miércoles, octubre 12, 2016

6 Verdades Acerca de la Crianza que Reorientará Todo

ESJ-015 2016 1012-001

6 Verdades Acerca de la Crianza que Reorientará Todo

Por Paul Tripp

La Necesidad Más profunda de Nuestros Hijos

Hay tanta ayuda en el Salmo 51 para la comprensión de la necesidad más profunda de sus hijos que creo que se podría escribir un libro entero sobre la paternidad por si solo. Las implicaciones de lo que David confiesa y clama establece una nueva agenda entera para lo que Dios nos ha llamado en las vidas de nuestros hijos. A medida que se exploran las implicaciones de este salmo para la comprensión de la tarea de ser padres, yo quiero que se fije en el punto de atención de la confesión de David. No dice, "metí la pata y lo siento." Nada que ver. David está profundamente consciente de que tiene más que un problema de comportamiento. Cuando lee el Salmo 51, usted se ve afectados con el hecho de que incrustado en la confesión de los pecados específicos y concretos de David es un grito de auxilio a Dios con un drama moral aún más profundo. Voy a darles seis observaciones para establecer la agenda de este Salmo para su trabajo como padre.

1. Sus Hijos Necesitan Ver sus Pecados, para que Clamen Por la Misericordia de Dios

El Salmo 51 comienza con un grito que cada ser humano debe hacer, pero por desgracia no lo hacen miles de millones. Usted solo hace este clamor cuando se ha llegado al punto en el que reconoce que el mayor peligro en su vida vive dentro no fuera de usted, y debido a que usted es una persona en necesidad desesperada de la ayuda de Dios y de las ayudas que ha colocado en su vida. No existe una función más importante para un padre que esto: conducir en amor y paciencia a nuestros hijos hasta el punto en que ellos también clamen por la misericordia de Dios. Clamar por la misericordia de Dios sucede sólo cuando haya reconocido el pecado que está dentro de usted del cual usted no es capaz de liberarse. Los niños que comienzan a reconocer humildemente y voluntariamente su pecado no sólo acuden a Dios por su ayuda, sino que dejan de resistirse a la ayuda, orientación, corrección e instrucción de sus padres también. Qué triste sería si usted logra con éxito controlar y manejar el comportamiento de su hijo o hija, pero dejan su casa nunca reconociendo el pecado en sus corazones y su desesperada necesidad de la misericordia de Dios?

¿Qué pasaría si nuestros hijos recibieran una buena educación y obtuvieran un buen trabajo, y sean sanos, exitosos y populares, pero no tienen conciencia del pecado y no tienen hambre de misericordia? Tal vez el grito de David por misericordia nos confronta como padres cristianos, nuestro problema no es que ponemos el listón demasiado alto para la crianza, pidiendo demasiado de nuestros hijos. Creo que dejamos el listón demasiado bajo, conformándose con un éxito horizontal, cuando Dios nos ha llamado a ser agentes de un corazón radical y transformación de vida.

2. Sus Hijos Necesitan Entender la Naturaleza del Pecado, para que No Minimicen Su su Peligro (vv. 1-3)

Aquí es algo que hay que tener en cuenta. No es negativo y condenable hablar con sus hijos acerca de su pecado. Piénsalo de esta manera: todos los padres que aman advierten a sus hijos sobre los peligros que les rodean que tienen que necesiten ser conscientes y evitar. Esto se hace porque ama a sus hijos y desea protegerlos de las cosas que podrían hacerles daño. No hay cosa más perjudicial en la vida de un niño que su propio pecado. Ser conscientes de ello y de su poder para destruir es algo bueno y amoroso.

Es importante entender que sus hijos no vienen al mundo viendo su pecado o reconociendo su gravedad. Ese es su trabajo como padre. Una vez más, el Salmo 51 es increíblemente útil porque las tres palabras que David usa para el pecado representan gráficamente su peligro de aplastamiento vida. La palabra más básica que David usa para este profundo quebrantamiento de corazón es el pecado. El pecado significa que sus hijos, con todos sus dones naturales, capacidades y esfuerzos, caerán siempre por debajo de la norma de Dios. Utilizar el ejemplo del arco y la flecha, no es que sus hijos tener el objetivo y perder la marca de Dios. Es tener su objetivo, tirar hacia atrás el arco y disparar –y cada flecha estará por debajo del objetivo. Ni una sola flecha, incluso golpeara el anillo exterior del objetivo. Cada flecha cae hasta suelo por debajo del destino específico de Dios. El pecado significa que nuestros hijos, por sí mismos, no tienen capacidad de vivir como Dios ha ordenado y les ha mandado vivir. Ningun control de los padres, ningún sistema de educación, ningún éxito personal les dará esta capacidad. Ellos necesitan la intervención divina.

3. Sus Hijos Tienen que Entender que Su Problema no es Con Sus Padres, Sino con Dios (v. 4)

Parece casi extraño para un hombre que ha cometido adulterio y asesinato que decir que su pecado es contra Dios y sólo a Dios. Pero el hecho de que David dice que esto significa que entiende no sólo la gravedad de lo que ha hecho, sino la gravedad de la condición de su corazón que le llevó a hacerlo. Nuestros hijos necesitan entender esto también. Todo pecado es vertical. Todo pecado es un puño en el rostro de Dios. Todo pecado es un deseo de eliminar a Dios de su trono y sentarse allí mismo. Cada vez que sus hijos pecan, ellos dicen que son más inteligentes que Dios, que saben mejor y que pueden escribir sus propias reglas. Todo pecado clama por una independencia de Dios. Cada pecado pone a sus hijos en el centro del mundo y hace que toda la vida gire en torno a ellos.

Por tanto, nuestros hijos fueron creados para vivir para Dios, para entregar su vida a él, para voluntariamente estar dentro de sus límites, y para hacer lo que hacen para su gloria. El pecado es tratar de negarse a vivir para la gloria de otro. Significa que sus hijos o hijas reducen su vida a sus deseos, sus sentimientos y su felicidad. Ningún pecado es puramente horizontal. Cuando sus hijos son irrespetuosos de usted, deshonran a Dios, porque es Dios quien les ha mandado a respetar a sus padres. Cuando sus hijos luchan entre sí, están luchando contra Dios, porque Dios es el que los llamó a vivir en paz unos con otros. Cuando un adolescente embaraza a una chica, su violación moral está en contra de Dios, quien le manda a no utilizar el cuerpo de otro para su placer egoísta.

Como padre, usted debe recordar siempre la verticalidad del mal que sus hijos cometen y no que sólo lo hacen contra usted. Pero también hay que ayudarles a entender que fueron creados por Dios, creados para hacer Su voluntad, y debido a que esto es así, todo lo que hacen mal lo hacen en contra de El.

4. Sus Hijos tienen que Entender que el Pecado es un Problema Natural que Produce Problemas de Comportamiento (v. 5)

Cuando David dice: " He aquí, yo nací en iniquidad, y en pecado me concibió mi madre." él está diciendo que mi mayor problema no es situacional, no es geográfica, no es relacional. No, es mi naturaleza. Nací un pecador. Entré en el mundo de esta manera. Este punto es importante y vital para usted y sus hijos de entender. No es suficiente decir que sus hijos pecan. Usted y ellos deben llegar a reconocer que son pecadores. El pecado no es en primer lugar un mal comportamiento; el pecado es una condición que produce el mal comportamiento. Un pecador no puede simplemente decir a sí mismo: "Mañana no voy a pecar más", y en realidad llevarlo a cabo.

Es amar para ayudar a sus hijos a entender que no es suficiente confesar que a veces hacen lo que está mal. Tienen que venir al punto donde confiesen las vidas erróneas dentro de ellos, y debido a que están en necesidad desesperada del rescate, del perdón, de la transformación y de recibir la misericordia de Dios.

5. Sus Hijos Tienen que Entender que Puesto que el Pecado es un Problema Cardíaco, la Unica Solución es un Corazón Nuevo (v. 10)

Usted sabe que cuando alguien clama por un nuevo corazón ha llegado a entender de que se trata el pecado, y su necesidad más importante. La única solución a la enfermedad del pecado que infecta el corazon que esta en nuestros hijos es un trasplante de corazón divino. Es por eso que Jesús estaba dispuesto a venir a someterse a este mundo caído, es por eso que estaba dispuesto a soportar la crueldad de la cruz, y es por eso que tuvo que salir de su tumba, para poder librarnos a nosotros y nuestros hijos de lo que todos necesitamos: un corazón nuevo. Más que apenas solo controlar, nuestros hijos deben ser liberados. Más que recibir la instrucción, nuestros hijos necesitan cirugía divina. Y no es suficiente para usted darse cuenta de esa necesidad; ellos deben llegar a reconocerlo también, o van a seguir oponiendo resistencia a su ayuda y no admitirán su necesidad de Dios

6. Sus Hijos necesitan ser Instruidos Para Huir al Único lugar de Esperanza: La Gracia Perdonadora de Dios (v.14)

He escrito esto en otra parte, pero hay que decirlo aquí también: la puerta a la esperanza es la desesperanza. Hasta que sus hijos empiecen a renunciar a sí mismos, su sabiduría, su fuerza, y su justicia, no van a clamar por misericordia de Dios. Mientras conserven la esperanza de que puedan hacerlo sin su ayuda o la de Dios, van a negar el pecado dentro de ellos y tomar la vida en sus propias manos. La persona que busca el perdón está reconociendo que no está a cargo, que su vida no le pertenece a ellos, que han transgredido los límites de Dios, y que no tienen capacidad de regresar al camino del favor de Dios. Entonces, en su desesperación, huyen al único lugar de esperanza: las manos perdonadoras y restauradoras del Redentor.

Ser padres significa ser usados por Dios para llevar a sus hijos a ese lugar que sana y transforma el corazón de desesperanza personal. Este no es un proceso de condenación, sino de un paciente y amoroso rescate. ¿No desea este rescate para sus hijos?

Usted es llamado a hacer uso de todas las oportunidades que Dios le dará a usted para ayudar a sus hijos a tomar conciencia del grave peligro del pecado que está dentro de ellos. Eso no se hace esto con irritación o impaciencia, sino con gracia, reconociendo que usted es como ellos, una persona en necesidad de la misericordia de Dios. Señalar santurronamente el pecado de otros nunca funciona; es ofensivo y condescendiente, y cerrará el corazón de sus hijos. Pida a Dios que le dé la gracia de venir a ellos para hablar con ellos acerca de su pecado como una persona que está mucho más afligido por el pecado que está dentro de usted que del pecado que hay en ellos. Cuando se llega de esta manera, su ternura y humildad se convierte en una sala de trabajo para que Dios haga en el corazón de su hijo lo que usted no puede hacer.

Adaptado de Parenting: The 14 Gospel Principles That Can Radically Change Your Family por Paul David Tripp.


Paul David Tripp (DMin, Westminster Theological Seminary) es pastor, autor y conferencista internacional. Él es también el presidente de Paul Tripp Ministries y el director ejecutivo de Center for Pastoral Life and Care, bajo los auspicios de Association of Biblical Counselors.