domingo, diciembre 11, 2011

Divorcio A Juicio

clip_image001Divorcio A Juicio

por Gil Rugh

PRÓLOGO

La Palabra de Dios ofrece la relación de Cristo y la Iglesia como una imagen de la relación que debe existir entre el esposo y la esposa. La Iglesia se representa en las Escrituras como la Esposa de Cristo. Como Cabeza de la Iglesia, El se entregó para ser el Salvador de Su novia. El amor de Cristo fue un amor abnegado, que no mostró limitaciones en la provisión de lo necesario para su bienestar.

Después de describir esta relación, Pablo escribió: “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su esposa sí mismo se ama, porque nadie aborreció jamás su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia” (Efesios 5:28,29). Si los maridos cumplen con sus responsabilidades para con sus esposas de esta manera y si las esposas se someten a sus maridos como la Iglesia se somete a su Cabeza, la imagen de Dios destinada a retratar esta relación va a ser clara. Luego, la relación matrimonial será una de alegría y satisfacción mutua. Desafortunadamente, esto no es siempre el caso.

Una de las grandes tragedias de nuestros días es la de muchos matrimonios que acaban en juicio en los tribunales de divorcio. La ruptura de la unidad familiar es una de las mayores calamidades que enfrenta nuestra sociedad. Un resultado a menudo invisible para el observador casual son las vidas destrozadas de niños que se quedan flotando en un mar de confusión y devastación, por no decir nada acerca de la agonía experimentada por los propios socios. El divorcio es siempre trágico y traumático. Cuando el divorcio invade los hogares de los cristianos, parece aún más trágico, porque Dios le ha dado en Su Palabra, el marco para la relación matrimonial.

clip_image003 El divorcio es un hecho de la vida que los creyentes deben hacer frente en la Iglesia si no en sus propias familias. Debemos aprender cual es la perspectiva bíblica sobre este tema y someternos a ella.

Las declaraciones básicas sobre el divorcio y el nuevo matrimonio en el Nuevo Testamento están en Mateo 19 y 1 Corintios 7. Los otros pasajes en los Evangelios son abreviaturas, por lo que usted no ve la plena importancia del tema como lo hace en Mateo 19. Luego, en las epístolas, Pablo habla de este tema en 1 Corintios 7 para dar más revelación.

Vamos a examinar las evidencias ofrecidas por las Escrituras. En lugar de dejar que nuestros matrimonios vayan a juicio, vamos a poner a en juicio al divorcio. Vamos a examinar con cuidado las instrucciones de Dios acerca de este tema y deja que aporte el veredicto. Después de todo, ya que Él es quien instituyó el matrimonio, sólo Él tiene la autoridad para hablar sobre su disolución.

CAPITULO UNO

La Evidencia por Jesús en Mateo 19

Mientras el tema del divorcio es llevado a juicio en las Escrituras, en primer lugar queremos considerar el testimonio de Jesús en los Evangelios. Los fariseos se acercaron a Jesús para probarle. Su propósito al venir no era para obtener una mejor comprensión de la enseñanza bíblica sobre el divorcio, sino más bien para ver si podían atrapar a Jesús en lo que dijo, para dejarlo en posición de que cayera en la trampa. Cuando entendemos la intención detrás de su pregunta, se puede apreciar lo que Jesús les dijo.

Mateo 19:3 registra: “Y se acercaron a El algunos fariseos para probarle, diciendo: ¿Es lícito a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?” La frase “por cualquier motivo” tiene su trasfondo en las posiciones tomadas por dos diferentes escuelas rabínicas de pensamiento encabezadas por dos rabinos principales. Un grupo, dirigido por el rabino Shammai, sostenía que se podía divorciarse de su esposa sólo donde la inmoralidad estaba involucrada. La otra escuela de pensamiento, encabezada por el rabino Hillel, decía que podía divorciarse de su esposa por cualquier razón, y ese es el trasfondo de esta pregunta. Ellos preguntan si El está de acuerdo con el rabino Hillel, cuando dice que cualquier motivo es una razón suficiente para divorciarse de su esposa. Si se le quema la cena, obviamente, esa es una buena razón, y si ella hace algo que no le gusta, ¡divórciate de ella! En otras palabras, cualquier motivo es una causa suficiente para el divorcio.

Cuando Jesús responde a su pregunta, los fariseos tratan de llegar desde el otro lado. Así que realmente no están principalmente interesados en la verdad, pero sin embargo Jesús les responde y les da la verdad. “Y respondiendo El, dijo: ¿No habéis leído…?” Esa pregunta, “¿No habéis leído las Escrituras?” Es un golpe a los fariseos que se enorgullecían de su estudio minucioso y profundo conocimiento de las Escrituras del Antiguo Testamento. Jesús entiende el motivo de su pregunta. “Y respondiendo El, dijo: ¿No habéis leído que aquel que los creó, desde el principio LOS HIZO VARON Y HEMBRA, y añadió: "POR ESTA RAZON EL HOMBRE DEJARA A su PADRE Y A su MADRE Y SE UNIRA A SU MUJER, Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE"?” (Mateo 19:4-5). El los lleva de nuevo al libro del Génesis y dice en efecto: “¿No saben lo que dice en el Génesis? Esa es la respuesta a su pregunta.”

El Matrimonio Como una Relación Permanente

De hecho, es interesante que estos hombres que han estudiado las Escrituras del Antiguo Testamento no entiendan la importancia de lo que estaban estudiando. Jesús estaba diciendo que si entendían los primeros capítulos del Génesis, responderían a la cuestión del matrimonio y el divorcio.

Lo mismo sería cierto para nosotros hoy. Muchos de los problemas con los que estamos luchando a través del matrimonio y el divorcio se responderían si entendiéramos Génesis 1 y 2. Nota en Génesis 1:27, el primer pasaje que cita a Jesús: “Y creó Dios al hombre a Su propia imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó.” Así que la idea básica es que Dios hizo un hombre y una mujer. Dios hizo a Adán y Dios hizo a Eva. Eso debería decirnos algo. Él no hizo un Adán y cuatro Evas. Él no hizo seis Adanes y dos Evas. Él hizo un hombre y una mujer. Jesús dijo que eso debería decir algo sobre la relación que Dios ha destinado para un hombre y una mujer. Él los creó hombre y mujer.

Después de que Dios creó a Adán: “Entonces el Señor Dios dijo: 'No es bueno que el hombre esté solo, le haré una ayuda idónea para él” (Génesis 2:18). Después, a Génesis 2:24: “Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Aquí está el fundamento para el matrimonio. Dios lo estableció desde el principio cuando creó una pareja –un hombre y una mujer– Adán y Eva. Y Su intención era que un hombre deje a su familia, tal vez indicando que él es la cabeza de la nueva familia que se estableció.

Asimismo, una mujer deja a su familia, un hecho que se asume porque ella es la ayudante equipada para su marido. Ambos dejan a sus padres y se unen en una nueva y única relación. “Ellos serán una sola carne” (Gen. 2:24). Esa es la relación básica entre la humanidad, una relación que supera las relaciones parentales, ya que la intimidad de la unidad no se experimenta de la misma manera con los padres y los hijos, como lo es con su esposo y esposa.

Jesús amplia sobre esto en Mateo 19. Citó lo que acabamos de leer en Génesis 2:24 y luego agregó: “Por tanto, ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre”(Mateo 19:6). Así que en respuesta a su pregunta, ¿Puede usted divorciarse de su mujer por cualquier motivo? Jesús dijo que debemos entender la relación matrimonial –que Dios une a un hombre y una mujer, y en Su autoridad, se unen como uno solo. Para poner fin a esa relación, debe haber alguien que podría reemplazar la autoridad de Dios. Dios los ha unido, se necesitaría una mayor autoridad de Dios para separarlos. Obviamente, eso responde a la pregunta ya que no hay ninguno más grande que Dios. “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”, significa que cuando un hombre y una mujer se unen en una relación de matrimonio, Dios los ve como si hubieran sido unidos de forma permanente.

Estas relaciones de matrimonio son establecidas por las leyes de la tierra que Dios ha instituido a través del gobierno humano. Cuando un hombre y una mujer cumplen con los requisitos de las leyes de su tierra para casarse, entonces Dios los ve como si hubieran sido unidos en una relación matrimonial permanente.

Las excusas no cuentan. Todo tipo de excusas se dan como razones para la terminación de la relación matrimonial. Una excusa viene muy a menudo. Tal vez usted ha escuchado esto mismo. “No creo que Dios nos haya unido. Obviamente, este matrimonio ha sido un desastre desde el primer día. Dios no nos unió, sino que fue un error mío Lo reconozco.” ¡Oh, no! No tienen que preguntarse si realmente Dios los unió a ellos y a sus cónyuges juntos. Cuando se les unió en matrimonio, se les unió con la autoridad de Dios detrás de ello, porque Él es Quien instituyó la relación. Así que cada persona que está casada está casada bajo la autoridad de Dios y está vinculado de forma permanente en esa relación.

Los Judíos tenían un problema que ellos estaban prontos a sacar a Dios en Mateo 19:7: “Ellos le dijeron*: Entonces, ¿por qué mandó Moisés DARLE CARTA DE DIVORCIO Y REPUDIARLA?” Se referían a Deuteronomio 24:1-4, el pasaje básico sobre el divorcio en el Antiguo Testamento. Deuteronomio 24 está hablando de otro asunto –la posibilidad de volverse a casar con una pareja anterior después de que se haya divorciado y se haya casado con otra persona. Además de discutir esta cuestión, el pasaje muestra que el divorcio estaba permitido en el Antiguo Testamento.

Jesús amplía su enseñanza sobre el divorcio. En Mateo 5 tenemos el trasfondo del contexto de la enseñanza que Jesús nos da en Mateo 19. En el Sermón del Monte, Jesús muestra cómo su enseñanza va más allá de la enseñanza del Antiguo Testamento y es más estricta y obligatoria. “Habéis oído que fue dicho: No cometerás adulterio, pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya cometió adulterio con ella en su corazón” (Mateo 5:27,28). Jesús les recuerda que el Antiguo Testamento dice que no cometan el acto de adulterio, pero proporciona revelación adicional y restringe el pecado del adulterio más precisamente cuando dice: “Pero yo os digo, que cualquiera que mira a una mujer con lujuria ha cometido adulterio con ella en su corazón.”

Se trata el tema del divorcio, mientras explica en el Antiguo Testamento en Mateo 5:31,32. “También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.” Así como lo hizo en Mateo 5:27-28 con el adulterio, también lo hace en Mateo 5:31,32 con el divorcio, pero lo lleva más allá de lo que el Antiguo Testamento dice y les dice que el divorcio no es una posibilidad, excepto por la inmoralidad. Esta es más revelación para ellos.

Jesús explica en Mateo 19:8 ¿por qué Moisés permitió el divorcio: “Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así.” El pueblo, en su terquedad y rebelión contra la Palabra de Dios, resistió el plan de Dios cuando se divorciaron. Y Dios les permitió hacer eso. El no les mandó divorciarse, sino que se los permitió. Hubo un subsidio ahí, pero Jesús está diciendo que este no era el plan de Dios desde el principio. Jesús continúa en Mateo 19:9: " Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera”" Ahora Jesús se centra en lo que los fariseos realmente querían saber: “¿Crees que la Biblia enseña sobre el divorcio?” En el sistema judío, los hombres cometían divorcio. Pero vamos a ver que la prohibición va en ambos sentidos cuando se estudia 1 Corintios.

Vamos a dejar de lado la frase de excepción por el momento, “salvo por causa de fornicación.” ¿Por qué dice Jesús que si usted se divorcia de su esposa y se casa con otra mujer ha cometido adulterio? Es debido a que en Mateo 19:6 Él había dicho: “Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.” Él no reconoce ese divorcio. Dios nunca le dio la autoridad para disolver la relación. Si usted se divorcia de su esposa y se casa con otra persona, comete adulterio.

La Primera Concesión para el Divorcio

Ahora vamos a examinar la frase de concesión “salvo por causa de fornicación.” La palabra traducida como “fornicación” es porneia [1] o [2] porno, una palabra que llevamos más en español en palabras como “pornografía.” Se refiere a la lujuria sexual de todo tipo. Puede incluir el adulterio, la homosexualidad, o cualquier tipo de infidelidad sexual. Jesús dice que no se permite divorciarse de su mujer por cualquier razón, excepto por inmoralidad. En otras palabras, Jesús estaba de acuerdo con la interpretación estricta de Shammai. Cuando dice “salvo por causa de fornicación”, eso es una razón para el divorcio en la Biblia. En Mateo 5:32 Jesús dijo: “Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.” También aquí está el énfasis en la inmoralidad siendo una excepción.

Uno que se divorcia de manera antibíblica es responsable de adulterio. Observe también la frase “hace que ella adultere.” Una persona que está casada por lo general debido a la necesidad de satisfacer los deseos sexuales. Si un hombre decide que él va a divorciarse de su esposa porque siente que son incompatibles, él la pone en la posición de tener que satisfacer esos deseos de entrar en otra relación matrimonial. Dios dice que él es responsable. Eso no le aleja de la responsabilidad de aquel que comete el adulterio, sino que dice que el divorciado se ha convertido en un factor que contribuye a ese pecado, y Dios le hace responsable de eso también. Decir que él “hace que ella adultere” es una declaración fuerte, pero él la ha puesto en una posición donde, por la satisfacción del deseo sexual, ella entrará en otra relación en la que Dios dice que comenzará con un acto de adulterio. Ella es responsable de su pecado, pero Dios dice que el marido, quien se divorció de ella ha sido un instrumento que causó ese pecado. El acto de divorcio se convierte en pecado, porque cuando usted hace que alguien cometa inmoralidad, ¡usted ha pecado! Eso es lo que Dios dice que sucede cuando se divorcia.

Vamos a ver en 1 Corintios 7 que no existe el divorcio, sin las razones bíblicas específicas. La única concesión para el divorcio es cuando casarse con otra persona es bíblicamente permitido. Así que la inmoralidad es una concesión para el divorcio y por lo tanto para volver a casarse. Inmoralidad incluye todo tipo de infidelidad sexual, ya sea en las relaciones heterosexuales u homosexuales. Un divorcio no es necesario en estas situaciones, pero es permisible. Cuando el divorcio se ha obtenido por razones bíblicas, el matrimonio con otro es posible. Esto es apoyado por el Antiguo Testamento también.

¿Sabe usted lo que hicieron en el Antiguo Testamento, cuando la gente cometía inmoralidad? Los sacaban y los apedreaban. Eso puso fin a la relación matrimonial. Por causa de fornicación, las personas fueron apedreadas.

La relación de Dios con la nación de Israel es constantemente presentada como una relación marido-mujer. Israel está constantemente siendo infiel a su marido, Jehová, y Dios reitera una y otra vez que sería Su prerrogativa de divorciarse de ella, separarse y no tener nada que ver con ella como una nación. Esto indica que la inmoralidad con Israel es una inmoralidad espiritual –es motivo de romper la relación, lo que demuestra que se permite el divorcio por infidelidad.

El matrimonio del profeta Oseas con Gomer es una imagen de esto, él se casa con una mujer que es una prostituta, y se convierte en una esposa infiel. A Oseas se le dice que restaurara su posición –hacer más por ella que lo que normalmente se requiere hacer. Eso indica que no tenía que divorciarse de su pareja, si la infidelidad se había producido.

El significado de las declaraciones de Mateo. Algunos intérpretes hacen un problema del hecho de que esta excepción sólo se registra en Mateo. Marcos y Lucas no lo registran. Ya que Mateo es un evangelio judío, dicen que la frase de concesión sólo tiene sentido en un contexto judío. El problema con esta interpretación es que si usted toma todo lo que fuera del Evangelio de Mateo, que no se registra en el Evangelio de Marcos, usted va a eliminar mucho del Evangelio de Mateo, porque Mateo se expande, y Marcos hace lo contrario, lo condensa. Lo significativo es que Mateo provee una discusión más completa de la misma en cualquier lugar. Naturalmente, él incluye en su más amplio alcance. Según Mateo, donde la inmoralidad sexual ha ocurrido, está permitido el divorcio de esa pareja y volver a casarse. El divorcio por una razón aceptable bíblicamente implica la posibilidad de volverse a casar. No creo que usted nunca pueda estar divorciado bíblicamente sin la opción de volver a casarse.

Jesús acepta la interpretación estricta. Es casi divertido cómo los discípulos responden a la respuesta de Jesús. Se dan cuenta de que Jesús ha tomado la interpretación estricta de la escuela, y se toman un poco. En Mateo 19:10, “Le dijeron sus discípulos: Si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.” En otras palabras, “ Wow, ¿quieres decir que estoy atado de por vida, excepto para la inmoralidad? “¡Oh Señor, tal vez sería mejor no casarse” Jesús no dice, “Oh, eso es una tontería”, dice, “Ustedes tienen un buen punto allí.” Tenga en cuenta Mateo 19:11: “Entonces él les dijo: No todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado.” Algunas personas realmente tuercen las Escrituras. Algunos tratan de relacionar esta declaración de nuevo a Mateo 19:9 y dicen: “No todos los hombres pueden aceptar esta declaración de que no se puede divorciar a excepción de la inmoralidad.” Obviamente, esa no es la verdadera interpretación. La declaración de Mateo 19:10 es a lo que se refiere: “no conviene casarse” Jesús decía: “No todos los hombres pueden aceptar esta declaración,” la declaración que acababa de hacer de que es mejor no a casarse, “sino aquellos a quienes es dado.”

Mateo 19:12 elabora. “Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres [lo cual era la paráctica en los tiempos bíblioc spara los esclavos], y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba,” Él se está refiriendo a algunos, como el apóstol Pablo. Él vivió una vida de celibato, para que fuese libre de los afanes de esta vida de anunciar el Evangelio con mayor libertad. Cuando te casas, tienes responsabilidades. Una familia es una carga. La persona casada no puede vivir como una sola persona y estar evangelizando todas las noches. Él tiene responsabilidad para con su esposa y los hijos. A algunos se les ha dado el privilegio de ser eunucos. Pablo dice que es un estado mejor en 1 Corintios 7, pero eso no quiere decir que estar casado no es una condición buena.

En resumen, el matrimonio es una relación que es vinculante hasta la muerte. Sin embargo, la primera excepción a esta regla es la frase de Jesús “salvo por causa de fornicación” (Mateo 19:9). El está diciendo esa única situación que daría margen para el divorcio es cuando ha ocurrido la infidelidad sexual.

CAPITULO DOS

La Evidencia por Pablo en 1 Corintios 7

Instrucciones de Pablo para el Matrimonio y el Divorcio

Los primeros siete versículos de 1 Corintios 7 tratan con lo que Jesús trató en Mateo 19:1-12, donde se les dice a los discípulos que sería bueno que no se casaran. Jesús le respondió en efecto, “No todos son capaces de recibir esto.” Paul dice lo mismo en 1 Corintios

7:1: “En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer”, en referencia a tener relaciones sexuales o estar casado. “Pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.” (1 Cor. 7:2). No todo el mundo puede tomar la afirmación de que es bueno no estar casado, ya que algunos tienen la necesidad de satisfacción sexual.

Usted puede decir: “¿Cómo puedo saber si se supone que debo estar casado?” Bueno, le voy a dar el primer indicio. Si usted está casado, ¡se supone que debe estarlo! Eso no es una de esas cosas donde retrocede y reconsidera después de hacerlo. No hay vuelta atrás. No se frustre a sí mismo con pensamientos a lo largo de esa línea. Pero si usted es soltero y quiere saber si Dios quiere que se case, uno de los indicadores positivos es si usted tiene una necesidad de satisfacción sexual.

1 Corintios 7:3-5 da la responsabilidad del esposo y la esposa de no privar a los otros de la satisfacción sexual “a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia” (1 Cor. 7:5).

Solo para añadir, permítame darle otra idea. Hoy tenemos un montón de problemas con la inmoralidad en las relaciones matrimoniales. Algo me dice que si usted estuviera tan ocupado de la relación sexual dentro del matrimonio como Pablo habla, no le quedarían fuerzas para buscar otro tipo de relaciones. Quiero decir, ¡que incluso debe entrar en un acuerdo para detenerse un poco de tiempo para orar! No piense que he perdido el punto, eso es lo que dice 1 Corintios 7:5. ¡Es uno de mis versículos favoritos! Se supone que es porque estoy casado. Los primeros siete versículos están diciendo que el sexo debe ser una parte clave de la relación matrimonial. Usted dice: “Bueno, estamos casados, pero no necesitamos esas cosas.” ¡Tonterías! Dios siempre tiene la razón. Usted no puede saber cuáles son sus necesidades, pero Dios sí, así que ¡ánimo! Tal vez usted debe saber de memoria los primeros siete versículos.

El Principio General: No divorcio. Pablo comienza su discusión sobre el divorcio en 1 Corintios 7:10,11: “Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.” Cuando él dice: “Pero a los que sestan unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor” él está diciendo que él es simplemente está repitiendo lo que enseñó Jesús: el marido no abandone a su esposa, la mujer no debe divorciarse de su marido. Como todas las autoridades griegas lo cofirman, las palabras traducidas “separe” y “abandone” (1 Co 7. 10,11) son sinónimos de divorcio. Ese es el significado de las palabras y el contexto lleva esto también. La mujer no debe dejar (divorciarse) a su marido. El marido no abandone (divorcio) a su esposa. Pablo no entra en detalles sobre lo que dijo Jesús acerca de la frase “salvo por causa de fornicación”, ya que ya ha sido aclarada. No es necesario que cada escritor bíblico repita lo que todos los escritores bíblicos dicen sobre un tema, porque mientras Dios une Su Palabra tenemos el equilibrio. Tenemos a Mateo 19, y tenemos 1 Corintios 7. La enseñanza general de Cristo sobre el tema fue: “No hay divorcio.” Pablo confirman esto. La mujer no debe divorciarse de su marido. El esposo no debe divorciarse de su esposa.

Si ya está divorciado de manera antibíblica. Primera de Corintios 7:11 trae en un punto entre paréntesis que ha sido mal entendido, y he luchado con esto durante años. “( y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.)” ¿Esto da a la esposa o al marido la prerrogativa del divorcio, siempre y cuando no se vuelva a casar? No. “Si se separa” puede ser literalmente traducido como “si ella se ha separado”, o “si ella se ha divorciado.” Se trata de un pasivo aoristo, algo que le ha ocurrido a esta persona. Ella se ha divorciado.

La situación en perspectiva es lo mismo hoy como lo habría sido en Corinto. Había gente que ya había pasado por un divorcio. Tal vez ellos se divorciaron hace cinco años, pero la razón no era una por la que las Escrituras permiten el divorcio. Ahora ¿cuál era su situación? Si la inmoralidad no fue la causa, y si la inmoralidad o las segundas nupcias no se habían producido por cualquiera de las partes, entonces tienen dos opciones. Ellos podían permanecer soltero o podía ser reconciliado con su ex cónyuge. Usted puede sentir que es difícil. ¿Y si no sabía nada de esto cuando se divorció? La gracia de Dios es suficiente para que pueda funcionar bíblicamente. Eso tiene que ser el caso, y eso es lo que dice Pablo.

La frase “si se separa” (si se ha separado o divorciado) no permite que un cristiano se divorcie y decir que ya no volverá a casarse. El mandamiento ya se ha dado de no dejar a su esposo o su esposa. No se divorcie. Sin embargo, en los casos en que el divorcio ya ha ocurrido, las dos opciones anteriores son aplicables. El divorcio no puede ser permitido por otras razones, porque en Mateo 5:32 Jesús dijo: “Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere.” Pablo, no puede venir y decir que está bien causar que alguien cometa adulterio. En los divorcios que ya han ocurrido, si no estaba en el modelo bíblico, el nuevo matrimonio no es una posibilidad.

Pablo da una revelación adicional. Pablo continúa en 1 Corintios 7:12, “Y a los demás yo digo, no el Señor.” En otras palabras, él va a hablar sobre un área a la que Jesús no se refirió. Él no está diciendo que esto no es inspirada. Él sólo dice que Jesús no entró en detalles en esta área, esto es una revelación adicional.

Pablo instruyó a más de 1 Corintios 7:12: “Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.” Se trata de un matrimonio, pero uno es un creyente y uno incrédulo. Él no está hablando de un creyente casándose con un incrédulo, eso es antibíblico primeramente (véase 2 Corintios 6:14).

El está tratando de dos personas que estaban casados ​​como incrédulos, pero uno de ellos se salvó. ¿Cuál es la responsabilidad del creyente? El creyente puede pensar que él debe divorciarse de esa persona. Ella es me ha profanado. Ella es un hijo del diablo. No tenemos nada en común. Tendría que estar divorciado de ella. Ella me dificulta ser el tipo de cristiano que debería ser. Eso no es lo que Dios dice.

Lo que es cierto para el hombre también es cierto para la mujer. “Y si una mujer tiene un marido infiel, y él consiente en vivir con ella, que no enviar a su marido” (1 Cor. 7:13). El creyente no debe divorciarse del incrédulo, porque la pareja incrédula es santificada por medio, o recibe beneficios de, estar casada con el creyente. Si mi esposa fuera un creyente y si yo no, ella sería un hijo de Dios. Dios estaría cuidando de ella de una manera especial. Puesto que soy la persona más cercana de la tierra a ella, yo, naturalmente, me beneficiaría de eso porque lo que afecta directamente a ella me afecta a mí. Yo recibiría los beneficios de estar en las proximidades de un creyente, los hijos lo serían también.

La Segunda Concesión para el Divorcio

Otra concesión además de la que Jesús dio se da en este pasaje bíblico para un divorcio bíblico. La segunda excepción que permite el divorcio y nuevo matrimonio se encuentra en 1 Corintios 7:15: “Pero si el incrédulo se separa [divorcio], sepárese.” “Sepárese” es un mandamiento. Esta es una situación en la que el incrédulo no está dispuesto a vivir con el creyente. Una persona podía irse por todo tipo de tangentes, pero no estamos hablando de un creyente que se convierte en desagradable y trata de que se aleje el incrédulo. Obviamente, eso no es bíblico. Un buen ejemplo de esta excepción sería cuando dos musulmanes están casados, pero uno de ellos se convierte en un creyente en Cristo. El musulmán quiere divorciarse de la pareja creyente. En esa situación pagana, es obvio que o bien tienen que adherirse a la religión musulmana y rechazar el cristianismo o divorciarse. Pablo dice que el creyente ha de dejar que el incrédulo se divorcie de él.

no está…sujeto a servidumbre en semejante caso.” “no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios.” (1 Cor. 7:15). La única manera de entender la frase “sepárese” y “no sujeto a servidumbre” es que hay libertad para casarse de nuevo. Si este creyente está todavía ligado a la relación matrimonial, no hay libertad. Romanos 7 habla de no estar sujeto a servidumbre después que una de las partes ha muerto. Pablo usa una palabra diferente para servidumbre allí, pero su palabra en 1 Corintios 7:15 es una palabra aún más fuerte que la que se usa en Romanos 7. Este hermano o hermana no está sujeto a servidumbre. Por lo tanto la segunda concesión para el divorcio y nuevo matrimonio se produce cuando un incrédulo no está dispuesto a vivir con el creyente y se divorcia de él. El creyente no está obligado a mantener al incrédulo de regreso, él no está obligado a luchar contra el divorcio si el incrédulo no está dispuesto a vivir con el creyente.

Estas dos razones son las únicas razones bíblicas para el divorcio y las segundas nupcias –primero, donde uno de las partes ha tenido relaciones sexuales infieles, y en segundo lugar, cuando un incrédulo no está dispuesto a vivir con el creyente. No hay ninguna situación en la que un creyente pueda divorciarse de otro creyente, porque sienten que son incompatibles, porque no se aman unos a otros por más tiempo, o porque simplemente no está funcionando.

Por desgracia, los creyentes han seguido un curso antibíblico, y han añadido presión a romper nuestros matrimonios. Usted puede decir lo que va a suceder en la Iglesia con sólo observar lo que está sucediendo en el mundo. Hace unos años tuvimos el movimiento existencial y neo-ortodoxo donde la experiencia fue el factor dominante en la vida religiosa y la adoración tuvo que ser dominada por su experiencia personal en la adoración. ¿Sabe usted la lucha que la Iglesia enfrenta hoy en día? La religión de la experiencia donde el elemento es, “¿Sientes la buena sensación que has estado buscando?” La experiencia sustituye a la Palabra de Dios. La cuestión no era, “¿Has estudiado y has llegado a entender más acerca de Dios y de Su carácter?”, Sino más bien, “¿Qué sientes cuando terminó?” Lo mismo ha sucedido en el ámbito del matrimonio y el divorcio. Como resultado, el mundo se ha vuelto más tolerante con el divorcio. La Iglesia ha sentido la presión del divorcio, por lo que hemos tratado de reinterpretar las Escrituras para que podamos ser más aceptables con la norma del mundo. De este modo, hemos permitido que una opción no bíblica.

No hay otras alternativas. Una de las cosas que ayuda a mantener un matrimonio es saber que no hay alternativas. Si no hay alternativas, bien podríamos determinar ser el tipo de esposo o esposa que Dios dice que debo ser. Cuando surgen problemas, es difícil de hacerlo. Es por eso que debemos someternos al Espíritu para tener el tipo de relación que Dios dice que debemos tener.

Pero la gente suele concluir, Bueno, si llega a ser muy difícil, tal vez yo debería irme. Por lo tanto ¡parece bastante bueno de todos modos! Así que creamos una opción antibíblica. En lugar de verse obligados a seguir adelante con lo que dice la Biblia, toman el camino fácil. El diablo siempre está ahí para proporcionar una salida fácil. Es fácil de racionalizar, nuestro matrimonio no debería ser tan difícil. ¡Tiene que haber un poco más de chispa en nuestra relación! Ella simplemente no me inspira más. No tengo ningún sentimiento por ella. Ya no la quiero, y así sucesivamente. Pero todo es irrelevante. Usted puede sacarlo fuera de su mente. Dios dice que no es una opción.

Eso realmente me ayuda porque no tengo que sentarme y decidir si debo luchar y luchar con ello o tal vez decidir que es mejor divorciarse. Acabo de quitar la única opción porque en realidad no es una opción. La única opción es seguir a seguir siendo el esposo que Dios quiere que yo sea. Es es un gran activo. Tenemos tanta frustración y tantos problemas en nuestras vidas como creyentes, porque tratamos de crear opciones reales de alternativas antibíblicas, y no son opciones en realidad. Para dos creyentes, la única concesión posible para una demanda de divorcio es la inmoralidad sexual. Eso no significa que usted tiene que divorciarse de su pareja, si existe inmoralidad. Pero esa es la única vez que puede considerar divorciarse.

Instrucciones de Malaquías. En el último libro del Antiguo Testamento, Dios está hablando a la nación de Israel acerca de su relación con El. Esta es la última cosa que tendrá que decir a la nación por 400 años hasta que Juan el Bautista entra en escena. Malaquías está escribiendo a ellos acerca de su condición espiritual deteriorada. En Malaquías 2:13, Dios dice: “Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Jehová de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano.” Todos están con lágrimas en los ojos, porque Dios ya no acepta su adoración, y se preguntan qué es lo que está mal.

Mal 2:14 Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto.

Mal 2:15 ¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud.

Mal 2:16 Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

“Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.” En esta situación el hombre se divorciaba de su mujer, porque en el tiempo Malaquías la mujer no podía divorciarse de su marido. Pero en el momento de llegar a los tiempos de Pablo, la situación se había deteriorado, y las mujeres se divorciaban de sus maridos, así como los maridos de sus esposas. Pero tenga en cuenta la actitud de Dios hacia ello. Dios les dijo “no seáis desleales” (Mal. 2:15). ¿Por qué? Cuando se casaban, llegaban a un acuerdo delante de Dios, y ahora están tratando deslealmente con ese acuerdo, buscando una manera de salir de ella. Y cuando lo hacen, Dios dice que Él es el testimonio contra ellos. No importa cuántos amigos pueden aportar para dar testimonio de que el matrimonio no está funcionando, que la mujer no es el tipo de mujer que realmente necesita, o que el marido no es el tipo de marido que debería. Dios dice: “Yo he atestiguado en tu contra. Todos los demás testigos se anulan.”

“Porque Jehová Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido” (Mal. 2:16). Entonces Dios le da la siguiente advertencia: “Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.” Es un asunto serio establecerse en oposición a Dios. Así que ten cuidado con tu espíritu. Es interesante que comienza a lidiar con el interior: Cuidado en lo que estás pensando sobre tu esposo o esposa. El divorcio no es una opción. “Lo odio”, dice Dios.

CAPITULO TRES

El Veredicto para Hoy

Después de considerar la evidencia de Jesús en Mateo 19 y la evidencia de Pablo en 1 Corintios 7, no debemos pasar por alto el veredicto que se hizo sobre el tema en 1 Corintios 7. El veredicto se relaciona con nuestras responsabilidades de hoy a la luz de esta revelación que Dios nos ha dado. Algunos de ustedes se han divorciado y ahora se han vuelto a casar. Algunos de ustedes pueden haberse divorciado más de una vez. ¿Qué pasa si usted está en su segundo matrimonio, tercero, cuarto o quinto? El número de veces no es una cuestión importante. ¿Qué pasa si se ha divorciado y se ha vuelto a casar? Primera de Corintios 7:20 habla de esa cuestión. “Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede.” En otras palabras, Dios te toma donde estés. Si usted está casado ahora, incluso si este es su quinto matrimonio, esta es la relación matrimonial que tiene, y Dios ve eso como obligatoria.

El Pasado es el Pasado

Lo que has hecho en el pasado es el pasado. El pecado es pecado, y alabamos a Dios por el perdón. Este pecado no es más imperdonable que cualquier otro pecado. Así que creo que hay que tener cuidado con el estigma que a veces se desarrollan en él. Si usted está en este tipo de situación, que es donde se encuentra. Lo que hizo puede haber estado equivocado. Usted puede pensar que, quizás es por eso que éste no está funcionando. Dios no está honrándolo. Este es nuestro tercer matrimonio, y quizá deberíamos divorciarnos. No. Dios te toma de donde estés. Reconoce la relación matrimonial en la que se encuentra ahora como obligatoria. Y de allí parte hacia delante. El pasado es perdonado; alabe a Dios, ya ha pasado. Es tan perdonado que cualquier otro pecado, la codicia, la mentira, el robo o la ira, está cubierto por la sangre y perdonado. Así que Dios te toma de donde estés.

Usted puede decir: “Sí, pero yo era un cristiano cuando lo hice.” No hace ninguna diferencia en este punto. Pero si no está divorciado ahora, tenga cuidado de no trate de poner a Dios en una caja y decir: “Bueno, voy a buscar el divorcio y casarme de nuevo, y entonces voy a decirle a Dios lo siento.” Nuestra carne es tan perversa que a veces podemos hacer lo incorrecto diciendo que Dios tendrá que perdonar de todas formas porque nosotros somos Ssus hijos. Él nos perdona, no hay duda sobre eso. Pero no hay duda sobre el hecho de que usted experimentará la disciplina de Dios. No se puede imponer nada a Dios. Usted puede decir "David terminó con Betsabé, y se apartó de ella bien. Él cometió inmoralidad con ella, asesinó a su esposo, y luego se casó con ella, y más allá de todo Salomón fue su descendencia” Pero si lees sobre él, usted encontrará que David no se salió con nada de eso. Si así es su situación, dele gracias a Dios de que usted ha sido perdonado de su pasado. Así que, sin embargo se metió en este matrimonio, que es el matrimonio en el que Dios quiere que usted permanezca ahora. Dios lo reconoce como obligatorio. Usted debe hacerlo una relación bíblica.

Dios Nos Hace Responsables

clip_image003[1]¿Cuál es nuestra responsabilidad como iglesia local respecto al divorcio y la disciplina de la iglesia? Como hemos visto, la Biblia manda que no puede haber divorcio, salvo por causa de fornicación o menos que un incrédulo se divorcie de un creyente. Si un creyente se está divorciando de otro, eso indica que al menos un creyente está en rebelión contra la Palabra, y tenemos un creyente en el proceso de hacer que otro creyente cometa inmoralidad. Obviamente, eso es pecado. Nuestra responsabilidad, si nos damos cuenta de lo individual, es hacer frente a esa persona sobre la maldad de su acto y tratar de volver al camino correcto. Si no responde correctamente, vamos a enfrentarlo con otro creyente. Y si todavía no está dispuesto a corregirlo, entonces se debe llevar a la iglesia. Si aún no está dispuesto a escuchar, entonces se convierte en necesario que nos distanciamos de él por completo. Si ha puesto su curso a rebelarse contra la Palabra de Dios, eso es injusto tanto como cualquier otra cosa lo es. No podemos decir que hacer que otra persona cometa inmoralidad no es pecado. Cuando Dios dice: “Yo aborrezco el divorcio”, y dice: “Me voy a divorciar”, esos es rebelión contra Dios. Si toleramos eso, se extenderá entre los creyentes en el cuerpo.

Ahora que entendemos lo que dice la Palabra, somos responsables de someternos a ella, no importa cómo nos hayamos resistido hasta el momento. La parte emocionante y positiva es que es posible para cualquier persona que es un creyente en Jesucristo, tener el tipo de matrimonio que es gratificante y satisfactorio si usted está dispuesto a dejar que Dios obre en su vida. Pero si hay una falta de voluntad, entonces, nosotros como un cuerpo de creyentes tenemos la responsabilidad de tratar con ello de una manera bíblica.