miércoles, junio 15, 2016

El Lado Desconocido de la Predicación Expositiva

clip_image002

El Lado Desconocido de la Predicación Expositiva

Por Santiago Armel

 

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” 1 Timoteo 4:16.

Sí Dios ha concedido a su pueblo una Palabra inerrante, infalible y suficiente, entonces el hombre de Dios no tiene otro camino que predicar esta Palabra de manera expositiva. El verdadero predicador llamado y capacitado por Dios está obligado a comunicar de manera completa y precisa el mensaje que Él tiene para Su pueblo, donde el significado que tanto el autor humano como el Divino quisieron transmitir sea evidente para los oyentes. Solo de esta forma el hombre de Dios podrá estar seguro que está cumpliendo cabalmente el compromiso con su Creador y al mismo tiempo está siendo verdaderamente útil a la congregación que Dios le ha confiado.

Once meses en el seminario The Master’s Seminary han sido suficientes para reconocer que el impacto más grande y muchas veces desconocido de los grandes predicadores expositivos de nuestros tiempos, es la vida santificada de las personas que están siendo expuestas a este tipo de predicación bíblica. Hace menos de un año viene con mi esposa a estudiar un M.Div a The Masters Seminary en Los Ángeles, California y lo más asombroso de este tiempo ha sido descubrir una arista desconocida para muchos de la predicación precisa y completa de las Escrituras, la cual es la santificación que produce en los creyentes.

UNA IGLESIA EXPUESTA A LA PREDICACIÓN EXPOSITIVA SABE QUE NO ES PERFECTA, PERO ESTÁ PROSIGUIENDO HACIA ESA META

Muchos jóvenes en América Latina hemos sido influenciados por las predicaciones y ministerios de dotados hombres de Dios, que por Su gracia exponen con fidelidad y valentía la Biblia. MacArthur, Piper, Sproul, Washer, Nuñez y Michelen entre otros, están impactando diariamente por internet la vida de miles y miles de personas que se deleitan con el alimento rico y fresco de su predicación expositiva. Sin embargo, algunos fácilmente han perdido el foco y han caído en una especie de exaltación al hombre. Olvidando por completo que el propósito de estos grandes ministros de Dios no es su autopromoción, sino por el contrario que Dios sea glorificado en todo y que las vidas de sus oyentes sean realmente transformadas por la Palabra predicada.

Lastimosamente algunos jóvenes en este despertar de la enseñanza pura han caído en un fariseísmo moderno, que demuestra un tremendo desconocimiento de la Palabra y del verdadero propósito de la doctrina en el caminar del creyente, que es una vida en progresiva similitud con el carácter de Jesucristo.

Estar en un seminario como The Masters ha sido impactante. En gran medida por los profesores que tienen vidas que adornan la doctrina que creen y enseñan. Pero si pudiera decir qué ha sido lo más impresionante de este tiempo, sin lugar a dudas apuntaría hacia la gente que se congrega en la iglesia que rodea a este seminario. Las personas que asisten a recibir predicaciones precisas de las Escrituras, a estudiar con diligencia semana tras semana libros enteros de la Biblia, son los que más han causado una grata impresión en mi tiempo de seminario. Observar las vidas de hombres, mujeres y niños que aman a Cristo y que viven como Él, ha sido la causa del más grato asombro.

El apóstol Pablo fue claro cuando advirtió a Timoteo: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” Timoteo debía ser un ejemplo para los creyentes, debía ser cuidadoso de sí mismo y predicar con fidelidad la Palabra de Dios. Pero Pablo es consciente de que una vida limpia y una predicación apegada a la doctrina Bíblica no es el fin en sí mismo, sino que este es el medio por el cual el pastor que quiere ser realmente fiel a Dios guiará hacia la salvación y el crecimiento espiritual al rebaño que Dios soberanamente le ha encargado.

El lado desconocido de la predicación expositiva, es sin lugar a dudas una congregación sana, que demuestra ampliamente el fruto del Espíritu Santo, que tiene un amplio conocimiento de las Escrituras y por lo tanto demuestra discernimiento entre el error y la verdad doctrinal. Grace Community Church es impactante no solo porque cada ocho días tiene en el pulpito a John MacArthur, sino porque está compuesta por miles de personas que aman sinceramente a Dios, que sirven incansablemente en todas las actividades de la iglesia, son generosos y si pudiéramos resumirlo en pocas palabras son una iglesia satisfecha y gozosa. Una iglesia expuesta a la predicación expositiva sabe que no es perfecta, pero está prosiguiendo hacia esa meta.

La predicación reverente y completa de la Biblia, no tiene como fin exaltar al predicador, por el contrario tiene como meta principal glorificar a Dios, por medio de congregaciones que estén siendo alimentadas de manera adecuada y que reflejan al mundo entero el carácter de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Fuente

****

Santiago Armel, originario de Colombia, trabaja en el Instituto de Expositores y forma parte de la iglesia Grace Community Church, donde sirve enseñando en estudios bíblicos hogareños. En la actualidad cursa una Maestria en Divinidades (M.Div.) en The Master’s Seminary. Él y su esposa Juliana vive en Los Ángeles, California. Síguelo en su blog: santiagoarmel.blogspot.com y Twitter: @santiagoarmel