jueves, mayo 03, 2012

Martyn Lloyd-Jones Sobre el Don de Profecía

clip_image001Martyn Lloyd-Jones Sobre el Don de Profecía

Por Nathan Busenitz

¿Fue Martyn Lloyd-Jones un Continuacionista?

“Aunque los carismáticos y pentecostales lo han proclamado tanto como un defensor de sus puntos de vista, una lectura cuidadosa de ML-J establece que lo han entendido mal.” Así dice el Dr. Eryl Davies en su artículo Themelios titulado, Dr. D. Martyn Lloyd-Jones : Una introducción .

Davies da pruebas de su declaración (en parte) por que apunta a una sección de la Unidad de los Cristianos de Lloyd-Jones en la que el Doctor (como se le llama a menudo) profundiza sobre la naturaleza de la profecía del Nuevo Testamento.

Esto es lo que Lloyd-Jones dijo:

Un profeta era una persona a quien la verdad le fue impartida por el Espíritu Santo. . . . . . . Una revelación o mensaje o idea alguna a la verdad vino a ellos, y, llenos del Espíritu, ellos fueron capaces de hacer declaraciones que son de beneficio y provechosas para la Iglesia. Sin duda, es claro que esto de nuevo era temporal, y por esta buena razón, que en los primeros días de la Iglesia no había Escrituras del Nuevo Testamento, la verdad aún no se habían expuesto en palabras escritas.

Trate de imaginar nuestra posición si no tuviésemos estas epístolas del Nuevo Testamento, sino sólo el Antiguo Testamento. Esa fue la posición de la Iglesia primitiva. La verdad fue impartida principalmente por la enseñanza y la predicación de los apóstoles, pero que se complementó con la enseñanza de los profetas a los que se les dio la verdad y también la capacidad de hablar con claridad y poder en la manifestación y la autoridad del Espíritu.

Pero una vez que estos documentos del Nuevo Testamento fueron escritos el oficio de profeta ya no era necesario. De ahí que en las epístolas pastorales que se aplican a una etapa posterior en la historia de la Iglesia, cuando las cosas se habían vuelto más establecidas y fijas, no hay ninguna mención de profetas. Está claro que incluso para entonces el oficio de profeta ya no era necesario, y el llamado era para los maestros y pastores y otros, para exponer las Escrituras y transmitir el conocimiento de la verdad.

Una vez más, debemos señalar que a menudo en la historia de la Iglesia el problema había surgido porque la gente pensaba que eran profetas en el sentido del Nuevo Testamento, y que habían recibido revelaciones especiales de la verdad. La respuesta a eso es que en vista de la Nueva Escrituras del Nuevo Testamento no hay necesidad de la verdad más allá. Eso es una proposición absoluta. Tenemos toda la verdad en el Nuevo Testamento, y no tenemos necesidad de ninguna revelación más. Todo ha sido dado, todo lo que es necesario para nosotros está disponible. Por lo tanto, si un hombre asegura haber recibido una revelación de una verdad nueva debemos sospechar de él de inmediato …

La respuesta a todo esto es que la necesidad de profetas termina una vez que tengamos el canon del Nuevo Testamento. Ya no necesitamos revelaciones directas de la verdad, la verdad está en la Biblia Nunca debemos separar el Espíritu y la Palabra. El Espíritu nos habla a través de la Palabra, de modo que siempre hay que dudar y consultar cualquier supuesta revelación que no es totalmente coherente con la Palabra de Dios. De hecho, la esencia de la sabiduría es rechazar por completo el término “revelación” en la medida que a nosotros respecta, y hablar sólo de “iluminación.” La revelación ha sido dada una vez por todas, y lo que necesitamos y lo que por la gracia de Dios podemos tener, y hacer, es la iluminación por el Espíritu para entender la Palabra.

(D. Martyn Lloyd-Jones, Christian Unity [Grand Rapids: Baker, 1987], 189-91)

Evidentemente, la explicación de Lloyd-Jones, de la profecía del Nuevo Testamento es contraria a la posición continuacionista.

Debido a que su nombre es a menudo traído por aquellos que defienden una posición continuacionista, su descripción de la profecía se hace especialmente pertinente en la conversación en curso acerca de los dones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Interesante entrada. Lloyd Jones fue bastante controversial sobre este tema... lamentblemente ya no está entre nosotros para aclararnos qué es lo que quiso decir. Pero quisiera expresar una opinión diferente a la de esta nota.
Creo que Lloyd Jones fue continuacionista (aunque no como el carismatismo o pentecostalismo moderno). Una de las características pintorescas del Dr. fue que durante su largo ministerio tuvo algunos virajes en ciertos temas, y la doctrina del Espíritu Santo es uno de esos temas. Eso puede verse con claridad al examinar ciertos textos suyos. Si uno leyera "Dios el Espíritu Santo" (de la serie "Grandes doctrinas bíblicas") llegaría a la conclusión de que Jones era cesacionistas, o que se inclinaba hacia esa posición. Pero si uno leyera "Gozo Inefable", llegaría a la conclusión de que el Dr. estaba decididamente en el bando continuacionista. ¿Cómo explicamos esto? Creo que la explicación la encontramos al mirar las fechas de tales sermones de Dr. "Dios el Espíritu Santo" formó parte de una serie predicada entre los años 1952-1955. Según tengo entendido "Christian Unity" forma parte de su serie de sermones sobre efesios, serie que fue predicada alrededor de 1954. Por otra parte, Gozo Inefable forma parte de una serie de sermones sobre Juan, que Jones predicó entre los años 1964 y 1965. Podemos ver que hay entre una serie y la otra más o menos 10 años de diferencia. Mi conclusión es que el Dr. Jones cambió de convicciones sobre este tema a lo largo de los años. Si esto no fuera así, no encuentro otra explicación al hecho de que en dos libros suyos diga cosas bien diferentes.
Pero hay que notar algo más. Esa no es solamente mi opinión. Es, también la opinión de Christopher Catherwood, nieto directo del Dr. Jones. Él desarrolla esa idea en la introducción de "Gozo Inefable", explicando el cambio de convicciones que el Dr. tuvo durante su ministerio en cuanto a la doctrina del Espíritu Santo.
De manera que entiendo que si bien el artículo aquí publicado expresa las ideas de Jones durante algún tiempo, no creo que muestre con claridad las convicciones que sostuvo el Dr. durante su amplio ministerio.
Espero que les sirva esta información. Saludos desde Argentina!
Esteban Toloza

Valeria, hija de Dios dijo...

hola querido hermano. Hoy en día hay dos grandes hombres de Dios como John MacArthur y John Piper. El primero es cesacionista y el segundo es continuacionista proveniente de la iglesia bautista. En uno de sus escritores de la página desiring god, nombra a Lloyd Jones como continuacionista. Personalmente me sucedió que solo tuve paz con respecto al tema de la vigencia de los dones espirituales cuando me dejé enseñar por el Espíritu Santo en humildad y acepté que la iglesia aún está sobre la tierra y que todos los dones que nos dejó siguen vigentes. Si bien hay mucha confusión hoy en día porque se hace abuso de ello, no significa que no exista el Poder Verdadero de Dios obrando en Sus hijos. Siendo instrumentos limpios, con una vida consagrada al Señor, Dios nos puede usar de maneras increíbles. "Si tuvieres fe y le dijeres a esta montaña quitate de ahi, lo hara". Todo cesará cuando estemos en Cielo con el Señor, allí solo existirá el amor que es lo perfecto. Que el Señor le bendiga, guarde y guíe =)