domingo, octubre 09, 2016

Cómo Hacer Preguntas Excelentes para Discusión en Estudios Bíblicos

ESJ-015 2016 1009-002

Cómo Hacer Preguntas Excelentes para Discusión en Estudios Bíblicos

Por Ryan Higginbottom

Estar al frente de un grupo de estudio bíblico es profundamente gratificante, pero seamos honestos: es también un poco aterrador. Una vez que comience una conversación, usted renuncia a una sensación de control. Es posible viajar del Éxodo hasta la política de Disney más rápido que decir "talitha Koumi." Sus esfuerzos podrían producir un silencio insoportable, comentarios heréticos, o un latigazo cervical tópico que hace que el grupo se maree. Por estas razones, muchas personas evitan dirigir verdaderos debates en sus grupos de estudio bíblico.

Pero aunque no tiene guión, un estudio bíblico puede ser controlado. A pesar de una composición abierta, puede tener metas. Aunque interrogativo, aun puede ser poderosamente declarativo.

Los estudios bíblicos tienen una característica que pocos sermones o tiempos personales tranquilos pueden igualar: la interacción. Aprovechar el poder de la interacción debe ser una de sus prioridades más altas cuando se conduce un estudio bíblico. Para ello, debe dominar cuatro tipos de preguntas para discusión en estudios bíblicos.

1. Preguntas de Lanzamiento

Los primeros cinco minutos de su estudio bíblico presagian lo que está por venir. Si conecta a su gente temprano, se sentirán obligados a participar. Pero, como el mal aliento por la mañana, el aburrimiento a menudo se manifiesta temprano y puede hundir el barco antes de salir del muelle.

La primera pregunta de su estudio bíblico debe ser abierta, atractiva y relacionada con el punto principal del pasaje. Debe promover la interacción y presagiar la aplicación. El objetivo de la pregunta de lanzamiento no es sólo captar la atención; puede hacer eso al ingerir una espada o llevar un sombrero de espaguetis. El objetivo es liberar todo el texto y ganar a la gente temprano para la idea principal.

Consejo: evite el relajamiento en la discusión simplemente revisando el pasaje anterior o divagar hacia un punto. Utilice una fuerte discusión con iniciativa para fomentar la interacción.

Por ejemplo, usted podría comenzar una discusión acerca del llamado de Moisés al ministerio y su resistencia a este llamado en Éxodo 3-4 con la pregunta: "¿Cómo responde normalmente a la debilidad o al sufrimiento de otras personas?"

2. Preguntas de Observación

Cualquier estudio bíblico decente, ya sea individual o en grupo, debe tener sus raíces en la observación cuidadosa del texto. Usted no tiene ninguna oportunidad en la fiel interpretación sin antes darse cuenta de lo que dice la Biblia.

Un líder de discusión experto debe lograr un equilibrio delicado: debe guiar al grupo a través de la observación textual – sin hacer sentir la discusión estúpida o elemental.

Consejo: Evite preguntas para llenar-el-blanco o de lean-mi-mente que solo tienen una respueta correcta. Utilice preguntas enfocadas, pero abiertas para conducir la atención colectiva del grupo directamente en el texto y fomentar la interacción.

Por ejemplo, al observar Hechos 19:1-10, no pregunte, "¿qué bautismo recibieron los discípulos de Efeso?" Pregunte: "¿Qué experiencia cristiana tuvieron los discípulos de Efeso ante la llegada de Pablo?"

No pregunte, "¿Qué fue lo primero que hizo Pablo cuando llegó a Éfeso?" Pregunte: "¿Cómo interactuó Pablo con los discípulos de Efeso?"

He aquí una lista útil de preguntas de observación genérica, sin embargo, útiles para utilizar con regularidad:

  • ¿Qué palabras o ideas se repiten en el pasaje?
  • ¿Quienes son los personajes principales, y qué están haciendo?
  • ¿Cómo menciona el narrador estos personajes?
  • ¿Qué palabras de conexión y de lógica avanzan el argumento?

Las buenas preguntas de observación involucran simultáneamente al grupo y abren la puerta a la interpretación.

3. Las Cuestiones de Interpretación

Después de extraer observaciones de su grupo, es el momento de escudriñar. ¿Qué quiere decir el pasaje ?.

Su estudio personal del texto es esencial. Después de haber luchado en oración con el pasaje usted mismo, debe tener un buen sentido del flujo y la tensión de la intención del autor. Usted debe ser capaz de resumir el principal punto (o puntos) del pasaje suscintamente.

En este punto, hay un truco clave para el desarrollo de preguntas de interpretación: trabaje hacia atrás. Plante su bandera en el punto principal del pasaje, examine el rastro dejado atras para llegar allí, y desarrolle preguntas para guiar a su grupo a la cumbre. ¿Qué observaciones son las más significativas? ¿Qué preguntas le dirigen al punto principal, y cuales son secundarias? ¿De qué manera el argumento del pasaje fluye de principio a fin? ¿Que puntos sobresalientes servirán mejor al grupo?

Consejo: Evite preguntas inflexibles que entorpecen el descubrimiento mutuo del grupo del texto. Use preguntas honestas y curiosas que lleven a la gente hacia el principal punto de un passaje y ala vez fomenten la interacción.

Por ejemplo, en el estudio de Isaías 25:1-5, podría preguntar: “¿Por qué un pueblo fuerte glorificará a Dios?" O "¿Por qué Isaías 25:5 se refiere a cantico de los tiranos'" O, "¿Por qué los tiempos verbales siguen cambiando?"

Algunas buenas preguntas son:

  • ¿Qué significa [observación]?
  • ¿Por qué el autor dice eso [o lo dice de esa manera]?
  • Si eso es cierto, ¿qué efecto tendría en la audiencia original?

4. Preguntas de Aplicación

Bienvenido a la parte más incómoda de su estudio bíblico! Independientemente de la forma enérgica en que ha sido la discusión, hacerlo personal será duro. Su grupo puede flotar en el momento de la observación y la interpretación como una burbuja de jabón brillante en un ventoso, día de primavera, sin embargo, esa burbuja puede estallar en cuanto haga la transición a la aplicación. La abstracción y la distancia intelectual no le protegerá más. Usted está preguntando a la gente a reajustar su pensamiento y su vida de acuerdo a la Palabra de Dios, y dichas peticiones se sienten incómodas.

¡Pero no se asuste de las molestias! Cuando se discute la obra de Dios para conformarnos a la imagen de Cristo, cualquier tensión que sienta es evidencia de progreso. Dirija a su grupo a través de la incomodida, y su valor será contagioso.

Un consejo: haga sólo preguntas que esté dispuesto a responder en primer lugar. Evite preguntas generales que nada cambia, y evite preguntas específicas que no hay espacio para que el Espíritu Santo sorprenda. Combinar preguntas generales y específicas para fomentar la interacción entre ellos -y respóndalas usted mismo primero para dar un ejemplo de vulnerabilidad

Por ejemplo, "¿Cómo este pasaje afecta su voluntad de tomar riesgos?" O "¿Cómo se puede vivir como si [el punto principal del pasaje] es verdad?" O "¿Cómo podemos recordarnos unos a otros estas cosas?"

Los estudios bíblicos no tienen porque dar miedo. Claro, usted pierde un poco de control si hace a un lado temporalmente su atril para fomentar la interacción. Sin embargo, un estudio bíblico con preguntas bien preparadas, inteligentes simplemente podría terminar más emocionante que una aventura en carrera de 4 × 4.

Podríamos simplemente decirle que se de una oportunidad, pero es posible aprender mejor si hacemos una pregunta: compañero líder: ¿cómo podría beneficiar su ministerio si mejora al hacer preguntas bíblicas útiles de discusión? ¡Háganos saber en los comentarios!

Ryan y Peter escriben en Knowable Word , donde ayudan a la gente común a aprender a estudiar la Biblia. Este artículo fue adaptado de su serie sobre cómo dirigir estudios bíblicos eficaces .