miércoles, agosto 28, 2013

4 Principios para el Ejercicio de la Libertad Cristiana

clip_image0024 Principios para el Ejercicio de la Libertad Cristiana

Por Sinclair Ferguson

 

Fue hace años, pero todavía recuerdo la discusión. Yo iba rumbo fuera de nuestro edificio de la iglesia algún tiempo después de que el servicio de la mañana había terminado, y fui sorprendido al encontrar un pequeño grupo de personas que aún participaban en una conversación fuerte. Uno de ellos se volvió y me dijo: “¿Pueden los cristianos comer pudín negro?”

Para los no iniciados en los misterios de la cocina escocesa alta, tal vez hay que decir que pudding negro no es haggis! Es una salchicha hecha de sangre y sebo, a veces con harina o sémola.

Parece una pregunta trivial. ¿Por qué el debate fuerte? A causa, por supuesto, de las normas del Antiguo Testamento acerca de comer sangre (Lev. 17:10 ff).

Aunque (por lo que yo sé) ningún diccionario teológico contiene una entrada bajo B para “La Controversia del Pudding Negro,” este debate inusual planteó una cierta hermenéutica más básica y cuestiones teológicas:

  • ¿Cómo se relaciona el Antiguo Testamento con el Nuevo?
  • ¿Cómo se relaciona la Ley de Moisés con el Evangelio de Jesucristo?
  • ¿Cómo debe un cristiano ejercer libertad en Cristo?

El Concilio de Jerusalén, descrito en Hechos 15, trató de responder a preguntas prácticas que se enfrentaban por los primeros cristianos mientras luchaban con la forma de disfrutar de la libertad de la administración mosaica sin llegar a ser piedras de tropiezo para los judíos.

Estas fueron las preguntas a las que Pablo, en particular, dio una gran cantidad de ideas. Era, después de todo, uno de los designados por el Concilio de Jerusalén para circular y explicar la carta que resume las decisiones de los apóstoles y los ancianos (Hechos 15:22 ff; 16:4). Frente a problemas similares en la Iglesia de Roma, les proporcionó una serie de principios que se aplican por igual a los cristianos del vigésimo primer siglo. Su enseñanza en Romanos 14:1-15:13 contiene pautas saludables (y muy necesarias) para el ejercicio de la libertad cristiana. Éstos son cuatro de ellas:

Principio 1: la libertad cristiana nunca debe hacer alarde. “Así que la convicción que tengas tú al respecto, mantenla como algo entre Dios y tú.” (Romanos 14:22, NVI).

Somos libres en Cristo de las leyes dietéticas Mosaicas, Cristo ha pronunciado limpios todos los alimentos (Marcos 7:18-19). ¡Podemos comer pudín negro después de todo!

Pero usted no tiene que ejercer su libertad con el fin de disfrutar de ella. De hecho, Pablo hace en otro lugar algunas preguntas muy penetrantes de los que insisten en el ejercicio de su libertad, sean cuales sean las circunstancias: ¿Esto realmente edifica a los demás? ¿Es esto realmente liberador que –o ha comenzado realmente a esclavizarlos (Rom. 14:19; 1 Corintios 6:12)?

La verdad sutil es que el cristiano que tiene que ejercer su libertad está en esclavitud a la misma cosa que él o ella insiste en hacer. Pablo dice: si el reino consiste para usted en comida, bebida, y similares, ustedes han perdido el punto del evangelio y de la libertad del Espíritu (Rom. 14:17).

Principio 2: La libertad cristiana no significa que usted da la bienvenida a hermanos cristianos sólo cuando haya solucionado sus opiniones sobre X o Y (o con el fin de hacer eso).

Dios les ha dado la bienvenida en Cristo, tal como son, así que debemos hacerlo nosotros (Rom. 14:1, 3). Es cierto que el Señor no los dejan como están. Pero El no toma su patrón de conducta como base de Su recepción. Tampoco debemos hacerlo nosotros.

Tenemos muchas responsabilidades para nuestros hermanos cristianos, pero ser el juez no es una de ellas. Sólo Cristo lo es (Rom. 14:4, 10-13).¡Qué triste es oír (como lo hacemos demasiado a menudo) el nombre de otro cristiano mencionado en la conversación, sólo para que alguien salte inmediatamente cargándole de críticas. Esto no es tanto una marca de discernimiento, ya que es la evidencia de un espíritu crítico.

¿Qué pasa si la medida que usamos para juzgar a los demás se convierte en la medida utilizada para juzgarnos a nosotros (Romanos 14:10-12.; Mateo 7:2) juzgar?

Principio 3: la libertad cristiana nunca debe ser utilizada de tal manera que se convierta en un obstáculo para otro cristiano (Rom. 14:13).

Cuando Pablo afirma este principio, no es una reacción de improviso, sino un principio establecido que ha pensado y al que se ha comprometido deliberadamente a sí mismo (cf. 1 Cor. 8:13). Cuando se realiza este compromiso, con el tiempo se convierte en una parte tan importante de nuestro pensamiento que orienta nuestra conducta instintivamente. Se nos ha dado la libertad en Cristo para ser siervos de los demás, no para complacer nuestras propias preferencias.

Principio 4: La libertad cristiana requiere comprender el principio que produzca este verdadero equilibrio bíblico: “no agradarnos a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo” (Romanos 15:1-3).

Hay algo devastadoramente simple sobre esto. Reduce la cuestión a las preguntas básicas de amor por el Señor Jesucristo y el deseo de imitarlo ya que Su Espíritu mora en nosotros para hacernos más semejantes a El.

La verdadera libertad cristiana, a diferencia de los diversas “libertad” o “movimientos de liberación” del mundo secular, no es cuestión de exigir los “derechos” que tenemos. ¿Se atrevería uno a decir que los Padres Fundadores de América, con toda su sabiduría, pueden haber desencadenado inadvertidamente una distorsión del cristianismo al hablar de nuestros “derechos” a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad? El cristiano se da cuenta de que ante Dios él o ella no posee “derechos” por naturaleza. En nuestra condición de pecadores, hemos perdido todos nuestros “derechos.”

Sólo cuando reconocemos que no merecemos nuestros “derechos” podemos ejercerlos adecuadamente como privilegios. La sensibilidad a otros en la iglesia, especialmente a otros más débiles, depende de este sentido de nuestra propia indignidad. Si asumimos que tenemos libertades para ser ejercidas a toda costa, llegamos a ser potencialmente armas letales en una comunidad, muy capaces de destruir a alguien por quien Cristo ha muerto (Rom. 14:15, 20).

Eso no quiere decir que tengo que ser el esclavo de la conciencia de otro. Juan Calvino da en el punto cuando dice que nosotros contenemos el ejercicio de nuestra libertad por el bien de los creyentes débiles, pero no cuando nos enfrentamos a fariseos que exigen que nos ajustemos a lo que no es bíblico. Cuando el evangelio está en juego, la libertad debe ser ejercida, donde la estabilidad de un cristiano débil está en juego, hay que frenarla.

Todo esto es parte de “vivir entre los tiempos.” Ya, en Cristo, somos libres, pero aún no vivimos en un mundo que puede hacer frente a nuestra libertad. Un día podremos disfrutar de “la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Rom. 8:21). ¡Entonces podemos comer pudín negro cuando y donde queremos! Pero todavía no.

Por ahora, como dijo Martin Lutero: “El cristiano es libre señor de todas las cosas y no está sujeto a nadie. El cristiano es servidor de todas las cosas y está sujeto a todos.”

Como lo fue con el Maestro, lo mismo ocurre con el siervo.

1 comentario:

miguel angel plata naime dijo...

La verdad es que no se entiende bien. por no ir basado bien en la Torah. Hay que entender el contexto hebreo, acerca de los alimentos Kosher y los alimentos impuros según la ley del Eterno. Ciertamente estamos libres de las maldiciones de no cumplir todos los mandamientos. pues al quebrantar uno. nos hacemos culpables de todos. los Primeros Creyente en el Mesiás entre los Gentiles. no se les debía obligar a cumplir ni a la circunsición. pero tampoco no se les debia prohibir cumplir todas las ordenanzas y fiestas solemnes sí así lo querían. aquellos que realmente amaban al Elohim obedecieron y fueron circunsidados por voluntad propia y guardaron los mandamientos de la Torah. hasta que llegaron a perfeccionar su obediencia. estoy hablando de madurez no de perfección total.