miércoles, junio 15, 2016

¿Qué es la Autodisciplina?

ESJ-015 2016 0615-002

¿Qué es la Autodisciplina?

Por Steven Lawson

El crecimiento en la santidad personal está determinado en gran medida por nuestro progreso en la autodisciplina. Sin esta disciplina fundamental, no puede haber avance en la gracia. Antes de que otras disciplinas pueden ser administradas, ya sea en el hogar, negocio, o en la iglesia, debe primeramente existir auto-disciplina.

Es cierto que la disciplina personal no es un tema popular en la actualidad. En nuestra sociedad, cualquier insistencia en la autodisciplina es resistida en gran medida, incluso entre muchos cristianos. Es legalismo, dicen, en defensa de sus derechos de libertad cristiana. Estos creyentes de espíritu libre afirman que la disciplina restringe su libertad en Cristo, uniéndolos a una camisa de fuerza espiritual.

Sin embargo, muchos de estos creyentes han abusado de su libertad en Cristo que no tienen prácticamente ninguna disciplina espiritual. Ellos han oscilado el péndulo tan drásticamente hacia la libertad cristiana que sus vidas espirituales están fuera de equilibrio. Tal descuido de la autodisciplina prolonga su inmadurez espiritual, lo que les deja con poco autocontrol para resistir la tentación y el pecado.

Seamos claros, si no hay disciplina, no hay discipulado. Si no nos disciplinamos a nosotros mismos, Dios mismo nos disciplinará (Heb 12: 5-11 He 12). De una forma u otra forma, habrá disciplina en nuestras vidas. Dada nuestra tendencia hacia el pecado, debemos disciplinarnos con el propósito de la piedad, para que no seamos disciplinados por Dios.

¿Qué es la Autodisciplina?

La palabra griega traducida "disciplina" (enkrateia) proviene de la raíz krat, lo que denota poder o señorío. La autodisciplina significa ejercer poder sobre uno mismo. Es la capacidad de mantenerse a uno mismo bajo control. La palabra indica un dominio propio sobre los deseos internos, pensamientos, acciones y palabras de uno. Es el control que un creyente debe ejercer sobre su vida (. Gal 5:23).

Esta misma palabra se usa en 1 Corintios 7: 9 para indicar el "autocontrol" que uno debe mostrar sobre los deseos sexuales ilegales. Del mismo modo, los ancianos deben ser "auto-controlados" (Tito 1:8), disciplinados en sus actitudes internas y acciones exteriores. El dominio de uno mismo no es negociable para el liderazgo espiritual.

Lo contrario de la autodisciplina es un estilo de vida auto-indulgente que produce "las obras de la carne" (Gal. 5: 19-21). Cualquier falta de auto-control se traducirá inevitablemente en acciones pecaminosas. Pero donde existe el dominio propio, hay una fuerte resistencia a los apetitos sensuales y decisiones pecaminosas. El autogobierno trae cada pensamiento, palabra y hecho cautivo a la obediencia a Cristo (2 Cor. 10:5). Cualquier avance en la santidad personal exige dominio propio.

Lo que No es Auto-disciplina

Para entender mejor lo que es la autodisciplina, tenemos que ver lo que no es. Dos puntos de vista erróneos de la vida cristiana –Pelagianismo y Semi-pelagianismo – distorsionan la verdad de la autodisciplina.

En el siglo IV, un ascético británico llamado Pelagio (354-420 dC) enseñó el error fatal que el hombre tiene la capacidad inherente de tanto salvarse y santificar se a sí mismo. Por pura fuerza de voluntad de una persona, según él, es capaz de cumplir la voluntad divina. Por esto, Pelagio negó el pecado original y la depravación total de la humanidad. El mero conocimiento de la ley divina, insistió, es todo lo que se necesita. Por su propia voluntad, el hombre puede disciplinarse mediante determinación propia.

Pelagio fue denunciado como un hereje por el Concilio de Cartago por esta enseñanza fatal (AD 418). Trágicamente, sin embargo, el pelagianismo permanece con nosotros. Muchos hoy en día asumen erróneamente que pueden simplemente desear ellos mismos ser lo que quieren ser. Este mantra sin sentido se encuentra en el actual movimiento de auto-ayuda y evangelio de la prosperidad, clamando: “Lo que la mente puede concebir, la voluntad lo puede lograr.” La capacidad de auto-disciplina, según ellos, está dentro de nosotros.

Un segundo punto de vista erróneo es el Semipelagianismo. Este enfoque sincretista asume que el hombre tiene cierta capacidad para salvarse y santificarse a sí mismo. Una persona debe suministrar su fuerza de voluntad en asociación con Dios. En este trabajo en conjunto, Dios y el hombre son co-contribuyentes a la autodisciplina. Dios da una medida de gracia, pero el hombre suministra el resto.

El Semipelagianismo es sólo mitad-cristiano. Esta posición fue asimismo declarada herética por la Iglesia occidental en el Segundo Concilio de Orange (529 DC). Sin embargo, trágicamente, este legado contaminada sigue existiendo hasta hoy en la teología centrada en el hombre del Arminianismo y en los métodos pragmáticos de Finneyismo.

En cambio, la verdad fue enseñada por otro maestro de cuarto siglo llamado Agustín (354-430 dC). Este líder dotado afirmó que Dios es el único autor de la salvación y la santificación del hombre. Por Su gracia soberana, Dios regenera monergísticamente a los pecadores espiritualmente muertos.

Todo cristiano tiene la responsabilidad de buscar la santidad, sin embargo, Dios tiene que trabajar dentro de nosotros para producir la piedad personal (Fil. 2: 13- 14). La enseñanza agustiniana entiende correctamente, que sólo Dios puede producir una auténtica auto-disciplina en el creyente.

¿Quién Produce la Auto-disciplina?

Esta virtud de "dominio propio" es un fruto del Espíritu (Gal. 5: 22-23). Al igual que una vid produce fruto, la autodisciplina es creada exclusivamente por el Espíritu. El autocontrol no es auto-generado; más bien, es una obra de gracia dentro de nosotros. Aunque seamos activos practicándola, simplemente llevamos este fruto de la autodisciplina. Nunca lo producimos.

Jesús afirmó: "separados de mí, nada podéis hacer" (Juan 15: 5). En nuestra propia fuerza de voluntad, no podemos nada que agrade a Dios. Sólo por la gracia de Dios nos permite que podamos ejercer el autocontrol en nuestra actual guerra contra el pecado. El apóstol Pablo afirma: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece" ( Filip 4,13). Es decir, Cristo debe estar poderosamente obrando dentro de nosotros.

Como la savia fluye en la rama, produciendo fruto, la gracia divina debe llenar el creyente, produciendo dominio propio. La persona nunca puede producir auto-disciplina. Solamente los cristianos que viven bajo el control del Espíritu Santo pueden vivir vidas auto-controladas.

En Gálatas 5: 22-23, leemos que hay nueve aspectos del fruto del Espíritu. La autodisciplina aparece en último lugar en la lista. Al ocupar esta posición final, la autodisciplina asume un lugar de importancia estratégica. En realidad, la autodisciplina es la suma de las ocho cualidades anteriores que el Espíritu produce. La obra del Espíritu alcanza su consumación en dominio propio. Esta virtud nos permite realizar todos los demás aspectos del fruto espiritual.

¿Cómo es la Autodisciplina?

El apóstol Pablo comparó la auto-disciplina que se requiere en la vida cristiana con un entrenamiento de un atleta para competir y en los antiguos juegos atléticos: "Y todo el que compite en los juegos se abstiene de todo." (1 Cor 9:25.). Si un corredor ha de ganar el premio, debe tener toda su vida bajo la estricta disciplina de entrenamiento riguroso. El entrenamiento intenso del atleta demanda restringir seriamente sus libertades personales. Si ha de salir victorioso, él debe rechazar muchas libertades individuales. Las libertades son en gran medida para los espectadores, no para un deportista de élite. Él debe seguir una dieta adecuada, descansar lo suficiente, y ejercicios arduos. Todas las áreas de su vida deben estar bajo control.

Así es en la vida cristiana. Pablo exhorta, "Ejercítate en la piedad" (1 Tim. 4: 7). Para buscar la santidad, el creyente debe escuchar la predicación bíblica y la enseñanza, y participar en la adoración colectiva, la Cena del Señor, la lectura de la Biblia, la meditación, la oración y la comunión. Además, él debe negarse muchos placeres legítimos si ha de ganar el premio.

Este tipo de auto-disciplina es una reprensión a los cristianos a medias que hacen poco para entrenar para la victoria espiritual. Son creyentes fuera de la forma con una fe flácida. Son adictos a la televisión espiritual con abultada cintura espiritual. Su estilo de vida es auto-indulgente debido a su falta de dominio propio.

Pablo añade: "de esta manera peleo, no como dando golpes al aire" (1 Cor. 9:26). Un boxeador campeón debe tener un objetivo claramente centrado en el anillo. Pero un luchador indisciplinado lanza golpes salvajes, nunca aterriza un golpe sobre su oponente. Un creyente indisciplinado sufre grandes derrotas en su pelea contra el pecado. Por el contrario, un creyente debe vivir con el autocontrol en la lucha contra el pecado.

Un deportista de élite debe dominar a su cuerpo en sumisión. Si no, será descalificado de la carrera. Pablo advierte: "sino que golpeo mi cuerpo y lo hago mi esclavo, no sea que habiendo predicado a otros, yo mismo sea descalificado." (v. 27). El Apóstol nos exhorta a disciplinar a nuestros cuerpos y resistir los deseos pecaminosos. Si no lo hacemos, vamos a renunciar al premio.

¿Cuál es el Precio?

Los creyentes tienen libertad en Cristo para dedicarse a lo que no está prohibido en las Escrituras. Pero no nos podemos permitir todo para obtener el dominio sobre nosotros. La victoria siempre tiene un precio. La vida cristiana no es diferente.

Para ello es necesario que ejerzamos la autodisciplina en áreas como alimentos, bebidas, sueño, tiempo y dinero. Debemos ejercer el autocontrol en el entretenimiento y la recreación en los que nos involucramos. Debemos restringir nuestras libertades en todo lo que pudiera impedirnos ganar el premio.

Si vamos a ejercer el autocontrol, hay que ceder al control de nuestras vidas a Jesucristo. He aquí una paradoja de la vida cristiana: Debemos abandonar el control de uno mismo, si queremos ganar autocontrol. Que Dios nos permita ejercer la autodisciplina, una necesidad absoluta para la victoria sobre el pecado.

Este post ha sido publicado originalmente en la revista Tabletalk.