jueves, junio 02, 2016

La Conversación Transgénero que Necesita Tener con su Familia

ESJ-015 2016 0602-001

La Conversación Transgénero que Necesita Tener con su Familia

Por Tim Challies

Un amigo mío me contó sobre su experiencia reciente en una línea de seguridad en los aeropuertos. Ella fue diligentemente en pasar por el detector de metales cuando oyó un pitido y se le dijo que iba a necesitar el procedimiento de cacheo. Es el derecho del viajero a tener ese procedimiento realizado por una persona del mismo sexo, etc., según el protocolo, se hizo el llamado a un agente de policía para ayudar. Pero a medida que comenzó el cacheo, mi amiga se dio cuenta de que el oficial era un hombre sin lugar a dudas, aunque biológicamente identificado como mujer. Ella no sabía qué hacer ni qué decir, así que simplemente permitió que procediera el cacheo. Mientras se alejaba, se dio cuenta de que ella se sorprendió más que ofenderse. Simplemente nunca se le había ocurrido que ella podría encontrarse inesperadamente a sí misma siendo revisada por un hombre al que le habían dicho era una mujer.

Como saben, las nuevas leyes están permiten que las personas transgenero permite utilizar su propia identidad y luego la sociedad tienen tratarlos en consecuencia. Se permite a un varón biológico identificarse como una mujer al utilizar la sala de baño o armario asociado con su nueva identidad. También se le concede el derecho a ser considerada femenina. De esta manera, el sexo y el género están desconectados deliberadamente para que palabras como "hombre" y "mujer" no tengan correlación necesaria para "masculino" y "femenino" o "masculino" y "femenino". Y, por eso, nos encontramos a nosotros mismos frente a los nuevos escenarios como el que describe mi amiga. Sin embargo, este tipo de situaciones son raras porque la transexualidad es rara.

Pero hay algo que, en mi opinión, es de mayor y más amplia preocupación. Es el hecho de que las mismas leyes que permiten a las personas transgenero cree su propia identidad permiten derechos expansivos a cualquier otra persona. Las mismas leyes que permiten a las personas transgenero entrar en su cuarto de baño ó vestuario preferido permiten a todos los demás entrar -y permitirles entrar sin preguntas ni censura. La presión social y la nueva legislación permite a la gente usar el baño o vestuario más estrechamente asociado con su identidad de género, pero no permiten que nadie más cuestione esa identidad. Esto abre la posibilidad a algunas situaciones muy difíciles o incluso peligrosas.

TIME cubrió una de ellas en un artículo titulado Incluso en las Comunidades Liberales, Leyes Transgénero de Baño Preocupan a los Padres . El artículo habla de una piscina en la ciudad de Nueva York, donde un hombre empezó a cambiarse de forma rutinaria en el vestuario de las mujeres. Esta habitación fue utilizado simultáneamente por chicas jóvenes que se preparaban para la práctica de natación y estaban incomodas por su presencia, su desnudez, y su evidente masculinidad – no había ningún indicio acerca de él de que él identificó como femenino. Pero no había nada que los empleados de la piscina podrían hacer, porque la política no permite que le cuestionan de ninguna manera. Así que las chicas amontonaron el vestuario individual de la familia en su lugar. Del mismo modo, en Seattle un hombre recientemente se desnudó deliberadamente delante de las chicas jóvenes. “Las autoridades dijeron que no había hecho ningún intento de presentarse a sí mismo como una mujer, ni identificarse como transgénero cuando se registró. Por lo que parece, que era un hombre." Sin embargo, un portavoz dijo: "Tenemos instrucciones que permiten a las personas transgénero utilizar baños y vestuarios en consonancia con su identidad de género.” Esas mismas instrucciones no permiten pedir una prueba de que la persona que lo hace, de hecho, se identifica de esa manera. Por lo tanto, se le permite desnudarse en la habitación de su elección, independientemente de si realmente se considera transgénero. En cuanto a este tipo de historias, y hay un número cada vez mayor como ellas-, nos damos cuenta de que la conversación transgénero ha traído consigo una serie de otros. Esta es la conversación transgénero que usted necesita tener con su familia, la conversación sobre lo que acompaña a la transexualidad.

Jennifer Oshman recientemente escribió acerca trasladarse a una nación en Europa y no estar preparado para algo de lo que ella y su familia encuentren allí. Aprendieron rápidamente que los vestuarios en su nuevo hogar se rigen por normas muy diferentes. “Si bien los vestuarios en la escuela secundaria estaban de hecho separados por género, se sorprendieron al encontrar que los vestuarios de los gimnasios locales no lo estaban. En cambio un gran vestuario sirvió a ambos géneros. Se puede imaginar nuestra sorpresa cuando mi marido entró en la puerta marcada para hombres y mis hijas y yo entramos por la puerta marcada para las mujeres y terminamos en la misma habitación, observando a personas de ambos sexos y todas las edades cambiándose en un solo lugar.” No podrían huir de este tipo de situaciones por lo que tuvieron que sobrellevarlas.

Nos encontramos en múltiples situaciones que no podíamos cambiar o incluso quejarnos. Hemos tenido que ser creativos en la forma en que las manejamos, queriendo a la vez ser administradores sabios de los corazones de nuestras hijas, mientras que al mismo tiempo no querer abrir una brecha entre nosotros y la cultura que había llegado a querer y deseada servir. Este doble objetivo que realmente está en el corazón de cualquier padre cristiano en cualquier escenario.

Ella y su familia se vieron obligados a aprender a navegar en una cultura extranjera. Y lo hicieron. Ellos aprendieron a navegar a través de la protección y la educación. En la medida de lo posible ellos protegían a sus niñas del peligro acompañándolos en situaciones difíciles y, para aquellos momentos en que no podían ofrecer una protección directa, les enseñaron las actitudes y acciones apropiadas.

Usted y yo también, ahora estamos navegando una cultura cada vez extranjera, una cultura que se ha extendido pronto para rodearnos. Si vamos a vivir bien en esta cultura, tenemos que pensar en ciertos escenarios y considerar cómo vamos a responder a ellos. Como padres, debemos tener en cuenta los escenarios que nuestros hijos pueden enfrentar y enseñarles cómo responder también. Estos no son sólo conversaciones sobre la transexualidad y escenarios que pueden desplegarse mientras nos encontramos e interactuamos con las personas trans, sino conversaciones sobre los escenarios que pueden acompañarlo. Tales escenarios serán diferentes para cada familia en cada contexto, pero aquí hay algunos ejemplos, ninguno de los cuales es del todo improbable.

¿Qué vas a hacer si entras en un vestuario en la piscina o el gimnasio y te encuentras cara a cara con una persona desnuda del sexo opuesto? Usted no puede saber en ese momento si esa persona es transexual, si esa persona está confundida, o si esa persona es un depredador.¿Qué va a querer que su cónyuge haga si él o ella se encuentra con esta situación? ¿Va a encogerse de hombros? ¿Saldrá de allí? ¿Los va a llevar a la atención de la gerencia? ¿Qué espera que haga la gerencia?

Que e s lo que espera que su hijo debe hacer si un estudiante transgénero o miembro del equipo insiste en bañarse con él y con los otros chicos (o su hija si un niño insiste en bañarse con ella)? ¿Qué puede esperar que su hija haga si ella entra en el vestuario en la piscina y ve a un hombre desnudo recostad en su casillero (un escenario que se ocurrió no hace mucho tiempo con padres en Olimpia)? ¿Y si ella está fuera con los amigos, sale la sala de cine para ir al baño, y se encuentra caminando al lado de un hombre con barba?

¿Qué vas a hacer cuando se le diga que necesita que la TSA registre y despachan un oficial que es el género opuesto a usted, pero que dice ser la misma? ¿Qué si es su hija adolescente consciente del cuerpo está a punto de ser acariciada por una persona que afirma ser femenina, pero que está luciendo una barba?

Sé que mientras escribo estas preguntas que algunos me acusan de sembrar el miedo e, inevitablemente, de intolerancia. Pero escúchame: Mi preocupación es que nos estamos precipitando a toda velocidad en un territorio no probado y nosotros y nuestros hijos son los que tendrán que encontrar la manera de navegar bien. A medida que hacemos esto, nos podemos encontrar en situaciones que están tratando o incluso peligrosas. Simplemente no sabemos lo que nuestro mundo se verá como cuando comencemos a romper las barreras entre sexo y género. Una vez más, las mismas leyes que permiten a los derechos de los transexuales extienden esos derechos a cualquier persona que quiera beneficiarse de ellas. Simplemente no sabemos quien va a aprovecharse de ellas para aprovecharse de los demás. Simplemente no lo sabemos. Para llevar a cabo nuestro mandato como padres, tenemos que ofrecer a nuestros hijos tanto la protección y la educación. Se lo debemos a ellos y se lo debemos a Aquel que los creó. Tenemos que tener esta conversación.