencialmente la promoción continua de la incredulidad hasta que no quedó nada en que creer. La iglesia emergente está ahora casi olvidada, perdida de la corta memoria del evangelicalismo.

¿Por qué prestar atención a Jones y McLaren cuando ya no ocupan el espacio en las estanterías de alta calidad en las librerías cristianas? Mientras que su movimiento se ha extinguido, su noción equivocada de humildad doctrinal sigue creciendo.

¡Sigue existiendo en colegios, lugares de trabajo, familias, e incluso seminarios y púlpitos! Vemos la hermenéutica de la humildad manifestada cada vez que alguien comienza una oración con: "¿Quién eres tú para decirme. . . .”; cuando nuestras convicciones cristianas se juntan con "Bueno, esa es tu verdad"; y cada vez que un líder estudio de la Biblia pregunte: "¿Qué significa este versículo para ti?"

John MacArthur da una visión precisa de las líneas frontales de nuestra cultura cuando señala:

La creencia de que nadie puede saber nada con certeza se está convirtiendo prácticamente en el dogma que los posmodernistas tolerarán. La duda y el escepticismo han sido canonizados como una forma de humildad. Bien y el mal han sido redefinidos en términos de sentimientos subjetivos y perspectivas personales [4] John MacArthur, The Truth War: Fighting for Certainty in an Age of Deception (Nashville: Thomas Nelson, 2009), 16.

Como resultado, la proclamación de la verdad proposicional clara de la Escritura se está volviendo cada vez más difamada y rechazada hoy. Las respuestas firmes son expulsadas, la duda es defendida, y ninguna doctrina es blanco para una reevaluación, reinterpretación y reinvención.

Peor aún, la enseñanza de la Palabra de Dios con autoridad es ampliamente percibida como arrogante. Los púlpitos modernos están paralizados por el miedo a la verdad absoluta, negándose a enfrentar errores, señalar el pecado, o llamar a la gente al arrepentimiento.

Este llamado a la humildad no es más que incredulidad, y está drenando la vida de la iglesia. En los próximos días, vamos a echar un vistazo más de cerca a las tendencias posmodernas que influyen en la iglesia de hoy, y como están en guerra contra la autoridad de la Palabra de Dios.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161003
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros