martes, octubre 25, 2016

El Contentamiento en la Providencia de Dios

ESJ-015 2016 1025-002

El Contentamiento en la Providencia de Dios

Filipenses 4: 11-12

Por Cameron Buettel

El verdadero contentamiento no puede ser conocido por aquellos que no conocen a Dios.

Los incrédulos están condenados a vivir sus vidas con un sentido de impotencia, rodeados por la anarquía. Los deseos de verdadera paz, seguridad y prosperidad duradera son inalcanzables, en particular para aquellos que se suscriben a los sistemas de creencias ateas y evolutivas.

Esas cosmovisiones nos enseñan que los eventos son aleatorios, nuestro origen accidental, nuestras vidas sin sentido, y la tragedia inevitable. Los que cierran sus ojos al único Dios verdadero permanecen ciegos a sus planes y propósitos divinos. Como sostiene John MacArthur, el contentamiento sólo se puede encontrar a través de la confianza en la providencia de Dios:

Hasta que realmente aprendamos que Dios es soberano, ordenando todo para sus propios propósitos sagrados y el bien último de los que le aman, no podemos sino estar descontentos. Esto se debe a que al asumir la responsabilidad de ordenar nuestras vidas, vamos a ser frustrados en varias ocasiones al descubrir que no podemos controlar todo. Ya todo está bajo control, sin embargo, por alguien mucho mayor que usted y que yo.

Un sinónimo de la providencia de Dios es la provisión divina, pero eso es una etiqueta escasa para una realidad teológica compleja. La providencia es como Dios orquesta todo para lograr sus propósitos. Permitame mostrarle lo que significa por contraste.

Hay dos maneras en que Dios puede actuar en el mundo: por milagro y por la providencia. Un milagro no tiene una explicación natural. En el flujo de la vida normal, Dios detiene de repente la marea e inyecta un milagro. Entonces Él reestablece el flujo en movimiento, al igual que divide el Mar Rojo hasta que Su pueblo pueda caminar a través el cerrarlo de nuevo.¿Cree que sería más fácil hacer eso – a decir: “Espera, quiero hacer este milagro” y lo hago – o decir: "Vamos a ver, tengo 50 mil millones de circunstancias que orquestar para lograr cumplir una sola cosa"? Esta última es la providencia. Piense, por ejemplo, cómo Dios ordenó providencialmente la vida de José, Rut y Ester. Hoy Él hace lo mismo para nosotros [1] John MacArthur, Anxious for Nothing (Colorado Springs, CO: David C. Cook, 2006) 132–33.

El apóstol Pablo aprendió el secreto de la felicidad a través del entendimiento y abrazando a la providencia de Dios. “No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.” (Filipenses 4:11-12).

Cuando Pablo habló acerca de aprender a contentarse independientemente de sus circunstancias, él estaba informando a los Filipenses que él sabía que Dios estaba providencialmente actuando, independientemente de si le podrían enviar apoyo financiero o si tenía que prescindir de ello durante un tiempo.

La iglesia de Filipos había sido uno de los principales apoyos al trabajo misionero de Pablo desde su primera visita a Filipos:

Cerca de diez años habían pasado desde que Pablo había estado por ultima vez en Filipo. Hechos 16 relata lo que sucedió durante su primera visita.

Pablo y sus compañeros de viaje se reunieron una mujer de negocios llamada Lidia y predicaron el Evangelio a ella y a sus compañeros. Su conversión dio lugar a la formación de una iglesia. Durante los primeros días de la iglesia, Pablo echó fuera un espíritu de adivinación de una esclava. Los propietarios de la mujer - lívidos por la pérdida de los ingresos que se habían derivado de sus habilidades de adivinación –azotaron a Pablo, fue echado en la cárcel, y lo encerraron sin reservas. En lugar de quejarse de la situación miserable en la que se encontraba, alabó a Dios mediante la oración y el canto de agradecimiento hasta muy entrada la noche..

Dios respondió de una manera asombrosa: El sacudió los cimientos de la cárcel tan violentamente que todas las puertas se abrieron y las cadenas cayeron de los pies y las muñecas de los presos. Esa experiencia increíble, más la increíble respuesta de Pablo a sus circunstancias sombrías, condujeron a la salvación del carcelero y toda la familia del carcelero. Mientras la iglesia de Filipos fue creciendo, es evidente que ayudaron a financiar Pablo para su posterior proyección misionera. [2] Anxious for Nothing , 131.

Pero, como Filipenses 4:10 indica, hubo un periodo posterior en el que la iglesia de Filipos le faltaba la oportunidad de enviar ayuda (tal vez debido a su pobreza severa) y su apoyo financiero faltó:

Había sido un tiempo desde la última vez en que habían podido ayudarlo en esta tarea. Pero eso estaba bien con Pablo. Él sabía que no era que carecían de preocupación, sino que carecían de "oportunidad" (gr., kairos). Eso es una referencia a una temporada o ventana de oportunidad, no aun tiempo cronológico.

Al escribir: “habéis reavivado vuestro cuidado para conmigo;” Pablo estaba usando un término de horticultura que significa “florecer de nuevo.” Eso es como decir, "Tu amor ha florecido de nuevo. Sé que siempre ha estado ahí, pero simplemente no tiene la oportunidad de florecer. Las flores son de temporada, y la temporada correcta no habían llegado hasta ahora ".

El punto es que Pablo tenía una confianza paciente en la providencia soberana de Dios. Él se limitó a prescindir y esperar el tiempo del Señor. No recurrió a entrar en pánico o manipular de los demás. Esas cosas no se requerían. Pablo estaba seguro de que a su debido tiempo, Dios ordenaría las circunstancias para que se suplieran sus necesidades. Podemos tener esa misma certeza hoy mismo. [3] Anxious for Nothing , 131–32.

Pablo vio las huellas de Dios en todas partes y no fue influido por los caprichos de la vida. Vio los propósitos providenciales de Dios en cada situación adversa no importa cómo lo fueran. Su encarcelamiento "resultó mayor para el progreso del evangelio" (Filipenses 1:12). El sufrimiento era una oportunidad para la profunda comunión con Cristo (Filipenses 3:10). Ni siquiera la muerte representaba la mayor ganancia personal, ya que el pretendía "partir y estar con Cristo" (Filipenses 1:23En la economía de Pablo no había nada en este mundo que tuviese ningún valor real en comparación con "la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús" (Filipenses 3: 8).

Y por eso, él fue capaz de vivir a través de la luz del sol y las tormentas de la vida con una gozo inquebrantable. Eso no quiere decir que Pablo tomó un pasivo enfoque a la vida diciendo: “déjalo ir y déjalo a Dios.” Como John MacArthur resume el ejemplo y la ética de trabajo de Pablo a través del Nuevo Testamento: “trabajar tan duro como sea posible y ten contenamiento de que Dios tiene el control de los resultados.” [4] Anxious for Nothing , 131–32.


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160825
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros