lunes, junio 20, 2016

Te Prohíbo Decir Estas Cosas en Mi Funeral

ESJ-015 2016 0620-002

Te Prohíbo Decir Estas Cosas en Mi Funeral

Por Tim Challies

YouTube me dijo que debería ver un clip de un reciente episodio de Talento de América . Después de todo, ¿quién no le gusta ver a una persona desconocida hacerla o triunfar en el gran escenario? En este caso, el joven hizo un gran trabajo en imitar a Frank Sinatra y, por supuesto, recibió aplausos por su esfuerzo. Cuando los aplausos se habían calmado los jueces le dijeron que su querida abuela debía estar mirándola desde el cielo radiante de orgullo. De alguna manera ese tipo de cliché sentimentaloide es justo lo que la gente quiere escuchar en esos momentos. Eso me hizo pensar acerca de algunas de las declaraciones absurdas que he escuchado en los últimos años, y especialmente las que he escuchado en los funerales. Aquí hay algunas cosas que espero sinceramente que nadie vaya a decir sobre mí en mi funeral o en cualquier momento a partir desde entonces. De hecho, mediante el presente lo prohíbo.

Él está mirándonos desde el cielo . La Biblia nos da pocas razones para creer que los muertos mantienen una vista en los vivos. Y, francamente, más bien espero que no lo hagan. Cuando muera yo, finalmente, felizmente estaré más vivo de lo que nunca he estado, porque voy a estar libre de pecado y sus consecuencias. No puedo evitar pensar que lo último que querría es mirar hacia abajo (o hacia arriba o hacia los lados o lo que la tierra es la dirección en relación con el cielo) y tener que ser testigo de más del pecado y sus efectos. Le amo a usted bastante, pero yo particularmente no quiero empezar primero siempre observando que usted peca. No sólo eso, sino que no hay ninguna razón terrenal o celestial por la que usted quiera o necesite que lo haga. Seguramente usted no está indicando que el ojo vigilante de Dios es insuficiente y que de alguna manera tiene que ser complementado con el mío, ¿verdad? No, no estoy mirándole a usted. Estoy mirando a Jesús mientras El le esta viendo. Estará bien.

Él está con los ángeles ahora . Éste me desconcierta. Escuche, estoy ansioso por conocer a algunos ángeles y de aprender que son. Estoy especialmente deseoso de encontrarme con el ángel que consoló a Jesús en el huerto de Getsemaní. ¡Lo que no daría para saber qué palabras dijo en ese momento! Pero aquí está la cosa:  Cuando yo muera, no voy a estar con los ángeles. Voy a estar con Jesús.  Decir que estoy con los ángeles es como ver a un hombre de pie en el palacio de Buckingham y diciendo: "Está con la secretaria de la reina ahora." Mientras que es estrictamente cierto, también ha perdido por completo el punto. ¡Está con la reina! Y cuando ya no este con ustedes, voy a estar con el Rey.

Dios necesitaba otro ángel . Por favor, no diga esto. Por favor, no diga esto porque si me conocen sabrán que no soy un ángel. Pero aún más, no digo esto porque tergiversa por completo tanto a hombres como a los ángeles como si los seres humanos aspirasen a evolucionar o transformarse en una especie de ser sobrenatural. ¡Los ángeles y los seres humanos son órdenes de seres completamente diferentes! Las iguanas no mueren y se convierten en jirafas y los hombres no mueren y se convierten en ángeles. Soy un ser humano ahora y seré un ser humano para el resto de la eternidad.

Era un buen hombre . Él lo es ahora, pero no siempre lo fue. Él es bueno, ahora que está en ese lugar en el que ha sido perfeccionado por un acto instantáneo de Dios. Él es bueno ahora que Dios lo ha transformado para llevar todo deseo de impiedad y falta de santidad. Está bien ahora, pero no lo estaba de este lado de la tumba. Francamente, él podría ser una especie de idiota a veces. Podía ser cambiante y arrogante y egocéntrico. Él era malo. Pero también fue perdonado y luchó por matar su amor al pecado y el deseo por el pecado. Estaba aprendiendo y creciendo y mostrando la gracia de Dios. Pero no era bueno. No como es ahora. No como Dios lo había creado que fuera.

No querría que llores . Adelante llore. No es necesario que llore por mí, por supuesto. Pero no me diga que no debe llorar en absoluto. Cada funeral es una oportunidad para considerar la dura realidad de la mortalidad humana y los actos de traición que hicieron de esta inevitable mortalidad. No hay virtud en una buen cara rígida. No hay virtud en suprimir el dolor. No hay virtud en la idea de que la alegría de un hombre al entrar en el cielo debe disipar el dolor de los que se quedan atrás. Los funerales son un momento perfectamente apropiado para llorar – llorar por el que murió, llorar por los demás que se pierden, llorar su propia mortalidad, y llorar el que murió para que pudiéramos vivir.

No estamos teniendo un funeral; vamos a tener una celebración . ¿Por qué confrontar los dos uno contra al otro como si sólo uno pudiese ser verdad? Estamos teniendo un funeral y es una ocasión genuinamente triste. Sin embargo, no, no podemos, no debemos llorar como aquellos que no tienen esperanza.  Un funeral cristiano marca la partida como la llegada de; que proporciona una ocasión tanto para el dolor como la alegría. Como dice el poeta, "Un sueño corto pasado y nos despertamos eternamente, y la muerte no será más." Una puesta de sol trae una fría oscuridad, pero también la esperanza tibia del amanecer. La muerte trae el final de una vida muy corta y el comienzo de una incesante. Es tan erróneo negarse a llorar como lo es llorar sin esperanza.