jueves, junio 23, 2016

La Subordinación del Hijo, ¿Temporal o Eterna?

ESJ-015 2016 0623-005

La Subordinación del Hijo, ¿Temporal o Eterna?

Por Josías Grauman

En los últimos meses ha surgido un nuevo debate en el mundo anglo, esta vez acerca de la subordinación del Hijo de Dios. Son muchas las posturas, y tristemente a veces las acusaciones han abundado también. Además, puede ser una discusión difícil de entender, en particular si el inglés no es su idioma nativo. Así que pensé que sería bueno resumir algunas de las preguntas y posturas que se están planteando. Mi intención no es tanto abogar por una en particular, sino animarles a estudiar el tema.

¿Es la subordinación del Hijo temporal o eterna?

Postura A: Completa igualdad
Las tres personas de la trinidad son iguales en su singular esencia, y aún en sus diferentes acciones jamás ha existido una jerarquía de autoridad entre sus personas. De las diferentes opciones, aunque esta no me parece herejía, sí me parece difícil de cuadrar con las Escrituras, en particular con Filipenses 2:6-8 en donde se afirma que Jesús se sujetó al Padre durante Su encarnación.

Postura B: Igualdad ontológica/sujeción económica temporal
Las tres personas son de la misma y singular esencia, pero Cristo se sujeta a Su Padre durante Su encarnación (a veces también oponiéndose a la idea de la filiación eterna del Hijo, además de sostener que Cristo dejará de ser humano en la eternidad). Basados en pasajes como Hebreos 1:5, Juan 3:16, 1 Corintios 15:28 y Filipenses 2:6-8, ellos argumentan que Cristo era igual al Padre en cuanto a su autoridad antes de que voluntariamente dejara esa autoridad en el momento de la encarnación.

Postura C: Igualdad ontológica/sujeción económica eterna
Las tres personas siempre han mantenido una jerarquía de autoridad en su relación, aunque son iguales en su singular esencia. Estos utilizan Isaías 48:16, Juan 1:18 y 1 Corintios 11:3 para argumentar que Cristo fue enviado a la tierra, implicando así subordinación aun antes de la encarnación. Además, 1 Corintios 11:3 parece dar una afirmación axiomática acerca de la trinidad sin tomar en cuenta la encarnación. Es decir, el Hijo, como persona, fue engendrado en la eternidad y siempre se ha sometido a Su Padre. Pero esta postura no ve ninguna subordinación de la subsistencia del Hijo, sólo en función.

Postura D: Igualdad ontológica/sujeción económica eterna/subordinación de subsistencia
Las tres personas son iguales en su singular esencia, pero el Hijo se sujeta al Padre que es la base de su persona como Hijo. Basado en Hebreos 1:1-5, Romanos 1:4 y Hechos 13:33, entre otros pasajes, el Hijo es engendrado, lo que implica que su persona depende del Padre de alguna forma. Además, argumentan que el texto clásico “hoy te he engendrado” parece referirse a la resurrección, no a la encarnación. Entonces, Cristo se sujeta a su Padre en función y en subsistencia.

Postura E: Sujeción ontológica
Esta postura es herejía, aunque algunos han usado el término sin saber todas sus implicaciones. Dios es una sola esencia. Si se afirma que el Padre es la base de la esencia del Hijo (en vez de la base de su subsistencia como Hijo), esto sería una especie de arrianismo, por lo cual uno debe recordar pasajes como Santiago 2:19 y Juan 1:1.

Ahora, ¿por qué es importante esta discusión?

  • Porque se trata de la naturaleza de nuestro Dios y la manera que Él se relaciona con sí mismo. Queremos adorarlo correctamente.
  • Porque si erramos con nuestro entendimiento de la trinidad, fácilmente nos quedamos en herejía.
  • Porque Pablo basa la sumisión de la mujer en la trinidad, 1 Corintios 11:3, además del orden de la creación, 1 Timoteo 2:13.
  • Porque afecta nuestra comprensión de la voluntad de Dios: si el trino Dios tiene tres voluntades que trabajan en armonía, o si tiene una sola voluntad que se ejercita por tres personas. Además, afecta nuestra comprensión de si Cristo tuvo dos voluntades o una.
  • Porque nuestra comprensión de la voluntad de Dios, y cómo aplica a tres personas diferentes, cambia de manera radical la forma que comprendemos la vida de Cristo. Por ejemplo, cuando Cristo dijo, “no se haga mi voluntad, sino la tuya”, ¿es porque Él era dos personas en uno (La herejía de nestorianismo, porque niega la completa humanidad de Cristo), o porque su naturaleza humana estaba platicando con su naturaleza divina (cerca del nestorianismo), o porque Cristo estaba hablando con Su Padre (sin definirlo más para no alargar la discusión)?

Un resumen de lo que se está diciendo en el mundo evangélico es que debemos rechazar una subordinación de la esencia de Cristo (postura E), además de la completa igualdad (postura A); pero todavía es necesario que exista el debate para definir entre las posturas B-D. Hay buenos hermanos en estos campos, y la historia de la iglesia parece tener afirmaciones que las representan.

Si dividiéramos a todos con la pregunta: ¿Se sujeta el Hijo en la eternidad?, entonces podríamos concluir lo siguiente:

Primeramente, concluiríamos que nuestros hermanos que afirman que Cristo sólo se sujeta al Padre en la encarnación, lo hacen para exaltar la deidad de Cristo y evitar los errores tanto de la sujeción ontológica como el igualitarismo (aquellos que intentan negar la jerarquía de autoridad entre los sexos en el matrimonio y la iglesia. Ellos abusan de 1 Corintios 11:3 para “probar” que ya que no existe ninguna diferencia de esencia entre el Padre y el Hijo, por lo tanto tampoco existe diferencia de esencia entre varón y hembra).

Segundo, podemos concluir que nuestros hermanos que afirman la sujeción eterna de Cristo, lo hacen porque lo ven en la Escritura y creen que al hacer una distinción entre la trinidad ontológica y la económica se evita el arrianismo (es decir, gente ve que Cristo se sujeta a Su Padre y piensan que por eso es inferior. Ayudaría explicar que sólo es una sujeción funcional y no una sujeción de esencia).

¿Qué pienso yo?

Habría que tomar unas de mis clases de teología ;), porque creo que el tema es un poco delicado y complicado para resumir en este blog.

Al final de cuentas, la trinidad es un misterio no revelada en su totalidad (Deuteronomio 29:29). Debemos afirmar todo lo que la Escritura enseña, y luego quedarnos allí en adoración. Es imposible entender cómo un solo ser con un solo consejo pudiera existir en tres personas diferentes. Y cómo dijo Spurgeon, cuando queremos hablar al respeto, solemos usar terminología que “sólo cubre nuestra ignorancia.”

Es mi anhelo que usted, mi hermano, sea retado a estudiar más el tema, para acabarse postrado delante de nuestro gran trino Dios.

Tomado de aquí

****

Josías Grauman, es el director académico en The Master’s Seminary en Español. Después de cursar la Maestría en Divinidades (M.Div.) en The Master’s Seminary, sirvió como misionero en México antes de regresar a Los Ángeles, California. Actualmente se encuentra completando sus estudios del Doctorado en Ministerio (D.Min.). Josías y su esposa Cristal tienen tres hijos.